Martina Hingis
Getty ImagesMartina Hingis, campeona siete años después

BUENOS AIRES -- Solo cinco mujeres en la historia de la WTA consiguieron ser N°1 del mundo simultáneamente en singles y en dobles: Martina Navratilova, Arantxa Sánchez, Lindsay Davenport, Kim Clijsters y Martina Hingis. La calidad que hay que tener como tenista a nivel técnico y físico para conseguir un objetivo tan difícil es enorme, sobre todo porque ser N°1 en la época en que todas ellas lo consiguieron implicaba tener que ganar Grand Slams tanto en singles como en dobles. Sin eso, el N°1 era imposible.

En 2007, Hingis se retiraba del tenis en lo que fue la parte mas oscura y decepcionante de su carrera: después de regresar al circuito con éxito, dio positivo por cocaína en Wimbledon y no pidió el contraanálisis. Fue una gran decepcion para el mundo del tenis, que veía como el regreso de Hingis se convertía en un fracaso de la noche a la mañana.

El año pasado Martina volvia a las canchas para jugar algunos torneos de dobles, con Daniela Hantuchova, sin demasiados buenos resultados, pero también es cierto que Hantuchova no tiene un nivel tan alto como para ganar torneos importantes en dobles, al menos regularmente.

Este año Hingis arrancó como entrenadora de la finalista de Wimbledon 2013, la alemana Lisicki, que no está pasando por su mejor momento pero que suele brillar en pasto, donde su saque es demoledor. Y parece que a Hingis no le alcanzó con entrenar a Lisicki y la animó a jugar el dobles, no sé si por diversión o por ganas de volver a competir, así que con invitaciones de los torneos, algo lógico por su palmarés y quizá no tanto por su positivo en 2007 (aunque ya cumplió con la sanción) arrancaron a jugar torneos juntas.

Esta semana en Miami se llevaron el titulo ante Vesnina y Makarova, que vienen jugando juntas desde 2012. Está claro que la calidad de Hingis sigue estando ahí, y eso que Lisicki no tiene grandes títulos en dobles, pero con ese saque (por algo la llaman "boom boom Lisicki") y una compañera con el tenis y la experiencia de Martina, pueden jugarle de igual a igual a cualquier pareja en este momento.

Veremos hasta donde llega la aventura de la suiza, que ya tiene 33 años pero puede seguir jugando tranquilamente si ella quiere porque estuvo retirada mucho tiempo y eso siempre te quita años en el físico. No es lo mismo tener 33 años sin haber dejado de competir nunca, que su caso.

Ahora arranca la gira de polvo y pronto Lisicki defenderá todos los puntos de la final de Wimbledon, asi que deberán decidir si seguir con esta aventura del dobles, o si enfocarse en el singles de Lisicki, que necesitará de muchos puntos en la gira europea si no quiere que su ranking (15) se aleje demasiado del top 20.

Etiquetas:

Tenis, Ormaechea, Paula

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Paula Ormaechea
Getty ImagesPaula Ormaechea, la figura del equipo local en la victoria ante Japón, en Pilar

BUENOS AIRES -- Argentina ganó la serie contra Japón en la Fed Cup, con el liderazgo de Paula Ormaechea, que superó con algunas dificultades el partido del sábado ante una jugadora 100 del mundo, como Misaki Doi, quien jugó con más habilidad de la que se hubiera podido esperar de una japonesa en polvo de ladrillo.

Previamente, María Irigoyen había ganado el primer punto frente a Kurumi Nara, una jugadora que está 65ª del mundo tras un gran esfuerzo en un partido larguísimo y con poco nivel, pero muy importante para arrancar la serie arriba, y quitarle a Ormaechea parte de la presión que siente cuando juega la Fed Cup, ya que su ranking y su nivel están muy por encima del resto del equipo al día de hoy. Paula respondió una vez más y fue claramente la mejor jugadora de la serie.

Es importante que Argentina gane estas series, porque le permite estar al acecho del Grupo Mundial I, y la edad de Ormaechea invita a pensar que si salen jugadoras jóvenes que puedan meterse en el top 100, en algún momento Argentina puede tener alguna oportunidad de disputar series que tanto las chicas como todos los que seguimos el tenis, podamos disfrutar viendo nuevamente al equipo entre los mejores del mundo.

La llegada de Paula fue importante para el tenis femenino argentino y pensar en el futuro es ilusionante porque es una jugadora atrevida y que tiene muchas cosas por mejorar aún. Sería difícil ilusionarse si no tuviera golpes o si se la viera al límite de sus posibilidades, pero creo que si se ordena y consigue una regularidad en su juego (añadiría mejorar el saque y sobre todo la defensa) tiene posibilidades de seguir creciendo y meterse entre las 50 mejores del mundo a corto/medio plazo. Sus 21 años dan para pensar que si trabaja duro y mantiene la cabeza fría, tendrá buenas posibilidades en el circuito.

El resto del equipo tiene dos partes muy diferenciadas. Por un lado, Irigoyen y Molinero que llevan muchos años intentando meterse entre las 100 mejores pero no consiguen superar esa barrera y ya no son tan jóvenes, por lo tanto cada vez les va a resultar mas difícil. Y por el otro lado viene un grupo de chicas jóvenes, en esta ocasión estaba convocada Catalina Pella, que pronto tendrán oportunidades para jugar estas series e ir ganando experiencia y confianza no sólo de cara a la Fed Cup, sino sobre todo a su incursión en el profesionalismo y en el circuito WTA, que es donde deben crecer previamente para después jugar la Fed Cup con garantías, tal y como sucede ahora con Ormaechea.

Creo que, históricamente, Argentina no tuvo la oportunidad de jugar varias series de Fed Cup consecutivas con dos jugadoras bien afianzadas entre las 20 mejores del mundo, y esa es la clave para optar al titulo.

Nuestro tenis femenino hoy está lejos de pensar en ese objetivo, pero será muy importante que las chicas jóvenes sigan entrenando y compitiendo, para ver si en estos próximos años Paula puede tener a alguna chica de su nivel (ojalá que mejor también) y que así las posibilidades de competir contra los mejores países del mundo sea una realidad.

Como ella misma mencionó después del partido, este es un proyecto a largo plazo, para pensar de acá a cuatro o cinco años. Felicitaciones al equipo por esta serie!

Etiquetas:

Tenis, Ormaechea, Paula

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Na Li
Getty ImagesLi mereció la victoria y así consiguió su segundo Grand Slam

BUENOS AIRES -- Me gustó mucho la final de este Australian Open, más allá de algunos altibajos más que aceptables dada la presión del partido y lo que había en juego. Na Li fue la merecida campeona y me sorprendió la entereza de Dominika Cibulkova, que decidió seguir haciendo lo que la llevó hasta la final, y consiguió ejecutarlo sin que le temblara la mano ni la mente.

Si bien la eslovaca ya lleva muchos años en el circuito, a pesar de lo joven que es (24 años), este resultado debería afianzarla psicológicamente y por qué no, si sigue sólida, puede meterse en el top 10 como ya lo hizo, por ejemplo Sara Errani, la N° 1 del mundo en dobles, y que con un físico muy parecido al de la eslovaca consiguió en estos últimos años explotar al máximo su fuerza, su garra y su movilidad para poder luchar en un circuito, que sigue estando rapidísimo y donde todas "le pegan".

Li fue la clara campeona de su segundo Grand Slam y, como ya saben, es una de las jugadoras que más me gusta del circuito, no de ahora, sino desde hace 6 u 8 años, cuando rondaba el top 30 y físicamente no estaba tan fuerte como ahora.

Su mentalidad, sin embargo, sigue teniendo grietas en la concentración y otros aspectos, pero también la mejoró, lo suficiente como para convertirse ya en una de las mejores jugadoras de la última década.

La final que jugó la china fue extraordinaria. Su físico de hierro (es una de las jugadoras que más duro trabaja en el circuito WTA) le permite moverse de una forma increíble y golpear la pelota como pocas. Para mí, hoy jugó uno de sus mejores partidos en mucho tiempo (al menos de los que pude ver por televisión).

Li pasa a formar parte de un grupo de muy pocas jugadoras en activo con más de un Grand Slam ganado en singles, junto con Serena y Venus Williams, Maria Sharapova, Victoria Azarenka y Svetlana Kuznetsova.

En este Australian Open estuvo a sólo un punto de caer eliminada en tercera ronda, contra Lucie Safarova, y según se comenta, el año pasado le llegó a decir a Tití Rodríguez, su entrenador argentino, que después de Wimbledon 2013 se retiraba.

Por suerte algo hizo que cambiara de opinión, fue paciente, y hoy puede disfrutar seguramente de su mejor victoria, ya que este es el Grand Slam de Asia/Pacífico, y si bien no es australiana, claramente es el mejor grande para los asiáticos.

Ojalá que esta victoria la haga volver el año que viene, creo que aún puede ganar más Grand Slam y, además, la gente la adora por ese humor tan sincero y particular que tiene. A ella la conozco del circuito, compartí varios entrenamientos y siempre fue de esta manera, espontánea, directa...

Estoy segura de que Li no será un caso como el de Marion Bartoli, y espero que podamos disfrutarla en el máximo rendimiento un par de años más.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Na Li
Getty ImagesLi aprovechó su gran experiencia y está en la final en Melbourne

BUENOS AIRES -- Cuando habitualmente hablamos de experiencia en esta columna, como uno de los factores más importantes a la hora de afrontar un partido tan duro como semifinales o una final de Grand Slam, no lo hacemos solamente refiriéndonos al hecho de haber pasado anteriormente por esa situación, sino al aprendizaje que el jugador va adquiriendo tras esos momentos de stress máximo. El trabajo psicológico que posteriormente puede realizar ayudará a que el impacto de ese stress sea el menor posible sobre el rendimiento.

El jueves se vieron claramente dos partidos en los que dos excelentes jugadores, como son Na Li y Stanislas Wawrinka, rindieron a un nivel mucho más alto que en otras semis de Grand Slam en el pasado. Tras el partido, ambos apuntaron a su cabeza, o la mencionaron. Y creo que, además, hay una palabra clave en todo esto: concentración.

El problema en esos picos de stress tan altos en partidos con tanta presión es que perdés la concentración. Y no hay forma de jugar bien si no estás concentrado, porque la coordinación no es la misma, la lucidez para tomar decisiones tampoco, e incluso algo que los jugadores no vemos cuando estamos en la cancha, que es todo lo que pasa a nuestro alrededor (mayormente me refiero al público que hay en el estadio), que pasa a formar parte de esa tormenta mental que no te permite enfocarte y jugar bien.

Destaco lo de Li y Wawrinka porque hablar de ellos es hablar de progreso, de evolución y de talento. Aquellos que piensen en lo fácil que es para Roger Federer, Rafael Nadal o Serena Williams les diría que ellos también lo sufren, pero lo manejan tan bien, que por eso son grandes campeones. La "gestión" del stress de estos supercracks es uno de sus mayores talentos, sino el que más.

El proceso por el que ya pasaron Wawrinka y Li es el mismo por el que pronto transitarán Grigor Dimitrov (erró dos derechas en el tie-break del tercer set contra Nadal que entrenando o en un torneo ATP en primera ronda puede fallar una de cada 200 veces) y la jovencísima pero muy talentosa y llena de futuro Eugenie Bouchard (que durante los primeros cinco games de la semifinal simplemente no estuvo en la cancha).

Como verán, todo esto es muy complejo, y bastante difícil de explicar para mí. Espero que se me haya entendido bien, pero claramente hay una diferencia muy grande entre un jugador que ya aprendió a manejar las presiones (que siempre están para todos por igual, indiferentemente del ranking) para que lo afecten lo mínimo posible en su concentración y, por lo tanto, en su rendimiento, y uno que todavía no domina la presión.

Caso aparte es el de Dominika Cibulkova, que también tenía ya la experiencia previa de haber jugado unas semis de Grand Slam, y se ve que aprendió rápido, porque barrió de la cancha a Agnieszka Radwanska con una determinación y un tenis tan sólido que, si es capaz de jugar así en la final, para mí tiene opciones reales de llevarse el título, salvo que Li esté al máximo tanto de tenis como de concentración.

La china, una de mis favoritas en el circuito, es mejor jugadora que Cibulkova, pero tiene que saber llevar su favoritismo y demostrarlo en la cancha. No sería la primera vez que se pone muy nerviosa para cerrar un partido importante y empieza a tirar pelotas afuera de la cancha. De hecho, cuando está tensa se le suelen ir largas.

También podría suceder que la Cibulkova que vimos estas dos semanas desaparezca y se convierta en un nudo de nervios imposibles de controlar. Ojalá que no sea así y podamos ver una linda final.

Con respecto a Bouchard, creo que la canadiense va a ser top 10 muy pronto y que está llamada a ser, junto con Sloane Stephens y algunas jovencitas más, la nueva líder del circuito WTA en unos pocos años.

El caso de Radwanska fue el que más me llamó la atención, porque se la vio muy apática y mucho más errática de lo que en ella es habitual. Probablemente, para ella, era una buena semi sobre los papeles y no supo manejar la situación, porque su tenis fue muy inferior al del partido anterior, cuando eliminó a Victoria Azarenka.

Seguiremos atentos a las "tres finales" que quedan en el cuadro individual de Australia: la gran semi Federer-Nadal y las definiciones femenina y masculina.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Na Li
Getty ImagesNa Li, la única del Top 4 con vida en semifinales

BUENOS AIRES -- Cualquiera hubiera apostado hace apenas 10 días que Serena Williams era la gran candidata a ganar el Australian Open 2014, y que si por algún motivo no fuera así, serían Sharapova o Azarenka quienes se llevarían el primer Grand Slam del año. Yo también lo hubiera hecho, aunque hubiera añadido a una de mis jugadoras favoritas en el tour femenino: Li Na.

Ya sólo queda la china, y las sorpresas de las tres máximas favoritas tuvieron una explicación. En el caso de Serena, claramente afectada de su espalda, no pudo rendir al 100%, aunque sí podía jugar, y Ana Ivanovic hizo una gira australiana excelente (ya venía de ganar el primer torneo WTA del año, precisamente frente a Venus Williams en la final).

En el caso de Sharapova, si bien no parece estar sufriendo las lesiones que la tuvieron con problemas en los últimos años, no llegó con buen ritmo a Melbourne. Su juego iba bien por momentos, pero ya había sufrido mucho para ganar a la italiana Knapp (muy sólida) en segunda ronda, y terminó cediendo contra una Cibulkova de la que hablaremos más adelante pero que está muy "enchufada".

El caso de Azarenka, que fue la sorpresa de anoche, tiene una explicación que al menos para mi es clara: subió de peso dos o tres kilos y eso se le nota mucho en sus desplazamientos. Sigue siendo muy peligrosa por su agresividad y su velocidad de pelota, pero el circuito está muy físico y cuando no estás al 100%, tarde o temprano te eliminan. Si había una jugadora que podía exprimir al máximo esa carencia en el estado físico de Azarenka, era la "maestra" Radwanska. En el primer set la movió por toda la cancha: una pelota larga, un drop, una pelota alta... y así hasta que la bielorrusa estuvo a punto de perder el primer set por 6-0 y se dio un raquetazo en la rodilla por la frustración que después la dejó dolorida al menos durante todo el segundo set.

Agnieszka Radwanska
Getty ImagesRadwanska y la prueba de que la potencia no es todo

Radwanska no tiene títulos de Grand Slam, pero sí de torneos Premier y ya sabe lo que es jugar una final de Wimbledon, por lo tanto hay que darle todo el crédito a la polaca, que además está físicamente impecable. Compartí algunos años de circuito con ella y les puedo asegurar que es de las que mejor se entrena y de las más profesionales que vi. Nadie le puede negar que a pesar de ser bajita y con una estructura muscular mediana, no esté exprimida al 100% de sus posibildades, gracias a su trabajo y profesionalidad.

Cibulkova, que será su rival, siempre fue una jugadora muy intensa, con muy buen juego de fondo tanto de revés como de derecha, y que se mueve muy muy bien. Creo que al igual que Radwanska son las jugadoras del circuito que mas "optimizadas" están. No se podría hacer más de lo que hacen en el circuito de los últimos años con sus características físicas. Claramente está con una confianza enorme y la vi muy atrevida en cuartos de final contra Halep, que se vio desbordada. Otra cosa serán las semis contra Radwanska, pero claramente veremos a dos jugadoras que se mueven muy bien, y con dos estilos bien definidos: la polaca jugando tácticamente perfecta y variando el juego, y la eslovaca poniendo mucho ritmo, velocidad e intensidad en cada pelota.

La semi de Li Na, que le ganó muy fácil a Peneta y siempre es candidata en Australia, frente a la joven canadiense Bouchard es un partido que quiero ver de principio a fin. La china me encanta, pero debo decir que en este Grand Slam "descubrí" el talento de Bouchard, me fascinó su juego, su valentía y la velocidad de pelota que tiene. Creo que estamos ante una futura top 10 si no sucede nada extraño y que hay una nueva figura para la WTA (quien ya viene explotando su imagen con fuerza en el ultimo año).

Hay una diferencia de experiencia enorme entre Li Na y Bouchard. La china ya jugó finales en este Grand Slam, y es campeona de Roland Garros, mientras que Bouchard está consiguiendo algo increíble solamente por meterse en las semis del primer Grand Slam del año. Pero quizá recuerden a una joven rusa de 17 años en Wimbledon 2004 que llegaba por sorpresa a semis (ya había hecho cuartos en Roland Garros), Maria Sharapova. Nadie apostaba por ella, pero finalmente ganó aquel Grand Slam y nació una estrella que ya lleva 10 años en la élite del tenis mundial.

¿Será este Australian Open el despegue de Bouchard como la nueva estrella del tenis femenino? El cuadro está difícil, pero no imposible...

Etiquetas:

Tenis, Nadal, Rafael

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BUENOS AIRES -- Cuando en el tenis se dan casos tan extraoridinarios como el de Rafael Nadal, lo primero que se me viene a la cabeza es cómo empezó todo, qué camino siguió desde sus inicios, qué críticas no le afectaron de sus rivales, de la prensa, etc. En definitiva, cómo fue superando barreras y límites que parecían imposibles.

Rafael Nadal
Getty ImagesLa imagen más repetida de Nadal en 2013: un festejo con puño apretado. Ganó 10 títulos

Los pequeños pasos de Rafa a lo largo de su ya enorme carrera tenística fueron y son los que lo proyectaron a tener mucho más cerca de lo que cree la gente el hecho de poder convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos, o al menos el más laureado (para que no se me enojen los 'Federistas', que ya saben que a mí me encanta Roger).

Está tan cerca Nadal, que si gana el Open de Australia en enero igualará a Sampras (lo digo y me parece ¡increíble!). Para mí, Rafa es el favorito en Melbourne Park, donde probablemente luchará en otra enorme batalla contra Djokovic, dada la lesión de Murray, que no le permitirá llegar con gran ritmo de competición. Las opciones de Federer y Del Potro para salir campeones son buenas, pero claramente inferiores a las de Nadal y Djokovic.

Nadal entró al circuito sin "saber sacar", y era casi literalmente así, porque tanto su entrenador como todos sus rivales lo reconocían. Su servicio era muy "pobre" en comparación con su juego desde el fondo de la cancha, que era demoledor. Él lo sabía, y su tío Toni también. Por lo tanto, ya habían dado un gran paso hacia la mejoría, que es reconocer las carencias de su juego y ser consciente de que había que dedicarle mucho tiempo a ese golpe, si no quería correr "como un loco" todos los partidos, tanto en los juegos de devolución como en los de saque, ya que su servicio estaba lejos de lastimar a los top 100. Y, en especial, si quería ganarle a los de arriba con regularidad en canchas rápidas.

Las lesiones también fueron mermando la cabeza de Rafa, pero ahí "pincharon" en hueso duro, y esos "descansos obligados" lo devolvían al circuito furioso, hambriento de títulos y con conceptos nuevos en su mente, que quería aplicar a su juego, siempre para mejorar. Jamás olvidaré las semifinales de Roland Garros 2005. Rafa ya había ganado su partido de cuartos y estábamos comiendo en el 'players lounge' del club, mientras Federer jugaba.

En esas instancias del torneo, ya quedan muy pocos jugadores (aquel fue el último Roland Garros que ganamos con Vivi Ruano) y estábamos en la mesa con Rafa viendo el partido de Roger. Nadal tenía 17 años, era casi un nene y estaba ¡en semis de París! Lejos de asustarse ante el escenario que se le venía encima (primeras semis de Grand Slam y contra el N° 1 del mundo, un tal Federer) comentó en voz alta "Rogelio, Rogelio... que ganas te tengo!!!". No sonó soberbio, él era un nene, e impresionaba su atrevimiento, su capacidad para creer en sí mismo ante la situación. Todos saben que aquel fue su primer Grand Slam, de los muchos (13) que hoy tiene.

Sigamos con los cambios y con la evolución de su tenis. Su revés, su saque, su volea, su posición en la cancha (mucho más metido desde que la rodilla parecía que lo retiraría con esos dolores insoportables...). En fin, cada paso que daba, mejoraba su juego, que sumado a un talento físico y tenístico extraordinario, y como no decirlo, a la mentalidad más ganadora que yo haya visto, no sólo en el tenis, sino en cualquier deporte, le permitían seguir ganando más títulos cada año. Al principio eran todos en París, pero fue haciendo la tarea para que las canchas rápidas le permitieran ganar a los grandes sacadores y voleadores, y así fue como también brilló en los demás.

El 2013 de Nadal es la prueba más extraordinaria de talento, fuerza física y fuerza mental que yo recuerde. En la gira sudamericana en polvo de ladrillo se lo veía tremendamente dolorido de su rodilla izquierda y parecía que el descanso de más de siete meses sin competir y la rehabilitación no habían conseguido su objetivo. Sus médicos le decían que el período de adaptación a la competición llevaría varios meses y que tendría que intercalar competición con descanso y rehabilitación. Pero las semanas pasaban y la rodilla seguía mal.

En Brasil se vio un detalle del padre de Rafa, llorando después de que su hijo ganase el ATP 250. Creo que esas lágrimas no eran tanto de alegría (era un título ATP, pero uno menor para un jugador de esta categoría), sino del stress y el sufrimiento que todos debieron padecer en un momento en el que todo estaba muy oscuro en el horizonte. La rehabilitación no estaba demostrando ninguna mejoría y las medianamente buenas sensaciones de los entrenamientos en Mallorca habían desaparecido.

En San Pablo, con su victoria, tuvo algunos días en los que la rodilla respondía mejor que en otros, y ya en Acapulco, aunque seguía con dolores, rindió a un nivel muy alto en algunos partidos, donde se destacó claramente la final contra Ferrer, con un resultado que daba a entender que ese día, tanto la rodilla como el tenis de Rafa, habían vuelto a su mejor versión.

A partir de la inesperada victoria en Indian Wells, que fue importantísima porque los jugadores a los que enfrentó ya tenían un nivel mucho más alto que en la gira de polvo sudamericana, fue todo muy emocionante y especial para Rafa. Volvió a sentirse competitivo y, entonces, a pesar de que le encanta jugar en Miami (es uno de los pocos torneos grandes que todavía no ganó) decidió no "cebarse" y pensar en que lo mejor serían unos días de descanso, volver a rehabilitar la rodilla y no perder ni un segundo para, desde ese mismo instante, hacer la transición a la arcilla, nuevamente pensando en la parte más importente de la temporada, la gira europea de polvo de ladrillo.

Siguió sumando finales y títulos y, después de una batalla increíble contra Djokovic en la central de Roland Garros en semis, volvió a levantar un trofeo de Grand Slam y apuntaba a Wimbledon como favorito. Pero en Londres, no sé si las sensaciones no fueron buenas y decidieron no arriesgar (la rodilla), o si directamente creyeron que era imposible y no iba con todo, como a él le gusta. Sin quitarle nada de mérito a su rival (Darcis), me pareció muy extraño que perdiera ese partido, después de haber llegado a todas las finales disputadas en lo que iba del año. Pero debo aclarar que esto es una percepción mía de lo que pasó en Wimbledon 2013.

La gira de la US Open Series, después de unas minivacaciones en Mallorca, no empezaba bien, aparentemente porque en los días previos al inicio del primer Masters 1000, en Canadá, Rafa sentía de nuevo dolores fuertes en la rodilla, pero decidió jugar igual. El resultado no pudo ser más soñado: ganó todos los partidos de las US Open Series, con otros tres grandes títulos que lo dejaban con otro Grand Slam más, y con muchísimas opciones de terminar el año como N° 1 del mundo -finalmente lo concretó-, algo impensado apenas unos meses atrás.

Si las cosas siguen con normalidad, creo que la revolución Nadal dará mucho que hablar en los próximos dos años. Creo que 2014 y 2015 serán años claves en la historia de este tremendo jugador, si su rodilla le permite seguir siendo competitivo. Pienso que ninguna otra cosa podría impedir que grandes récords lleven su apellido.

Etiquetas:

Tenis, Nadal, Rafael

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Djokovic, otra vez Maestro
Tags: tenis

BUENOS AIRES -- No hubiera sido justo que una temporada como la 2013 de la ATP no terminara con otro partido que no sea un Nadal-Djokovic. En este espacio voy a repasar los factores determinantes en el triunfo de Nole sobre Rafa, pero también me gustaría destacar el buen torneo y excelente año de Juan Martín Del Potro, así como la mejoría en la confianza y el juego de Roger Federer, que si bien no está al 100% físicamente (personalmente lo vi un poquito más "gordito") este resultado lo va a motivar y proyectar de cara a la gira australiana y al 2014 en general.

Por su parte, Del Potro, a quien ya repasaremos en una columna completa en las próximas semanas, desarrolló un gran tenis en el final de temporada y el sabor amargo de las oportunidades perdidas contra Federer en el Masters no debería empañar un año tenístico que lo vuelve a situar con opciones a ganar cualquier torneo. Tema aparte es el N°1 donde la regularidad es fundamental y no se puede fallar en ningún Grand Slam antes de semis.

Novak Djokovic - Rafael Nadal
APNovak Djokovic venció a Rafael Nadal en sets corridos y se consagró campeón de las Finales ATP

En cuanto a la final en Londres, debo destacar el juego de saque de Djokovic, que se mostró muy sólido en este final de temporada durante toda la gira indoor y que le permitió ganar muchos puntos; y tampoco hay que olvidarse de su juego de base, que debido a su velocidad de pelota lastima muchísimo a sus rivales. Algo que combinado con unos porcentajes de saque espectaculares se convierte en una ecuación difícil de romper.

En cuanto a Rafa y los porqués de su "derrota" en la final, creo que básicamente su servicio no fue tan efectivo como a él le hubiera gustado para poder disputar el partido contra un Nole impecable. De haber sacado mejor las chances habrían sido otras y quizás hasta podría haber ganado el partido. Concedió demasiadas oportunidades y el serbio, quien para mí tiene la mejor devolución del circuito, no desaprovechó las ocasiones y se mostró en un gran nivel de concentración, con pocas fallas.

A Nadal también lo vi en algunos momentos errático con su drive, algo muy poco habitual; y en este sentido parece que la pelota que se utilizó en el torneo no le gustó tanto porque sus golpes no agarraron el efecto que él quiere. Pero eso no es algo que justifique victorias o derrotas, ya que las condiciones a veces lo favorecen a Rafa, y en otras, como en Londres, a Nole, tanto por la superficie como la bola.

Si bien algunos pudimos llegar a pensar previo al partido que Rafa se podía sentir presionado, por no lograr el único torneo grande que le falta junto a Miami, creo que en el partido no se lo vio tenso en ese sentido y la clave pasó mas por lo tenístico que por lo anímico.

En el plano físico creo que ambos llegaron cansados al final de temporada, pero con una fatiga similar. No se notó una frescura mucho mayor en uno que en otro. Nadal hace un desgaste más grande que Nole por su patrón de juego, pero también es cierto que Rafa jugó mucho más agresivo este año y además comenzó la temporada allá por febrero cuando Nole ya había ganado torneos y tenía varios partidos acumulados.

Las vacaciones de estos dos súper jugadores serán cortas en lo tenístico, pero las exhibiciones no generan ningún tipo de presión para ellos; y de hecho se realizan mientras transcurre la pretemporada, por lo tanto serán como unas vacaciones "part time" por Latinoamérica, donde podrán disfrutar de sus fanáticos y de países que no visitan a lo largo del año con el Tour.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Serena Williams
Getty ImagesSerena Williams ratificó su dominio en el Masters, en Estambul

BUENOS AIRES -- Terminó el Masters 2013 en el circuito WTA y lo hizo con un gran partido, una gran final en la que la mejor jugadora del mundo dominó una vez más frente a las siete siguientes jugadoras del planeta.

En la columna de hace una semana, donde repasábamos una por una a las Maestras que participarían en el torneo de Estambul, destacábamos la amplia ventaja que tenía Serena Williams sobre el resto de las top, por el momento de forma y confianza en el que se encuentra, y también dábamos a Na Li como una de las dos o tres jugadoras que podría llegar a hacerle fuerza.

Así fue. Ellas jugaron una muy buena final, un partido a tres sets, donde Serena tuvo que dar lo mejor de sí para doblegar a la china. Li, por su parte, hizo un gran torneo y una gran temporada, en la que no pudo ganar ningún Grand Slam pero que termina como N° 3 del mundo, su mejor ranking, y en un estado físico envidiable, teniendo en cuenta que, al igual Serena, ya supera los 30 años.

Sorprendió que Azarenka no pudiera pasar el Round Robin en una superficie que, a priori, la favorecía y mucho. No sorprenden tanto, sin embargo, las eliminaciones de Errani o Radwanska que, en canchas rápidas, sufren más la diferencia de velocidad y de potencia de este tipo de jugadoras que sacan muy bien como Serena, Li o Kvitova.

Sin duda que la ausencia de Sharapova siempre es una mala noticia para la WTA porque se trata de una de las jugadoras más mediáticas de la historia, si no la más mediática, y eso afecta a la repercusión que genera el torneo en todo el mundo.

Por otra parte, este liderazgo de Serena ya empieza a equipararse a los grandes reinados de jugadoras como Graf, Navratilova o Evert, una hazaña que debemos valorar en su justa medida. Aquellos que tenemos la oportunidad de verla jugar, o en mi caso de haber compartido entrenamientos y partidos contra ella, incluso finales de Grand Slam contra ella y Venus, nos sentimos privilegiados de formar parte de la "generación Serena", a quien algunos pueden llegar a quitarle mérito a sus triunfos de una forma totalmente injustificada y poco criteriosa.

No debemos olvidar que Serena ganó y gana Grand Slams contra jugadoras tan buenas como Henin, Clijsters, Mauresmo, Seles, Davenport, Capriati o Sharapova. También a su hermana Venus, todas ellas grandísimas campeonas y tenistas con un nivel espectacular. Por lo tanto, hay que felicitarla y esperar a un 2014 en el que, si nada raro sucede, volverá a tenerla en un nivel físico y tenístico altísimo y donde tendrá que batallar contra una buena generación, como Sharapova, Li, Kvitova o Azarenka.

Ahora es tiempo de descanso para estas grandes jugadoras, que se tomarán aproximadamente entre dos y tres semanas de vacaciones, para luego comenzar ya con el trabajo de pretemporada y algunas de ellas las exhibiciones, que se disputan sobre todo en Asia y algunas también en América Latina.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Serena Williams
Getty ImagesSerena Williams, la figura de 2013, es la gran candidata al título en Estambul

BUENOS AIRES -- Se termina el año tenistico de la WTA con el Masters de fin de año, liderado por Serena Williams, la auténtica estrella de este 2013 y que, sin dudas, es la gran favorita a ganar una vez más el torneo de Maestras.

La gran ausencia será la de Sharapova, que se bajó por lesión en el hombro y que se encuentra en Los Angeles entrenando y haciendo rehabilitación. Maria tendrá varios cambios para la próxima temporada, uno de ellos será el cambio de kinesiólogo, ya que Juan Reque no seguirá en su equipo de trabajo.

La rival más dura para Serena, y que en este tipo de superficies es muy peligrosa, será Azarenka, la N° 2 del mundo, quien como ya saben tiene un juego superagresivo, con prácticamente tiros ganadores desde todos los puntos de la cancha y a quien le gusta jugar a dos o tres pelotas. Ya le ganó varias veces a Serena y seguramente intentará terminar el año llevándose este titulo de Maestra.

La polaca Radwanska, quién no brilló tanto este año, pero siempre con esa regularidad que la caracteriza terminará la temporada como N° 3 del ranking si hace un buen torneo, ya que está a solo un paso de Sharapova, y como dijimos antes, la rusa no juega, lo que le abre esa puerta a Agnieszka.

Na Li es otra de las que podría llegar a causarles problemas a Serena en este Masters, una jugadora que saca muy bien, con una técnica muy buena y con un físico privilegiado. Se va acercando al final de su carrera por edad, pero mantiene una constancia envidiable, sin lesiones y con un nivel de juego muy alto.

También estará Kvitova, que ganó recientemente un torneo WTA y que se adapta muy bien a estas superficies, donde su pelota lastima y mucho. Podría ser una de las revelaciones del torneo, aunque acá todas son buenas y dependerá de su nivel y de lo que muestren sus rivales.

La italiana Errani será, sin duda, una de las jugadoras que más sufrirá por el tipo de superficie usada en Estambul. Su regularidad volvió a ser asombrosa a lo largo del año, pero a priori es una de las jugadoras mas "débiles" dada la cancha.

Jankovic volvió a un gran nivel, muy cercano al que la convirtió en N° 1 del mundo, y cerró un gran año entrando al torneo de Maestras. Siempre es una jugadora de peligro, por su solidez, por su experiencia y porque además cuenta con una gran movilidad y con un revés paralelo que probablemente sea el mejor del circuito.

La alemana Kerber es la gran beneficiada por la baja de Sharapova, y jugará un año más el último torneo del año. Angelique es una jugadora que no juega a la velocidad de las de arriba pero contragolpea muy bien, es inteligente y además es zurda como Kvitova, algo que complica y mucho a sus rivales. De todas formas, no la veo aspirando al titulo.

Como primera suplente aparece Wozniacki, quien viene de ganar su primer titulo del año y que se encuentra lejos del nivel que la llevó al N° 1 de la WTA, pero aun así consiguió cerrar una muy buena temporada entre las 10 mejores del mundo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Serena Williams
Getty ImagesA los 31 años, Serena Williams logró su 17º título de Grand Slam

BUENOS AIRES -- Creo que esta final del US Open 2013, además de un gran tenis, nos dejó una lección para todos los que amamos este deporte, y una demostración más de lo difícil que es practicarlo y competir a un gran nivel. Serena Williams ya tiene 17 Grand Slams en su casa, pero todos pudimos ver los nervios y la tensión de la N° 1 del mundo para cerrar el partido cuando sacó 5-4 en el segundo set. Pero, sobre todo, cuando sacó 6-5 con viento en contra (ahora les explicaré para los que no juegan con mucha frecuencia el por qué).

Antes de entrar en el análisis del partido y de la final, que fue espectacular, me gustaría destacar lo que consiguió Serena a lo largo de su carrera, y ojo porque está en su mejor momento y ella lo sabe, tiene 31 años, pero hace un año y medio que cambió su dieta, viaja con una cocinera y, aunque no lo diga, porque no quiere dar ventajas tampoco en ese sentido, se siente físicamente mejor que nunca y está enfocada en seguir haciendo historia. Para que se hagan una idea de lo que es esta genia del tenis, ya tiene la misma cantidad de Grand Slams y de US Open (5) que Roger Federer.

Sé que algunos van a querer hacer comparaciones, pero para mí cualquier intento de comparar a estos dos grandes deportistas es absurdo. Federer ganó finales de Grand Slam contra grandes campeones, pero también contra grandes jugadores que no necesariamente eran grandes campeones. Lo mismo sucede con Serena, quien le ganó en ocasiones a muy buenas jugadoras, y en otras a grandes campeonas como Henin, Sharapova, Venus o Azarenka.

Volviendo a la final, me pareció un partidazo, y hay que felicitar también a Azarenka, porque siempre la exige el máximo a Serena (venía de ganarle en la final de Cincinnati) y brindaron un muy buen espectáculo, que siempre se agradece. Creo que las dos fueron muy agresivas, ambas se conocen muy bien y saben que tener el dominio del punto les da grandes posibilidades de ganarlo. Asi que fue "palo y palo", como se suele decir en el mundo del tenis y la verdad que ambas demostraron un gran nivel físico y tenístico.

Las mayores dificultades las sufrieron tanto Serena como Victoria cuando sacaban con viento a favor. Ya saben que cuando uno saca con viento a favor el cuadro del saque cada vez "se te hace mas pequeño" y comienzan las dobles faltas y también hay que acelerar muchísimo desde el fondo de la cancha porque sino la pelota se te va larga. Y algo que suele ser fatal es tratar de cuidarla y bajar la aceleración, porque ahí si que es imposible meterla, y más si del otro lado hay una jugadora super agresiva que le pega con todo, porque es consciente de que con el viento en contra es muy difícil que la pelota se le vaya larga.

El primer set fue muy parejo, y Serena tuvo un par de chances de quiebre más que Victoria, pero fue más efectiva la bielorrusa, que aprovechó la única chance de break-point que tuvo, así que Serena tuvo que sufrir para ganarlo. En el segundo set, que fue muy parecido al primero, se vivió un momento de muchísima tensión en el box de Serena cuando sacó por primera vez para el partido con 5-4 y no pudo cerrarlo, pero es cierto que en ese game sacó con viento a favor, con las dificultades que eso suponía y que les expliqué recién. Así que de alguna forma era un game difícil y no resultó tan extraño que Azarenka le quebrara.

Cuando sí saltaron todas las alarmas y hasta la propia Serena se mostró desesperada, fue cuando sacó también para cerrar el partido 6-5 con viento en contra. Estuvo muy nerviosa, dejó de pasar la mano, perdió agresividad y Azarenka, que es una guerrera, no dudó en llevarse el segundo set en el tie-break.

En el cambio de lado para comenzar el tercer set, Serena descargó toda la bronca y demostró por enésima vez la gran campeona que es, dándole vuelta a una situación anímica dificilísima en un escenario apabullante y con una gran jugadora enfrente. Todos halagos que se quedan cortos porque, como ya vengo diciendo algunos años, esta jugadora es para mí una de las mejores de todos los tiempos por su juego, y cada año más, también por sus títulos.

Etiquetas:

Tenis, Williams, Serena

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BUENOS AIRES -- Espectacular el nivel de Serena en estas semis, y en lo que va de torneo en Nueva York. Creo que de las cuatro semifinalistas ella fue claramente la más fuerte tanto física como psicológicamente. Está a un partido de sumar otro Grand Slam con más de 30 años y para mí se encuentra en el mejor momento de su larga carrera deportiva. Si gana este US Open alcanzaría su 17° título de Grand Slam e igualaría a Roger Federer, el otro genio treintañero de esta generación tenística difícilmente repetible.

Serena Williams
APSerena Williams derrotó a Na Li en las semifinales del Abierto de Estados Unidos

En cuanto a las otras tres semifinalistas, destacaría a Na Li, que, a pesar de perder contra una Serena intratable, tuvo un nivel altísimo en todo el torneo. Ya saben que la china es una de mis jugadoras favoritas en el circuito, y que si bien no tiene la consistencia, la regularidad y la solidez de Serena, Venus, Clijsters, Henin y otras grandes de la última década, tiene una técnica y un estilo de juego que a mí me encanta. Buen torneo para ella, que en el comienzo del partido no pudo aprovechar ninguno de los game points que tuvo tanto con su saque como con el de Serena y eso le rompió un poco el esquema de juego y la concentración. De haber jugado la otra semifinal hubiese tenido muchas posibilidades de llegar a la final, pero está claro que el nivel de Serena hoy por hoy es superior al de las demás.

Azarenka por su lado tenía la semifinal más "accesible" y eso le produjo cierto nerviosismo sabiendo que si no ganaba iba a ser por no estar al nivel que acostumbra. Creo que Flavia Pennetta finalmente, después de muchas oportunidades, pudo demostrar la clase de tenista que es y aprovechó un cuadro complicado pero con rivales que no le hacían tanto daño a su juego. En años anteriores tuvo buenos sorteos para estar en cuartos o semis de Grand Slams, pero siempre perdía en esos partidos contra oponentes que jugaba de igual a igual. Así lo reconoció ella misma en declaraciones tras su victoria en cuartos de final, donde dijo sentirse satisfecha y, de alguna forma, liberada por haber podido alcanzar las instancias finales de un Major después de varios intentos frustrados con "buenos" partidos, como por ejemplo en Roland Garros 2010 cuando perdió contra Francesca Schiavone (de un nivel muy similar al de ella), quien finalmente ganó el torneo.

Acá, en Nueva York y cuando ya casi parecía que su carrera estaba por finalizar, jugó a su máximo nivel y cuajó su mejor resultado en un Gran Slam, pero no tuvo chances contra Azarenka, una de esas jugadoras consolidada que está un escalón por encima del tenis que puede ofrecer Flavia.

Para la final sólo queda una esperanza: que Azarenka pudo ganarle 7-6 en el tercero a Serena hace unas pocas semanas en Cincinnati. Si bien la norteamericana es la gran favorita por juego y experiencia, podría sufrir por momentos los nervios de ganar "en casa". Una cosa está clara: para que no suceda lo esperado, Serena tiene que bajar un poco el nivel de hoy y Azarenka subirlo hasta su mejor versión.

Etiquetas:

Tenis

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO