Irlanda-Pumas, sin tanto gusto a clásico

null
Por Patricio Connolly
Scrum.com
Archivo

Getty
DUBLÍN (ENVIADO ESPECIAL) -- Allá por 1999 empezó un clásico. Argentina-Irlanda, después de ese duelo histórico en Lens por el repechaje para meterse en los cuartos de final del Mundial de Gales, pasó a ser un duelo especial. Y muchos más condimentos tuvo tras el Mundial 2003, cuando el Trébol se tomó revancha del memorable try de Diego Albanese y con un ajustado 16-15 eliminó en primera ronda al seleccionado dirigido por Marcelo Loffreda de Australia. El drop de Ronan O´Gara en 2004 en el Lansdowne Road para el 21-19 a su favor, le puso todavía más picante a este cruce. Ni hablar de lo que fue en el Parque de los Príncipes en 2007, cuando Juan Martín Hernández dio una clase magistral de rugby para que Los Pumas sellaran la clasificación, y que los de Verde vuelvan a su casa con las manos vacías.

Tantos tests decisivos hicieron que Pumas-Irlanda sea un clásico. Y también sus protagonistas, porque Mario Ledesma y Felipe Contepomi del lado argentino siempre lo vivieron de una forma especial, y del lado irlandés O´Gara, Brian O´Driscoll y Paul O´Connell ni hablar. Pero después de tantos años y batallas, ahora ya prácticamente no queda ninguno de esos protagonistas de encuentros memorables.

Por la lesión sufrida en Cardiff, Contepomi no estará en el equipo celeste y blanco. Sí Santiago Phelan y Mauricio Reggiardo, aunque del otro lado de la línea de cal porque pertenecen al staff. Por la misma razón que Felipe, O´Driscoll y O´Connell se lo perderán. El único sobreviviente en Irlanda es O´Gara, de 127 tests y 1075 puntos, aunque ahora tapado por Jonathan Sexton y obligado a ir al banco.

Ledesma, quien se retiró post Mundial 2011, siempre fue uno de los que no tomó el choque con Irlanda como uno más. Incluso, en más de una oportunidad, mostró su bronca contra O´Gara. "Al apertura de Irlanda le tengo asco", dijo el hooker en una conferencia de prensa en París, durante la Copa del Mundo 2007.

Esa rivalidad marcada por una época está quedando atrás. Y así lo sienten los jugadores. "No es un partido especial, nosotros no lo encaramos así", dijo Juan Manuel Leguizamón, quien estuvo tres veces frente a este rival. Con la misma sintonía opinó Manuel Carizza: "Ellos tenían una rivalidad aparte. Sé cómo viven el rugby los irlandeses y va a ser un partido caliente, les gusta el roce".

Por su parte, Julio Farías Cabello, que por primera vez jugó como titular en Los Pumas ante Irlanda en la ventana de noviembre de 2010, afirmó que "no veo que haya una rivalidad, no se habla de que sea un clásico, es un partido más".

El que sí tomó este test como un partido especial fue Marcos Ayerza. "Sigue siendo un clásico, todos nos acordamos del Mundial 99, el 2003 y 2007. También de duelos friccionados, con definiciones agónicas", aseguró el Toro.

De los 15 que entrarían a la cancha del lado Puma, si es que se recupera Juan Martín Hernández, sólo ocho jugaron contra Irlanda: Eusebio Guiñazú, Marcos Ayerza, Julio Farías, Juan Manuel Leguizamón, Juan Fernández Lobbe, Santiago Fernández, Marcelo Bosch y Juani. A su vez, el que más tests disputó en contra del Trébol es Corcho, con cinco. Si Hernández no está listo y entra Joaquín Tuculet, apenas siete habrán tenido un choque previo frente a este seleccionado europeo.

Ya no se vive como un clásico. Este grupo no lo siente así, aunque muchos que estarán viéndolo, seguirán teniendo ese gustito diferente de un triunfo ante Irlanda, un rival que se cruzó muchas veces en el camino Puma, con alegrías infinitas y también tristezas.


Patricio Connolly es Licenciado en Comunicación Periodística desde 2006. Se desempeñó como redactor de Clarín.com y Olé.com.ar. Cubrió el Mundial de Rugby de Francia 2007 y la gira de Los Pumas por Francia, Italia e Irlanda en 2008. Desde 2009 es uno de los editores de Scrum.com y cubrió la gira de Los Pumas por Inglaterra, Gales y Escocia en 2009, Italia, Francia e Irlanda en 2010 y el Mundial de Nueva Zelanda 2011. Pueden seguirlo en Twitter Consulta su archivo de columnas.