Kirkland-Angulo ganan Round del Año

Actualizado el 28 de diciembre de 2011
Dan Rafael Por Dan Rafael
ESPN.com
Archivo

James Kirkland y Alfredo AnguloEFELa caída en el primer round fue el principio del final para Alfredo Angulo ante James Kirkland

Ya han escuchado el término "un toro en un bazar", ¿verdad? Ahora piensen qué pasaría si dos toros estuviesen sueltos al mismo tiempo en ese mismo bazar.

La destrucción resultante probablemente luzca mucho como lo que quedó después del primer asalto de la pelea entre James Kirkland y Alfredo Angulo. Salvaje, y con mucho contacto. Violento. Caos total en un espacio reducido. Fácil elección para transformarse en el round del año de ESPN.com.

Ningún segmento de tres minutos estuvo tan lleno de excitación, para no mencionar una caída y un tremendo cambio de mando dentro del memorable primer round en ese choque por el título mediano junior el pasado 5 de noviembre en HBO en Cancún, México.

Desde el 2008, cuando ambos comenzaron a transformarse en peleadores regulares de HBO, los fanáticos del boxeo esperaron el día en el que Kirkland y Angulo, dos de los boxeadores más excitantes y explosivos, chocarían algún día. Sin embargo, ambos tuvieron problemas que los mantuvieron alejados de los cuadriláteros durante largos períodos de tiempo. Kirkland marchó a prisión durante 18 meses y Angulo fue golpeado por problemas de inmigración y de contratos de promoción. Pero cuando ambos finalmente pudieron encaminarse bien, Golden Boy, que acababa de firmar a Angulo, dejó de lado toda precaución y los enfrentó entre sí.

Kirkland era claramente el menos favorecido para ganar, porque estaba yendo al país de Angulo y porque todavía estaba tratando de recuperarse luego de lo que le había sucedido siete meses antes.

Luego de que Kirkland saliera de prisión, él ganó dos peleas rápidamente en marzo y luego recibió una oportunidad de mostrarse activo ante el poco conocido peleador japonés Nobuhiro Ishida en la cartelera previa al combate entre Marcos Maidana y Erik Morales en HBO PPV. Ishida recibió la sorpresiva victoria por nocaut en el primer asalto cuando derribó a Kirkland tres veces en la mayor sorpresa del año.

Kirkland se reunió luego con su entrenadora Ann Wolfe, de quien se había separado luego de salir de prisión, y ganó dos peleas insignificantes antes de chocar con Angulo.

Luego de tanta espera, todo indicaba que la pelea se terminaría en un instante. Ambos salieron tirando bombas desde el comienzo, y luego Kirkland hizo lo impensable: él forzó a Angulo, quien probablemente nunca ha dado un paso atrás en toda su carrera, a retroceder, y lo dejó arrinconado. Pero Angulo se liberó y, cuando habían pasado apenas 30 segundos desde el comienzo de la pelea, conectó una feroz derecha justo en el mentón de Kirkland. Cayó de costado, y recuerdos repentinos de la pelea de Ishida regresaron repentinamente. ¿Podría Kirkland terminar el round?

Pero Wolfe tenía a Kirkland en un fenomenal estado físico. Se puso de pie rápidamente, recibió el conteo tranquilamente de parte del réferi John Callas y estaba listo para meterse nuevamente en la batalla.

Angulo estaba listo y continuó presionando el ataque. Salió a buscar el nocaut con fuerza. Por más de un minuto, se lanzó con todo hacia Kirkland con tremendos ganchos de izquierda y duras derechas. Kirkland absorbió los golpes y se mantuvo de pie, pero simplemente no tuvo respuestas, aunque siguió lanzando puños pero no con suficiente fuerza como para frenar a un Angulo desbocado en el ataque.

Cuando faltaba alrededor de un minuto para terminar el round, Angulo lucía exhausto luego de lanzar tantos golpes en una búsqueda tan frenética del nocaut luego de la caída. Mientras Angulo perdía intensidad, Kirkland lucía sorprendentemente más fresco a pesar de la paliza que venía recibiendo.

Ambos estaban soltando golpe tras golpe contra el otro, alentando al anunciador de HBO Jim Lampley a expresar simpatía por los contadores de golpes que se encontraban trabajando en el ringside.

"Esto es un festival para CompuBox", exclamó.

Faltando 45 segundos, Kirkland (30-1, 27 KOs) conectó un duro derechazo que envió a Angulo (20-2, 17 KOs) de espaldas a las sogas. Durante la seguidilla de golpes que siguieron, Kirkland conectó dos duras derechas y otra tremenda izquierda que sacudió duramente a Angulo.

"Un sorprendente regreso en este round", dijo Lampley, mientras Kirkland daba vuelta el combate a su favor y recuperaba el buen momento inicial.

Kirkland continuó luego con el ataque, conectando más de una docena de golpes, incluyendo algunas derechas muy pesadas, hasta que Angulo cayó a las lonas de espaldas. Fue la primera vez que él había caído en su carrera. A pesar de estar un poco inestable, un mareado Angulo, con la ayuda de las sogas para levantarse, se puso de pie antes de que Callas pudiese apenas comenzar el conteo.

Hubieron apenas unos segundos que quedaban en el round antes de que cualquiera de los dos peleadores pudiese soltar un buen disparo, pero ya había sido una tremenda batalla hasta ahí.

"Un round increíble", dijo Lampley tras el campanazo final.

Y luego, el analista de HBO Max Kellerman dijo algo que muchos de nosotros estábamos pensando: "La gente hablará de este round durante años".

Otros candidatos

Akira Yaegashi-Pornsawon Porpramook (8vo): En verdad, se podría elegir cualquier otro round de esta épica pelea como candidato al mejor del año. ¿Les gustó más el séptimo? Muy bien. ¿El décimo? Ningún problema. Hay otros que son tremendos también, pero nos quedamos con el octavo de este combate lleno de acción en el peso paja, en un combate de título mundial realizado en Japón. Fue tremendo ver a estos boxeadores pequeños lanzando golpes a un ritmo inhumano desde el primer campanazo de cada round. Ellos se fueron al centro del ring y comenzaron a lanzar misiles. Yaegashi atrapó a Porpramook con un tremendo uppercut que detuvo su ataque y lo forzó a refugiarse en las cuerdas mientras invitaba a su rival a atacarlo. Yaegashi le aceptó la oferta y comenzó a soltar golpes ante un Porpramook totalmente abierto, conectando derechazos y uppercuts. La defensa de Porpramook en este punto se limitaba a usar su rostro para bloquear golpes. Yaegashi conectó una derecha absolutamente brutal y Porpramook casi ni pestañeó. Pero Yaegashi se mantuvo lanzando golpes de manera violenta. Quedaban todavía dos minutos por disputarse, y Porpramook había recibido probablemente un par de asaltos de castigo. Pero luego, como salido de la nada, se recuperó para conectar una tremenda derecha que le sacudió las rodillas a Yaegashi, que apenas si podía mantenerse de pie. En este punto ambos estaban en medio del ring simplemente intercambiando golpes como si esto fuese un juego de video o una película de Rocky mientras la multitud se volvía loca. Porpramook se rehusó a mantener sus manos en alto y Yaegashi continuó plantando derechazos en su rostro mientras Porpramook también conectaba sus propios golpes brutales a la cabeza y cuerpo. El round entero fue como una increíble pelea por separado que duró tres minutos, así de tremendo fue.

Hernán "Tyson" Márquez-Luis Concepción I (1ro): El primer round abrió el camino para esta fabulosa pelea de título mundial de peso mosca mientras intercambiaban caídas. Simplemente no hubo ningún proceso de estudio entre ambos cuando comenzaron a soltar los fuegos artificiales en los primeros 30 segundos cuando ellos comenzaron a soltar fuegos artificiales. Concepción, que fue más agresivo, irrumpió con una derecha que envió a Márquez sobre las cuerdas mientras los fanáticos de Concepción en la Ciudad de Panamá se volvían locos. Márquez se puso de pie a la cuenta de ocho pero lucía lastimado y todavía quedaban 80 segundos por delante en ese round. Concepción arremetió en su contra y la batalla recomenzó inmediatamente. Concepción lanzaba golpes sin detenerse. Márquez lanzaba también mientras intentaba mantenerse de pie. Márquez conectó entonces una enorme izquierda que envió a Concepción hacia las sogas justo cuando cambiaba de ritmo el combate. Luego cambió nuevamente cuando Concepción conectó a Márquez con dos derechazos y un golpe al cuerpo cuando terminaba el asalto. Pero luego cambió de nuevo cuando Márquez salió de las cuerdas y conectó a Concepción con un gancho de izquierda que aterrizó en su mentón y lo derribó cuando faltaban dos segundos en un round absolutamente fantástico de lo que fue una pelea clásica.

Víctor Ortiz-Andre Berto (6to): Justo antes de que comenzara el sexto asalto de esta tremenda golpiza mutua entre dos estelares pesos welter, el comentarista de HBO Jim Lampley hizo un análisis previo. "Si ustedes acaban de conectarse, esto ha sido espectacular y emocionante hasta ahora", dijo. Ambos peleadores ya habían visitado las lonas en una ocasión cada uno, pero ninguno de nosotros sabíamos que por buenos que hubiesen sido los primeros cinco asaltos, la pelea llegaría a otro nivel aún más alto en el dramático sexto asalto. Honestamente, los primeros dos minutos fueron bastante lentos comparados con lo que ya había acontecido hasta ese punto. Pero ¿ese último minuto? Guau. Berto conectó una derecha perfecta al mentón, y Ortiz cayó por segunda vez en la pelea. Él se puso de pie rápidamente, pero sus piernas estaban temblorosas y la saliva caía de su boca. Luego de que Ortiz recibiera el conteo de parte del réferi Michael Ortega, Berto salió a buscar el nocaut. Las piernas de Ortiz todavía no respondían bien, y luego de recibir una derecha muy clara él se aferró a Berto, que continuó persiguiéndolo y conectando golpes. Saliendo de la nada, Ortiz castigó a Berto en el mentón con un claro zurdazo y lo envió a las lonas por segunda vez en la pelea, con cinco segundos por disputarse en ese round. El analista de HBO Emanuel Steward perdió la cabeza. "¡Oh, Dios mío!", exclamó. El asalto terminó antes de que él pudiese conectar otro golpe sólido, pero caramba& ¡qué tremendo round!. "Increíble, ¡qué gran pelea! George Foreman y Ron Lyle, quédense a un lado. Tenemos una tremenda pelea aquí en Connecticut", exclamó Lampley, hacienda referencia a los dos tremendous peleadores de peso pesado. ¿Qué tan bueno fue el round, o al menos el último minuto? Hasta el mismísimo Floyd Mayweather Jr., que estaba en el ringside y que luego terminaría enfrentando a Ortiz, que le arrebató un título a Berto, estaba sonriendo y aplaudiendo.

Delvin Rodríguez-Pawel Wolak I (9th): Se podría elegir uno de varios asaltos del instantáneo clásico que fue este evento estelar de Viernes de Combates, pero el noveno round fue totalmente extraordinario. Parte de la razón fue la extraordinaria acción en general, que fue imparable, y en parte fue debido al increíble coraje demostrado por Wolak para continuar peleando a través del dolor provocado por un enorme hematoma sobre su ojo derecho. Quedó muy hinchado, pero con la pelea aparentemente pareja, él no se rindió aún cuando el rincón de Rodríguez le decía que ponga el ojo como uno de sus objetivos antes de que comenzara el round. Cuando el asalto comenzó, Wolak enterró la cabeza en el pecho de Rodríguez y trató de manejarlo desde afuera. Eso funcionó brevemente hasta que Rodríguez explotó con una combinación para mantener alejado a Wolak. Rodríguez estaba pasando por un gran round, pero la perseverancia que demostró Wolak fue inspiradora, y la multitud estaba de pie alentando salvajemente a ambos peleadores. Rodríguez conectó una rápida combinación de tres golpes en el rostro de Wolak y luego lo castigó en el ojo derecho con un gancho de izquierda que Wolak no pudo haber visto porque su ojo estaba completamente cerrado. Pero Wolak simplemente se olvidó de ese golpe y siguió lanzando puño tras puño en un asalto que provoca dolor y cansancio de solo mirarlo.

Antonio DeMarco-Jorge Linares (11ero): Peleando por un título vacante de peso ligero, Linares estaba dominando a DeMarco durante 10 asaltos a pesar de los terribles cortes en el rostro. El entrenador de DeMarco, Rómulo Quirate,le dijo a su peleador después del 10mo asalto que necesitaba un nocaut para ganar. Entonces ¿qué hizo DeMarco? Él le dio exactamente lo que pidió al lanzar una remontada histórica. Comenzó sutilmente con DeMarco tomando el control al conectar una izquierda en punta que forzó a Linares a irse contra las cuerdas. En ese momento uno podía darse cuenta de que el buen momento de la pelea cambiaba de manos mientras DeMarco presionaba a un Linares en caída libre y lo golpeaba con una combinación de izquierda-derecha a mediados de ese asalto, mientras la sangre fluía libremente desde el horrible corte en el puente de su nariz. Otro corte sangraba sobre el ojo derecho de Linares mientras DeMarco continuaba atacando, incluyendo una clara derecha que lo conmovió. Pero Linares no iba a caer tan fácilmente. Mientras DeMarco continuaba castigándolo, Linares también tiraba golpes en respuesta mientras intercambiaban puños en el rango corto mientras la sangre fluía. "Uno de los mejores asaltos que uno pueda ver", dijo el analista de HBO Max Kellerman justo cuando Linares recibía otra izquierda. Aunque Linares se mostró muy lastimado, él seguía peleando, pero DeMarco era imparable. Él conectó alrededor de ocho golpes más mientras un Linares bañado en sangre retrocedía sobre las cuerdas y el réferi Raúl Caíz Sr. detenía el combate cuando faltaban 28 segundos en un round tumultuoso.

Brandon Ríos-Urbano Antillón (1ro): Las expectativas de tener una pelea llena de acción eran muy altas para el combate de peso ligero entre rivales del sur de California, y no fue sorprendente ver que la gente recibió eso, especialmente en el emocionante primer asalto. Ellos habían hablado mucho en los días previos al combate y trataron de respaldar sus dichos enseguida. Antillón comenzó yendo al cuerpo y Ríos estaba lanzando ganchos de izquierda y uppercuts. Luego de que Ríos sacudiera a Antillón con uno de esos uppercuts y luciera como si estuviese en ventaja, repentinamente Antillón respondió con su propio uppercut. Ellos podrían haber peleado este asalto en una cabina telefónica, porque se quedaron plantados en el rango corto y soltaron sus manos con todo. Los últimos 30 segundos fueron excelentes, con ambos peleando en rango corto y conectando golpes duros que pusieron a la multitud a delirar.

Brandon Ríos-Miguel Acosta (9no): Este fue el mejor asalto de una tremenda pelea cuando Ríos, disputando un título de peso ligero, y Acosta soltaron sus manos con tremenda potencia en busca de un nocaut. Acosta ya había caído en el sexto y octavo asaltos mientras Ríos se recuperaba de una desventaja temprana, y ambos continuaron lanzando puños en el rango corto. Acosta, que comenzaba a decaer, demostró tener un enorme corazón al meterse en el palo por palo con Ríos, que vive para presionar a sus oponentes. Él se paró justo frente a Acosta durante largas partes de ese round y lo castigó a mansalva. Él tuvo a Acosta atrapado sobre las cuerdas y estaba lanzando golpes con ambas manos y yendo al cuerpo mientras Acosta, que había perdido algo de potencia en sus golpes, estaba contestando de la mejor manera en que podía. Ambos intercambiaron golpes en las sogas aparentemente durante una eternidad, alentando al comentarista de Showtime Steve Albert a decir "¡Nadie da un paso atrás aquí!¡Acción imparable!". Todavía quedaban 40 segundos en el asalto en ese momento, y ellos no decepcionaron a nadie mientras el ida y vuelta de golpes llegó a su fin del mismo modo en que había comenzado.

Carl Froch-Glen Johnson (8vo): Cuando el campeón mundial de peso súper mediano Froch chocó con el ex campeón semipesado Glen Johnson en las semifinales del Clásico Mundial de Boxeo Súper Seis, ellos produjeron una excelente pelea, la segunda mejor del torneo detrás de la que protagonizaron Mikkel Kessler y Froch en 2010, cuyo 12do round fue también el mejor del torneo. Pero este round no estuvo demasiado atrás, porque Froch y Johnson se castigaron con todo para deleite del público presente. Ellos comenzaron con duros golpes al cuerpo en el rango corto mientras estaban parados en medio del ring. Johnson, quien peleó como si fuese mucho menor a sus 42 años, lastimó a Froch con una dura derecha que lo hizo retroceder. Froch no se inmutó. Él lanzó golpes en respuesta. Johnson respondió. Y así siguió el combate. Mientras continuaban intercambiando manos, el comentarista de Showtime Al Bernstein dio en el clavo cuando dijo "pueden ir poniendo este round en el banco de memoria personal de cada uno. ¡Ha sido uno de los buenos!", a lo que el emocionado comentarista Gus Johnson agregó: "¡Qué gran round ha sido este octavo round!".

Teon Kennedy-Jorge Díaz (6to): Es una verdadera pena que este combate entre prospectos invictos en el peso pluma junior no haya sido televisado (a pesar de que se pudo ver por la página web de Top Rank) porque fue sensacional. Ningún asalto de la pelea fue más sobresaliente que éste. El ritmo fue rápido durante todo el combate y continuó siendo así en el sexto round cuando, en el minuto final, Kennedy conectó una tremenda derecha a la cabeza de Díaz, enviándolo de rodillas a las lonas. A pesar de estar lastimado, Díaz  que tiene mucho de Arturo Gatti en él (y no solamente porque Díaz es manejado por Pat Lynch, que también guió la carrera de ese gran boxeador)  tiene un enorme corazón y siguió peleando duro aún cuando Kennedy lo estaba castigando. Luego de que otra izquierda sacudiera a Díaz, el réferi Steve Smoger lo miró muy de cerca para ver si detenía la pelea. Díaz no estaba muy mareado, pero sus piernas estaban débiles. Smoger es uno de los mejores réferis en el deporte, y tiene una innata habilidad para saber cuándo detener un combate y cuando dejarlo continuar. Él dejó que esta pelea siguiera y fue lo correcto, porque Díaz se recuperó y se aferró a Kennedy antes de que ambos cayeran a las lonas justo cuando el salvaje asalto llegaba a su final.

Lamont Peterson-Amir Khan (3ero): Los primeros dos rounds de este combate en el peso welter junior fueron realmente buenos, pero uno estaba seguro de que estaba viendo una pelea auténticamente memorable llevándose a cabo para cuando llegó el tremendo tercer round. Khan estaba atacando tempranamente, conectando a Peterson con duros golpes y saliéndose del camino. Mientras que los golpes de Peterson no eran ni por asomo tan espectaculares como los de Khan, él logró conectar algunas duras derechas y duros puños al cuerpo que Khan sintió claramente. Este fue el epítome de un round entre boxeadores rápidos y hábiles a los que les gustaba mezclarse en el mano a mano para deleite de la multitud, especialmente cuando intercambiaban golpes de potencia en el centro del ring. Cada vez que Khan conectaba (y él conectaba muy seguido) Peterson estaba justo enfrente para devolverle los golpes. Khan estuvo en retroceso en los últimos 40 segundos después de recibir un golpe al cuerpo tras otro. Él se fue para las cuerdas pero Peterson lo siguió y le conectó unos duros puños. Pero Khan se recuperó de inmediato con una derecha seguida de izquierda antes de que finalice el asalto.

Manny Pacquiao-Juan Manuel Márquez III (9no): Los dos grandes rivales Pacquiao y Márquez han hecho algunos excelentes asaltos durante el transcurso de su histórica trilogía, y este fue uno más de ellos. Hacia el final de este combate de título de peso welter, cuando todo parecía estar colgando de un hilo todavía, ellos produjeron un tremendo round con boxeo de calidad y golpes claros. Márquez atrapó a Pacquiao al comienzo con un golpe que se fue un poco hacia la nuca, pero él también conectó un par de combinaciones sólidas que encendieron a la multitud presente, de mayoría mexicana. Luego llegaron algunos excelentes intercambios, con Pacquiao conectando con su izquierda y Márquez con su derecha. Ambos continuaron intercambiando golpes durante el último minuto, con Márquez castigando a Pacquiao con un uppercut y Pacquiao devolviendo el favor para sacar a Márquez de balance. Hubieron un par de feroces intercambios hacia el final en otro increíble asalto cerrado en una pelea típicamente cerrada como lo han sido todas las peleas entre Pacquiao y Márquez. Cuando el noveno asalto terminó, el comentarista de HBO Jim Lampley supo que había sido sobresaliente: "¡qué tremendo round! La gente está de pie. Tenemos una tremenda pelea aquí en Las Vegas".

Floyd Mayweather Jr.-Víctor Ortiz (4to): Mayweather, regresando luego de un descanso de 16 meses, era el amplio favorite para derrotar a Ortiz y recuperar el título welter. La pelea había resultado como se esperaba durante tres asaltos, con Mayweather al mando. Pero las cosas se pusieron salvajes en el cuarto round. Ortiz comenzó a tener el mayor éxito en la pelea cuando conectó a Mayweather con un par de duros golpes y lo arrinconó. En lugar de continuar lanzando golpes, que finalmente comenzaban a conectar bien, Ortiz transformó su cabeza en un ariete humano y cabeceó intencionalmente a Mayweather en el rostro, abriendo un corte dentro y otro fuera de su boca. Luego, Ortiz admitió que quiso romperle así la nariz a Mayweather en respuesta a lo que él creía que eran codazos a propósito. Luego del cabezazo, el réferi Joe Cortez pidió tiempo muerto y le quitó un punto a Ortiz por la flagrante falta. Un arrepentido Ortiz abrazó y besó a Mayweather, que no pareció ni remotamente interesado en el gesto de buena voluntad luego de haber sido cabeceado tan brutalmente por Ortiz. Cortez reinició el combate e hizo señas a los peleadores para que vuelvan a pelear, y estaba mirando hacia otro lado cuando Ortiz trató de tocar guantes con Mayweather una vez más. Quizás sin darse cuenta de que el pleito se había reanudado, Ortiz miró a Cortez, y Mayweather, completamente enterado de que la pelea se había reiniciado, lo castigó con una izquierda y una derecha para noquear a Ortiz al final de un round que fue de lo más alocado aún para los estándares del boxeo.

Hank Lundy-David Díaz (4to): El mejor round de una tremenda edición de Viernes de Combates entre el talentoso y hábil Lundy y el más lento (pero muy decidido) Díaz, un ex campeón ligero luchando para mantener su carrera a flote. Lundy estaba en control cuando ellos llegaron al cuarto round, pero Díaz todavía estaba saliendo a buscarlo cuando conectó una combinación, incluyendo una tremenda derecha a la cabeza que envió a Lundy tropezando por el ring hacia las lonas. Díaz se abalanzó sobre él cuando se reanudó la pelea y ambos intercambiaron puños mano a mano en un brutal intercambio, durante el cual Díaz sufrió un horrible corte sobre su ojo derecho. La sangre fluyó como de una canilla pero ambos continuaron intercambiando puños con gusto por el resto de un frenético round. Tal como lo comentó el analista de ESPN Joe Tessitore cuando terminó esa sesión "¡qué gran round! ¡Increíble acción en el cuarto asalto!"

Edgar López-Félix Rivera (2ndo): Esto va dedicado a todos aquellos obreros del ring que nunca se hacen oír pero que siempre hacen peleas entretenidas. López tenía marca de 1-0 cuando enfrentó al también puertorriqueño Rivera, que tenía un récord de 0-2, en una pelea de peso ligero junior transmitida como parte de la serie de Telefutura "Solo Boxeo Tecate". Famosos o no, estos tipos libraron un sensacional round y se merecieron nuestros halagos. Rivera abrió el round yendo a buscar a López y eventualmente lo derribó en un rincón con un derechazo al mentón. López estaba en problemas pero se puso de pie con ayuda de las cuerdas. Él logró sobrevivir la andanada de puños salvajes e Rivera, muchos de los cuales conectaron con claridad, y lentamente se fue reubicando en el ring. Él comenzó a conectar golpes al cuerpo de Rivera y luego subió con una clara derecha que alentó a Rivera a sacarle la lengua. Rivera quedó lastimado pero continuó intercambiando con López en una excitante demostración de potencia. Finalmente, faltando 47 segundos para terminar el round, López conectó una tremenda combinación de derecha-izquierda y derribó a Rivera de bruces en las lonas. Rivera terminó abandonando el ring en camilla.

Próximamente: premios al nocaut del año y a la pelea del año


Dan Rafael  es analista de boxeo para ESPN.com. Rafael comenzó a escribir para ESPN.com en el 2005 luego de trabajar como escritor de boxeo por cinco años para el diario USA Today. Puede comunicarse con él a través de Twitter en la cuenta danrafaelespn. Consulta su archivo de columnas.