Noah promete y los Bulls cumplen

Con liderazgo y unidad, los Bulls superan los obstáculos

Actualizado el 5 de mayo de 2013
Por Adry Torres
ESPNDeportes.com
Bulls vencen a Nets y avanzan a segunda ronda
Joakim Noah terminó con 24 puntos y 14 rebotes y los Bulls de Chicago Bulls vencieron a los Nets de Brooklyn 99-93 el sábado en el séptimo y decisivo partido de su serie de primera ronda en los playoffsTags: espn deportes, chicago bulls, brooklyn nets, nba, joakim noah, playoffs

NUEVA YORK -- Joakim Noah notó como sus compañeros fueron cayeron como fichas de un set de dominó esta temporada y en los reciente días.

Todo empezó con la baja de Derrick Rose, de quien se especulaba un retorno después del Juego de Estrellas.

Kirk Hinrich, quien lo reemplazó, sufrió una lesión en la pantorrilla izquierda que lo marginó desde el sábado pasado. Después una gripe trató de atravesar la postemporada de Chicago, dejando débil a Nate Robinson, Taj Gibson y Luol Deng, quien terminó perdiendo los dos juegos finales de la serie.

Noah, navegando con su propia lesión en el pie derecho, cojeaba a lo largo de esta serie sin rendirse.

De alguna manera estuvo tan confiado al final de la derrota que los Bulls sufrieron en el sexto juego la noche del jueves, sorprendió a muchos cuando alardeó y garantizó una victoria en el partido decisivo de la serie ante los Brooklyn Nets.

"Vamos a ganar", proclamó.

Y con esas tres palabra por encima del papel que cumplió a través de 40:55 que estuvo en la cancha, guió a los Bulls a la segunda ronda de los playoffs, derrotando a los Nets 99-93.

Fue la primera victoria en un séptimo partido de una serie para los Bulls tras haber perdido las últimas seis veces.

Tendrán una cita con el Miami Heat, los campeones actuales. El primer partido está pautado para el lunes en la ciudad del sol.

Noah le hizo la vida imposible al pívot Todo Estrella Brook Lopez. Impuso su voluntad y marcó 12 de 17 tiros desde el campo, anotando 24 puntos y agarrando 14 puntos. Completó su esfuerzo con una gran defensa, bloqueando seis tiros.

El reserva italiano Marco Belinelli aportó 24 unidades, incluyendo tres triples y seis rebotes.

"Estoy tan orgulloso de este equipo", sentenciaba un contento Noah. "Hemos pasado por mucho todo es año y estando en esta situación, jugando en la escena mas grande del mundo y poder ganar y ahora jugar contra el Heat, no puedo conceder todas esta experiencia".

Aparte de la incertidumbre del retorno de Rose, la disponibilidad de Noah estuvo en el aire horas ante del inicio de la serie debido a la lesión en la fascia de su pie derecho.

Gibson, nativo de Brooklyn y los demás no tuvieron otra mejor opción pero que seguir al corazón y el alma de los Bulls.

"Joakim sólo tuvo esa sonrisa de satisfacción", recordó Gibson. "Es unos de los muchachos que finalmente se sentía saludable. La manera en que el se movía, brincando. ¡Hombre fue un gran trabajo. Lideró con sus acciones y todos solamente seguimos".

"Noah es un guerrero", dijo el base de Brooklyn, Deron Williams. "Tuvo un partido monstruoso."

El entrenador en jefe supo lo que la temporada les iba a ofrecer sin su estrella Rose en la cancha. Además siempre sostuvo que los Bulls tenían suficiente para poder ganar.

Si sabía sobre la aseguración hecha por Noah, pero señaló el trabajo que tuvieron que hacer colectivamente para lograr esta hazaña, deteniendo un equipo de Brooklyn que no quería rendirse.

Pedía tiempo libres en los momentos adecuados. Restando 1:17 para sellar su triunfó, lo único que le pedía, desde el banquillo como lo había hecho al principio del año, era que en lugar de uno, todos tenían que asumir la responsabilidad de ser líderes si querían buscar la victoria.

Noah, Carlos Boozer y el resto tomaron la batuta. Y según Tom Thibodeau, eso marcó el tono.

"Tenemos una gran liderazgo en los veteranos. Hay muchos muchachos y como les dije a ellos, yo quería un equipo de líderes", mencionaba Thibodeau en la rueda de prensa. "No quiero un tipo particular, quiero todos liderando".

Cada vez que a los Bulls le faltaba un jugador, otro entraba y llenaba el papel y el sábado sirvió de mejor ejemplo.

Con la ausencia de Hinrich y Deng, Noah tuvo que aportar un poco más de los granito de arena que ya les entregaba mientras jugaba con un pie.

Para Boozer, quien jugaba es su primer partido número siete de una serie, el concepto de cómo Noah lideró en algo que se le instituye a los Bulls desde que entran al camerino local.

"Ves el letrero grande que dice, 'No Excusas'", reveló Boozer. "Nosotros tomamos eso sin reservas. No importa quien este baja. Tenemos tipos que estuvieron intensificado".

Contra Miami tendrán el mismo enfoque.

Unidos y luchando será la única manera de parar el Heat.