Andy DaltonAPAndy Dalton ha mejorado su rendimiento después de haber sido nombrado capitán por Marvin Lewis.

BRISTOL -- Aunque abrieron con una estrepitosa derrota ante sus rivales divisionales Baltimore Ravens, los Cincinnati Bengals hilaron tres victorias en las siguientes semanas, incluída una ante los Washington Redskins, con un promedio de 33 puntos por partido, pero después vino una muy decepcionante racha de cuatro derrotas consecutivas donde Andy Dalton sumó seis intercepciones y lanzó más de 41 pases por partido.

Lo que necesitaba Cincinnati era balance, pero también un cambio de actitud del pelirrojo mariscal de campo.

Claro que no sólo la ofensiva llevaba toda la culpa en los resultados. Los Bengals aceptaron por lo menos tres pases de anotación en cada uno de los tropiezos, y contra los Pittsburgh Steelers, en la Semana 7, permitieron 431 yardas. El coach Marvin Lewis retó públicamente a Dalton a comandar a la ofensiva y al apoyador Rey Maualuga a hacerse cargo de la defensiva. Tras el reclamo de autoridad de Lewis hacia ambos jugadores, los Bengals iniciaron una racha donde ganaron tres juegos con por lo menos una diferencia de 18 puntos, una cadena de victorias contundentes que no se daba desde 1976.

Lewis sorprendió a Dalton y Maualuga con una "C" en el jersey, antes del partido contra los Oakland Raiders en la Semana 12, para reforzar la buena dirección de los capitanes. Maualuga dijo que cuando encontró su jersey marcado le tomó un segundo recuperarse de su asombro y alegría. "Fue como una especie de bendición y honor. Uno tiene que ponerse ese jersey y asegurarse que estás honrando la posición que se te ha otorgado", dijo.

Dalton tampoco se lo esperaba. "Había sido capitán en otros equipos antes de llegar a la NFL. Pero ganarme la capitanía y el respeto de Marvin y los entrenadores es definitivamente algo importante", dijo Dalton."Marvin nos está diciendo que somos los líderes y hemos respondido a la altura".

El mariscal de campo de segundo año nunca ha sido un hombre con carácter impositivo, pero sus compañeros opinan que se ha vuelto más vocal y determinante en sus instrucciones, haciendo que el equipo responda con mayor disciplina en la ejecución.

Lewis comentó que esta actuación de Dalton y Maualuga fue resultado del refuerzo en sus habilidades, y de haberles dado luz verde para tomar el control. Dalton había forzado demasiado el circo aéreo, cargando de manera equivocada con la responsabilidad durante la mala racha entre las Semanas 5 y 8, donde tuvo siete de las 11 intercepciones que llevaba hasta entonces. Es bastante notable la diferencia, porque en las últimas cuatro victorias, Dalton no había tenido entregas sino hasta el último duelo ante los San Diego Chargers, donde volvió a cometer dos intercepciones, aunque al final los Bengals ganaron 20-13. El ataque terrestre promedio es de 153 yardas por encuentro en los últimos cuatro partidos, mismos que han impulsado a Cincinnati para mantenerse en la lucha por un boleto a la postemporada, aunque tenga desventaja dentro de su división con marca de 1-3.

Los Bengals necesitan ganar los últimos cuatro partidos de la campaña para controlar su destino rumbo a la postemporada, pero en el camino le quedan dos rivales de división (Baltimore y Pittsburgh) con quienes ya perdieron esta campaña. En casa tienen marca de 3-3 y este fin de semana reciben a los Dallas Cowboys, quienes se han visto mejor de visitante que de local. Ambos equipos con la necesidad imperiosa de ganar. Cincinnati tiene la 8ª mejor defensiva de la liga (331.3 yardas permitidas) pero son mejor ante el pase que ante la carrera. Los Cowboys tienen de regreso a DeMarco Murray y Jason Witten tomó igualmente protagonismo, con más de 100 yardas, en la última victoria de Dallas ante los Philadelphia Eagles. Muchos opinamos que será más un juego de defensivas y presión por el pasador rival.