Fue una noche más de magia sin hits para el sorprendente Jake Arrieta. Así que por supuesto el mundo volteó su atención hacia él. Así se supone que fuese. Pero he aquí las razones por las que realmente deberíamos prestarle atención:

Con este chico, no se trata solamente de una noche. Es sobre muchas noches. No se trata de solamente un juego de dominio ridículo. Es sobre el dominio que ha logrado tejer, juego tras juego tras juego.

Y todo lo que nosotros tenemos que hacer para comprenderlo es solamente compararlo con el resto del planeta. O con el resto de los lanzadores en este planeta. Y cuando hagamos esto, nos daremos cuenta de algo. Está Jake Arrieta. Y entonces están los demás. Y tenemos los datos para probarlo:

  • Primero, un recordatorio de lo difícil que es hacer lo que Arrieta acaba de hacer. Los actuales ganadores del Cy Young lanzaron el jueves en la noche. Uno de ellos (Dallas Keuchel) permitió 13 hits. El otro no permitió ninguno. La primera noche en la historia en la que los actuales defensores del Cy Young lanzan y uno de ellos permitía cifras dobles en hits y mientras el otro no permitió ningún imparable.
  • Una nota más en esa línea: Cinco ganadores del Cy Young lanzaron el jueves. Keuchel, David Price, Max Scherzer y Clayton Kershaw se combinaron para permitir 39 imparables. Y Jake Arrieta no permitió ninguno.
  • Jake Arrieta
    Jamie Sabau/Getty ImagesJake Arrieta tuvo una gran noche el jueves, pero sus números muestran que su grandeza es más que una sola noche.
  • Pero ahora comencemos a hacer retroceder el tiempo. Un dato muy interesante gracias a Scott Beaman de ESPN Datos: Desde el 30 de agosto, Arrieta ha tenido casi tantos juegos sin hits (2) como aperturas en temporada regular en las que ha permitido una carrera (3). En serio.
  • Ok, sigamos. Desde el 20 de agosto, este hombre ha hecho 13 aperturas y ha permitido un total de cinco carreras limpias. Hemos encontrado 322 abridores que han permitido esa cantidad de carreras en UNA apertura desde ese entonces.
  • Pero la máquina del tiempo sigue su marcha. Volvamos al inicio de agosto. Arrieta ha hecho 16 aperturas en temporada regular. Y ha lanzado en 119.1 entradas. Y ha permitido siete carreras limpias. Marty Callinan de ESPN Datos encontró ocho lanzadores que han permitido siete carreras limpias desde ese entonces - en UNA ENTRADA. Y 26 equipos han permitido por lo menos siete carreras en una entrada desde agosto. Mientras que Jake Arrieta ha permitido siete carreras en básicamente media temporada. Eso es una locura.
  • ¿Saben cuál es el OPS de los bateadores que se han enfrentado a él en esas 16 aperturas? Qué tal un .373. ¿Saben cuál es el OPS de Arrieta como bateador en ese mismo periodo de tiempo? Qué tal un .649. En serio.
  • Pero ahora entramos a la parte realmente divertida. Este ha sido Arrieta desde el 21 de junio pasado: Ha tenido 24 salidas consecutivas de calidad. Y ha logrado marca de 20-1, con efectividad de 0.86. Y esa no es ni siquiera la mejor parte. Ha permitido apenas 17 carreras limpias en esas 24 aperturas. Esas son 53 anotaciones menos que las permitidas por Chris Archer. Un lanzador que se quedó cerca del Cy Young de la Liga Americana el año pasado. Y son 60 menos que las permitidas por Jeff Samardzija. Quién una vez fue considerado el as del equipo donde milita Arrieta. Entre los lanzadores que han trabajado por lo menos 140 entradas, solo dos están a 20 carreras limpias de este chico -- Kershaw (26 carreras limpias) y Zack Greinke (36). Wow.
  • O qué tal este dato: En 178 entradas en temporada regular desde ese entonces, Arrieta solo ha permitido 91 hits. Esos son 45 menos que los permitidos por Cole Hamels (el único lanzador en vencer a Arrieta desde el 21 de junio - lanzando su propio partido sin hits). Son 50 menos que los permitidos por John Lackey (quien está cuarto entre los lanzadores en efectividad desde ese entonces). Y son 60 menos que los permitidos por Johnny Cueto (quien firmó un contrato de seis años y $130 millones en el medio de esa racha). De locura.
  • Y finalmente está esto: Atesoramos la laureada temporada de Bob Gibson en 1968A - el año en el que terminó con efectividad de 1.12 - como la más grande para un abridor en la era de la pelota viva, ¿correcto? Y con buena razón. Pero ¿adivinen qué? Gibson nunca tuvo NINGUNA racha de 24 aperturas en esa temporada en la que su efectividad fuese tan baja como la de Jake Arrieta, que ha sido de 0.86 en sus últimas 24 aperturas. (La mejor que tuvo Gibson: 0.90, del 1 de mayo al 28 de agosto).

Así que... ¿entienden la idea? No solo ningún lanzador activo ha tenido una racha como esta, pero ni siquiera la tuvo Bob Gibson - en su mejor momento. Y eso, mis amigos, es lo que podemos llamar como magia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Alex Rodriguez, Zack Greinke and Anthony RizzoGetty ImagesA-Rod's historic rebound, Zack Greinke's microscopic WHIP and extraordinary extra-base-hit ratio, and Anthony Rizzo's hard-won 30-30 club are among the season's most amazing feats.
Aquí en nuestros cuarteles generales del Seguimiento a la Historia en Septiembre, ya se nos están acabando los días de septiembre - pero no se nos están acabando los datos interesantes e históricos para observar.

Así que aquí se los dejamos, 10 Hazañas Sorprendentes a Observar en la última semana y media de la temporada:

1. A-ROD VS. LOS ÍCONOS

Quizás recuerdan algo del hecho de que Alex Rodríguez no jugó el año pasado. Si no, por favor busquen en Google. Pero de seguro que ha jugado para esos agradecidos Yankees de Nueva York este año. ¿Saben que es más sorprendente que el hecho de que no haya emitido una sola cita que se haya convertido en una crisis nacional destacada en los tabloides? Que ha conectado 32 jonrones. Eso es.

Así que si eliminamos a los novatos y a los jugadores que han participado en Japón, ¿saben cuántos otros jugadores en la historia han conectado tantos cuadrangulares luego de no haber jugado en las mayores la temporada anterior? Exactamente dos, según reporta el Elias Sports Bureau: Willie Mays, quien volvió del servicio military para conectar 41 vuelacercas en 1954, y Ted Williams, quien regresó de la guerra y conectó 38 en 1946. A-Rod además cumplió su tiempo de servicio por un año. Aunque no es lo mismo ... ¡ese es un grupo divertido!

2. EL MOTIVO DE VOTTO

Quizás se estén haciendo esa misma pregunta: ¿Acaso Joey Votto está teniendo la mejor segunda mitad de la historia desde que Pitágoras descubrió que se pueden dividir cosas como las "temporadas" por la mitad? De nuevo, también es posible que se estén preguntando esto: ¿Siguen jugando béisbol los Rojos de Cincinnati? Pero de cualquier modo, Votto está teniendo una segunda mitad con ribetes históricos: ¿promedio de .375, con porcentaje de embasamiento de .556 y OPS de 1.231? De locura. Y además algo histórica.

Aquí presentamos, cortesía del fabuloso Play Index del portal baseball-reference.com, la lista completa de todos los jugadores en la historia que han igualado o vencido esos números en la segunda mitad desde la invención del receso del Juego de Estrellas: Ted Williams (dos veces), Barry Bonds (dos veces) y... paren de contar. Y el único tipo en hacerlo antes de que comenzáramos a divider las temporadas en mitades con el receso del Juego de Estrellas es alguien llamado George H. Bambino Ruth (también dos veces). Así que es oficial. Este es el mejor tramo ofensivo de 10 semanas de todos los tiempos que nadie se ha dado cuenta que está ocurriendo.

3. EL ATAQUE DE ZACK

Hay tantas hazañas sorprendentes de Zack Greinke que están ocurriendo que tendremos que ahorrar algunas de ellas para la columna de premios de la semana que viene. Por ejemplo, ¿alguien ha notado que este hombre tiene un WHIP menor (0.848) que el que tuvo Bob Gibson en 1968 (0.853) - o que está en ritmo de lograr uno de los mejores cuatro WHIP en toda la era de la pelota viva, solo detrás de Pedro Martínez (0.737 en 2000), Greg Maddux (0.811 en 1995) y Dave McNally (0.842 en 1968)? Bueno, ahí lo tienen.

Pero existe una hazaña aún más entretenida: Zack Greinke el bateador tiene más extrabases en esta temporada (cuatro) que Zack Greinke el lanzador con derrotas (tres). Y he aquí la razón por la que esto es tan importante: Solo nueve lanzadores desde 1900 han terminado una temporada con por lo menos 30 aperturas y no más de tres derrotas. Solo uno de ellos tuvo tantos extravases como derrotas - la leyenda de los Dodgers Orel Hershiser en 1985 (19-3, con 3 extrabases). Pero ¿MÁS extrabases que derrotas? Eso nunca ha ocurrido. Al menos no en una temporada en la que un chico ha lucido tan imbateable como ha sido Greinke. Me encanta este dato, por razones solo conocidas por mi mente enloquecida.

4. LOS FILIS VS. DAVID COPPERFIELD

Ha sido tremendo año en Filadelfia. Pero no de buena manera. Pero sí en otras. Por un lado, los Filis están a cuatro derrotas de llegar a los 100 fracasos en una campaña por primera vez desde 1961. Solo otras tres franquicias se han mantenido lejos de esa cifra por más tiempo - los Yankees (no han perdido 100 desde 1912), Dodgers (1908) y Cardenales (1908). (Dato adicional especial: Los Angelinos, que nacieron en 1961, nunca han perdido 100 juegos en una temporada.)

Pero ese ni siquiera sería el dato más histórico de los Filis este año (si ocurre). Más sorprendente aún es el hecho de que han hecho que desaparezcan medio millón de fanáticos - por tercera temporada consecutiva. La asistencia a su estadio ha caído de 3.57 millones a 3.01 millones hace dos años, para seguir el declive hasta 2.42 millones el año pasado. ¿Y este año? Llevan ritmo para terminar con 1,917,188. Y he aquí la razón por la que esto es tan notable:

De acuerdo con David Kronheim, quien lleva registros de asistencias y tendencias, eso los convertiría en el primer equipo en la historia en tener descensos de fanaticada de medio millón de fanáticos o más en tres temporadas consecutivas. OK, ellos perdieron una fecha local debido a una suspensión por lluvia. Y de acuerdo, no puedes tener un descenso tan grande en asistencia si no comienzas con una asistencia masiva en primer lugar. Pero santo cielo. Eso sigue siendo algo bien difícil de lograr.

Dellin Betances and Andrew MillerIcon SportswireSi Andrew Miller llega a los 100 ponches, se uniría a Dellin Betances para darle a los Yankees el sexto bullpen de la historia con dos relevistas con 100 ponches en una temporada.

5. EL BULLPEN DE LOS YANKEES ES UNA MAQUINARIA DE PONCHES

Si la meta de un equipo, al conformar un gran bullpen, es apilar muchos ponches al final de un partido, entonces definitivamente los Yankees sacaron A en esa asignatura. Porque si hay algo en lo que se especializa la dupla Yankee del final de los partidos, Dellin Betances y Andrew Miller, es en lograr muchos swings fallidos.

Betances ha ponchado 124 contrarios en 78.2 entradas - y necesita solo ocho ponches más para unirse a Dick Radatz (1963-64) y Rob Dibble (1989-90) como los únicos relevistas en la historia en lograr por lo menos 132 ponches en temporadas consecutivas. Y Miller tiene ahora 95 ponches en solo 58.1 entradas. Así que está a cinco chocolates de llevar este dúo a los libros de historia.

Eso le daría a los Yankees apenas el sexto bullpen en la historia que tiene dos relevistas con 100 ponches en la misma temporada. Pero solo dos de esos seis lo hicieron en el último cuarto de siglo, donde la especialización ha sido mayor, o como lo llama Tony La Russa, la era post-Eckian. Esos dos son los Baltimore Orioles de 1997 (106 de Armando Benítez, 102 de Arthur Rhodes) y los Angelinos de Anaheim de 2004 (123 de Francisco Rodríguez, 109 de Scot Shields). En lo que vale, los Mellizos tienen dos lanzadores abridores (Phil Hughes y Mike Pelfrey) que no han logrado 100 ponches esta temporada - y podrían jugar contra los Yankees en el juego entre comodines.

6. HACER EL WADE

Mientras hablamos de dominio del bullpen, dos palabras: Wade Davis. El relevista de los Reales ha probado en los pasados dos meses que aunque es posible anotarle una carrera (cada par de meses), un rival tendría mejor oportunidad de ser electo Papa. Y esto lo sabemos porque la efectividad de Wade Davis este año, luego de 65 apariciones en la temporada, es de 0.99. Ese número tiene un parecido extraordinario a su efectividad del año pasado, que fue de 1.00.

Así que sabemos lo que están pensando: ¿Serán estas las dos mejores temporadas de bullpen, de forma consecutiva, en la historia del bullpen? Y la respuesta es: Por supuesto que lo son. Solo seis relevistas en la historia han lanzado por lo menos 60 entradas y han tenido efectividad de 1.00 o menor en una temporada. Y este chico está a punto de lograr eso en dos temporadas al hilo. Me imagino que alguien por aquí argumentaría que Dennis Eckersley, Mariano Rivera o Craig Kimbrel fue mejor según algún otro estándar. Seguro. Inténtenlo. Pero ¿efectividad de 1.00 o menos dos años seguidos? ¿No debería ser eso imposible? ¡Parece que no!

7. MIGGY MANIA

Miguel Cabrera está teniendo otro de esos años en los que está haciendo lo que Miguel Cabrera hace. Y con esto queremos decir: batear. Va a ganar otro título de bateo. Será su cuarto en cinco años. Además va a terminar como líder de la liga en porcentaje de embasamiento. Será la cuarta vez que logre eso también. Y eso significa que entrará en un territorio súper interesante.

Bateadores derechos que han liderado la Liga Americana en bateo cuatro vedes: Como apunta Anthony Castrovince de MLB.com, serían solo Cabrera y Harry Heilmann. ¿Cuatro cetros de bateo de la Liga Americana en cinco años? Serían solo Miggy, Wade Boggs, Rod Carew, Ty Cobb y Nap Lajoie. ¿Bateadores que hayan liderado la LA en promedio y porcentaje de embasamientos en por lo menos cuatro ocasiones? Qué les parece esta lista: Miggy, Boggs, Cobb y Ted Williams. Podemos seguir y seguir. Pero acabamos de recibir esto: Miguel Cabrera es uno de los mejores bateadores que jamás haya existido. Aprécienlo mientras puedan, ¿OK?

8. GIGANTES GENTILES

Todo indica que los Gigantes no van a poder ganar la Serie Mundial este año. Así que van a tener que dejar una huella de alguna otra forma. Pero ¿quién habría pensado que esa forma involucraría un grupo de lanzadores que no se llaman Madison Bumgarner corriendo las bases luego de conectar un cuadrangular?

Bumgarner fue responsible de cada cuadrangular conectado por un lanzador de los Gigantes entre septiembre de 2012 y el final de agosto de este año. Fueron 10 en total. Pero de repente, el resto de la rotación Gigantes se convirtió en los Yankees del 1961. Cuatro lanzadores de los Gigantes han conectado de cuadrangular en este mes - y Bumgarner no fue uno de ellos: Ryan Vogelsong el 3 de septiembre, Tim Hudson el 8 de septiembre, Mike Leake el 13 de septiembre, Jake Peavy el 16 de septiembre. Ahora les decimos lo que eso significa:

Por un lado, contando los cinco jonrones de Bumgarner este año, eso le da a los lanzadores de los Gigantes casi tantos cuadrangulares (nueve) como Pablo Sandoval (10). (Mis respetos a Andy Baggarly del San Jose Mercury News por ese dato). Por otro lado, eso convierte al cuerpo de lanzadores de los Gigantes en el primero en lograr nueve vuelacercas en una temporada desde los Rockies del 2001. Además se unen a los Dodgers del 2002 como los únicos equipos en los pasados 35 años en tener cinco lanzadores diferentes con al menos un cuadrangular. Pero lo mejor de todo, los Gigantes son el primer equipo con cuatro lanzadores diferentes en lograr un cuadrangular en un mes calendario desde los Piratas de Pittsburgh lo hicieran en agosto de 1922. (No me pregunten cuánto me tomó averiguar ese dato). Así que si MadBum solo hiciera su parte en los siguientes días, ellos podrían convertirse en el primer cuerpo de lanzadores en la era de la pelota viva en tener sus cinco abridores con al menos un cuadrangular en el mismo mes. Y ¿no sería eso más divertido que, digamos, comprar un nuevo tractor?

9. EL OTRO CLUB 30-30

Hace un par de meses en el programa Baseball Tonight, yo especulé que Anthony Rizzo tendría la oportunidad de ser el primer miembro de un club muy especial - el Club 30/30/30. Esto es 30 jonrones, 30 robos de bases, 30 pelotazos recibidos. Tristemente, su ritmo de bases robadas ha bajado desde entonces. Pero por suerte, no todo está perdido.

Rizzo ya llegó a los 30 jonrones. Así que eso ayuda. Ahora necesita estar más pendiente a inclinarse un poco más de la cuenta ante el siguiente lanzamiento pegado, ya que tiene 29 pelotazos. Si puede llegar a los 30, se unirá al Club de los 30 HR/30 Pelotazos. Y digamos que no necesita alquilar el Soldier Field para llevar a cabo la siguiente reunión de dicho club. ¿Quién es el único miembro en la actualidad? Ese es Don Baylor, quien logró su membresía al conectar 31 jonrones y recibir 35 golpes para los Medias Rojas de 1986. Seguro que duele el recibir tantos pitcheos. Pero ¿no dolería más el no unirse a ese club?

10. TROUT Y YOGI

Hay tantos lugares a los que pude haber acudido para completar esta lista. A Bryce Harper o Clayton Kershaw. A Josh Donaldson o David Price. Pero escribiré más sobre ellos la semana que viene. En una semana en la que perdimos a Yogi Berra, tenía que honrarlo con esta pieza de información.

Yo no puede decirle a la gente cómo votar por el premio de JMV de la LA, o por cualquier otro. Pero si el grandioso Mike Trout termina primero o segundo este año - y sería una farsa si no es así - él estaría logrando algo increíble: Terminar entre los primeros dos en dicha votación en cuatro elecciones del JMV consecutivas. Solo un jugador de posición en la LA ha logrado algo así. Y no es Mickey Mantle, Ted Williams, Lou Gehrig o Miggy. Es el único, el inolvidable Lawrence Peter (Yogi) Berra. Bueno, yo sé que está carrera no acaba hasta que se acaba. Pero Mike Trout está a punto de hacerle compañía. Y no pueden pedir algo mejor para entretenerse.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Es el vigesimoprimer año de la era del comodín, y ¿saben qué es lo sorprendente? Ninguna de esas temporadas ha terminado jamás con la Locura del Empate.

Y con la Locura del Empate nos referimos a un triple empate. Tal vez un cuádruple empate. Los calendarios de la postemporada se han sumido en el caos. Horarios de vuelos con los que únicamente un piloto de United Airlines podría sentirse identificado: con equipos zigzagueando a través de tres zonas horarias en tres días, solo para sobrevivir para jugar otro día en otra zona horaria.

¿Cómo es posible que esto no haya sucedido jamás en dos décadas? Bien, sucederá uno de estos años. Puedes apostar tus millas de viajero frecuente. ¿Y quién sabe? Tal vez este sea el año.

Ahora que en la carrera por el comodín de la Liga Americana participan tres equipos con un solo juego de diferencia en la columna de las derrotas (y los Indios y los Orioles no están del todo muertos), la Locura del Empate amenaza nuevamente con aparecer. He aquí un análisis de lo que podría suceder:

Si los Astros y los Mellizos empatan

Dónde jugarían: Casi necesitaríamos una tabla de desempates de la NFL para resolverlo, pero si estos equipos terminaran con el mismo registro, los Mellizos seguramente serían los anfitriones del Juego 163 a disputarse un día después de la última jornada de la temporada regular.

Por qué jugarían ahí: Se supone que se use el registro de los enfrentamientos directos para decidir estos empates, pero en este caso no serviría porque los Astros y los Mellizos terminaron 3-3 entre sí. Así que el siguiente criterio de desempate es el registro de cada equipo en su propia división. Los Mellizos tienen marca de 35-30 ante la División Central LA. Los Astros juegan para 34-36 ante el Oeste de la LA. Pero la temporada aún no termina.

No obstante, si los Mellizos terminan jugando para, digamos, 4-7 contra los Indios, Tigres y Reales en la recta final, los Astros tendrían que jugar para 6-0 contra los Vigilantes y Marineros para que el juego se cambiara a Houston. Esto es porque incluso si ambos terminan con el mismo registro en la categoría no. 2, los Mellizos ganan el tercer criterio de desempate también. Eso es, el registro de los equipos contra sus propias ligas. Y los Mellizos (70-61) están muy por delante. (Houston va 66-70, gracias al registro interligas de 14-3).

Posible locura de viajes: Los Mellizos terminan la temporada en casa, así que no se verían afectados por los viajes. ¿Pero los Astros? No corren con tanta suerte. Sus últimas dos series del año son en Seattle y Arizona. Así que posiblemente tengan que volar de Seattle a Phoenix a Minneapolis a Nueva York, y después a Kansas City o Toronto, si siguen ganando. Todo en un periodo de seis relajados días. Imposible superar tal diversión aeronáutica.

Si los Astros y los Angelinos empatan

Dónde jugarían: Estos equipos apenas terminaron una tensa serie de tres juegos en Houston, y regresarían ahí para el juego de desempate el 5 de octubre.

Por qué jugarían ahí: Los Astros ganaron la serie particular entre ellos, 10-9, gracias al triunfo de Dallas Keuchel sobre los Angelinos el lunes. Pero para que Keuchel lance en el juego de desempate, tendría que regresar después de tres días de descanso, porque está actualmente planeado que inicie el juego de comodines. Es poco probable que lo pongan a jugar un día después, considerando que el juego de comodines es tan importante como el juego de desempate. ¿Correcto?

Posible locura de viajes: Aunque este juego sería en Houston, los Angelinos tendrían menos inconvenientes que el equipo local, ya que terminan la temporada regular en el otro extremo de Texas, en Arlington. Ya hemos documentado el posible descabellado calendario de los Astros. Ahora sustituyan Houston por Minneapolis en el absurdo itinerario de arriba y tendrán una idea.

Si los Angelinos y los Mellizos empatan

Dónde jugarían: Estos equipos acaban de enfrentarse cuatro veces en Minneapolis. Considerando que los Angelinos ganaron tres de cuatro, ellos serían los anfitriones del juego de desempate.

Por qué jugarían ahí: Los Angelinos terminaron ganando la serie particular entre ellos, 5-2. Y aquí hay un dato interesante: Uno de los dos juegos que perdieron fue con Ervin Santana, quien no es elegible para la postemporada con los Mellizos, debido a una suspensión por el uso de sustancias prohibidas, pero estaría disponible para lanzar en el juego de desempate, ya que se considera de temporada regular. La rotación actual de los Mellizos no lo consideraría para iniciar el juego, pero me pareció importante mencionarlo.

Posible locura de viajes: Tomando en cuenta que es casi seguro que el juego de comodines de la Liga Americana se juegue en Nueva York, estos dos equipos tendrían que comer mucha comida de avión. Los Angelinos podrían tener que viajar de Texas a Orange County a Nueva York, a Kansas City o Toronto, todo en un periodo de aproximadamente 60 horas (con tres importantes juegos de béisbol entre vuelo y vuelo). Los Mellizos podían tener que realizar la ruta Minneapolis-Anaheim-NYC-K.C./Toronto en el mismo plazo. Así que podrían empezar a pensar en esto: ¿Elegirán los pequeños paquetes de cacahuates o los deliciosos mini pretzels?

Si hay un triple empate (Astros, Mellizos, Angelinos)

Dónde jugarían: Lo siento, aún no puedo responder a esa pregunta. Está complicado. Obviamente. Pero lo más probable es que veamos un Mellizos-Astros en Minnesota el día después de que termine la temporada regular, y el ganador tendría que recibir a los Angelinos el siguiente día.

Por qué jugarían ahí: Trataré de explicar esto sin que lamenten no haber obtenido un doctorado en Matemáticas de Stanford. Aquí va: Gracias a su remontada el miércoles en Houston, los Angelinos terminaron con un mejor registro contra los otros dos equipos (14-12) que Houston (13-12) o Minnesota (5-8). Así que los Angelinos tienen el derecho de escoger. Podrían jugar dos juegos de desempate en casa o jugar solo una vez fuera de casa. Podríamos suponer que elegirían jugar un juego en lugar de dos. Si lo hicieran, los Mellizos y Astros jugarían en Minnesota, de acuerdo con las reglas de desempate de arriba. Entonces el ganador recibiría a los Angelinos el día siguiente. ¿Me expliqué?

Posible locura de viajes: Los Mellizos tendrían el calendario más tranquilo, incluso si siguen ganando, porque aunque tengan que disputar tres juegos en tres días, contra tres equipos distintos, todos ellos serían en la bella ciudad de Minneapolis.

Los Astros, en cambio, podrían tener que viajar a Phoenix el último domingo de la temporada, Minneapolis el lunes, Houston el martes y Nueva York el miércoles. Si sumamos los viajes de/hacia Seattle en un extremo y K.C./Toronto en el otro, podrían viajar 9900 millas en una sola semana.

Pero la situación de los Angelinos no sería mucho mejor. Terminarían la temporada en Texas y no sabrían si su siguiente partido sería en Houston o Minneapolis. Así que podrían viajar a casa y esperar, pasar el tiempo en Texas, o subirse a un avión y esperar en la pista, como los Gigantes lo hicieron hace algunos años en Cincinnati. En cualquier caso, tendrán mucho tiempo para analizar por qué no ganaron 96 juegos, como lo hicieron el año pasado, para que no tuvieran que preocuparse tanto por esto.

Si hay un triple empate (Vigilantes, Astros, Mellizos)

Dónde jugarían: ¡Vaya complicación! Nos adentramos ahora en una dimensión completamente distinta de confusión, porque tendríamos tres equipos empatados peleando por dos boletos (Oeste Liga Americana y comodín) en lugar de uno. Así que los Astros y Vigilantes tendrían que disputar un juego de desempate en Arlington el día después del cierre de la temporada para decidir la división. Después, el perdedor tendría que jugar contra los Mellizos en Minnesota el día siguiente, para decidir el último comodín.

Por qué jugarían ahí: Los Vigilantes superan por mucho a los Astros en lo que va de la serie de la temporada, 12-4. Así que la buena noticia para los Astros es que si ganan la serie de tres juegos contra los Vigilantes este fin de semana en Houston, desaparecería la ventaja de tres juegos de los Vigilantes en la división. La mala noticia es que los Vigilantes ganarían de cualquier manera la serie de la temporada, así que ellos serían los anfitriones del juego de desempate. Y ¿por qué se jugaría en casa de los Mellizos el juego el siguiente día, a pesar de que se dividieron la serie de la temporada con los otros dos equipos? Mejor registro en su división, claro. (Consulta más arriba si tu cabeza acaba de explotar).

Posible locura de viajes: Los Astros ganarían el trofeo a la peor pesadilla en cuanto a viajes si esto se cumple: domingo en Phoenix, lunes en Arlington, martes en Minneapolis, miércoles en Nueva York, jueves en Toronto o Kansas City. Sí, podrían jugar cinco juegos, en cinco días, en cinco ciudades distintas, tres zonas horarias y posiblemente dos países. Y esa es su recompensa por ganar.

Si hay un triple empate (Vigilantes, Astros, Angelinos)

Dónde jugarían: OK, dejemos esto en claro desde el inicio. Esto es imposible. A los Vigilantes les quedan partidos ante los Astros y los Angelinos. Así que solo estamos adivinando. En prácticamente todo. Pero por ahora, nuestra mejor predicción es: los Vigilantes reciben a los Astros el día después de acabarse la temporada, con el ganador recibiendo a los Astros el día después de ese. A menos que no sea así.

Por qué jugarían ahí: Hasta este momento, los Angelinos tienen record ligeramente mejor (19-15) ante los otros dos equipos que los Vigilantes (17-14). Así que si eso se mantiene, de nuevo, probablemente ellos escogerían jugar un solo partido fuera en vez de dos juegos en casa. Pero eso podría cambiar si Texas pasa al frente. Entonces los Vigilantes sin duda optarían por jugar el único partido en la carrera en vez de dos juegos en casa. Pero ahora es que la cosa se pone más interesante y alocada: Podría darse el caso que no sepamos cual de los dos equipos, Angelinos o Vigilantes, termine con el mejor record entre ellos hasta después del juego final de la temporada. Así que, ¿se acuerdan de todo esto que les acabo de mencionar? A medida que el sol se vaya poniendo el 4 de octubre, es posible que tengan que volver a nosotros, meramente para que les podamos decir: Olvídense de ello.

Posible locura de viajes: La misma pesadilla de viajes de los Astros está sobre la mesa, con detalles que se completarán más tarde. Solo depende de si estos tres equipos quedan empatados solo por el banderín del Oeste LA o si está en juego también uno de los comodines. DE cualquier modo, ahorraría mucho tiempo si les dejaran despegar y aterrizar el avión en el estacionamiento del estadio. ¿Alguno de ustedes sabe el número telefónico de la FAA?

Si hay un empate cuádruple (Vigilantes, Astros, Mellizos, Angelinos)

Dónde jugarían: Por favor. Les suplico. No me pregunten. Si los Vigilantes, Astros, Mellizos y Angelinos terminan con el mismo registro, tendríamos un empate triple en la División Oeste de la Liga Americana, y además se estarían disputando un lugar comodín. Así que no prometo nada, pero lo más probable es que los Angelinos reciban a los Astros, y los Vigilantes reciban a los Mellizos, el día después de que termine la temporada regular. Si los Mellizos ganan, automáticamente se convierten en el equipo comodín y el ganador del juego Angelinos-Vigilantes gana la división. Pero si los Mellizos pierden aún quedarían dos equipos del Oeste de la Liga Americana con vida, y tendrían que jugar otro juego de desempate el siguiente día. El ganador es el campeón divisional. El perdedor es el comodín. ¿Tiene sentido? ¡Mejor no respondan!

Por qué jugarían ahí: ¿Les he mencionado que esto es complicado? Estos equipos ni siquiera han terminado de jugar entre ellos, así que todo esto podría cambiar. Pero, ahora mismo, los Angelinos tendrían el mejor registro en enfrentamientos directos, así que tendrían que elegir dónde jugar el juego de desempate de la división. Lo más seguro es que elegirían jugar en casa. Los Vigilantes escogerían después. Después los Astros. Después los Mellizos.

Podemos suponer que los Vigilantes también querrían jugar en casa, porque no hay manera de saber si tendrían que jugar al día siguiente. Si hay un juego entre Angelinos-Vigilantes ese martes, lo jugarían en Orange County, porque los Angelinos ganaron esa serie de la temporada. Si es Astros-Vigilantes, el juego sería en Texas, por el mismo motivo. ¿Se entendió? ¡Nuevamente, mejor no respondan!

Posible locura de viajes: ¿Recuerdas el viaje infernal de los Astros que describimos más arriba? Esta es la versión alternativa. El posible calendario sería el siguiente: domingo en Phoenix, lunes en Anaheim, martes en Texas, miércoles en Nueva York, jueves en Toronto o Kansas City. Es posible que existan astronautas que no hayan acumulado tantas horas de vuelo.

Otros empates posibles

Indios: Prácticamente tendrían que ganar todo para empatar con otro equipo. Por si les sirve de algo esta información, podrían ser sede para juegos de desempate contra los Astros o los Angelinos, pero no contra los Mellizos.

Orioles: También tendrían que ganar prácticamente todo. Pero incluso si lo hacen, les queda un camino difícil por delante. Literalmente. Estarían en casa para el juego de desempate con Cleveland, aunque las posibilidades de que eso suceda son minúsculas. Pero terminaron con marca de 5-15 contra los Astros, Angelinos y Mellizos, así que los Orioles no tienen mucha ventaja al jugar en casa, suponiendo que se realice el juego de desempate.

Empate cuádruple para el comodín: Lo siento, en este momento ni siquiera intentaremos repasar quién jugaría contra quién y en dónde. Nunca fuimos buenos para armar rompecabezas, y esto es algo así. Pero si esto sucede por algún motivo, tendríamos dos juegos de desempate después del cierre de la temporada, y los ganadores se enfrentarían el siguiente día en algún lugar. Después, los sobrevivientes tendrían que subirse al siguiente vuelo a Nueva York. Y tal vez tendrían otro divertido vuelo hacia Kansas City o Toronto, si ganan el juego de comodines. Ridículo.

Empates División Oeste LA: Si los Astros alcanzan a Texas (y no ocurre ninguno de los otros escenarios de triple o cuádruple empate), los Vigilantes serían sede de un juego de desempate porque han ganado la serie de la temporada, sin importar lo que suceda en Houston este fin de semana.

Empates División Central LN: Si los Cardenales y los Piratas empatan en el primer lugar, tendrían que disputar un juego de desempate el día después de que termine la temporada. Y el equipo que gane la serie de tres juegos en Pittsburgh la próxima semana, sería el anfitrión (ya que van 8-8 en los 16 juegos que han disputado hasta ahora). El perdedor jugaría el duelo de comodines, mientras que el ganador sería el campeón divisional. Pero si los Cachorros y los Piratas terminan con el mismo registro, la única duda sería el comodín, el juego de comodines sería en Chicago porque los Cubs ya ganaron esa serie de la temporada.

Empates División Este LA: Si los Yankees pueden superar el déficit de 3½ juegos con 11 por jugar, tendrían que jugar el desempate en Toronto, porque los Azulejos los acabaron en la serie de la temporada, 13-6. El ganador se coronaría en la división. El perdedor jugaría el juego de comodines.

Empates División Este LN: En este momento, no existen muchas probabilidades de que los Mets y Nacionales terminen empatando. Pero si lo hacen, los Mets serían sede del juego de desempate, porque ganarán la serie de la temporada incluso si los Nacionales los barren en los últimos tres juegos de la temporada en Nueva York. Pero, por lo menos, eso sería conveniente, ya que al día siguiente volverían a jugarían en Citi Field.

Empate División Oeste LN: A los Dodgers y Gigantes aún les quedan cuatro juegos. Los Gigantes deberán ganar esos cuatro juegos en casa la próxima semana para tener la más mínima oportunidad de ganar la división. Si lo hacen, también ganarían la serie de la temporada, lo que les daría el derecho a ser sede del juego de desempate. Sin mencionar, que también termianrían 10-0 contra los Dodgers en San Francisco esta temporada. Supongo que nada de eso sucederá al final. ¿Y si ocurriera? Oye, lo escuchaste aquí primero.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Llegó el momento, amigos míos. Mediados de septiembre. Y no estoy hablando de los juegos de football de fantasía.

Estoy hablando de que es hora de nuestra primera edición de nuestro Seguimiento a la Historia en Septiembre, donde destacaremos algunas persecuciones históricas divertidas que quizás ustedes no sepan que están en progreso. Y solo hay un lugar donde debemos comenzar en este mes de septiembre.

En Flushing, NY. ¿Dónde más?

Yo no sé ustedes, pero yo no puedo decidir qué es más ridículo -- Yoenis Céspedes o ese equipo que lo emplea ahora, esos Mets de Nueva York. Decidan ustedes.

La voltereta más grande en la historia moderna

Apenas ocho días antes de que los Mets consiguieran en cambio a Céspedes - allá por el 23 de julio, hace 54 días - ellos tenían una alineación que parecía incomprensible ahora.

Su limpiabases bateaba .170, con OPS de .565. Ese era John Mayberry Jr. Su quinto bateador promediaba .179, con OPS de .587. Ese era Eric Campbell.

El Elias Sports Bureau nos dice que ese día fue apenas la segunda vez en la historia de la era de la pelota viva que un equipo tenía un cuarto y quinto bate con promedios tan bajos, luego de por lo menos 100 apariciones en el plato. Y el único equipo con haber tenido algo así - los Athletics de Oakland de 1975 - ¡lo hicieron el día después de haber asegurado el primer lugar! Así que ellos apenas estaban tratando de jugar ese día.

Así que "verguenza ofensiva" podría ser una manera cortés de describir a los Mets antes de conseguir en cambio a Céspedes momentos antes de la fecha límite de cambios del 31 de julio.

Pero ya que esta es una lección de historia, los datos concretos son estos: Desde abril hasta julio, los Mets fueron el peor equipo ofensivo en su liga. Últimos en carreras anotadas. Promediaban colectivamente .234, con OPS de .662. Promediaban 3.5 carreras y 0.9 jonrones por juego.

Y entonces lograron la voltereta legal más grande de los tiempos modernos.

Desde que la hoja del calendario marcó agosto, los Mets, de alguna manera, se han convertido en el equipo más ofensivo en su liga. Primeros en carreras anotadas. Promedian colectivamente .275, con un OPS de .840. Promedian 6.2 runs y 1.7 jonrones por juego. Santo cielo.

Así que ¿con cuánta frecuencia ha ocurrido algo como esto, se preguntarán ustedes? Gracias por preguntar.

De acuerdo con Elias, si dejamos fuera los años donde ha habido huelga, solo un equipo desde 1900 ha sido último en su liga en carreras anotadas desde el Día Inaugural hasta julio y entonces desde el 1 de agosto en adelante sea primero en anotadas. Y ese equipo no es exactamente una comparación perfecta.

Fueron los Indios de Cleveland de 1985, que no trajeron a nadie en la fecha límite, no tuvieron ascensos notables de sus fincas en la parte final y terminaron con 102 derrotas.

Pero eso es todo. Así que, si los Mets siguen el ritmo que llevan hasta ahora, serán el único equipo en la historia de la Liga Nacional en lograr la menor cantidad de carreras anotadas en la liga desde el inicio de la temporada hasta julio, y la mayor cantidad de agosto en adelante. Qué les parece.

En un desarrollo relacionado, es hora de voltear nuestra atención a...

Céspedes vs. el Perro del Crimen

En su vida anterior, Céspedes bateó 18 jonrones para los Tigres de Detroit esta temporada. Y luego llegó a Nueva York y se transformó en Reggie Jackson.

Si llevan la cuenta en sus casas, sabrán qe Céspedes solo necesita un cuadrangular más en uniforme de los Mets para igualar su total en uniforme de los Tigres. Y eso no solo es ridículo, sino que es potencialmente histórico.

De acuerdo con las estadísticas del Sultan del Swat, el estimado historiador de cuadrangulares David Vincent, solo otros cinco jugadores en la historia han conectado 17 jonrones o más para dos equipos en una misma temporada. Y ellos son:

Pero ustedes notarán algo sobre esta lista: Céspedes tiene oportunidad de hacer algo que solo un jugador en la historia ha logrado: conectar por lo menos 18 jonrones para un equipo, entonces ser cambiado y conectar más jonrones para otro equipo en la misma temporada.

Incluso el propio Perro del Crimen, Fred McGriff, lo hizo - gracias a su legendario cambio de Venta de Quemarropa de los Padres a los Bravos el 18 de julio de 1993.

Pero lo que separaría a Céspedes de McGriff o de cualquier otro es la fecha tardía de su llegada a los Mets. McGriff solo tuvo 47 turnos menos al bate como Bravo que los que tuvo en San Diego en el 1993. Pero incluso si Céspedes juega cada día para los Mets en el resto del camino, no va a llevar su cantidad de turnos a menos de 150 apariciones de las 403 que tuvo en Detroit. Y todavía tiene oportunidad de conectar más jonrones para el equipo No. 2 que para el equipo No. 1. Wow.

¿Entienden lo que les quiero decir? Si están pensando, "Hombre, nunca he visto nada como Yoenis Céspedes" o "Wow, nunca he visto a un equipo hacer una voltereta como la de los Mets", bueno, ¿adivinen qué? No están alucinando.

Porque de esto, mis amigos, es de lo que se trata el Seguimiento a la Historia en Septiembre.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Zack Greinke and Clayton Kershaw AP Images, US TODAY SportsZack Greinke y Clayton Kershaw están en carrera por el premio Cy Young.
No puedo creer que esté escribiendo esto. No puedo creer que sienta la necesidad de "defender" a un pitcher con una efectividad de 1.59. Pero hey, alguien tiene que hacerlo.

En los últimos días mis buenos amigos Buster Olney y Keith Law han escrito fascinantes y bien pensadas piezas en las cuales argumentan, esencialmente, esto:

A) El abridor de los Dodgers debe ganar el Cy Young de la Liga Nacional esta temporada.

Pero B) no es Zack Greinke.

Bueno, evidentemente ellos no están nominando a Mat Latos. Ellos están hablando de Clayton Kershaw. Y qué diablos, nunca puedes ir mal tratando de hacer un caso en el que el mejor pitcher en nuestro sistema solar debería ganar un premio que se supone que debe ir, bueno, al mejor pitcher del béisbol.

Así que lo entiendo. Lo veo. Lo respeto. Y he pensado sobre eso.

Acabo de disentir. Y, si nos fijamos en las predicciones de adjudicación de premios realizadas hace unos días por nuestro panel de genios béisbol de ESPN (Candidatos a premios), te darás cuenta de que casi todos diferimos.

Sin embargo, la campaña de Kershaw para el Cy Young está definitivamente repuntando más que, por ejemplo, la campaña para presidente de George Pataki. Así que es hora de que alguien --y me refiero, obviamente, a mí-- exponga el caso para 'El Otro Tipo'.

Ahora, claramente, mucho puede cambiar en las próximas cuatro semanas. Pero si la temporada fuera a finalizar hoy, lo cual sigue siendo poco probable, Zack Greinke tiene que ser el ganador del Cy Young del 2015. Y he aquí por qué:

PORQUE TIPOS CON 1.59 DE EFECTIVIDAD SIEMPRE GANAN EL PREMIO CY YOUNG.

Greinke va a su apertura ante Angelinos con una efectividad tan espectacular que solo tres abridores estelares en la historia del béisbol lo han hecho mejor en una temporada completa. Quizás hayas escuchado el nombre de esos tres:

Bob Gibson, 1968              1.12
Dwight Gooden, 1985        1.53
Greg Maddux, 1994          1.56

Greg Maddux
Stephen Dunn/Getty ImagesGreg Maddux ganó el Cy Young con promedio de 1.56
Probablemente no tenga que decirte que Gibson, Gooden y Maddux tienen en común. Pero lo haré de todos modos. Ellos ganaron el Cy Young en esas temporadas.

Y, a propósito, para darle mayor valor, ellos también lo ganaron de forma unánime.

Entonces, piensen al respecto. Desde que el béisbol comenzó a entregar el premio Cy Young 60 temporadas atrás ningún pitcher abridor, con una efectividad por debajo de 1.60, ha fallado en ganar este premio. Nadie con semejante efectividad ha fallado en colectar cada voto.

Ok, sé que Luis Tiant tuvo una efectividad de 1.60 en 1968 y perdió el premio ante Denny McLain, quien ganó 31 partidos. Pero, además de las 10 victorias más (31 por 21), McLain tuvo una efectividad por debajo de 2.00 (1.98)

Y reconozco que en 1981, Nolan Ryan tuvo 1.69 de efectividad y de alguna manera terminó cuarto. Pero fue una extraña temporada acortada por la huelga. Y para más conocimiento en algunas de las otras fuerzas en el trabajo, visita en el algún momento el material 30x30: Fernandomanía.

Pero el punto es este: Para hacer el caso de que alguien que no sea Greinke debería ganar este premio, básicamente estás argumentando que la efectividad no importa. Y muchacho, es una ironía ir por ese camino para construir un caso contra Zack Greinke.

Eso es porque en 2009, cuando Greinke ganó su primer Cy Young, su reluciente efectividad (2.16) fue la razón más importante por la cual ganó. Y en ese momento, nos fijamos en eso como un gran avance. ¿Lo recuerdan? Se sintió como que por primera vez los votantes hubieran mirado más allá del total de victorias (16) de un pitcher y votaran -sorpresivamente-- por el hombre que había lanzado mejor. Todo un concepto.

Desde entonces, los votantes del Cy Young han demostrado, año tras año, que han recorrido un largo camino en la forma de evaluar a los candidatos. Pero ¿han recorrido de repente un largo camino de tal manera que ahora están tirando una efectividad de 1.59 en el contenedor de basura, justo al lado de los totales de victorias? En serio, esperemos que no. Voy a explicar por qué en algunos párrafos.

PORQUE ESTO NO ES UN PREMIO A LOS LOGROS ACUMULADOS EN UNA CARRERA.

Creo que Clayton Kershaw debió haber ganado los últimos cuatro Cy Young de la Liga Nacional, incluido el que ganó R.A. Dickey en 2012. Así que dejemos eso claro.

También pienso que Kershaw está en medio de los cinco años más dominantes de un abridor desde la brillante seguidilla de Pedro Martínez de 1999 a 2003 (o de 1997 a 2001 si lo prefiere). Así que también dejemos eso claro.

Pero cuando venga el momento de votar por este Cy Young , en esta temporada, hey, lo siento. Nada de eso importa.

Tan fantástico como Kershaw es, tan estupendo como ha sido por laaaaargo tiempo, el periodo que estamos pidiendo evaluar para este premio comienza el 6 de abril de 2015 y culmina el 4 de octubre de 2015. Y no hay puntos adicionales por total de genialidades.

PORQUE LA TEMPORADA NO EMPEZÓ EN JUNIO

Si la temporada hubiera comenzado el 27 de junio, esto sería fácil. Kershaw ha realizado 12 aperturas desde entonces. Así han ido esas 12 salidas.

Efectividad de 0.96, un total de 10 carreras limpias permitidas, casi el doble de ponchados (120) que hits permitidos (61) en 91 entradas, 120-9 radio de ponchados y boletos y 7-1 como balance de victorias y derrotas.

Wow.

A propósito, Greinke en el mismo periodo no ha desentonado para el Cy Young. Él tiene balance de 10-1 con 1.47 de efectividad. Y sus oponentes tienen una línea ofensiva de .168/.206/.230 contra él.

Pero cabeza a cabeza, en las últimas 12 aperturas, Kershaw ha sido 'El Hombre'. Sin dudas, ¿correcto?

Desafortuandamente para él necesitamos que los votantes cuenten todas sus aperturas este año, no solo aquellas donde él está siendo más superhumano. Y eso es donde esto se pone interesante.

Cuando Kershaw estaba 5-5 con 3.33 de efectividad después de sus primeras 15 aperturas, habían indicadores que él estaba pitcheando mejor que lo que esos números mostraban. Pero ¿estaba lanzando mejor que Zack Greinke? Por supuesto que no.

A menos, claro, que estés mirando solo cosas como el FIP. O el radio de ponchados. Y ahí es donde sus partidarios todavía están mirando. Pero eso nos trae un argumento final...

PORQUE ESTE NO ES EL PREMIO CY WHIFF

(acción de hacer swing y abanicar el aire)

¿Dónde están los números que digan que Clayton Kershaw ha lanzado mejor que Zack Greinke en 2015? Basicamente, puede encontrarlos en un lugar, en una vieja hoja de estadísticas:

Columna de ponchados:

Kershaw - 251 ponchados en 194 innings, para promedio de 11.6 K cada 9 innings.
Greinke - 169 ponchados en 186.2 innings, para promedio de 8.1 K cada 9 innings.

Está bien, anoté uno a Kershaw. Pero ahora echémosle un vistazo a otras estadísticas importantes.

Ya hemos cubierto la efectividad. Pero ¿qué hay del average de bateo del oponente, porcentaje de embasados, promedio de slugging y OPS? Greinke supera a Kershaw en cada uno de esos departamentos. En cada una. Y la diferencia en la efectividad es más de media carrera (1.59 por 2.18)

Entonces para realmente argumentar que Kershaw ha tenido un mejor año, habría que mirar estadísticas como FIP (Fielding Independent Pitching) donde Kershaw tiene una gran ventaja (2.03 por 2.62). Pero recuerden que eso está altamente inclinado hacia los totales de ponchados.

O puedes mirar su perspectiva de promedio de bateo en bolas en juego donde puedes tratar de usar números (.290 contra Kershaw, .237 contra Greinke) lo que sugiere que Greinke ha sido más afortunado que Kershaw.

Bien, quizás en algunos aspectos, Greinke ha sido más afortunado. Pero aquí está por qué no creo que podamos permitir que eso importe --a menos que sus estadísticas en todos los ámbitos se acerquen mucho más en las próximas cuatro semanas:

Estadísticas como FIP and BABIP son herramientas tremendamente útiles en muchas formas. Pero lo que realmente están diciendo es lo que nos debería haber ocurrido, si los datos fueran tan todopoderosos como algunas personas les gustarían que fueran.

Bueno, llámenme antiguo, pero yo siempre he pensado que cuando llega el momento de votar, debemos estar votando sobre lo que actualmente está sucediendo, no lo que en teoría debería haber ocurrido de acuerdo a los números.

Y lo que realmente sucedió este año es lo siguiente:

Zack Greinke ha sido significativamente mejor en la prevención de carreras que Clayton Kershaw. ¿Cómo sabemos? Sus promedios de efectividad nos lo están diciendo, en voz alta y clara.

Siéntase libre de creer que hay métricas más incisivas ya que nos ayudan a profundizar en la ciencia y las matemáticas de pitcheo que nunca hemos profundizado antes. No voy a discutir que estás equivocado.

Pero hasta que empecemos a decidir los juegos basados en cuántas carreras un equipo debería haber marcado, de acuerdo con los datos, en lugar de cuántas fueron anotadas en realidad, estoy diciendo que las carreras reales importan. Y la prevención real de carreras importa. Y la efectividad importa.

Así que me parece casi hilarante que he tenido que hacer este caso, por un hombre que tiene no sólo una gran temporada sino que atraviesa por una histórica gran temporada. Pero lo hice de todos modos. Porque alguien tenía que hacerlo.

Zack, puedes darme las gracias más tarde. Tal vez en la fiesta por la victoria en el Cy Young.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yo decidí que no hay un equipo en el béisbol que me fascine más que esos Astros de Houston del 2015.

Nosotros sabíamos antes de que ellos jugaran un partido que ellos quizás se iban a ponchar a niveles nunca antes vistos por la raza humana. Y así mismo ha sido, ya que lideran la liga en ponches recibidos.

Astros Houston
AP Photo/Bob LeveyLos Astros del 2015 abanica, trotan y roban como ningún otro equipo en la Liga Americana.
También sabíamos que iban a trotar lo suficiente esta temporada como para correr una maratón. Y así mismo ha sido, ya que también lideran la liga en jonrones.

Pero aquí es donde este equipo se mete en aguas desconocidas - al añadir una tercera categoría importante que dominan a su nicho único en el béisbol:

En caso de que no lo hayan notado, los Astros también lideran la Liga Americana en bases robadas.

Así que piensen en esta trifecta: Primeros en jonrones. Primeros en ponches. Primeros en robos de bases. Una de las triples amenazas más singulares de la época moderna.

OK, ¿cuán raro es esto? Me alegra que me pregunten. Con la ayuda de Lee Sinins, inventor de la increíblemente útil Enciclopedia Completa del Béisbol, aquí les tenemos los datos que necesitan saber:

• En toda la era de la expansión, solo un equipo ha jonroneado, abanicado y robado más que cualquier otro equipo en su liga - y ese fue un equipo bastante memorable: La edición de 1976 de la Gran Maquinaria Roja.

Si son lo suficientemente viejos, se acordarán de aquel mega equipo que ganó 102 partidos y se fue invicto en octubre. Tengo el presentimiento que casi nadie se acuerda que los ocho regulares lograron doble dígito en bases robadas. Incluso el receptor, Johnny Bench, se robó 13 bases en 15 intentos.

• Mientras tanto, en la Liga Americana, el asunto es más inusual todavía. Por un lado, en la era del bateador designado, solo un equipo en la Liga Americana ha liderado la liga en jonrones y robos de bases. Y esos fueron los atrevidos Indios de 1995 que lograron marca de 100-44 y tuvieron 14 jugadores diferentes robándose al menos una base - incluyendo a Tony Peña, Sandy Alomar Jr., Jim Thome y Rubén Amaro Jr.

• Pero para encontrar el último (y único) equipo en la Liga Americana en lograr encabezar la liga en esas tres categorías, nos tenemos que ir atrás en el tiempo 77 años, a aquellos poderosos Yankees de Nueva York de 1938. Lou Gehrig y Joe DiMaggio se robaron seis bases cada uno para aquel equipo, en caso de que se lo estén preguntando.

• Para el record, solo otros dos equipos en la era moderna han logrado dominar esa trifecta - los Dodgers de Jackie Robinson en 1951 y los Cardenales de Creepy Crespi en 1940. Esas temporadas no terminaron tan felizmente como la de los Rojos del 76 y los Yankees del 38. Pero ese es un cuento para otro momento.

• Ok, y ahora una cosita más. Solo para añadir algo más al extraordinariamente alto grado de dificultad, estos Astros están últimos en la Liga Americana en promedio de bateo, con .229. Naturalmente, ningún equipo en la historia ha liderado su liga en jonrones en una temporada en la que su promedio colectivo haya sido tan bajo. Y ningún equipo ha liderado tampoco en robos de base con un promedio de bateo tan bajo.

Así que si creen que su fórmula para anotar no encaja en el molde de lo que hemos visto en otros equipos, bueno, tengo que decir, BINGO. Pero cuando hablé de esta investigación con el manager A.J. Hinch, él disfrutó ver los otros nombres en esta lista tanto como disfruta observar a su equipo hacer estas cosas noche tras noche.

"En algunas maneras, pienso que es una gran forma de ponerle presión en el otro equipo", dijo mediante correo electrónico. "Cuando tenemos los corredores correctos en base, el otro equipo tiene que tomar en cuenta nuestra velocidad y nuestro poder. Esas dos cosas encajan bien en los días que podemos aplicarle presión al lanzador.

"Los ponches son una consecuencia de llegar lejos en los conteos, algo de disciplina en el plato, o la falta de ella, y los boletos", prosiguió. "En realidad conseguimos muchos boletos también, (y) eso ayuda a nuestra velocidad y poder... . De seguro es un equipo divertido. Batallamos y competimos. Eso es todo lo que puede pedir un manager".

Así que aunque él no haya pedido ser mencionado en la misma nota que la Gran Maquinaria Roja, tengo el presentimiento que A.J. Hinch lo aceptaría sin problemas.

Y ahora, en otras noticias...

LAS HAZAÑAS EXTRAÑAS PERO CIERTAS DE LA SEMANA

• Hasta que lograron su primera racha de tres victorias al hilo desde agosto en los últimos tres días, los Filis tenían ritmo de ser superados en anotaciones por 314 carreras esta temporada. Sí, leyeron bien, 314. ¿Cuántos equipos en la Liga Nacional en los pasados 70 años han tenido un diferencial de carreras de menos-300? Exactamente uno. Los legendarios Mets de 1962 (menos-327). Rayos.

Corey Kluber Indios
Jason Miller/Getty ImagesCorey Kluber estuvo cerca de romper el record de 20 ponches en un juego, compartido por Roger Clemens y Kerry Wood.
• Jeremy Guthrie se ha enfrentado a 179 bateadores esta temporada y ha logrado 124 outs - y ha ponchado a 16 en toda la temporada. Corey Kluber se midió a 26 bateadores el miércoles, logró 24 outs - y ponchó a 18. En una noche increíble. Qué deporte.

• Y gracias a mi leal seguidor en Twitter Justin Goldman por apuntar que la increíble línea estadística de Kluber (18-1-0-0-0-18) fue además un palíndromo (palabra, número o frase que se lee igual hacia adelante que hacia atrás). Para el record, también lo fue la fecha en la que logró dicha línea estadística (5-13-15).

• Creo que es seguro afirmar que los Rockies están teniendo una temporada ligeramente diferente a la de los Rockies del 2007. Los Rockies de este año pasaron 2 ½ semanas - del 27 de abril al 14 de mayo - sin ganar. Los Rockies del 2007 pasaron 25 días consecutivos (del 28 de septiembre al 24 de octubre) sin PERDER - y solo perdieron un juego en un periodo de 38 días, con algo de ayuda de un calendario de postemporada alargado. Pero no importa. Una gran nota es una gran nota.

• Los Bravos lograron dos hits ante los Rojos el miércoles - y ambos fueron como emergentes. Así que sus regulares se fueron de 26-0 esa noche, mientras que sus emergentes se fueron de 3-2. El coleccionista de ESPN Doug Kern reporta que es el primer equipo en conseguir por lo menos dos hits como emergente, pero sin que nadie más conectara imparable, desde que Tony Gwynn, Dave Magadan y Bubba Trammell ayudaran a los Padres a lograr eso el 19 de agosto de 2001.

• No estoy seguro de cómo se perdió de irse de 5-5 el Cinco de Mayo, pero Yunel Escobar acaba de tener dos juegos de cinco hits en una semana (4-11 mayo). ¿Cuántos juegos de cinco hits había logrado en su carrera antes de eso? Ninguno. Por supuesto. ¿El último jugador antes de él en tener dos juegos de cinco o más hits tan cerca uno del otro? Ichiro. ¿Quién más? El 28 de julio y el 3 de agosto de 2004.

• Pablo Sandoval conectó un cuadrangular para tomar la delantera en entradas extras en el área de la Bahía el lunes en la noche, pero no en San Francisco. Este vino en Oakland, en su primer partido allí con los Medias Rojas. ¿Y cuántos jonrones en entradas extras logró en el AT&T Park en siete temporadas con los Gigantes? Solo uno (ante Yuniesky Maya en 2013).

• Finalmente les presentamos la Hazaña Extraña pero Cierta de Miguel Cabrera de la Semana. Antes de que conectara cuadrangular el viernes en la noche, partido en el que logró tres imparables, había logrado tres juegos con más de un cuadrangular esta temporada, pero solo dos juegos con UN JONRÓN. Pero eso no vence este dato, la estadística más inexplicable del 2015:

Cabrera en partidos de día esta temporada: 8 jonrones (en 68 turnos).
Cabrera en partidos de noche esta temporada: 9 HITS (en 57 turnos).

Así que ¿sí Matt Harvey es el Caballo Negro, qué es Miggy? ¿Otis Day (y los Nights)?
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Houston Astros

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Carlos CorreaMark Cunningham/MLB Photos/Getty ImagesCarlos Correa, 20, fue la primera selección del sorteo de 2012
DUNEDIN, Flo. -- Quizás si se hubiese deslizado en tercera base un poco diferente en junio pasado, estaríamos hablando de otra historia diferente sobre Carlos Correa en esta primavera.

Debatiendo si estaba listo para las Grandes Ligas ahora mismo. A los 20 años.

Debatiendo si es justo para los Astros enviar a un jugador así, con todo lo que ya ha conseguido, de vuelta a las menores por razones de negocios, no por razones de béisbol.

Pero podemos guardar esos debates para otro día, porque la historia importante para este verano es que Carlos Correa está saludable nuevamente. Él es la selección número 1 del sorteo de 2012. Él es el prospecto número 3 según Keith Law. Y más que nada, el campocorto está de vuelta en un campo de béisbol, poco más de ocho meses después de fracturarse la fíbula en un deslizamiento en tercera base.

"Me siento bien", dijo Correa el lunes. "Me siento saludable. Estoy listo para jugar de nuevo".

El pasado 21 de junio, un torpe deslizamiento finalizó la segunda temporada dominante consecutiva de Correa en las ligas menores. Como jugador de 19 años en la California League, de Clase A, estaba bateando .325/.416/.510 al momento de la lesión. El año anterior, como uno de los jugadores más jóvenes de la Midwest League, también clase A, produjo un incredible línea de .320/.405/.467...a los 18 años.

Así que cuando se lesionó el pasado junio, una sensación de alarma sacudió la oficina central de los Astros de Houston. No duró mucho.

"Sicológicamente, una lesión como esa puede tocar a algunos muchachos", dijo el asistente de gerente general David Stearns el lunes. "Pero desde el momento en que le sucedió, él dijo, 'voy a estar bien'. Es un muchacho extraordinariamente duro mentalmente. Es bastante impresionante".

"Hay una buena historia que te puedo contar sobre él", dijo el nuevo manager A.J. Hinch. "Se rompió su tobillo, ¿verdad? Por lo que deslizarse es fuerte. Correr las bases es duro. Uno realmente no sabe cómo va a reaccionar un muchacho. Por lo que el otro día en Jupiter le dije: 'te voy a poner como corredor emergente', para ver cómo lo iba a manejar sicológicamente. Y me dijo: 'Ok. ¿De qué estás preocupado?'".

"Su reacción", agregó Hinch, "fue: 'no hay problema'. No había miedo, no importa la posición. No había estado en un diamante desde el día en que se lesionó. Eso es impresionante".

Pero si eso fue una prueba, Correa nunca tuvo una duda de que pasaría. Aún cuando se encontró deslizándose en segunda momentos más tarde, tratando de romper una doble jugada, nada de eso le cruzó por la mente, dijo, que haya algo de temer.

"Tenía que deslizarme, para romper la doble jugada, y eso hice", dijo Correa. "Y después de eso, que era un juego".

Con sus 6'4" y 205 libras, Correa genera comparaciones con Troy Tulowitzki. Pero aún más impresionante es la presencia madura de Correa, en un campo en el que es el jugador más joven del terreno.

"Estoy impresionado de cuán buen compañero es, basado en toda la atención que recibe", dijo Hinch. "Y eso le va a permitir adaptarse y ajustar cuando llegue aquí a la escena de las Mayores. Confío en su madurez y su verdadero entendimiento de lo que va a necesitar para ser exitoso".

Correa siempre ha escogido las mentes de jugadores como Carlos Beltrán y Yadier Molina cuando ha tenido una oportunidad de estar cerca de ellos en su natal Puerto Rico. Esta primavera, Correa se ha apegado al campeón bate José Altuve, para tener más lecciones de béisbol de Grandes Ligas. Pero su lección más valiosa, dijo el joven, fue aprendida de su experiencia de estar lesionado, y extrañar un deporte que juega con tremenda pasión y entrega a una corta edad.

"Cuando uno está jugando todos los días, uno lo toma por sentado", dijo. "Así que cuando te lesiones, uno dice, 'me gustaría estar ahí jugando ahora mismo'. Entonces, uno lo aprecia aún más. Y eso es lo que hago ahora. Juego ahora el juego con aún más pasión de lo que acostumbraba...Ahora, juego cada juego como si fuera mi último. Amaba mucho el béisbol antes. Pero ahora lo amo más ahora".

Correa se fue de 2-0 el lunes, bajando su promedio de la primavera a .333. Pero uno de los outs fue una línea por lo profundo con etiqueta de extrabases que fue robada por el jardinero izquierdo Chris Dickerson. Correa finalizó el partido con una deslumbrante jugada que requería un rápido primer paso, un viraje de 360 grados y un fuerte tiro desde la parte profunda del jardín corto para sacar a Steve Tolleson. Una jugada que no muchos tipos de 6'4" en la historia podrían hacer.

"Bastante gracia", dijo Hinch. "Mostró alcance, ritmo corporal y un brazo certero desde una posición fuera de balance. Es una jugada avanzada para un muchacho joven". Pero mejor que vaya acostumbrándose a eso. Viene mucho más de Carlos Correa.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Acabado de recibir: Le debemos una disculpa a Carlos Delgado.

¿Pensaban que la semana de elección del Salón de la Fama no sería tan buena para jugadores como Edgar Martínez, o Jeff Kent, o Alan Trammell? Rayos, ellos han tenido una semana increíble en comparación con Delgado.

De todas las víctimas de los graves problemas que existen en la boleta de votación, él es la más grande. Este fue su primer año en la boleta. Y su último.

Llegó a la boleta con sus 473 jonrones y su OPS de por vida de .929. Y 21 votos más tarde, tuvo que decir adiós. Se necesita sacar el 5 por ciento de los votos para seguir en la boleta de elección. Apenas sacó el 3.8 por ciento. Y hasta ahí llegó su candidatura.

Quizás sea cierto que un tipo que se quedó a 391 votos de ser electo probablemente nunca terminaría siendo exaltado a Cooperstown de todas maneras. Pero sea o no ese el caso, luego de mirar esto por un par de días, llegué a la siguiente conclusión:

Carlos Delgado es el mejor jugador de la historia en ser sacado de la boleta del Salón de la Fama luego de su primer año de elegibilidad.

También existen otros excelentes contendientes por ese premio: Lou Whitaker, David Cone, Andrés Galarraga, Kevin Brown, Kenny Lofton, etc. Pero es increíble pensar que un tipo no pueda ni siquiera aparecer en una segunda boleta luego de haber hecho todo esto:

• Conectar 30 o más jonrones 10 años de forma seguida

Solo otros siete jugadores elegibles en la historia llegaron siquiera a nueve (o más) temporadas de 30 jonrones en fila. Cuatro de ellos -- Jimmie Foxx, Lou Gehrig, Mike Schmidt y Eddie Matthews - están en el Salón de la Fama. Los otros tres -- Barry Bonds, Sammy Sosa y Rafael Palmeiro -- tienen la nube de los esteroides flotando sobre ellos. Pero ninguno de ellos fueron sentenciados a pertenecer al club de los que estuvieron una sola vez nada más en la boleta. ¿Ahora lo entienden?

• Lograr un OPS por encima de .900 por nueve años consecutivos

Solo otros nueve jugadores elegibles han tenido un OPS de .900 o mejor en por lo menos nueve temporadas consecutivas en las que calificaron para el cetro de bateo. Siete de ellos están en el Salón: Gehrig, Foxx, Schmidt, Willie Mays, Hank Aaron, Stan Musial y Mickey Mantle. Los otros dos son Bonds y Mike Piazza. No tengo que recordarles la razón por la que no están en el Salón de la Fama. Pero por lo menos ellos siguen en la boleta.

• Conectar 473 cuadrangulares

Antes de que llegara Delgado, solo tres miembros del Club de los 400 Jonrones estuvieron solo un año en la boleta. El tipo con la mayor cantidad de jonrones en esa lista fue José Canseco (462), el famoso autor. Los otros dos fueron Dave Kingman, quien conectó 442 cuadrangulares pero ni siquiera terminó con un OPS de .800 de por vida, y el subestimado Darrell Evans (con 414 jonrones y 2,223 hits de por vida). Evans era uno de los candidatos más sólidos al premio del Mejor Jugador que Solo Estuvo Una Vez en la Boleta antes de esta semana. Pero ya no más.

• Tener un OPS de por vida de .929

Solo otros dos jugadores en la historia terminaron sus carreras con un OPS por encima de los .900 y fueron sacados de la boleta luego de un año. Uno fue Mo Vaughn (.906). El otro fue sacado este año -- Brian Giles (.902). Giles es otro tipo que podría ser mencionado en la conversación de los Mejores que Fueron Sacados Tras Un Año en la Boleta. Pero ni Giles ni Vaughn estuvieron a 20 puntos -- o 140 jonrones-- de Delgado.

• Hacer una imitación de Big Papi

Ahora obviamente, hay muchas diferencias entre las carreras de Delgado y David Ortiz. Pero si detenemos el reloj de la carrera de Ortiz justo en este minute, aquí les presentamos cuán similares son sus números:

OK, así que Big Papi tiene a octubre a su favor, mientras que Delgado solo llegó a la postemporada una vez (con los Mets del 2006, donde bateó .351, con OPS de 1.199). Pero Delgado por lo menos tuvo un guante en su mano en cada una de sus 17 temporadas. Aunque es demasiado temprano para saber dónde terminará la candidatura de Ortiz al Salón de la Fama, yo apostaría el Monstruo Verde a que no se quedará fuera de la boleta en su primer intento.

No hace tanto tiempo uno podía mirar a un jugador como Carlos Delgado y dijo: "Él es un miembro del Salón de la Fama". Pero tristemente, gracias a la Regla de 10 y la manera en que devaluamos los jugadores por la era en que jugaron, ahora tenemos que mirarlo y decir otra cosa:

Lo siento.

El Todos Estrellas de Una Votación y Fuera

Antes de retirarnos, es tiempo de que hagamos una lista de nuestros siempre populares equipos Todos Estrellas del Salón de la Fama, comenzando con uno en honor a Carlos Delgado - El Equipo de Una Votación y Fuera:

1B: Carlos Delgado
2B: Lou Whitaker
SS: Tony Fernández
3B: Matt Williams
LF: Brian Giles
CF: Kenny Lofton
RF: Moisés Alou
C: Ted Simmons
DH: Andrés Galarraga
Especialista en ser bateador emergente: Julio Franco
Abridor del Día Inaugural: David Cone
Cerrador: Jesse Orosco
Reportero: José Canseco

El Equipo del Salón de la Fama De Los Que Solo Obtuvieron Un Voto

Y finalmente, un gran aplauso para Darin Erstad, damas y caballeros. Él es el jugador más reciente, y el más grande, en ser añadido en la lista prestigiosa, y siempre en expansión, de jugadores que obtuvieron solo un voto para el Salón de la Fama.

Es posible que eso no les consiga una placa en el norte del estado de Nueva York. Pero sí le conseguirá un puesto en la cotizada edición 2015 del Equipo Todos Estrellas que Recibieron Un Solo Voto. Y como siempre, es un club que cualquier jugador con 124 jonrones estaría orgulloso de pertenecer:

1B: George (Boomer) Scott
2B: Bret Boone
SS: Shawon Dunston
3B: Tim Wallach
LF: David Justice
CF: Darin Erstad
RF: Ellis Valentine
C: Darren Daulton

Rotación de abridores: Todd Stottlemyre, Kevin Appier, José Rijo, Dock Ellis, Dennis Leonard

Bullpen: Mark Davis, Armando Benitez, Jesse Orosco, Steve Bedrosian, Bill Campbell

Equipo de transmisión: Mike Krukow, John Kruk, Ron Darling, Jim Deshaies, Ray Knight
Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Jon Lester, Max Scherzer & James ShieldsUSA Today Sports, Getty Images Los tres ases del pitcheo disponibles en la agencia libre siguen sin decidir que camiseta vestir en 2015.

Uno de estos días, una de estas semanas, uno de estos meses, Max Scherzer encontrará un equipo para lanzar. Podría ser la víspera de Navidad. Puede ser que sea el Día de San Valentín. Podría ser en el medio de un juego de entrenamiento de primavera.

Pero uno de estos días...

La pregunta, sin embargo, es cuál de estos días. Y esa es una pregunta que me encanta hacer a ejecutivos y agentes en todo el béisbol cada año mientras nos dirigimos hacia las reuniones de invierno:

¿Qué te parecería escoger una fecha en que los agentes libres firmarán?

Esto estuvo complicado este invierno, con bateadores agentes libres volando fuera del tablero más rápido de lo que pude compilar en mis predicciones. Así que decidí limitar la encuesta de este año a los tres grandes agentes libres abridores --Scherzer, Jon Lester y James Shields. Y los resultados fueron tan intrigantes como siempre.

Nueve hombres de béisbol participaron en la encuesta de este año. Aquí está cómo lo vieron:

Y ahora un rápido desglose:

Jon Lester

Obviamente, él está a punto de tomar una decisión. Así que en la década que he estado haciendo esto, nunca he tenido tal acuerdo unánime sobre cuándo cualquier agente libre firmaría. No solo era el próximo miércoles el promedio de estos picos, sino que era la fecha exacta seleccionada por casi la mitad del grupo.

Así que lo más interesante fueron las predicciones (todas opcionales) para donde Lester firmará. Los seis panelistas dispuestos a emitir un voto (varios de ellos dividido) establecieron esto:

•  Medias Blancas 3

•  Cachorros 2

•  Dodgers .5

•  Gigantes .5

En otras palabras, ellos no saben, tampoco. Es muy bueno saber que este tipo de cosas representa un juego de adivinanzas tan grande en el interior del béisbol como lo hace con el resto del continente.

Max Scherzer

Ahora bien, esto fue muy divertido. Un ejecutivo de la Liga supuso el Día de San Patricio para firmar con los Cachorros. Un ejecutivo de la Liga Nacional pronosticó una firma suya el 4 de marzo por los Nacionales. Otro ejecutivo de la Liga Nacional hizo a Scherzer el ganador de su predicción anual del "medio tiempo del Super Bowl" (pero a ningún equipo en particular). Y solo uno de los nueve panelistas recogió una fecha anterior a un mes a partir de ahora. Así que, claramente, Scherzer se va a ninguna parte.

Pero, ¿dónde va? Si usted realmente desea ponerse analítico, si Scherzer realmente espera hasta los entrenamientos de primavera para ver si algún as sale lesionado, él casi tiene que ser un Yankee, ¿verdad? Las probabilidades de que Masahiro Tanaka o CC Sabathia salgan de la lomita a mitad de inning ciertamente no son minúsculas. ¿Y qué otro equipo además de los Yankees podría encontrar $ 175 millones de emergencia para su uso en la firma de un astro del pitcheo?

Bueno, era solo ese tipo de pensamiento que condujo a las confusas selecciones de los cinco panelistas dispuestos a dar una pista sobre dónde Scherzer terminará. La votación:

•  Yankees 2.83*

•  Nationals 1.33

•  Cubs .5

•  Tigers .33

(* Un voto dividido de dos maneras, otro dividido en tres)

Un gerente general describió esta situación como "fascinante", incluso para él. Pero fue bueno saber que estas personas piensan que esto es tan entretenido como el resto de nosotros. La predicción más divertida: El ejecutivo que escogió el 4 de marzo supuso un fichaje por Washington --"pero si Tanaka se lastima, serán los Yankees por $ 50 millones al año".

James Shields

¿Cuán vinculado está el calendario de Shields con el de Lester? Tan de cerca que un ejecutivo incluso predijo que la fecha de la firma de Shields sería "dos días después de la de Lester," a un club que se pierde en el Plan A. (¿Adivina quién?) Y todos ellos escogieron fechas dentro de las dos semanas de unos a otros --con cuatro panelistas prediciendo que Shields optará por un equipo antes del final de las reuniones. Lo que nadie parecía tener una idea de cuál equipo será. Tres predijeron una reunión con Joe Maddon en Chicago, si los Cachorros pierden la oportunidad de Lester. Uno, adivinado, dijo que Shields podría reunirse con Andrew Friedman en Los Ángeles. Un quinto, escogió a los Medias Rojas, si no logran conseguir a Lester. Y un sexto señaló a los Cardenales, simplemente por una corazonada.

Así que, en última instancia, esto no dejan de ser un montón de corazonadas de personas que hacen esto para ganarse la vida y que todavía encuentran el negocio de las predicciones bien sobrevalorado --pero el entretenimiento es siempre el mismo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En cuestión de días, sus ruedas dejarán de rodar. Su No. 2 se desvanecerá solo para reaparecer en el Monument Park. Y la increíble hoja estadística de Derek Jeter se congelará en el tiempo. Para siempre.

Así que, ¿cuáles entradas en su página de la encyclopedia del béisbol resaltan más a la vista para ustedes? He aquí 10 números de Jeter que yo particularmente adoro:

2,743 ¿Cuál es este número? Es el número de partidos de temporada regular que Jeter ha jugado en su carrera, cada uno de ellos en uniforme de los Yankees de Nueva York. ¿Y qué tan cool es eso? Que él que el sigue en esa lista tiene 2,401, y se llama Mickey Mantle. Pero esto es más cool todavía: Jeter es uno de apenas ocho jugadores en la historia que han jugado tantos partidos, todos para un solo equipo. Los otros: Carl Yastrzemski (3,308 para los Medias Rojas), Stan Musial (3,026 para los Cardenales), Cal Ripken Jr. (3,001 para los Orioles), Brooks Robinson (2,896 para los Orioles), Robin Yount (2,856 para los Cerveceros), Craig Biggio (2,850 para los Astros) y Al Kaline (2,834 para los Tigres). Un grupo increíble.

3,461 Este, por supuesto, es el total de hits conectados por Derek Jeter. Y santo cielo, esos son muchos imparables. Rayos, tiene más que Hank Greenberg y Shoeless Joe Jackson de forma combinada (3,400). Y solo cinco jugadores en la historia del béisbol han conectado más hits que Derek Jeter. Vean si sus nombres les resultan familiares: Pete Rose, Ty Cobb, Hank Aaron, Stan Musial y Tris Speaker. Wow.

2,673 Otro número súper cool. Es el número de partidos que Jeter ha jugado en el campocorto. Y eso no solo representa más partidos que los que jugaron Ernie Banks y Robin Yount como torpederos de forma combinada, sino también la mayor cantidad de cualquier jugador que haya jugado en una posición defensiva y que no haya jugado en alguna otra posición - ni siquiera en un juego en la entrada 19, por un solo turno. Pete Rose jugó seis posiciones. Ty Cobb jugó siete. Stan Musial jugó cinco (incluyendo ser lanzador). Y Derek Jeter ha jugado en una sola posición. Solo una. Así es como debe hacerse.

1,013 No puedo entender por qué me gusta tanto este número, pero no importa. Derek Jeter terminará su carrera con más de 1,000 partidos con más de un hit. Más que Tony Gwynn o Wade Boggs. Más que Willie Mays o Rogers Hornsby. De hecho, solo otros tres bateadores en toda la era de la pelota viva terminaron sus carreras en el Club de los 1,000 Partidos Multihit: Pete Rose (1,225), Stan Musial (1,059) y Hank Aaron (1,046). Una compañía demasiado grata.

200 Uno de los números más especiales de Jeter. ¿Por qué? Porque él es el único jugador en la historia que ha logrado 200 hits en su carrera en postemporada. Ahora, obviamente ha tenido más oportunidades de lograr esos imparables que, digamos, Ernie Banks. Pero pongamos esto en una mejor perspectiva. En 158 juegos en postemporada, casí el equivalente a una temporada completa, Jeter logró 200 hits, 20 jonrones, 18 robos de base, promedio de .308, porcentaje de embase de .374 y un OPS de .838. ¿Cuántos jugadores han tenido una temporada regular como esta? Exactamente cinco. Y uno de ellos es (¿adivinen quién?) Derek Jeter. Quien por supuesto tuvo además una "temporada" como esta en octubre. Contra los mejores equipos y los mejores lanzadores, en los juegos con más presión en toda su vida. No me vengan ahora con el cuento de que está sobrevalorado.

11 Quizás para ustedes no sea tan importante el hecho de que Derek Jeter tuvo 11 temporadas en su carrera con promedio por encima de los .300 y que terminó con doble dígito en jonrones y bases robadas. Pero ¿les gustaría saber cuántos otros jugadores en la historia han tenido 11 temporadas como esas? La respuesta correcta, de acuerdo con la Enciclopedia Completa del Béisbol de Lee Sinins: Cero. Willie Mays tuvo siete. Hank Aaron tuvo seis. Barry Bonds tuvo ocho. Solo nombren cualquier jugador con alto promedio, poder y velocidad que quieran. ¿Ken Griffey Jr.? Siete. ¿Alex Rodríguez? Ocho. ¿Frank Robinson? Cinco. Ese es un recordatorio que Jeter te podía vencer de varias maneras. Y lo hizo.

.377 Oh, de acuerdo, de acuerdo, yo sé que el promedio de bateo no es una estadística que impresione como antes. Pero ¿qué tal esta? Es el porcentaje de embas de Derek Jeter. Y si no están seguros de como leer la importancia de la misma, les puedo ayudar. Desde la Segunda Guerra Mundial, tres docenas de peloteros han jugado por lo menos 1,500 partidos en el campocorto. ¿Quieren saber cuáles de ellos tuvieron un porcentaje de embase de por vida superior al de Jeter? Ninguno. Cal Ripken Jr. terminó con .340. Ozzie Smith terminó con .337. Alan Trammell tuvo un OBP de .352. Entre los torpederos que jugaron en algún punto durante la carrera de Jeter, solo Barry Larkin se le acerca, con .371.

92 Del 21 de julio de 2006 al 16 de mayo de 2007, Derek Jeter jugó en 100 partidos. Consiguió hit en 92 de ellos. En algún momento, en el siglo 19, Wee Willie Keeler conectó imparables en 93 de 100 partidos. Pero desde 1900, de acuerdo con el historiador de rachas Trent McCotter, solo van a poder encontrar un solo jugador que haya logrado 92 hits en 100 juegos. Ese fue Ichiro Suzuki, en 2008 y '09. Pero es algo alucinante ver la lista de jugadores que nunca pudieron lograr algo así. Ty Cobb. Rogers Hornsby. Honus Wagner. Tony Gwynn. Pete Rose. George Brett. Pero ¿el campocorto de los Yankees, que nunca logró un campeonato de bateo o que logró batear en más de 25 partidos de forma seguida? Él sí lo hizo. Solo lo mencionamos porque la consistencia fue el producto más importante de Jeter.

6 Derek Jeter jugó para los Yankees cuando tenia 20 años de edad. Derek Jeter también jugó para los Yankees con 40 años de edad. Y jugó para ellos en todas las edades entre medio de esas. Gracias al Elias Sports Bureau, sabemos que eso es algo que no ha sucedido mucho. Él es solo uno de seis jugadores que ha participado con un equipo a los 20 años y que ha estado ahí a los 40. Los otros: Ted Williams, Stan Musial, Brooks Robinson, George Brett, Cal Ripken Jr. Hay una palabra para esa lista: icónica.

1 Finalmente, está este número asombroso. De acuerdo con Elias, ese es el número de partidos que Jeter ha jugado, en toda su carrera, en los que su equipo, los poderosos Yankees, estuvieron matemáticamente eliminados de llegar de alguna manera a la postemporada. ¿Un solo partido sin importancia en 20 temporadas? Wow. Por un lado, sería algo alocado alegar que esto es todo lo que hace Derek Jeter. Por otro lado, ¿qué puede definir la carrera de un jugador mejor que esto? Un hombre que siempre vivió para el juego grande - y que solo jugó partidos grandes. Por 20 años. ¿Qué mejor manera de enmarcar la carrera del que fue uno de los mejores torpederos en completar una doble matanza 4-6-3?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Babe Ruth ganó una vez un cetro de bateo -- mientras bateaba 46 jonrones.

Matty Alou ganó una vez un cetro de bateo -- mientras bateaba dos jonrones.

Solo piensen que les gustaría recordar eso porque les recuerda que los campeones de bateo vienen en todas formas y tamaños, y los libros de records no mencionan nada de eso excepto los promedios de bateo.

Ah, pero los observadores de la historia de septiembre toman nota de todo esto. No podemos evitarlo. Así que le echaremos una mirada a tres potenciales campeones de bateo en el 2014 -- y el potencial camio único que han tenido que recorrer.

Seis de uno, media docena del otro

Si la temporada terminara hoy -- y afortunadamente, eso es bien poco probable -- Josh Harrison de los Piratas sería el campeón bate de la Liga Nacional. Lo que es fascinante sobre esto es que básicamente él es un tipo que juega todos los días. Lo que pasa es que nunca se sabe dónde.

Ha abierto 46 juegos en la tercera base, 44 juegos en los tres jardines, 13 juegos en la segunda base y cuatro en el campocorto.

"Rayos, incluso llegó a lanzar el año pasado", dijo su compañero Andrew McCutchen.

Josh Harrison Piratas
AP Photo/Gene J. PuskarCuando Josh Harrison batea la pelota, la conecta duro. Tiene slugging de .506, con 56 extrabases.
Ok, el tipo se mueve por todo el diamante. Así que permítanme repetir otra cita de McCutchen sobre Harrison, que originalmente formaba parte de la columna que publicamos esta semana sobre el JMV de la Liga Nacional. Es tan bueno -- ¿cómo te puedes cansar de ello?

"Él es como la hiena de nuestro equipo", dijo McCutchen. "Él hace lo que se tenga que hacer. ¿Necesitas a alguien que cubra la antesala, o el campocorto, o uno de los jardines? Él da el paso adelante. Si necesitas algo, ahí está él".

Para ser honesto, yo siempre me enfoco más en la parte en la que dice que es una hiena que en el resto. Pero supongo que es por eso que los JMV son diferentes del resto de nosotros. Y eso además nos trae a la parte histórica de la búsqueda de Josh Harrison de un título de bateo.

Así que, uno se preguntaría, ¿acaso ha habido antes un campeón de bateo que haya jugado seis posiciones en el año que logró dicho trofeo?

Gracias por preguntar. Y la respuesta es...

No desde 1900. De acuerdo con el Elias Sports Bureau, en la era moderna, hemos tenido dos campeones de bateo que han jugado cinco posiciones. Uno fue Billy Goodman en 1950. El otro podría sorprenderles; a mí me sorprendió.

¿Rogers Hornsby?

Sí. En 1921, Hornsby jugó en primera, segunda, tercera, campocorto y el jardín izquierdo mientras bateaba .397 en su tiempo libre. Lo pueden buscar. ¡Un jugador demasiado bueno!

Pero para encontrar el más reciente campeón de bateo que haya jugado seis posiciones, tendríamos que remontarnos en el tiempo hasta 1883, cuando Michael (King) Kelly movió su trono por las cuatro posiciones del cuadro interior, más el jardín derecho y además jugó en la receptoría 56 juegos.

Bastante impresionante. Pero apuesto que él nunca fue comparado con una hiena. Así que, Josh Harrison, te presento a King Kelly. Ustedes dos tienen mucho de qué hablar -- en la próxima sesión de espiritismo.

Los pequeños pueden batear

Si no han visto la increíble cuenta de Twitter @HowManyAltuves, no saben de lo que se están perdiendo.

De hecho, justo el otro día, si la estuviesen siguiendo, pudieron haber aprendido que los hits de José Altuve han cubierto 4,668.4 Altuves (o cerca de 26,500 pues, si es que no han aprendido el Sistema Métrico Altuve).

Pero nos enfocamos en ese tipo de cosas solamente porque Jose Altuve is bueno, algo pequeño. O por lo menos, minimalista.

Oficialmente, aparece listado con estatura de 5 pues 7 pulgadas, lo que podría llevarlo a todo tipo de logros divertidos tales como...

Él podría ser el campeón de bateo de menor estatura desde que Willie Keeler, quien medía 5 pies 4 pulgadas, lideró la Liga Nacional en 1898. (Hey, ¿por qué razón pensaban que le llamaban "Wee Willie?")

Pero eso no es todo lo que José Altuve tiene en juego. Aquí hay más:

• Lleva ritmo para terminar con 227 hits. El record para la mayor cantidad de hits para un intermedista de la Liga Americana en la era de la pelota viva es justamente 227, logrado por Charlie Gehringer en 1936.

• Altuve lidera la liga en promedio de bateo y bases robadas. Los únicos otros jugadores en lograr un campeonato de bateo y de robo de bases en la misma temporada en los últimos 90 años: Ichiro Suzuki en 2001, Jackie Robinson en 1949 y el legendario Snuffy Stirnweis en 1945. Sí, Snuffy Stirnweis.

• Si Altuve mantiene su ritmo, terminaría con 227 hits, 57 bases robadas y 46 dobles. El único otro jugador que ha tenido una temporada como esa: Tyrus R. Cobb en 1911 (248/83/47). Casi nada.

Ah, pero hay una cosa más que probablemente debamos mencionar: Debido al hecho de que los talentos ofensivos de su equipo no igualan a los de su intermedista, Altuve solo ha anotado 82 carreras este año -- a pesar de todos esos hits, todos esos robos de bases, y todos esos dobles. Así que...

• El record para la mayor cantidad de carreras anotadas por un tipo que haya logrado 220 hits o más es de 88, por Ichiro en 2009. Ese está en graves problemas.

• El record de la Liga Americana para la menor cantidad de carreras anotadas en la era de la pelota viva por un tipo que haya logrado 220 hits y robado 50 bases es (¿están listos?) 127, por Ichiro en 2001. ESe otro está en problemas más grandes.

• Los únicos campeones de bateo que hayan logrado 215 hits o más y que hayan anotado menos de 90 carreras son Kirby Puckett (215 hits, 75 anotadas para los Mellizos de 1989) y Rod Carew (218 hits, 86 anotadas por los Mellizos de 1974). Agraciadamente, el record de Puckett no está en problemas.

Así que, ¿vale la pena seguir apoyando a José Altuve para que gane el cetro de bateo solo por las fabulosas curiosidades estadísticas que generaría? Por supuesto que sí. Todos los datos que la cuenta @HowManyAltuves pueda generar serían un bono añadido.

El viaje de medianoche de Ben Revere

Finalmente, hay un tipo más con oportunidad de un altamente inusual cetro de bateo -- Ben Revere de los Filis. Ha visto descender su primero hasta .309, que lo ubica a nueve puntos de Harrison, así que probablemente no va poder lograr ganarlo. Pero sí por casualidad lo lograse, se encaminaría a algo de historia bastante inusual:

• Su porcentaje de embase es de .326. Eso sería el OBP más bajo para un campeón de bateo desde 1900. El record actual: .353 por Bill Buckner.

• El OPS de Revere es de .693. No solo sería el más bajo de cualquier campeón de bateo en la historia moderna, sino también sería el más bajo de muchos Altuves. El record actual: .749 por Rod Carew en 1972.

• En un desarrollo relacionado, Revere ha recibido precisamente 12 boletos esta temporada, así que sin duda se encaminaría a ser el campeón de bateo con menos bases por bolas en una campaña completa desde 1900. Zack Wheat (16 en 1918) es quien ostenta dicha estimada marca.

• Revere además ha logrado exactamente 22 extrabases. Esa cantidad sería la más baja en una temporada completa para un campeón de bateo en la era de la pelota viva (el record actual es de Carew con 27) -- y la menor de un campeón de bateo desde que Wheat logró 18 en 1918. Parece que el batazo entre dos no se había inventado en 1918.

• Revere ha remolcado 26 carreras. Tendría que evitar remolcar algunas adicionales si quiere romper el record de Matty Alou para la menor cantidad en una temporada completa para un campeón de bateo desde 1900. (Alou remolcó 27 en 1966.)

• Finalmente, Revere ha anotado solo 68 carreras. Eso no va a romper ningún record. Pero sigue siendo algo bastante increíble. Y he aquí la parte más increíble de todas: Ese es el mismo número de carreras anotadas por Jay Bruce, el hombre con la menor cantidad de hits este año para un bateador calificado en la Liga Nacional. Ben Revere tiene 175 hits. Jay Bruce tiene 100. De acuerdo, esto podría referirse más a las alineaciones alrededor de estos jugadores que sobre ellos específicamente. Pero es digno de ser mencionado en nuestra Vigilancia de la Historia en Septiembre. ¿No creen?
Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO