Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Mohamed: "Un partido raro"

El América sale del "Caliente" como líder general tras jugar más de medio partido con nueve hombres en la cancha. El campeón perdió, dejó en el camino una larga racha de imbatibilidad en su estadio, un estadio que cayó en "shock" y que no supo qué hacer con una ventaja que suponía ser abismal. La fría noche fronteriza se calentó mientras el América impregnaba tintes de heroicidad a su gesta.

MÉXICO -- Drama...

Ese el síntoma de la noche. Drama... Un drama que se extendía por las tribunas...

Un drama que calentaba las almas... Un drama que entendían los jugadores...

Un drama que contagiaba... Un drama que palpitaba...

Un drama que impulsaba el balón...

Un drama que se apoderaba de las áreas...

Drama...

El drama de un local que no sabe qué hacer con una ventaja que la cae del cielo...

El drama de un visitante que toma tintes heroicos...

Drama... Drama en "El Caliente"... Drama en Tijuana... Drama para el campeón que cae... Drama para un América que dormirá como el líder del torneo...

Demasiado drama para un partido que no define nada...

Hace tiempo que el futbol es un cuento de hadas y una fiesta en esta polvorienta explanada...

Aquí, entre pavorreales y tigres de bengala...

En el atardecer caprichoso de la nubes y del sol...

Algo de maquillaje...

Un cerdo asándose...

Un pollo zarandeado por el piso...

Trompetas, flautas, tambores...

Camisetas en tonos rojos y negros...

Cantos y bailes...

Música de banda...

Tacos de asada...

Percusiones...

La masacre y la monumental...

El futbol llegó a Tijuana como un motivo de unión, como un pretexto para sonreir...

A los 20 minutos, el América estaba más amarillo que nunca...

Antes del final del primer tiempo, tenía dos jugadores en las regaderas...

Y la ventaja de 1-0 tras un penalti convertido por Osvaldito...

El campeón tenía ventaja en la cancha, una ventaja que al final terminaría provocándole más daño que beneficio...

En las tribunas, había varios síntomas al mismo tiempo: El más notable de todos, el de un estadio que no sabe y que no entiende que rostro poner cuando tienes una ventaja numérica en jugadores y una desventaja de goles en el marcador...

La porra oficial canta... Lo hace casi por obligación...

Los otros, los fanáticos que alguna vez tuvieron un vestigio americanistas, endurecen la mirada...

Cae la noche... Y hace frío en el Caliente...

No hay tiempo de analizar si fue un golazo o si Cirilo perdió la batalla por ser el tercer portero del Chepo...

El América puso en "shock" al campeón... El América puso en "shock" a Mohamed... El América puso en shock al Tijuana...

2-0 y con nueve hombres... Todos atrás, a defender una gesta que empezaba a tener tintes heroicos...

Drama...

El drama llegó a Tijuana...

Con un América que se marcha entre la nubes de un liderato...

Con un Perro que ladra y que no termina de morder...

Con una noche fría, donde los sentidos alcanzan para entender que el futbol, muchas veces, no tiene que jugarse bien, ni ser espectacular, profundo, radiante. Tiene que tener drama... Con eso basta...