Ferrer: "Es la más rápida del año"

null
EFE

PRAGA -- El español David Ferrer realizó su primera toma de contacto con la pista del O2 Arena de Praga, donde pudo comprobar la rapidez de la superficie en la que la República Checa y España disputarán la final de la Copa Davis y que calificó como "la más rápida del año".

"La pista es bastante rápida, la más rápida en la que he jugado este año, pero en realidad es lo que esperaba encontrar", dijo Ferrer, recién llegado de Londres, donde no pudo certificar su clasificación para las semifinales del Masters.

"Es más rápida que la de París Bercy, que la del Masters de Londres y la del Mar del Plata (donde se disputó la final del 2008), pero es jugable, y en la medida que nos entrenemos más, más nos adaptaremos", dijo el ganador del último Masters 1000 del año sobre la superficie "novacrylic ultracushion system" que ha sido colocada en las últimas horas y en la que Feliciano López y Nicolás Almagro realizaron momentos después después sus primeros entrenamientos.

David Ferrer
EFEFerrer, ya entrenando en República Checa

Seguido del entrenamiento de Ferrer, la Federación Internacional de Tenis comenzó a realizar las pruebas de medición de velocidad para comprobar si la superficie elegida por la Federación Checa se encuentra en los límites exigidos.

Antes, Lukas Rosol, 84º del mundo, se entrenó con Michal Konecny, un zurdo, 362º del ATP, elegido por el capitán checo Jaroslav Navratil por si en el último momento Alex Corretja se decide por colocar a Feliciano López en el equipo.

La victoria de Marcel Granollers y Marc López en el Masters de dobles ha reforzado aún más la moral del conjunto español, que a pie de pista pudo ver por televisión como derrotaban en la final del O2 londinense a los indios Mahesh Bhupathi y Rohan Bopanna. La final República Checa-España será la número cien de la historia de la Federación Internacional de Tenis. El escenario elegido es el mismo donde recientemente la República Checa revalidó su título de la Copa Federación ante Serbia, aunque un concierto de música entre medias obligó a levantar la pista y volverla a instalar de nuevo a toda prisa.

Los operarios han trabajado a destajo durante toda la noche, e incluso esta tarde todavía quedaban por rematar las tribunas preferentes. La capacidad del O2 de Praga es de 13.800 localidades.