El domingo pasado la WTA hizo el anuncio: Ciudad de México es una de cuatro candidatas a organizar el Masters Femenino 2014. La capital mexicana superó el primer corte en la selección, que incluyó un total de 43 propuestas. Ahora, el Distrito Federal compite con Singapur, Kazan (Rusia) y Taijin (China) por quedarse con la realización del WTA Championships, el torneo que reúne a las 8 mejores tenistas del año y que se ubica en importancia apenas detrás de los cuatro Grand Slams.

Pero, ¿quién hizo la propuesta en nombre de Ciudad de México?

Hasta ahora, es un misterio.

"Nosotros no fuimos", dice Raúl Zurutuza, director del Abierto Mexicano de Tenis y hombre importante en la concreción de eventos deportivos por parte del Grupo Pegaso. "Nosotros queríamos hacerlo en Acapulco, pero las condiciones requeridas eran inalcanzables".

"Nosotros hicimos una propuesta verbal para hacerlo en Monterrey, no en Ciudad de México", agrega Hernán Garza, organizador del Whirpool Monterrey Open. "Hace años estuvimos cerca de traer el Masters, pero nos ganó Dubai. Ahora no sabemos quién está detrás de esta propuesta".

En el grupo regiomontano Avalanz, organizadores de Sharapova-Zvonareva en 2010 y dueños de la Arena Ciudad de México, tampoco tienen conocimiento. Y la Federación Mexicana de Tenis no fue notificada sobre esta propuesta para traer el WTA Championships a México.

"El proceso es anónimo", explica Robert Datnow, fundador de The Sports Consultancy, la firma consultora con base en Londres que fue contratada por WTA para supervisar la elección de la candidata. "En este tipo de procesos, los grupos ofertantes se mantienen anónimos -agrega Datnow, en comunicación telefónica-. Hay inversiones de por medio que podrían no concretarse. Hay acuerdos que quedan pendientes de una decisión. Entonces los grupos que compiten prefieren quedar en el anonimato".

Según pudo averiguar ESPN.com, la agencia IMG (International Management Group) habría hecho la propuesta en nombre de un grupo inversor. "Pero yo creo que todo está un poquito verde", dice Garza. "Yo estoy en comunicación con WTA, y si esto fuera algo cercano a concretarse, ellos me lo habrían dicho. Aquí la clave es de dónde se sacan los fondos. Es un torneo demasiado caro de organizar".

La visita de los evaluadores a Ciudad de México se concretará en los próximos dos meses. Y durará solo un par de días. "El foco estará puesto en las instalaciones, en las facilidades, pero también en la capacidad de la sede para generar opciones de crecimiento para WTA, para ofrecer atractivo a los principales auspiciantes, para multiplicar negocios de sponsors del circuito", explica Datnow. ¿Cuál es el escenario propuesto? No se conoce públicamente.

"No podría estar más entusiasmada por tener a estas cuatro ciudades compitiendo por el WTA Championships. Cuatro ciudades increíbles, economías robustas, mercados en crecimiento, y buena parte de nuestra estrategia de crecimiento", dijo Stacey Allaster, CEO de WTA, el domingo pasado en Istanbul.

¿Entra México dentro de este perfil? Indudablemente, al menos para WTA. México y Brasil son ventanas de entrada para el tenis femenino en Latinoamérica. La Women's Tennis Association está viviendo momentos clave desde un punto de vista financiero, tras el adiós de Sony Ericsson y de Eurosport como socios del circuito. Y toda posibilidad para maximizar los beneficios y ampliar la base del negocio, es bienvenida.

Dentro de ese contexto, la altura del Distrito Federal como elemento a tener en cuenta del lado deportivo, queda casi como anécdota. "¿La altura? México ya fue escenario de unos Juegos Olímpicos, en 1968. Por ahora es muy prematuro hablar sobre si la altura tendría un impacto en la elección. Lo más importante es que las condiciones serían parejas para todas las participantes", dice Datnow.

El anuncio de la sede se hará en la primavera de 2013. La decisión la tomará el Board de Directores de WTA, integrado por ocho personas: Steve Simon, Micky Lawler, Peter-Michael Reichel, Carlos Fleming, Lisa Grattan, Vanessa Webb, Juan Margets y la misma Allaster. "Yo creo que ellos se lo están tratando de traer para acá", define Garza.

El premio será tener a las ocho mejores tenistas del mundo en single, a las ocho mejores parejas de doble (cuatro más que en la actualidad), y un retorno aproximado de 140 millones de dólares "de valor económico y de promoción", según las mismas palabras de Allaster. Por esto luchan Ciudad de México y sus inversores anónimos.