Salvador Pérez va por su estrellato

Actualizado el 20 de marzo de 2013
Por Billy Russo
Especial para ESPNDeportes.com

SURPRISE, Arizona -- Destellos, pequeñas cápsulas de su talento son las que ha mostrado Salvador Pérez en los 115 juegos que ha acumulado en Grandes Ligas, entre 2011 y 2012.

Será en este 2013, año en el que tendrá la oportunidad de estar a tiempo completo en el máximo nivel del beisbol, en el que Pérez podrá exhibir todas esas cualidades que en sus previas estancias en las mayores le han servido para ser reconocido como uno de los mejores talentos emergentes entre los receptores de Grandes Ligas.

Salvador Perez
Brad Mangin/MLB/Getty ImagesPérez sorprendió a cinco corredores en base en 74 juegos, máxima cantidad en MLB en el 2012.
No en vano, los Reales de Kansas City, que invirtieron y reforzaron su staff de pitcheo en el invierno, le entregarán completamente la responsabilidad de guiar a sus lanzadores y de ser el capitán dentro del terreno de juego.

El venezolano está emocionado por toda las expectativas que hay alrededor de él, por ver lo que es capaz de hacer una campaña completa en las mayores, de ahí que sienta que está es la gran oportunidad que había estado esperando para mostrar a plenitud sus aptitudes.

"Este año voy tener la oportunidad de comenzar la temporada y de hacer lo que siempre he venido haciendo, como trabajar duro para ganar los juegos y hacer a mi equipo mejor", dijo Pérez, quien tras firmar un contrato por cinco años y siete millones de dólares, en febrero del año pasado, se lesionó la rodilla izquierda, razón por la cual no puedo completar el spring training y se perdió media campaña.

Al estar saludable en estos entrenamientos la excitación del receptor incontenible.

"De verdad que emociona poder completar este proceso del spring training para comenzar la temporada. Creo que será un sueño hecho realidad estar en el Opening Day catcheando, porque es algo con lo que siempre he soñado", expresó el venezolano, quien el primero de abril será el hombre que esté detrás del plato llamando los pitcheos de James Shields, frente a los Medias Blancas, en el U.S. Cellular Field de Chicago.

Pérez ha impresionado en sus estancias en las mayores tanto por lo que puede hacer con el bate como con lo que es capaz de ejecutar con su defensa. Eso le ha permitido ser catalogado como un pelotero completo.

Sin embargo, en medio de esas habilidades del venezolano hay un factor que quizás es el que más ha llamado la atención alrededor de él, su madurez y desenvolvimiento en el juego, pese a tan solo contar con 23 años de edad y ser apodado por sus compañeros como "el niño".

Ahora con más experiencia en las mayores y en el beisbol en general, ya que en el invierno participó en la liga de Venezuela, con los Tiburones de La Guaira, y estuvo con la selección nacional de su país en el Clásico Mundial de Beisbol, esa personalidad y actitud de Pérez está más asentada.

"Me siento bastante maduro en todas las cosas, porque ya tengo más tiempo, tengo más experiencia y eso es lo que lo hace a uno madurar en todas esas pequeñas cosas del juego", dijo el cátcher, quien agregó: "He aprendido de todo un poquito, porque uno aprende, aprende y aprende de las pequeñas cosas de la pelota, por eso creo que uno nunca va a terminar de aprender, porque siempre hay cosas nuevas".

El compartir con sus compatriotas en la selección de Venezuela le sirvió en ese proceso de aprendizaje.

"Estar con tantas estrellas en el clásico me ayudó a aprender más y a compartir un poco más la responsabilidad que uno tiene cuando está jugando. También aprendí a tratar de llamar mejor los juegos, aunque sé que no es fácil, pero allá tuve a Miguel Montero y a Ramon Hernandez ahí conmigo ayudándome mucho. Ellos me dijeron como hacer las cosas mejor", expresó Pérez.

En el 2012, en tanto solo 74 encuentros detrás del home, Salvador sorprendió a cinco corredores en las bases, más que cualquier otro receptor en toda la temporada; además con esa cifra impuso un récord para los Reales.

Desde que comenzó a jugar, el 22 de junio, y hasta el final de la campaña fue el receptor de la Liga Americana con el mejor porcentaje de hombres retirados en intento de robo, con 37.5 por ciento, producto de 15 outs en 40 oportunidades.

Esos números fueron algunos de los destellos de su talento que ofreció Pérez en la temporada anterior y que han elevado las expectativas para este 2013.

"Solo trato de salir a hacer mi trabajo, de estar concentrado en el juego, siempre enfocado dentro de esas dos rayas y esperando que este año, con el favor de Dios, las cosas sean mejores que en el 2012", dijo el venezolano, quien reconoció la ayuda recibida de sus instructores. "El trabajo y las constancia son los factores que te llevan a que en el juego te salgan las cosas naturalmente. Yo practico mucho, tengo tremendos coaches en los hermanos Cadahia, y esas cosas, con los consejos que me dan me han ayudado mucho".

Si durante este año puede mantener ese nivel defensivo mostrado en el pasado Salvador sería un legítimo candidato para el Guante de Oro. Pero él no solo quiere conservar ese estándar, sino que procurará elevarlo y para eso está corrigiendo algunos aspectos.

"Estoy concentrando más en bloquear las pelotas, en tratar de hacer buenos tiros a las bases, en ser más preciso cuando tiro la pelota", comentó, tras no ocultar su deseo por obtener el Guante de Oro.

Sin embargo, el mayor objetivo y responsabilidad que presenta en estos momentos Pérez es el entenderse y conocer bien a James Shields, Wade Davis y Ervin Santana, los nuevos lanzadores de los Reales.

"Nunca había tenido la oportunidad de catchearles, pero si los había enfrentado como bateador. Son tremendos pitchers, ya les he catcheado aquí, y de verdad con ellos esperemos que las cosas salgan mejor esta temporada. Nos estamos conociendo, me han dicho cómo les gusta pitchear y en qué situaciones, qué es lo que les gusta tirar en dos strike y con hombres en las bases. Estamos en buena comunicaciones", expresó.

Tanto Shields, quien será el líder de la rotación de Kansas City, como Davis han reconocido durante el spring training el trabajo que hace detrás del plato Pérez, algo que tiene un gran significado en el venezolano.

"Eso representa mucho. Estoy demasiado contento por son de los mejores pitchers en la liga. Creo que este año si tenemos la posibilidad de ganar, vamos a trabajar duro, no podemos confiarnos y vamos a hacer el trabajo día a día", dijo Pérez, quien ha hecho del Surprise Stadium, complejo primaveral de los Reales, en Arizona, su fortín.