Challengers, con balance positivo

null
Por Tomás Rodríguez Couto
ESPNtenis.com

Horacio Zeballos
Prensa Challenger Sao LeopoldoEl cierre de Zeballos inclinó año positivo en la región

BUENOS AIRES -- Tiempo de fin de año y tiempo de repaso, en este caso, con lo más destacado por los varones latinoamericanos en el segundo nivel, los Challengers, que terminó dejando un saldo alentador a fin de año.

Entre los más ganadores en la temporada se encuentra Guido Pella, con cuatro títulos. El argentino dio el paso que tanto esperaba para ser el primer argentino nacido en los años 90 entre los 100 mejores del mundo, con el título en el "Challenger Tour Finals" como gran broche.

El golpe dado por el bahiense le asegura jugar el primer trimestre del año en los torneos ATP, al menos durante la gira latinoamericana, además del Abierto de Australia, claro.

Los otros jóvenes argentinos que sumaron sendos títulos fueron Facundo Bagnis, Diego Schwartzman y Guido Andreozzi. El primero ya se había consagrado en Barranquilla 2011, año en el que alcanzó el 151º lugar en el ranking. Hoy fuera de los 200, el orgullo de Armstrong, provincia de Santa Fe, sigue en busca de la tan deseada regularidad, la misma que consiguió en la ciudad rumana de Arad este mismo año. Apenas suma 22 febreros y mucho por delante.

Mientras tanto, Guido Andreozzi se consagró en Lima y, con 21 años, está en el mejor momento de su carrera, ya al borde de los 170 mejores del mundo por primera vez a partir del trabajo realizado junto a Mariano Monachesi, entrenador que supo llevar a los primeros planos a Juan Ignacio Chela, Agustín Calleri, Guillermo Coria y Tommy Robredo, entre otros.

El caso de Diego Schwartzman es bien distinto. Este año se afianzó ganando seis futures pero pocos creían que en su intento por insertarse en los Challengers podría dar el zarpazo. Sin embargo, se consagró en Buenos Aires, se metió entre los 200 mejores y, con 20 años, tiene el horizonte bien claro para el arranque de 2013.

Lo contrario sucedía con Horacio Zeballos que, a los 27 años, y luego de un buen paso en el máximo circuito, no pudo mantenerse en ese nivel y se fue de los 100 mejores, por lo que en algún momento pensó en priorizar los torneos de dobles. Sin embargo, un gran fin de año hizo que totalice tres títulos en 2012, los dos últimos en noviembre, para volver a estar insertado entre los primeros 85 y con la posibilidad de jugar gran cantidad de torneos ATP.

Leonardo Mayer
Challenger Ciudad de GuayaquilMayer festejó en Guayaquil

El año de Leonardo Mayer fue similar. El correntino de 25 tuvo un año irregular y no podía imitar lo hecho en Roland Garros y el Abierto de los Estados Unidos, donde alcanzó la tercera ronda. Sin embargo, cuando parecía que su calendario 2013 podía verse alterado, cerró el año con una final en Medellín y un título en Guayaquil, para finalizar el año 71º, no tan lejos del 51º lugar que supo alcanzar en 2010.

Así, la Argentina sumó 11 títulos en 2012, apenas tres menos que los ganados por los estadounidenses (12 de los 14 conseguidos en su propio territorio), máximos ganadores a este nivel y uno menos que los acumulados por los rusos y españoles.

Los títulos ganados por los colombianos también tienen perfiles diferentes. Mientras las dos copas alzadas por Alejandro Falla no hacen más que ratificar que está entre los mejores tenistas latinoamericanos de la región, lo obtenido por Carlos Salamanca en Pereira lo mantienen dentro de los 300 mejores pero aun lejos del 137º que supo alcanzar en 2010.

Entre los brasileños, Joao Souza y Thiago Alves, con dos cada uno, ayudaron para llegar a un total de siete. Pero Guilherme Clezar festejó en Rio Quente con apenas 19 años lo que obliga a posicionarlo como gran esperanza para un país que extraña a Gustavo Kuerten, más allá del gran año de Tomas Bellucci, campeón en Braunschweig , único Challenger que jugó, amén de las finales de San Pablo, donde fue invitado y luego baja por lesión.

Para Chile, el único título quedó en manos de Paul Capdeville. En Santiago en el mes de marzo vivió la mejor semana de su año pero otras tres finales alcanzadas lo mantienen afianzado como el mejor chileno del momento, aun fuera de los 100 mejores como supo estar durante gran parte de su carrera.

Nombres de hombres que han tenido semanas inolvidables en este 2012, pensando en que lo que viene puede ser mucho mejor. La regularidad, la clave para alcanzar o afianzarse en el selecto grupo de los 100 en las 52 semanas que abarcará 2013.