Kawhi, algo más que el anti-LeBron

La estrella del futuro de los Spurs rinde beneficios en ambos lados de la duela

Actualizado el 12 de junio de 2014
Gonzalo Aguirregomezcorta Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPNDeportes.com
Archivo

LeBron JamesAP Photo/Eric GayA los 22 años, Kawhi Leonard tiene la asignación defensiva más difícil de la Final: LeBron James
Joven, descarado, atlético y determinado. Kawhi Leonard es ese tipo de jugadores de raza, un espécimen capaz de asombrar, deslumbrar y poner a la gente en pie con la misma facilidad con la que se enfunda el mono de trabajo como secundario en la construcción más sólida de la NBA. Porque si hay algo en San Antonio Spurs, eso son arquitectos, capataces y obreros. La obra del maestro Gregg Popovich se basa en el juego colectivo y Leonard es una pieza clave gracias a su perfil comprometido y, por supuesto, a su calidad.

Su trabajo siempre se ha valorado, desde aquellos destellos iniciales cuando con tan solo 18 años de edad recaló en los Spurs tras el Draft de 2011 (fue elegido por Indiana Pacers en la posición decimonquinta de la primera ronda y traspasado a los Spurs en el intercambio de George Hill). Llegó a San Antonio como una apuesta y con la confianza de los directivos y el cuerpo técnico. Sabían que era un jugador que encajaría a la perfección en la filosofía del equipo y desde su llegada, Pop siempre le tuvo en cuenta (los Spurs utilizaron la opción de equipo en octubre de 2012) y el jugador está pagando con creces dentro de la cancha.

Ha jugado de titular en un 88.9 por ciento de los partidos que ha estado disponible (217 ocasiones en el quinteto inicial sobre 244 encuentros disputados) y no se ha perdido ninguna de las 56 apariciones en playoffs durante sus tres temporadas como profesional. Su ascensión está siendo meteórica y su currículum ya le coloca como un jugador en vías del estrellato. Sus números van 'in crescendo' (2011/12: 7.9 ppj y 5.1 rpj en regular; 8.6 ppj y 5.9 rpj en playoffs. 2012/13: 11.9 ppj y 6.0 rpj en regular y 13.5 ppj y 9.0 rpj en playoffs. 2013/14: 12.8 ppj y 6.2 en regular y 13.6 ppj y 6.2 rpj en playoffs) y antes de la deslumbrante actuación en el Juego 3 ante Miami Heat ya había tenido destellos de grandeza.

ROZANDO LA GLORIA

 

A las estrellas siempre se las mide por el brillo en las grandes citas. Leonard jugó sus primeras Finales de la NBA la campaña pasada y promedió 14.6 ppj y 11.1 rpj en los siete encuentros. Alcanzó cuatro doble-dobles y en el dramático Juego 6, el del triple ganador de Ray Allen en la última jugada, Leonard contribuyó con 19 puntos y 16 rebotes. Entonces llegó el Juego 3, el que quedará grabado en la memoria colectiva como el mejor juego de su carrera hasta el momento en el partido más brillante que han jugado los Spurs en mucho tiempo.

Sus 29 puntos supusieron un máximo histórico en Finales de la NBA para un jugador menor de 22 años desde que Kobe Bryant logró 31 en 2001 ante Philadelphia 76ers con dicha edad, según datos de ESPN Stats and Info. Sin embargo, además de su finura en ataque, Leonard fue capaz de provocar dolores de cabeza a LeBron James. No le defendió a la perfección porque eso son palabras mayores con un híbrido de la talla del escolta de Miami, pero sí logró contenerle en gran medida. Forzó que 'el rey' perdiera siete balones (11 en la serie) en el que significó el máximo de sus 25 partidos en Finales.

Leonard es un gran antídoto a las severas enfermedades que provoca James a los equipos rivales. No le tiemblan las piernas a la hora defender al cuatro veces Jugador Más Valioso en temporada regular (dos en Finales de la NBA) y tampoco cuando LeBron es su marca. Cuando eso ha sucedido, Leonard ha logrado 17 puntos con 6-8 en tiros de campo y un porcentaje de acierto del 75.0 por ciento. Con 'el rey' en la contención, el jugador de los Spurs ha alcanzado cuatro asistencias y tan solo ha perdido un balón.

Es difícil agarrarle la medida a James, pero el joven Leonard está haciendo un máster en ese sentido. A punto de cumplir los 23 años de edad (el 29 de junio), el pupilo de Popovich está llamado a ser uno de esos jugadores eternos. Ya solo queda esperar a ver si es capaz de mantener su buen momento durante las Finales y si permanece en la cresta de la ola en los próximos años. Leonard está en la flor de la vida y aunque tiene mucho que aprender todavía su progresión es para enmarcar.


Gonzalo Aguirregomezcorta ha sido corresponsal para el diario El Mundo en Nueva York y Miami. Ha trabajado en televisión como guionista de programas de entretenimiento, además de que ha colaborado en publicaciones deportivas y culturales. Síguelo en Twitter aquí. Consulta su archivo de columnas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.