El que pierda bajará a darle un abrazo al rival

Jorge Vergara apuesta fuerte por su equipo en el clásico ante el América

Actualizado el 27 de abril de 2004
 

MÉXICO (EFE).- La imagen del empresario Jorge Vergara, dueño de las Chivas de Guadalajara, dándole la mano al delantero Cuauhtémoc Blanco, uno de sus peores "enemigos", podría hacerse real este sábado, si el América gana el clásico del fútbol mexicano.

Las Chivas de Guadalajara recibirán en la antepenúltima jornada del torneo Clausura'04 a las Aguilas del América, en el partido más esperado del campeonato, entre los dos clubes que más se odian en el circuito.

Vergara, el polémico millonario jerarca de las Chivas, ha apostado a Javier Pérez Teuffer, presidente de las Aguilas, que el que pierda baje al terreno y salude al jugador más emblemático del club contrario, y está por ver si el mandamás de los azulcremas acepta.

Jorge Vergara se mostró indignado hace apenas un año cuando algunos jugadores jóvenes de las Chivas mencionaron a Cuauhtémoc Blanco como modelo de jugador, y la emprendió contra el goleador, luego de jurar que nunca lo contrataría para su equipo, por lo que nadie lo imagina estrechando la mano del delantero.

"Le hemos enviado una apuesta al América, estoy seguro de que vamos a ganar", señaló Vergara a los medios, luego de criticar al árbitro Germán Arredondo por haber expulsado en el partido anterior al portero Oswaldo Sánchez, el líder de las Chivas de Guadalajara.

La ausencia de Sánchez es sensible para el Guadalajara por tratarse de su mejor jugador y el alma del club, sin embargo Vergara insistió en restar importancia a la tarjeta roja que lo alejará del próximo partido y pronosticó la victoria de su club.

El encuentro tendrá otros atractivos como ver cara a cara a los dos técnicos holandeses que la liga, Leo Beehakeer, de las Aguilas, y Hans Westerhoff, de las Chivas, y seguir el paso de los goleadores Reinaldo Navia, chileno del América, y Adolfo Bautista, de las Chivas, amigos luego de jugar juntos en los clubes Tecos y Morelia.

Las Chivas llegan al clásico con 30 puntos producto de nueve victorias, tres empates y cuatro reveses que ubican al conjunto en el primer lugar del grupo IV, mientras las Aguilas van en el segundo del II, con seis éxitos, cinco empates y cinco derrotas.