La ardua lucha del Comanche Boy

Actualizado el 14 de febrero de 2013
Por Kieran Mulvaney
ESPNDeportes.com
Archivo
Viernes de Combate: George Tahdooahnippah
Carlos Osuna entrevista a George Tahdooahnippah luego del pesaje previo al combate con Delvin RodríguezTags: deportes, boxeo, viernes de combate, george tahdooahnippah, delvin rodríguez, carlos osuna

Comanche Boy
Team Comanche BoyGeorge Tahdooahnippah apenas ha peleado en una ocasión fuera de su natal Oklahoma
Cuando George "Comanche Boy" Tahdooahnippah entre en el cuadrilátero para enfrentarse al peso mediano junior Delvin Rodríguez en el Casino Mohegan Sun, en Uncasville, Connecticut, el viernes (ESPN Deportes+, 9 pm ET), va a ser en gran medida el peleador que lleva las de perder en el escenario más grande de su carrera de boxeo profesional. Pero no va a ser la primera pelea ni necesariamente la más importante que haya emprendido.

Cuando no se está atando los guantes, Tahdooahnippah pasa mucho de su tiempo trabajando para hacer frente a una epidemia galopante que es aún más pronunciada entre su pueblo que en el resto de la sociedad estadounidense.

Según la Asociación Americana de Diabetes, los indios americanos y los nativos de Alaska tienen más del doble de probabilidades de desarrollar diabetes que los blancos no hispanos. La prevalencia de la enfermedad en las comunidades entre los jóvenes de edades comprendidas entre 15 y 19 años aumentó en un 68 por ciento entre 1994 y 2004.

Es una ola que Tahdoonipah, un instructor de aptitudes para el programa de diabetes de la Nación Comanche, tiene la esperanza de intensificar.

"Ciento cincuenta años atrás mi pueblo era salvaje; vivíamos fuera de las leyes de la naturaleza", dijo. "Pasamos de ser cazadores-recolectores a ser capaces de levantar a una tienda, comprar la comida y multiplicarla si lo queremos; incluso para mí como peleador es muy difícil, debo controlar las porciones, y he tenido para capacitarme a mí mismo para comer bien. Es difícil. No puedo hacerlo todo el tiempo, pero sólo hay que practicarlo".

La educación es clave, señala, como el ejercicio.

"Hago diferentes programas para que nuestros pueblos puedan ejercitar, simplemente para lograr que hagan cualquier tipo de actividad física. Ofrecemos incentivos -- cualquier cosa que podamos hacer para que la gente se mueva".

Y si Tahdoonipah puede ser un brillante ejemplo, pues mucho mejor. Es algo que ha tratado de ser desde que era un luchador estrella a la edad 15. Y aunque reconoce que no tiene nada parecido a la profundidad de la experiencia en el boxeo que se espera que tengan la mayoría de los peleadores de 34 años de edad de los mejores eventos televisados, sostiene que, en cierta medida, su prolongada carrera de lucha lo ayudó a prepararse y fortalecerse para un deporte que no aceptó hasta que tenía 23 años.

"Fui a torneos internacionales, he estado en Japón", dijo. "Tener esa competitividad -- los nervios, el combate uno-a-uno, el tener el peso adecuado, que desempeñarme ante todos -- tuve todo eso en la lucha. No sólo tuve la experiencia, sino también la fuerza y el equilibrio. He trasladado todo eso al boxeo".

Pero eso era entonces, y era lucha.

"Ahora es el boxeo".

Que es lo único que importará cuando suene la campana del viernes. Y mientras que Rodríguez no es ajeno a los eventos de "Viernes de Combates" o al gran escenario, Tahdooahnippah es un virtual desconocido que ha peleado 31 veces en su natal Oklahoma y sólo una vez en lugares tan distantes como Texas. Ese aspecto de su biografía le ganó una especie de burla peyorativa de Teddy Atlas de ESPN la semana pasada, pero es algo que no acompleja al Comanche Boy.

Ser un luchador con sede en Oklahoma, sin experiencia amateur y pocos contactos, significaba que mis opciones eran limitadas, argumenta. Además, "Oklahoma tiene muchos casinos indios, y yo soy un luchador indio. Así que tuve muchas oportunidades para pelear y ganar buen dinero. Tengo una familia que mantener. Uno pone su cabeza en la línea, así que tú también puedes tratar de hacer un poco de dinero al mismo tiempo".

Pronto sabremos si eso actuará en su contra cuando dé un paso enorme en la clase -- en otro casino indio, pero uno lejos de casa -- para enfrentar a Rodríguez. En cualquier caso, Tahdooahnippah está regocijado antes de la batalla, algo tal vez digno de su herencia.

"El mundo verá a un verdadero indio comanche en vivo que viene con lo máximo, al igual que en 1800", dijo. "Vengo a ganar y voy a representar a todos los nativos americanos de mi pueblo. Estamos aquí para competir y estamos aquí para ganar".


Kieran Mulvaney es reportero de boxeo para ESPN.com y la agencia de noticias Reuters. Consulta su archivo de columnas.