Una nueva era

FECHA
19/02
2013
por Damian Didonato
FIFAGetty ImagesLa Copa Confederaciones será el torneo de prueba para el sistema

BUENOS AIRES -- Desde este espacio se ha proclamado una y otra vez la necesidad de incluir a la tecnología en los fallos reglamentarios. El argumento es simple y contundente: No se puede privar a un equipo de un gol por un simple error humano. Cuesta demasiado llegar a una Copa del Mundo y después marcar un gol allí como para que no se convalide. Por eso, el anuncio de la FIFA debe ser festejado por todos.

Este martes, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) decidió sacar a concurso la instalación de dispositivos de detección de goles (DAG) para aplicarlos en la Copa de las Confederaciones 2013 y el Mundial 2014. Esto significa que en Brasil habrá un sistema tecnológico para nadie pierda un partido por una equivocación de los árbitros.

Según informó la agencia EFE, los dispositivos DAG servirán de apoyo a los árbitros. Se instalará un sistema en cada estadio que se someterá a pruebas de un instituto independiente y, antes de cada partido, los colegiados comprobarán su funcionamiento.

Esto ya se utilizó en el Mundial de clubes y la FIFA quedó muy conforme. De hecho, en el comunicado oficial resalta: "Tras utilizar con éxito estos dispositivos en Japón 2012, FIFA ha decidido volver a utilizarlos en la Copa Confederaciones y en el Mundial de Brasil".

Hace algunos meses, Joseph Blatter bajó la guardia después de años de rechazar estos avances y reconoció que era el momento de utilizarlos. "No puedo ir hasta la Copa Mundial de 2014 sin este sistema. Marcar un gol es tan importante que hay que tener a disposición un sistema electrónico que nos permita ver si la pelota entra o no, al menos en la Copa Mundo", dijo el suizo y en ese momento comenzó una etapa que finalizó hoy, con la confirmación.

La FIFA ha invitado a los dos proveedores de DAG ya acreditados por medio del Programa de Calidad de la FIFA -Ojo de Halcón y GoalRef- y a otros que están en proceso de obtener la aprobación, a presentar sus ofertas. Los interesados serán visitarán en marzo las sedes de la Copa Confederaciones y la decisión final sobre el proveedor elegido se hará pública a principios de abril.

Los sistemas pretenden establecer si la pelota traspasa o no por completo la línea de gol. Esto impedirá los llamados "goles fantasmas" como el de Steven Gerrard en Alemania-Inglaterra del Mundial 2010.

La realidad le demostró a las mentes arcaicas de la FIFA que ya no se puede dar la espalda a aquello que servirá para hacer el juego más justo. El Mundial 2014 será el contexto ideal para dar comienzo a una nueva era, en la que un gol, lo más importante de este juego, tendrá el valor que debe tener. Así de importante es este debate que parece tener una resolución feliz de una vez por todas.