Dwight Howard no se compromete

Actualizado el 17 de febrero de 2013
Por Michael Wallace
ESPNLosAngeles.com

HOUSTON -- Una ciudad del Todos Estrellas diferente, los mismos mensajes mixtos de Dwight Howard respecto a su futuro.

Por segunda temporada consecutiva, el compromiso de Howard a su equipo ha estado bajo intenso escrutinio durante el fin de semana del Todos Estrellas. Y al igual que en el partido de mitad de temporada del año pasado en Orlando, Florida, cuando todavía estaba con el Magic, Howard barajaba declaraciones conflictivas y no dejó ninguna indicación de si quería quedarse con los Lakers.

Howard confirmó el viernes que ha recibido garantías del gerente general de los Lakers, Mitch Kupchak, de que no iba a ser cambiado en la fecha límite de cambios la próxima semana a pesar de su falta de voluntad para comprometerse a una extensión o un nuevo contrato después de esta temporada.

Al preguntarle el viernes durante una sesión con los medios con los Todos Estrellas si estaría sorprendido si los Lakers lo cambiasen en los próximos días, Howard dijo: "Bueno, me dijeron que no me iban a cambiar. Así que, sí, me sorprendería".

Howard pasó gran parte de su sesión de 30 minutos con los periodistas tratando de desviar las preguntas sobre su futuro. Pero en última instancia, dijo que no se siente presionado por nadie para tomar una decisión sobre su futuro antes del final de la temporada.

"Lo único que importa es el presente, el ahora ", dijo Howard. "No hay necesidad de hablar de lo que va a suceder al final de la temporada. No hay razón para estar yendo y viniendo sobre el tema. Siento que al final del año, tendré mi oportunidad de tomar mi propia decisión. No debería ser criticado por esperar al final del año".

Sin algún tipo de indicación por parte de Howard, los Lakers podrían arriesgarse a perder al mejor centro de la liga a la agencia libre este verano sin recibir nada a cambio. Orlando se enfrentó al mismo dilema la temporada pasada, pero al final consiguió que Howard renunciase a una cláusula de rescisión anticipada del contrato que le hubiera permitido entrar en la agencia libre el verano pasado.

Pero la relación de Howard con el Magic chocó con otro obstáculo durante la recta final de la temporada y decidió ponerle fin a la temporada sometiéndose a cirugía de espalda. Después de la temporada, Orlando despidió al dirigente Stan Van Gundy y al gerente general Otis Smith, luego cambió a Howard a los Lakers con un año restante en su contrato.

Los Lakers, que han luchado contra lesiones y choques de estilo en la cancha, se enfrentan ahora a la misma incertidumbre. Pero al igual que Howard sugirió que no quería hablar de su futuro, también dijo que no creía que fuera justo que sus compañeros de equipo, la oficina central, los medios de comunicación o los fanáticos lo critiquen por su decisión de mantenerse a distancia de cualquier compromiso hasta julio.

"No es [difícil] para mí", dijo Howard. "Todo el mundo quiere hablar sobre el futuro. Pero a mí, lo único que me preocupa en este momento es divertirme en el fin de semana del Todos Estrellas y seguir entrenando para que pueda regresar y tener una muy buena segunda mitad. No voy a tratar el tema. Tuve que lidiar con él durante todo el año pasado. No voy a hacerlo de nuevo. No hay necesidad de hablar de ello. Quiero divertirme".

Muy poco acerca de jugar para los Lakers ha sido divertido, dijo Howard. Teniendo en cuenta que comenzó la temporada recuperándose de una cirugía de espalda, el cambio de dirigente a principios de la temporada de Mike Brown a Mike D'Antoni, las problemáticas para adaptarse a un nuevo estilo de juego, el labrum desgarrado del hombro con el que está jugando ahora mismo y las derrotas, ha sido un reto.

Los números reflejan esa carga. Howard está promediando 16.3 puntos, la menor cantidad desde su tercera temporada en la liga. Lidera la liga en rebotes, pero los 11.8 rebotes son su menor cantidad desde su temporada como novato. Howard también está dando faltas, en promedio, la tasa más alta de su carrera.

"Yo no esperaba que llegara a ser tan amargo", dijo Howard, con los Lakers teniendo una marca de 25-29 y cuatro juegos menos para un lugar en los playoffs en el Oeste. "Siempre hay espacio para mejorar. Hemos tenido que luchar contra un montón de cosas este año. Muchas lesiones, jugadores que son nuevos aquí. Hemos tenido que lidiar con muchas cosas".

Sin embargo, Howard dijo que está convencido de que los Lakers pueden encaminarse en la segunda mitad de la temporada para llegar a los playoffs.

"Yo no voy a entrar aquí y decir: 'No, no podemos'", dijo Howard. "Todavía tengo fe en mi equipo. Tenemos que encontrar una manera de hacerlo, y hacerlo rápido".

Pero Howard no llegó a sugerir que un buen final para los Lakers sería un factor en su decisión de quedarse o irse. Se rió cuando un reportero de Dallas le recordó que Mark Cuban, dueño de los Mavericks, realmente lo quiere. Howard también esquivó las preguntas de los periodistas del área de Nueva York cuando le preguntaron si aún estaba interesado en Brooklyn.

También hubo un momento en que Howard negó que nunca dijo que no estaba seguro sobre su futuro. Momentos más tarde, reiteró que no ha llegado a una decisión.

"Nuestro trabajo es salir y jugar duro todas las noches, y tenemos que vivir el momento", dijo Howard. "Nadie puede controlar lo que ocurrirá al final del año".