Nash-Gasol, ¿El combo salvador?

null
Por Gonzalo Aguirregómezcorta
ESPNDeportesLosAngeles.com

Pau Gasol/Steve NashStephen Dunn/Getty ImagesTanto Pau Gasol como Steve Nash podrían elevar el juego de los Lakers si regresan bien recuperados
LOS ÁNGELES -- Uno de los factores de la irregularidad de los laguneros reside en el apartado de las lesiones. Las bajas de Steve Nash (fisura en la cabeza femoral) y Steve Blake (tensión abdominal) desequilibraron la nave, más si cabe, hace varias semanas para dejar cojo al equipo. Las alternativas en la posición de amador están pasando por Darrius Morris y Chris Duhon (o viceversa). El primero comenzó siendo titular con Bernie Bickerstaff aún en el banquillo pero con el paso de las citas, Duhon acabó teniendo un hueco en el quinteto titular.

La labor de los reservas está siendo decente, pero no es comparable al potencial que el equipo debería tener con Nash y Blake disponibles. Al menos sobre el papel.

Pau Gasol también se encuentra en el dique seco luego de sufrir tendinitis en las dos rodillas, otro paso atrás que le apartó de la duela en las tres últimas citas sin que aún se sepa cuándo podrá regresar.

Mientras la nación Lakers cuenta los días para que se certifiquen las recuperaciones de tres jugadores vitales, la pregunta está en el aire. ¿Será capaz Nash de salvar a un equipo sumido en la irregularidad? ¿Se confirmará que el juego de Gasol se verá mejorado con la presencia del veterano armador sobre la duela?

Las dudas y las esperanzas se mezclan en la coctelera para ser servidas con el fin de sorprender a los aficionados. Para bien, o para mal.

A priori, todo indica que el juego del catalán mejoraría con Nash a su vera. Gasol se siente desubicado en el sistema de Mike D´Antoni. Las dudas sobre su estado de forma propiciaron los eternos rumores sobre su marcha, aunque la familia Buss y Mitch Kupchak se aventuraron a salir al paso para explicar que hasta que ambos jugadores no estén sobre la duela juntos, no se tomaría ninguna decisión.

Nash aún no pudo debutar con D´Antoni dirigiendo el banquillo lagunero. Ambos se conocen a la perfección y las esperanzas de sus buenos años en Phoenix Suns dan aliento a los Lakers ante los malos resultados. El concepto es claro: 'run and gun' o lo que es lo mismo, anotar canastas en siete segundos. Con todo los impedimentos que la edad de una plantilla veterana tiene en la velocidad de juego.

La capacidad de Nash para espaciar el juego también es uno de los beneficios para Gasol, su efectividad en el rango medio podría verse aumentada y los 'pick and roll' darían más opciones a los laguneros. En teoría, la ofensiva sería más ágil, aunque, ¿qué sucedería con la defensa?.

La presencia de Nash defensivamente no hubiera logrado frenar el buen hacer de Russell Westbrook en la derrota de los Lakers ante Oklahoma City Thunder, de este viernes; quizás la de Gasol tampoco.

Por eso es necesario que los laguneros encuentren el equilibrio. Que logren ser una potencia defensiva y eso pasa por un juego más regular de Dwight Howard, por unas transiciones más veloces y por limitar las alternativas de lanzamiento.

Ofensivamente, la presencia de Nash dará nuevos bríos a sus compañeros. Jugó menos de una hora esta temporada y se lesionó a la primeras de cambio. Sus 38 años de edad están retrasando su recuperación, pero con un Nash sano; un Gasol con los problemas de rodilla superados y un Howard más sólido, sumados al buen hacer de Kobe Bryant, que sigue siendo esa figura capacitada para esconder las falencias de su equipo a base de un juego espectacular y efectivo, los Lakers deberían de reencontrarse consigo mismos.

Nash no brindará la energía que está fallando en las últimas citas (recuperada a medias en el encuentro ante Oklahoma), tampoco significará que el estar en la cancha sea sinónimo de victoria asegurada, porque los problemas defensivos no serán cosa suya. Lo que sí debería de ser un hecho es que los laguneros lleguen a esa cifra de 110 anotaciones por encuentro que ansía D´Antoni. Con ese promedio, las victorias llegarían como agua de mayo.