"Dos veces campeones en un año"

Actualizado el 8 de noviembre de 2012
DYN

Cristian Campestrini
Fotobaires.comCristian Campestrini, arquero de Arsenal de Sarandí

BUENOS AIRES -- A días nomás de haber sufrido una goleada ante Vélez en la que asumió errores propios, el arquero Cristian Campestrini disfrutó de la "inmensa alegría" de ganar su segundo título con el humilde Arsenal de Sarandí, y de haber sido el héroe exclusivo de la noche catamarqueña en que dejó sin título a Boca Juniors.

"Fuimos a Catamarca con el sueño de ser campeón, siendo tal vez la última chance de ser campeón en una carrera. Llegábamos muy golpeados y muy tristes por lo del torneo local, pero gracias a Dios pudimos hacer un gran partido, vinieron los penales y la alegría inmensa de ser campeón dos veces en el año", confesó Campestrini.

Justo el arquero venía de una mala noche ante Vélez, que le ganó 5-1 en el Viaducto con errores a su orden pero ayer además de atajar tres penales, dos fueron para recordar por mucho tiempo, por la potencia del tiro y la velocidad de la reacción, como los que le contuvo a Leandro Paredes y el decisivo a Nicolás Colazo.

Campestrini resaltó el temple del técnico Alfaro al haber sostenido casi al mismo equipo -solo volvió Jorge Ortiz- tras la derrota ante Vélez, en tanto admitió que la emotiva arenga previa a los penales no es habitual en el entrenador. "Gustavo es un tipo muy sabio que tiene las cosas muy claras y no es de meter esas charlas con tanta euforia", confió, al tiempo que no olvidó su devoción tras el nuevo título al sostener que "Dios y la Virgen estuvieron de nuestro lado".

Campestrini cumplió meses atrás la promesa de ir en bicicleta más de 230 kilómetros hasta el templo de Nuestra Señora del Rosario, en San Nicolás de los Arroyos, su ciudad natal, por haber sido campeón con Arsenal en el torneo Clausura.