Boca: rechazan 5 micros con barras

Actualizado el 19 de enero de 2013
Télam

BUENOS AIRES -- Cinco micros con barras bravas de Boca Juniors, pertenecientes a la facción que lidera Mauro Martín, que viajaban a Mar del Plata para presenciar el Superclásico, fueron detenidos a la altura de la ciudad bonaerense de Dolores y se los hizo regresar a Buenos Aires.

Los barras, que viajaban escoltados por la Policía Bonaerense, fueron parados en Dolores, "donde se los quiso requisar y ante la negativa de los ocupantes y algunas escaramuzas fueron obligados a regresar a Buenos Aires", le confió a Télam una fuente de prensa de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (APREVIDE).

El incidente se da en medio de una interna por manejar la barra brava de Boca que lidera Martín, actualmente detendio por una causa que lo involucraría en un homicidio.

Del otro lado, Rafael Di Zeo, quien pugna por recuperar el control de la barra, se encuentra en Mar del Plata, aunque no podrá asistir al partido, porque pesa sobre él el derecho de admisión.

El operativo de seguridad del superclásico cuenta con 1300 efectivos en las inmediaciones del estadio José María Minella, además de controles en las rutas de acceso.

El grupo que encabeza Rafael Di Zeo, ex líder de la barrabrava de Boca, ingresó al estadio José María Minella de Mar del Plata, mientras que el que maneja Mauro Martín, actual jefe, pero que está preso, no pudo hacerlo porque quedó demorado en Camet.

Esta información fue confirmada a Télam por Daniel De Grecco, Jefe de Distrito de Mar del Plata, horas antes del inicio del superclásico entre Boca y River.

"Un grupo (el de Di Zeo) ingresó sin problemas porque tenían sus entradas en condiciones, pero el otro (el de Martín) quedó demorado en Camet y no podrá ingresar al estadio", reveló De Grecco.

La logística que utilizó la fracción que maneja Di Zeo fue mucho más inteligente que la del bando opuesto, ya que llegaron al estadio "en varios automóviles particulares, con sus entradas en regla, sin armas ni drogas", le confiaron a Télam fuentes de los organismos de seguridad.

Todo lo contrario ocurrió con el grupo de Martín, que arribó "en cuatro micros, con armas y drogas", agregó la misma fuente.

De Grecco, además, anticipó que las dos fracciones de la barra de Boca "no podrán cruzarse, porque serán escoltadas por las fuerzas policiales hasta Buenos Aires una vez finalizado el partido".

Por el momento, el operativo de seguridad, a cargo del Comisario General Abel Paggi y con 1.300 uniformados, es "un éxito, ya que no se registraron incidentes".

El público boquense ingresó sin problemas por la avenida de las Olimpíadas; mientras que el riverplatense lo hizo por Canosa.

Cabe recordar, finalmente, que las 33 mil entradas que salieron a la venta para el primer superclásico del año se agotaron el jueves pasado.

Ese día se vendieron las 16 mil plateas: las 8 mil de Boca en el club Kimberley y la otra mitad de River en la Liga Marplatense de Fútbol; y el martes de la semana anterior se habían agotado las 17 mil populares que se vendieron, vía internet, a través de la página de Ticketek, para los hinchas de ambos clubes.