Superman Messi y Batman NeymarIlustración Sebastián DomenechSuperman Messi buscará batir la kriptonita del Mundial. Batman Neymar quiere su gloria
¿Qué se puede decir de Superman? ¿Que es el superhéroe por excelencia? ¿Que ya es un clásico? ¿Que es más rápido que una bala? ¿Que es un símbolo para millones de personas? ¿Y qué podemos decir de Lionel Messi? ¿Que es el futbolista por excelencia? ¿Que ya es un clásico? ¿Que es más rápido que una bala? ¿Que es un símbolo para millones de personas?

Lionel es el número uno. Como tal llega a este Mundial de Brasil. Quiere buscar romper el maleficio de ese torneo que hasta ahora fue su kriptonita: la Copa del Mundo. Para hacerlo deberá volar como supo hacerlo. Deberá ser fuerte para soportar cualquier golpe rival y mantenrse concentrado al máximo para lograr su objetivo.

No será tan fácil como en las historietas. Es que sus rivales no serán meros villanos. Hay otros héroes que quieren quitarle el cetro de honor. Entre ellos, un joven que estará en su casa y que no precisa mantener su identidad en secreto: Neymar. No es Bruno Díaz, pero es un Batman en potencia. Un ágil multimillonario que no tiene piedad.

Y si en Barcelona estos muchachos azulgrana son los Súper Amigos, cada uno defenderá sus propios intereses y sus propios colores en esta Liga de la justicia seguida de playoffs.

Ojalá que esta edición mundialista nos regale un enfrentamiento, quizá una final, entre la mejor versión de este Superman y la figura más completa de este Batman. Para anticipar el duelo cinematográfico que pronto nos regalará Hollywwod. Y para coronar a un rey que viva en Sudamérica.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bastian SchweinsteigerIlustración Sebastián DomenechEl mediocampista alemán se muevo como un robot, de forma precisa y mecánica.
Arnold Schwarzenegger ya dijo públicamente que su futbolista favorito es el portugués Cristiano Ronaldo, por que, según sus palabras, "tiene una psique fantánstica y geniales abdominales". Para nosotros, sin embargo, es Bastian Schweinsteiger el jugador que mejor representa a Terminator, el personaje más famoso del ex mister Olimpia.

Más allá del apellido largo e impronunciable y del origen común en el centro de Europa, el medio alemán se parece más al protagonista de la saga de James Cameron, que al actor austro-estadounidense.

Cuando se estrenó la película en 1984 Schweinsteiger todavía no había nacido. Nadie, en la industria del cine, esperaba demasiado de ese film. En paralelo, cuando el medio alemán llegó a la primera de Bayern Munich tampoco le tenían mucha confianza. De hecho, Felix Magath lo mandó de regreso al equipo de juveniles.

Pero como la historia del robot que venía del futuro para matar al no-nato líder de la revolución fue éxito de taquilla y hoy se la considera una película icónica para la cultura de EEUU, Bastian se ganó un lugar en la selección alemana y desde entonces forma parte de su columna vertebral.

Recién conocimos a Schweinsteiger en la Copa de Confederaciones de 2005. La definición propia de Terminator, "cyborg asesino", le caía perfecta. El rubio se movía por la cancha como un robot, de forma precisa y mecánica. Pero un robot del futuro, más rápido y más fuerte que el resto. Como si supiera todo lo que iba a pasar.

Por entonces parecía disfrutar el papel del malo. Del rudo. Con el tiempo, a medida que se hacía más reconocido, como Arnold y su personaje, pasó al bando de los buenos. Salvo en Argentina, claro, donde después de tanta eliminación en Cuartos de final de un Mundial, ya no lo pueden ver.

La primera versión de Schweinsteiger, simil T-800, se fue desgastando. Otros futbolistas robóticos, veloces y fuertes, le fueron quitando protagonismo. Pero Bastian siempre fue importante en su selección. En una década, juntos fueron subcampeones de la Euro 2008 y terminaron terceros en los mundiales de 2006 y 2010.

En 2012-2013, las lesiones y las operaciones en el tobillo derecho fueron quitándole potencia y disminuyendo su rendimiento. Se pensó que ya no volvería a jugar, pero Schweinsteiger supo resurgir con talento, con ubicación y con experiencia. Tan indestructible como cada secuela de Terminator. Ya no tan veloz ni potente con su cuerpo, como antes; ahora se destaca por su órden y su rapidez mental.

En este Mundial 2014, como en los anteriores, Bastian será una amenaza con la que ningún rival querrá cruzarse. Con un ojo rojo de furia y con el otro en la esquiva final. Con ganas de decir "hasta la vista, Baby" pero con la Copa del Mundo en las manos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rocky FalcaoIlustración Sebastián DomenechUn veterano con bastante estilo al servicio de Su Majestad, la Selección de Italia
Es fácil saber de qué se trata la película: un veterano que no por añejo es menos eficaz, un hombre con estilo, con glamour, con distinción, que parece estar siempre de etiqueta y preparado para la acción. En el caso de James Bond, al servicio de la Reina de Inglaterra. En el caso de Pirlo, Andrea Pirlo, para volver a beneficiar como siempre ha hecho a Su Majestad la Selección de Italia.

El paso del tiempo lo hace todavía más querible. La saga italiana que tuvo su pico en 2006, con esa Copa del Mundo ganada por penales, contó con él como uno de los protagonistas. En 2010 eligieron a otros para completar la misión. Entró apenas algunos minutos en el último de los tres partidos disputados en Sudáfrica. Ninguno resultó en victoria: dos empates y una derrota para una decepción terrible.

Ahora, el agente 0021 vuelve al rescate. Aunque alguno dude de su estado físico, nadie pone en tela de juicio esa sapiencia que suple cualquier merma atlética. Siempre entre caricias con la chica más linda, la pelota, Pirlo usa la cabeza cuando todos los demás parecen en apuros. Se mantiene frío. Piensa. Y como todo héroe, encuentra la solución.

Aunque no tenga autos lujosos, aunque no tome martini seco, Pirlo resulta el eslabón italiano de un detective británico producido en Hollywood. Actor principal en la azzurra de hoy, pondrá su experiencia como bandera para batir a cualquier villano que quiera interponerse entre él y su nueva asignación: llevar a su Selección de nuevo a lo más alto del mundo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rocky Falcao

FECHA
01/06
2014
por Damian Didonato
Rocky FalcaoIlustración Sebastián DomenechIgual que Balboa, Radamel perdió en su primera película. Pero espera tener revancha en Rusia

Rocky Balboa es un luchador. En el más amplio sentido de la palabra. Y digo es, en tiempo presente, porque su nobleza, bondad y coraje son muy fuertes como para morir en una simple historia cinematográfica. No es sólo un personaje de ficción, es un conjunto de ideales, una forma de plantarse ante la vida. Es conocer las limitaciones propias y pese a eso -y también por eso- encontrar la manera de salir adelante y triunfar. Pero no triunfar en tanto victoria o derrota, sino en tanto saber que se hizo todo lo posible por un objetivo.

Todo el mundo conoce la historia de Rocky, un boxeador de bajo perfil al que un día le sonríe el destino y le da una oportunidad de llegar a lo más alto. Sólo una. El muchacho pobre de Philadelphia de repente está ante la posibilidad de pelear por el título del mundo contra una estrella mundial. Nadie confía en él, sólo su entrenador y su amada. Con fuerza de voluntad, Rocky hace un gran papel pero pierde. Aunque aquella primera pelea contra Apollo es una derrota en las tarjetas, también es un triunfo indiscutible para su vida. Porque hizo lo máximo que podía y se derrotó a sí mismo.

La primera película de la saga de Rocky, escrita y protagonizada por Sylvester Stallone y dirigida por John G. Avildsen, fue estrenada en 1976 y ese año ganó el Oscar a mejor película. Luego, se produjeron cinco filmes más, que terminaron por instalar la figura de Rocky Balboa en el corazón de la gente. Nadie puede resistirse al Semental italiano, un hombre bonachón, incapaz de lastimar a nadie pero con una fortaleza extraordinaria.

Luego, Rocky se toma revancha de Apollo, derrota a Clubber Lang -ya con Apollo como su amigo y entrenador- y finalmente se mide a su oponente más despiadado: Iván Drago. En esta, la cuarta película de la saga, nos detendremos. El púgil soviético pelea contra Creed en el inicio del filme y lo asesina. Sí, en un combate de exhibición no tiene piedad y mata al amigo de Rocky. Nuestro héroe queda herido, destrozado. Y jura venganza. Pero no una venganza inescrupulusa y egoísta, sino una especie de revancha personal contra Drago y contra la vida. El final es conocido, Balboa gana porque tiene un corazón de hierro.

Radamel Falcao García se rompió los ligamentos de la rodilla izquierda hace poco más de cuatro meses, en enero de este año. El país entero lloró la caída del guerrero, pero mantuvo la esperanza hasta último momento: si había un hombre capaz de derrotar a los pronósticos médicos, ese hombre era Falcao. Hizo todo y tuvo una recuperación fabulosa, pero no alcanzó. Como Rocky en la primera película, perdió.

Fue el abanderado del resurgimiento del fútbol colombiano, el jugador que volvió a llevar esta camiseta a la cima del fútbol mundial. Con sus goles en Europa y también con grandes actuaciones en el Seleccionado, Falcao se convirtió en el símbolo de esta nueva era para Colombia. Por eso la nación lloró con él cuando se supo la gravedad de la lesión. Pero también tuvo su misma confianza tras la operación. "Voy a hacer lo imposible por llegar al Mundial", dijo Radamel. Y lo hizo.

Falcao deberá alentar a la Tricolor como un hincha más. Y comenzar a pensar en Rusia 2018. Sí, en Rusia, el mismo destino en el que Rocky ganó la pelea más importante de su vida. Una similitud más entre nuestros dos héroes. No es difícil imaginar a Falcao entrenándose con la canción "el ojo del tigre" ni a Rocky moviéndose como lo hizo Falcao en las últimas semanas. Ambos son el mismo corazón.

"¿Cómo que no puedes? No existe el no puedes, esa frase no existe". Rocky Falcao o Radamel Balboa.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cristiano Hulk

FECHA
07/06
2014
por Pablo Cheb Terrab

Cristiano HulkIlustración Sebastián DomenechEl portugués Ronaldo buscará llevar su festejo de la Champions al torneo de Selecciones más importante del mundo.
A simple vista puede parecer un tipo normal, pero cuidado: no lo hagan enojar. Cuando engrana un poco, el increíble Ronaldo puede hacer cosas sobrenaturales, poner en evidencia toda su fuerza y convertirse en Crsitiano Hulk.

CR7 patentó su festejo en la final de la Champions League. Le faltó romper su camiseta, pero dejó una imagen que explica el por qué de esa superioridad física que le permite ganar en velocidad, en el salto para el cabezazo, en una pelota trabada. Ahora jugará en Brasil, ese torneo al que su país logró entrar gracias a una actuación extraordinaria de su goleador y estrella en el repechaje con Suecia.

Cristiano, figura indiscutida de Portugal que llega a este Mundial como el ganador del Balón de Oro y el mejor jugador de la temporada, debe ser el superhéroe para un seleccionado que -de su mano- ya alcanzó una semifinal hace ocho años.

Repetir esa campaña sería valorable. Superarla, sería una hazaña en la que él debería tener mucho que ver.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Curly Rooney, Larry Gerrard y Moe LampardIlustración Sebastián DomenechCurly Rooney, Larry Gerrard y Moe Lampard buscarán un nuevo capítulo de gloria
Wayne Rooney, Frank Lampard y Steven Gerard quieren hacer reir a Inglaterra. Para eso los Tres chiflados de la Corona llegan a Brasil con la ilusión de volver a gritar campeón, como aquella única, legendaria y pólemica vez en 1966, cuando los ingleses ganaron su único título, tras vencer 4 a 2 en la final a Alemania, luego de llegar a esa instancia con dos semifinales muy cargadas de suspicacias. Tras aquel título, Inglaterra en los Mundiales se pareció una comedia de enredos: todo le sale mal.

Mou, Larry y Curly suelen salir bien parados hasta en las situaciones más disparatadas, en las que se ven involucrados más por falta de inteligencia que por exceso de maldad. Justamente la antítesis del trio que comanda las ilusiones inglesas en el Mundial. Muy inteligentes los tres... Eso sí, la picardía los unifica.

Mucha conexión, complicidad y un claro capitán, son también concidencia de los dos tríos. Claro que los Chiflados de Estados Unidos recogieron éxitos por décadas y los ingleses van por su primer gran golpe. Para filmar un nuevo capiítulo que no sea en blanco y negro.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Fiebre de Fellaini por la nocheIlustración Sebastián DomenechBélgica lleva el espíritu disco a Brasil: afro y pantalones acampanados

En Fiebre del sábado por la noche Tony Manero (John Travolta) es un joven habitante de Nueva York, con ancestros italianos, que tiene un trabajo intrascendente en una típica pinturería. Pero su vida cobra real brillo los sábados por la noche bailando en la disco Odisea 2001. Allí Tony es el rey.

Marouane Fellaini comparte el trono en su equipo. Si bien por la cacofonía de su apellido podrían rastrearse antepasados en la penísnsula, sus ancestros son marroquíes, de hecho podría haber representado a Marruecos, pero a diferencia de Tony, el belga no baila en las pistas, sino en la mitad de la cancha. Eso si, como el resto de sus compañeros elige a la más linda, le gusta bailar con la pelota pegada a los pies.

Fácilmente distinguible por su melena, Fellaini saca pecho en cualquier pista, y con su pandilla de amigos está dispuesto a hacer mucho ruido a disco en el Mundial de Brasil 2014.

Eso sí, lo que aún no pudimos chequear es si el volante del Manchester United tomará la decisión de una vida más sedentaria luego del Mundial, como lo hizo Tony tras ganar aquel entrañable concurso de baile.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Episodio II

FECHA
03/06
2014
por Pablo Cheb Terrab
Spain WarsIlustración Sebastián DomenechEspaña, con Xavi Yoda y Obi Wan Alonso, va por su segundo título

Sudáfrica fue su batalla más exitosa. Una serie de enfrentamientos en los que supieron demostrar que la mente y el control resultan mucho más importantes que La Furia cuando uno busca una Copa del Mundo. Tanto Xavi Hernández como Xabi Alonso fueron una parte integral de aquella España campeona en 2010. Lejos del lado oscuro, los maestros Jedi de la Roja aprovecharon la Fuerza de la mejor manera.

El sabio veterano del Barcelona buscará dar otra lección a los jóvenes aprendices, muchas veces engreídos y con ínfulas de saber lo suficiente, que lo miran como si su mejor tiempo ya hubiera pasado. Como Yoda, su imagen puede ser engañosa. Aunque no parezca muy ágil, él sabe que puede marcar la diferencia con su experiencia y con su cabeza.

Alonso, en cambio, es una pieza de sacrificio. Dentro de la cancha podría morir por la causa, como Obi-Wan Kenobi. Y aunque sabe que nunca será un personaje principal, también tiene claro que su rol es central para que la trama llegue a buen puerto. Aunque no luzca. Aunque por momentos los espectadores se olviden de él. Su función está clara, él la cumple sin resistencias, desde un segundo plano, para que su país tenga una chance real en esta Guerra de las Galaxias futbolísticas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


King Kun

FECHA
01/06
2014
por Damian Didonato
King KunIlustración Sebastián DomenechKing Kun quiere llegar a la cima de la Copa del Mundo

En la película original de 1933, un director de cine inquieto viaja junto a una bella actriz a la isla de "Calavera", un territorio semi-desconocido donde habita un gorila gigante llamado Kong. La idea del cineasta es realizar un filme mostrando a la bestia. Pero algo improvisto sucede: Kong se enamora de la actriz. Tras pasar por varios problemas en la isla, deciden trasladar al monstruo a Nueva York.

En la gran manzana se desarrolla una de las escenas más célebres de la historia del cine. King Kong subido a la cima del Empire State, luchando contra las aviones que buscan derribarlo y con su amada en una de sus gigantescas manos. El final no importa en este caso, sólo es relevante la historia de amor.

Sergio Agüero llega a la Copa del Mundo con un único objetivo, como toda la Selección Argentina: dar la vuelta olímpica. No será fácil, Brasil es un destino muy poco amigable para la Albiceleste y el equipo necesitará de mucho amor y coraje para llegar a la gran final del Maracaná.

King Kun es una metáfora. Es la posibilidad de llegar a la cima en un territorio "enemigo". El resultado final puede ser positivo o no, pero Agüero es el hombre indicado para intentar hacer todo lo posible por uno de los amores de su vida: la Copa del Mundo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Van PersieIlustración Sebastián DomenechRobin Van Persie, en el imaginario trazo del gran Vincent Van Gogh

El fútbol, desde siempre, es otra forma del arte. Y así como no hay nada más holandés en el arte que el famosísimo pintor Vincent Van Gogh, no hay nada más artístico dentro del fútbol que la Selección de Holanda. Desde Rinus Michels y Johan Cruyff hacia adelante, el conjunto naranja ha llevado a este deporte hasta el borde de su estética.

Pero claro, el fútbol total y el juego bello no siempre han tenido los mejores resultados para un país que se quedó en tres ocasiones en la puerta de levantar la Copa del Mundo. En Brasil, para lograr darle vida de una vez por todas a esa pintura con final feliz, estará Robben y estará Sneijder. Pero sobre todo, estará Robin Van Persie.

Artista por sus propios méritos, Van Persie tiene la ilusión de ser el protagonista central en el equipo de Van Gaal para lograr una gloria inédita, ésa que estuvo tan cerca en Sudáfrica. Ya supo lo que es vestirse de figura y llevar a un equipo candidato al título: lo hizo con el Manchester United hace un par de temporadas. La última no fue la más feliz para el talentoso Robin. Pero, con un poco de fortuna y un buen estado físico que acompañe, éste puede ser su Mundial.

Para ello, como Van Gogh, debe perfeccionar su autorretrato y encontrar la mejor versión de sí mismo en su obra, en la cancha. Nada de enloquecer y cortarse la oreja: su rol es ser certero, encontrar ritmo y goles. Lucirse en una estructura colectiva que promete dar mucho de sí.

Si eso sucede, puede llegar a ser también -y de una vez por todas- el Mundial de Holanda. El de un país que cuenta con un célebre incomprendido que pintaba como nunca nadie. Y que dejó en un lienzo , como puede dejar Van Persie, su sello estampado para la historia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cavani es AvatarIlustración Sebastián DomenechEdinson Cavani, el celeste y la garra de la Selección uruguaya

El Celeste no es un color más si de fútbol estamos hablando. Es el color que pintó la hazaña más grande de la historia, el color que hizo posible lo imposible, el color del que están hechas las leyendas. La Selección uruguaya, vestida de celeste, hace 64 años le ganó a Brasil en el Maracaná y protagonizó el batacazo más resonante de todos los tiempos, un batacazo que quizás jamás sea superado. Por eso, el celeste no es un color más.

Celestes también son los Na'vi, la raza de extraterrestres que protagoniza la película Avatar, dirigida por James Cameron y estrenada en 2009. Estos humanoides habitan Pandora, una luna del planeta Polifemo, y en el año 2154 reciben la visita de una expedición de científicos de la tierra. Los humanos llegan a esta tierra desconocida en busca de un mineral muy valioso y es el marine Jake Sully, en el cuerpo de un Na'vi quien debe llegar al corazón mismo de Polifemo.

El desenlace de la película no será contado en esta ocasión, pero es necesario saber que se trata de una historia de amor. De amor entre un hombre y una mujer pero también de amor por los ideales. Allí es donde aparece la coincidencia con el fútbol uruguayo. La Celeste ha demostrado una y otra vez que para llegar a la gloria se necesita talento, corazón y, sobre todo, amor por el fútbol. Esa fue su receta.

Ante la inoportuna lesión de Luis Suárez, Edinson Cavani emerge como la principal carta de triunfo charrúa en la Copa del Mundo de Brasil 2014. Sí, Lucho ya dijo que llegará a tiempo, pero el delantero de PSG debe empezar a calzarse la ropa de estrella para liderar al equipo de Oscar Tabárez.

Alto, rápido, elegante, feroz. Cavani es un Avatar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO