El principio del final para Alex Rodríguez

FECHA
28/06
2016
por Andrew Marchand, Escritor Senior de ESPN
Alex Rodriguez
Mark Blinch/The Canadian Press via APLos Yankees le deben $21 millones en esta temporada y $21 millones en la siguiente a Alex Rodríguez.
NUEVA YORK - El atleta estelar es casi siempre el último enterarse, así que Alex Rodríguez estaba parado al frente de su casillero de esquina en el camerino de los Yankees de Nueva York, desafiante, hablando sobre un buen juego a pesar que él ya no suele tenerlos.

Un A-Rod con mirada decidida nos dijo que no habíamos escuchado lo último de él y que le encanta hacer quedar mal a la gente. Esas son palabras que anteriormente ha podido probar con hechos.

El problema es que, dentro de un mes, cumplirá 41 años. Ya ha sufrido dos cirugías de cadera. La vida de su bate casi se ha extinguido. Si no fuera por los $21 millones que se le deben esta temporada y la que viene, ya sería un ex Yankee.

El que fuera alguna vez el mejor atleta - sí, ayudado por la química - en el deporte, ha sufrido los embates del Padre Tiempo en su guante, su velocidad y gran parte de su poder. Los Yankees ya colocaron su bate en respiración artificial.

El manager Joe Girardi, con un empujoncito del gerente Brian Cashman, envió a la banca a A-Rod por segundo partido consecutivo ante pitcheo derecho el lunes. Rodríguez estará de nuevo en la alineación el martes ante el zurdo de Texas Cole Hamels, y entonces el miércoles y jueves los Yankees se medirán a lanzadores derechos. Durante el fin de semana, ellos estarán en San Diego donde no habrá bateador designado y Rodríguez ya no juega ninguna posición en el terreno.

A menos que logre encontrar algunos frijoles mágicos, no hay forma de pensar que Rodríguez pueda volver a tener el mismo éxito que en el pasado. Él no ha sido bueno por mucho tiempo.

En los últimos 95 partidos, desde la temporada pasada, él batea para .204 con 17 jonrones y 49 remolcadas en 333 turnos al bate. Lo que los Yankees encuentran particularmente alarmante este año es que el OPS de A-Rod es un horrible .584 ante lanzadores derechos en comparación con un muy respetable .837 versus zurdos. Ahora él se va a enfrentar casi exclusivamente a los zurdos.

Quizás hace tiempo que los Yankees debieron haber limitado los turnos al bate de A-Rod. El siguiente paso será darle su libertad antes del final de la siguiente temporada, y cuidado si mucho antes de eso.

Incluso a pesar de su salario de $21 millones en la siguiente temporada y restándole cinco jonrones para llegar a los 700, los Yankees no van a poder justificar el mantener a Rodríguez en el roster por demasiado tiempo.

Si ya no puede jugar en el terreno, no puede fungir como corredor emergente, no puede jugar ante derechos, es bastante difícil justificar su presencia en el equipo a largo plazo.

"Ustedes no han visto lo último de mí", dijo Rodríguez.

Cómo exactamente él va a lograr eso parece algo difícil de entender. Si él estará recibiendo turnos limitados al bate, mayormente ante abridores zurdos, será difícil imaginarse a Rodríguez cambiar el capítulo final de su alocada carrera.

"Tiene que producir", dijo Girardi al responder sobre la manera en que A-Rod puede ganarse de vuelta su trabajo. "Esa es la conclusión. Estamos en el negocio de producir. Así que, ustedes saben, las cosas cambian. Nada está escrito en piedra".

No lo está, pero los Yankees parecen decidido a dejar que su jugador de 39 años Carlos Beltrán, quien es su mejor bateador, sea su bateador designado por mucho más tiempo. Esto permitirá que Aaron Hicks, su mejor jardinero, juegue más en el jardín derecho. Si Hicks se aproxima a la producción de A-Rod con promedio de .200, cinco jonrones y 17 remolcadas en 41 juegos ante los derechos, los Yankees van a ser un mejor equipo.

Todo esto debe ser combustible para A-Rod. Él es un atleta con orgullo, cuya vanidad ha llevado a muchos de sus problemas. Él va a hacer todo lo que esté en sus manos para no quedar avergonzado. Él ya está disfrutando la idea de hacer que columnas como estas quedaran en ridículo.

"Yo siempre he disfrutado el probarle a la gente que está equivocada", dijo Rodríguez.

El béisbol no es un deporte donde se utilicen muestras pequeñas. A-Rod, por primera vez en su carrera, está a punto de convertirse en un jugador de muestras pequeñas. ¿Cómo va a lograr cambiar las mentes de Cashman y Girardi si solo va a recibir una cantidad limitada de turnos al bate?

La respuesta simple es que no va a poder. Si esto resulta en la forma más probable, el siguiente paso será encontrar la manera de sacar a Rodríguez del roster. Quizás sea una "lesión" para ponerlo en la lista de lesionados, o quizás sea el dueño Hal Steinbrenner el que decida cortar los lazos con Rodríguez.

Quizás A-Rod tendrá uno o más momentos en el próximo año y medio, pero su extraordinaria historia de béisbol probablemente termine de la forma más ordinaria posible - alguien diciéndole que es hora de irse para su casa.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Steven King/Icon SportswireIna Kinsler, de 34 años, está teniendo una gran temporada. El intermedista batea .298 con 14 jonrones en los primeros 74 juegos.
DETROIT - ¿Cómo lanzarle a Ian Kinsler?

Esa es una pregunta difícil. El receptor Jarrod Saltalamacchia jugó por varios años contra Kinsler, intentando en vano de responder esa pregunta. Incluso ahora que son compañeros, no tiene una respuesta concreta para eso.

"Si le golpeas en las costillas, no te puede conectar un doble", respondió el broma el veterano receptor.

Kinsler, como dijo recientemente un cazatalentos a ESPN.com, es un "dolor en el trasero" al uno intentar prepararse para enfrentarlo porque te puede lastimar de varias maneras. El veterano intermedista de los Tigres de Detroit es veloz y ágil, pero puede batear con poder; ya tiene 14 jonrones y no hemos llegado a la mitad de la temporada.

Suele arropar el plato, pero no puedes dominarlo pegado debido a su swing corto y rápido. Y es tan buen bateador, especialmente con su cobertura del plato de este a oeste, que un lanzamiento bajo y lejos de la zona tampoco es la respuesta.

"Como receptor, uno tiene que dejarle saber a su lanzador, 'Oye, está arropando el plato, así que si tiras un lanzamiento quebrado, tiene que ser más corto que corto'. No puede quedarse encima del plato porque básicamente se convierte en un lanzamiento a la altura de la rodilla para él", dijo Saltalamacchia. "Nuestros reportes de cazatalentos en el pasado decían que era mejor lanzarle despegado, pero despegado y bajo; los cambios han sido buenos en el pasado, y con elevación tardía, pero uno tiene que poder lograr el primer strike ante él. Si caes atrás en el conteo, quedas a su merced".

Su tenacidad en el plato suele agotar a los lanzadores contrarios. Su versatilidad mantiene despiertos en las noches a los cazatalentos. Y ambas han sido de gran ayuda para los Tigres en esta temporada. Y eso es solo a la ofensiva. Pareen eso con sus asombrosas capacidades defensivas, y definitivamente él está en la conversación para ser considerado como JMV de los Tigres luego de 74 juegos en esta temporada.

"Realmente es como un catalítico", dijo el manager Brad Ausmus. "Él es la parte superior de nuestra alineación. Nos da cierta ventaja. Tiene fuego de ganar. Ha estado aquí por mucho tiempo y ha dejado en claro que no se preocupa por sus propios números, solo quiere ganar. No deja pasar un buen pitcheo, así que es un buen ejemplo para nosotros".

Con seis pies de estatura y 200 libras de peso, el físico de Kinsler no grita exactamente "toletero", pero lleva ritmo para lograr más de 30 jonrones esta temporada.

Ya ha logrado dos campañas con más de 30 bambinazos, en 2009 (31) y 2011 (32). De acuerdo, eso fue durante su tiempo con los Vigilantes de Texas, cuando jugó en el Globe Life Park en Arlington, un estadio amigable para los bateadores, pero de la forma en que ha estado bateando esta temporada, no es de ilusos imaginarse otro año monstruoso.

"Ha sido más un bateador de rachas en términos de jonrones en las temporadas, pero tiene poder. Es solo que, por la razón que sea, no es del tipo de poder que tiene un Miguel Cabrera", dijo Ausmus. "Miggy puede batear mal una pelota y aun así la puede sacar; Kins tiene que pegarle realmente bien para sacarla, especialmente en nuestro estadio".

El jugar en los confines menos amigables del Comerica Park requirió que Kinsler hiciera algunos ajustes en los inicios de su estancia con los Tigres. Tuvo que recalibrar su swing cuando fue cambiado a Detroit, y eso no se tradujo en un éxito inmediato.

"Cuando yo llegué aquí yo sabía que era un estadio grande, y yo sabía que habían chicos aquí detrás de mí que me podían remolcar y se supone que yo fuera un preparador de mesa", le dijo Kinsler a ESPN.com. "Yo realmente quería aplanar mi swing y batear más líneas, y eso me alejó de mi poder".

Ese ajuste llevó a un aumento significativo en su porcentaje de líneas, que saltó de 16.8 por ciento en sus cuatro años en Texas a 21.6 por ciento en sus tres años con Detroit, de acuerdo con ESPN Datos.

Una vez Kinsler se sintió más cómodo con sus ajustes en su mecánica, su poder comenzó a regresar. Eso no ocurrió de la noche a la mañana, pero gradualmente llegó a un lugar la pasada temporada dónde se sintió que podía proveer ambos elementos de la ofensiva: la habilidad de embasarse, y la habilidad de batear con poder.

¿Cómo lo logró? No hubo una fórmula mágica, según insiste el coach de bateo Wally Joyner, solo una gran ética de trabajo.

"Con un deseo de ser un jugador de Grandes Ligas, con un deseo de estar en la jaula de bateo por varias horas y de estar en el terreno por varias horas para perfeccionar su juego y su habilidad de producir cada día", dijo Joyner.

Kinsler admite que no puede batear regularmente con poder para todas las bandas. Es un bateador que suele halar la pelota y cuyos cuadrangulares usualmente son hacia el jardín izquierdo. De acuerdo con ESPN Datos, solo 14 de los 146 cuadrangulares de Kinsler en su carrera han sido hacia el central (10) o hacia el derecho (4).

Eso no es algo atípico, pero hay un elemento de su swing que lo hace único como bateador de poder.

"No tiene una carga, como tal, como la mayoría de los bateadores", dijo Saltalamacchia. "La mayoría de los bateadores tienen una patada y una especie de paso hacia la pelota. Él simplemente la conecta desde su posición quieta. Es algo diferente, pero obviamente tiene un bate rápido. Puede arropar la pelota. Es un muy buen bateador".

Debido a su swing es corto y rápido, puede quedarse encima de las rectas, pero también tiene el balance suficiente para hacer daño ante lanzamientos quebrados.

Kinsler no siempre ha tenido un swing tan corto. Un cazatalentos de MLB, quien evaluó a Kinsler cuando estaba en la Universidad en Missouri, dijo que él solía batear la pelota para todos lados y empujar la pelota hacia las bandas con "un golpe de línea".

Una vez llegó a las mayores, se adaptó. En vez de tratar de emplear el mismo swing que usaba en la universidad, lo acortó, añadiendo más rapidez y poder en la parte final del mismo, y aprendió a halar más la pelota.

"Hizo un gran trabajo con sus ajustes", dijo el escucha.

Obviamente eso le ha rendido dividendos al seleccionado en la ronda 17 del sorteo.

Kinsler admite que sería bueno tener otra temporada sobresaliente a la ofensiva como en esos dos años en Texas, pero no está embriagado con la idea de los cuadrangulares.

"Todo el mundo vive enamorado del cuadrangular, pero ¿es valioso un tipo que batea .210 y que saca 35 pelotas por temporada?", se preguntó Kinsler. "La industria parece pensar que eso es valioso. Pero yo no creo que sea valioso. 35 turnos, 35 turnos de un total de 600, vas a batear un cuadrangular. ¿A qué equivale eso en victorias? ¿Cuándo se conectaron esos jonrones?

"Digamos que un chico batea 35 jonrones y 10 de esos no valieron la pena porque su equipo estaba ganando con gran ventaja o perdiendo por mucho. Ahora solo logró 25 jonrones por temporada que realmente significaron algo. ¿Cuántos de esos juegos en los que bateó un jonrón se lograron ganar?"

Los sentimientos de Kinsler van a la par con sus propios números. De acuerdo con ESPN Datos, en realidad él bateó un alto porcentaje de cuadrangulares para tomar ventaja en los partidos en sus temporadas en las que logró menos de 30 jonrones. De los cuadrangulares que logró en sus temporadas con más de 30 vuelacercas, solo 30 por ciento de ellos fueron para tomar ventaja, en comparación con el 37 por ciento en otras temporadas.

Sin embargo, esa no es la única reflexión del valor de Kinsler. Lejos de ello.

El hecho de que no esté mostrando señales de retroceso a pesar de su edad - acaba de cumplir 34 años el pasado miércoles - solo le añade lustre a su atractivo. Se ha mantenido como alguien duradero - jugando en 154 partidos o más en cuatro de las últimas cinco temporadas - y parece tener un modo de jugar parecido al de Benjamin Button a medida que envejece.

En raras ocasiones se le ve cansado, incluso luego de una larga racha de partidos. En cambio, suele inyectar vida y ambiente al camerino. Se encuentra entre los regulares que suelen llevar a cabo partidos de baloncesto frente al aro improvisado frente a su casillero. Tiene una elaborada rutina de estrechón de manos con el hijo de su compañero de equipo Víctor Martínez, Víctor José. La energía de Kinsler se asemeja mucho a la de un chiquillo.

"Yo soy un chico grande", dijo Kinsler. "100 por ciento".

No suele ponerle demasiado pensamiento a la posible duración de su carrera, pero él siempre ha admirado la longevidad de su ex compañero Torii Hunter. La mayor prioridad de Kinsler es jugar lo suficiente como para que su hijo de cinco años, Jack, pueda tener una verdadera probada de lo que es la vida en las Grandes Ligas.

"Me gustaría que mi hijo se lleve en su recuerdo las memorias de los camerinos y las jaulas de bateo y de atrapar elevados en los jardines", dijo Kinsler. "Así que hasta la edad que eso sea, me gustaría jugar hasta esa edad".

Y añade: "Yo quiero ser como Ken Griffey Sr. y Ken Griffey Jr".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mark Teixeira and Greg Bird
USA TODAY Sports, Getty ImagesCon Mark Teixeira lesionado y en mala racha de bateo, y con Greg Bird fuera por toda la temporada, los Yankees tienen una gran debilidad donde alguna vez tuvieron una fortaleza. ¿Qué sigue?
NUEVA YORK - En un mundo ideal para los Yankees de Nueva York, Mark Teixeira estaría teniendo una temporada monstruosa, contribuyendo a un equipo ganador y haciéndose muy atractivo para su llegada a la agencia libre en el próximo invierno.

Mientras tanto, el cotizado prospecto de la primera base Greg Bird estaría creciendo en Triple A, puliendo todos los aspectos de su juego antes de asumir con confianza el trabajo como inicialista titular en Grandes Ligas en 2017.

Pero los Yankees no viven en un mundo ideal, razón por la que lo que alguna vez lució como una Fortaleza, con un obvio plan de sucesión, es ahora una gran señal de interrogación.

Tanto Teixeira como Bird están lesionados. Los Yankees perdieron a Bird antes de comenzar la temporada por una cirugía de hombro, evitando que pudiese seguir la labor que comenzó en el 2015, cuando promedió .261, con 11 jonrones, 31 impulsadas y OPS de .872 en 46 partidos de Grandes Liugas. Teixeira, quien está pautado para volver de una lesión de rodilla el sábado, ha lucido más como un jugador de 63 años que uno de 36. Teixeira apenas batea para .180 y no ha logrado cuadrangular en sus últimos 141 turnos, la peor racha de su carrera. Hace apenas un año para esta fecha, Teixeira era candidato temprano al JMV de la Liga Americana con OPS de .926. Su actual OPS de .535 está entre los peores en el béisbol.

Una vez Teixeira vuelva al equipo, el futuro de los Yankees en la primera base podría aclararse un poco más. Por su lado, Teixeira necesita demostrar que todavía puede jugar. Aunque sigue siendo un gran guante, tiene que batear más para justificar un trabajo como titular en algún otro equipo el año que viene. Si puede jugar de la forma que lo hizo en los primeros cuatro meses de la temporada pasada, los Yankees podrían considerar extenderle una oferta calificada en el invierno, con la posibilidad, en caso de que acepte, de que sirva como protección para cuando Bird vuelva a la acción. Teixeira también podría rechazar el acuerdo de una temporada y buscar un contrato multianual en otro lado, lo que le permitiría a los Yankees recibir un turno compensatorio en la primera ronda.

Es cierto que esto es mucho pedir, ya que Teixeira - aunque históricamente siempre ha tenido arranques lentos - no ha mostrado señales de una recuperación.

Bird, de 23 años, se mantiene en gran parte como una interrogante. De todas las posiciones en el terreno, la primera base es la que probablemente menos impacto recibe por una lesión de hombro, aunque sigue siendo una incógnita como la cirugía le afectará en el plato. Aun así, los Yankees podrían tener que lanzar los dados sobre Bird el año que viene. next year. Lució bien en el 2015 reemplazando a un lesionado Teixeira, y básicamente igualó su producción con un swing perfectamente adecuado para el Yankee Stadium.

Pero eso no signfica que ya se haya probado a sí mismo. Los problemas del derecho Luis Severino -- que se encuentra de vuelta en Triple A luego de arrancar la temporada con 0-6 y ERA de 7.46 - es el cuento de precaución más reciente de que una buena y corta corrida como novato no garantiza el éxito en el Año 2.

Aunque los Yankees no van a tomar ninguna decisión hasta el invierno, parece probable que sigan su camino sin Teixeira y que le den el trabajo como titular a Bird en la inicial. Es en función de los mejores intereses de los Yankees el ponerse más jóvenes e intentar construir una base sólida en la organización antes de que se hagan disponible en el mercado jugadores como Bryce Harper y la potencialmente histórica clase de agentes libres en el 2018.

La clase de agentes libres de la venidera temporada baja es débil. Eso, junto con el deseo de Hal Steinbrenner de reducir la nómina y crear más flexibilidad financiera, significa que los Yankees tendrán que mejorar con talento interno.

Muchos fanáticos de los Yankees parecen listos para observar jugar a chicos por algunos años en vez de sufrir por el mismo ciclo aburrido de jugadores veteranos solo para resolver. Viniendo de una lesión, Bird no va a ser la alternativa perfecta, pero es la más probable.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Marlins propina 4º revés al hilo a Cachorros
MIAMI - Una odisea de 12 horas de Chicago a Miami terminó para mí justo para el momento en el que los Marlins acababan con los Cachorros 4-2 el jueves, propinándoles su cuarta derrota consecutiva, su peor racha de la temporada.

No pude cubrir el juego en el Marlins Park como lo voy a poder hacer en los próximos tres días, pero el ver el partido en aviones y en terminales de aeropuertos (mayormente varado en Raleigh, Carolina del Norte) me dio una perspectiva diferente.

La conclusión: Ahora mismo los Cachorros se están quedando cortos por un hit o a un lanzamiento mientras su usualmente confiable bullpen sigue confrontando problemas. Esto no tiene nada que ver con su cuerpo de abridores, aunque Jason Hammel rompió recientemente una larga racha de 23 salidas en las que la rotación había permitido menos de cuatro carreras. Eso es de esperarse de cuando en cuando. Jon Lester ciertamente lanzó lo suficientemente bien para ganar el jueves. Pero por otro lado, Pedro Strop no lanzó tan bien.

Pedro Strop
Rob Foldy/Getty ImagesPedro Strop permitió un par de carreras en la octava entrada, justo después de que los Cachorros habian empatado el partido.
No hace mucho, luego de un cuadrangular para empatar el juego en la octava entrada, como el que conectó David Ross en este partido, los Cachorros hubiesen pensado en jugar el juego de "Olvidarse del Cerrador", donde anotaban muchas carreras y se separaban de la posibilidad de darle a Héctor Rondón la oportunidad de un salvamento. Pero con una ofensiva que se ha secado debido a - elijan ustedes la razón - juventud, lesiones y/o malas rachas, simplemente llegar al cerrador ha sido suficientemente difícil.

Y no ha ayudado el hecho de que prácticamente cada vez que el manager Joe Maddon ha recurrido a su bullpen hay problemas. Mientras Strop entraba a lanzar en la parte baja de la octava entrada luego de la proeza de Ross algunos minutos antes, yo estaba pensando que él sería un símbolo perfecto para demostrar dónde se encuentran los Cachorros ahora mismo. Mientras observaba a 30 mil pies de altura, las posibilidades eran de que Strop cerrara la puerta y colocara a los visitantes en camino a la victoria, o que Strop tuviese problemas y encajara justo en lo que ha pasado con este equipo recientemente.

Por supuesto, esto último fue lo que ocurrió y abrió la puerta para que Maddon tuviese que tomar una decisión: ¿Darle boleto a Giancarlo Stanton, luego que un lanzamiento salvaje abriera espacio en la primera base, o le lanzo para intentar sacarlo de out? Strop solo lanzó un strike luego de tirarle tres pelotas malas seguidas. Y probablemente eso fue lo peor que le pudo haber pasado, ya que Stanton estaba sentado esperando el siguiente lanzamiento, mientras Strop tenía esperanzas de poderlo dominar. Un boleto habría sido mucho mejor, al menos en ese momento (y por lo menos mientras yo lo observaba a 30 mil pies). Dos lanzamientos más tarde, Stanton conectó sencillo para traer al plato la carrera de la ventaja. En cierto modo - y probablemente algo que los dioses del béisbol quisieron probar, para demostrar que un boleto no habría importado demasiado -- J.T. Realmuto le siguió con un doble remolcador de carrera. Ahora mismo, Maddon hubiese llamado a Sandy Koufax en su mejor momento y probablemente la movida no le hubiese salido.

La novena entrada trajo más desventuras. Sin Dexter Fowler y Anthony Rizzo -- sin mencionar a Kyle Schwarber, Jorge Soler y Tommy La Stella -- todo parecía más difícil en cuanto a la ofensiva. Ese ha sido el caso en los últimos días. Incluso a pesar del gran arranque de Willson Contreras, no es justo depender solamente de él o de Albert Almora Jr. para sobrevivir todo el tiempo. En lo que se ha convertido en un patrón repetitivo, Almora estaba en base en la novena entrada luego que él y Addison Russell se embasaran mediante imparables. Un balk los adelantó una base, colocando la carrera del empate en segunda, y un boleto a Ross llenó las almohadillas. Los Marlins y el relevista David Phelps estaban practicamente entregándole el juego a los Cachorros.

Pero los tiempos han cambiado ahora para el favorito en la Liga Nacional, ya que Chris Coghlan se ponchó y Ben Zobrist conectó elevado de out. El juego terminó con los Cachorros dejando los senderos congesionados. Mientras Zobrist consumía su turno, yo pensaba: ¿Y qué tal si llega a batear Jason Heyward? Él ha sido fuertemente criticado por su falta de ofensiva, mientras Maddon se ha rehusado a enviarlo a la banca o al menos bajarlo del puesto de primer bate, a pesar de su promedio de .236. De acuerdo con ESPN Datos, al entrar al partido del jueves, Heyward había sido el último out en cuatro de las 23 derrotas de los Cachorros este año, tres de ellas mediante ponche.

Nunca sabremos lo que hubiese pasado, ya que Zobrist terminó el partido bajando su propio promedio de bateo en junio a .191. Ese número no es un error. Zobrist bateó .406 en mayo, pero esa racha caliente hace apenas un mes parece tan lejana ahora mismo. Y echarle la culpa de todo esto a la lesión de Fowler sería injusto. El porcentaje de embasamiento de Fowler en junio era solo de .277 antes de ser inactivado por una lesión en la corva.

La conclusión: Todo está conectado. Es posible que Fowler haya estado frío, pero eso solo significa que le tocaba calentarse de nuevo. Pero eso no puede pasar mientras esta inactivado. Zobrist nunca estaba previsto para batear .350 en la temporada, así que hay una corrección ahí. Rizzo es el bateador más caliente de los Cachorros en este mes, pero ahora mismo no está disponible.

Así que hasta que el equipo vuelva a estar saludable y de vuelta a las andadas, es obvio que hay poco margen para el error. Ahora sea hora de que un abridor salga por una entrada adicional y llegue a un conteo de pitcheos más alto de lo normal, o quizás este sea finalmente el momento en el que Maddon baje de posición a Heyward en la alineación, solo en aras de darle a Kris Bryant o a Rizzo de ese turno adicional al bate en la novena entrada. Piensen en eso. Cuatro veces que Heyward ha terminado un juego mientras Bryant y Rizzo esperaban su turno. Considerando que una gran mayoría de las derrotas han sido por una o dos carreras, esos son grandes turnos al bate que no pudimos ver.

Todas esas pequeñas cosas no importaban cuando los Cachorros estaban encendidos, pero si ellos quieren arrollar a la oposición ellos van a tener que atenderlas. De nuevo, quizás no valga la pena extenderle la salida a un abridor o utilizar a Rondón con mayor frecuencia a la deseada porque ellos todavía tienen buena ventaja y tienen metas para octubre, no para junio. Pero de cualquier modo, la hora de las pruebas duras ha llegado.

Por lo menos voy a poder verlos en persona este viernes.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Chicago Cubs

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CHICAGO - El lanzador de los Cachorros de Chicago Jake Arrieta estará en el montículo el miércoles en búsqueda de una de sus usuales actuaciones - el tipo de actuación en la que todo le sale al as de los Cachorros, como le ocurrió en su salida del pasado 12 de agosto cuando ponchó a 12 contrarios y dejó sin hits a los Dodgers.

El hecho de que no haya tenido una actuación como esa en esta temporada nos dice algo - considerando que ha lanzado un partido sin hits esta temporada y que ha logrado salidas de 11 y 12 ponches en dos de sus últimas tres aperturas.

Pero los altos conteos de pitcheos han sido un problema que ha contribuido a que tenga salidas regulares, al menos según sus estándares, y que ha dejado muchas de las salidas de Arrieta en manos del bullpen más temprano de lo esperado.

A pesar de todo eso, Arrieta tiene efectividad de 1.74, un número que es la envidia de cualquier lanzador que no se llame Clayton Kershaw. He aquí sus mejores aperturas en el 2016 a medida que él y los Cachorros esperan aún más del ganador del Cy Young de la Liga Nacional.

Joya en la noche de apertura: 4 de abril ante los Angelinos

Jake Arrieta Cachorros 1AP Photo/Mark J. Terrill
Sabiendo que no iba a lanzar 110 pitcheos viniendo de los entrenamientos primaverales, Arrieta fue tan económico con ellos como lo ha sido todo el año. Viniendo de una actuación fatigada en la SCLN, no tuvo problemas maniatando a los Angelinos de Los Angeles a dos hits y un boleto en siete entradas con apenas 89 lanzamientos. Ponchó a seis en la victoria 9-0., declarando su regreso a su dominio usual para la nueva temporada. Utilizando el sistema de anotación de partidos o GameScore, un sistema diseñado por el analista Bill James, la primera aparición de Arrieta en el 2016 tuvo una anotación de 78.

Preludio al partido sin hits: 16 de abril ante los Rockies

Jake Arrieta Cachorros 2Dennis Wierzbicki/USA TODAY Sports
La apertura antes de lanzar su partido sin hits en Cincinnati, Arrieta dominó a los Rockies de Colorado en ocho entradas, dándole un total combinado de 17 entradas en las que había permitido un total de cinco hits y cinco boletos con 14 ponches. Ese fue su mejor periodo de dos partidos en esta temporada. El GameScore de 79 para esta salida es la segunda mejor solo detrás del partido sin hits en las 14 aperturas de Arrieta en esta temporada.

El juego sin hits: 21 de abril ante los Rojos

Jake Arrieta Cachorros 3Jamie Sabau/Getty Images
Si lo pueden creer, el segundo juego sin hits de Arrieta en su carrera no fue necesariamente su mejor actuación en esta temporada. Los observadores de ese juego dirían que efectivamente lució algo descontrolado, en especial al principio del partido, y luego logró establecerse mientras los Cachorros ampliaban su ventaja. Arrieta dio cuatro boletos, ponchó a seis e hizo 119 lanzamientos, ganándose un GameScore de 89. Los Cachorros ganaron el partido 16-0, haciendo más impresionante que Arrieta se mantuvo enfocado en la tarea, considerando que no muchos de sus lanzamientos significaron mucho para el resultado final del partido.

Dominante en Pittsburgh - de nuevo: 3 de mayo ante los Piratas

Jake Arrieta Cachorros 4AP Photo/Gene J. Puskar
Los Piratas se han convertido en el saco de golpear de Arrieta. Tomó las cosas donde las dejó en el juego entre comodines en el 2015, anulando de nuevo a los Piratas. Esta vez, fue otra actuación dominante en siete entradas, en la que permitió apenas dos hits y dos boletos y logró un GameScore de 76. Mientras los Piratas intentaron todo para vencerlo en el juego entre comodines - y fallaron - ellos aparentemente se resignaron a su suerte mientras Arrieta siguió su dominio sobre ellos desde ese juego en mayo. Él tiene ahora marca de 9-1 en su carrera ante los Piratas.

El futuro

Jake Arrieta Cachorros 5David Banks/Getty Images
Desde el juego sin hits, Arrieta ha hecho cuatro salidas de cinco entradas, perdiendo eventualmente un juego por primera vez desde julio pasado cuando apenas llegó a la quinta entrada ante los Diamondbacks el 5 de junio. Pero rápidamente enderezó el rumbo - de nuevo ante esos Piratas - al no permitir carreras en seis entradas. ¿Está por venir lo mejor de Arrieta? Si el clima lo permite, quizás el miércoles sea el día.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - Un par de horas antes del partido del martes en la noche ante los Rockies de Colorado -- el comienzo de lo que se supone que fuese una racha de cinco partidos contra equipos "suaves" en la que los Yankees de Nueva York se medirían a dos equipos con record combinado de 55-84 antes de darle la bienvenida a los grandes y malos Vigilantes de Texas la semana que viene - el gerente Brian Cashman estaba tratando de defenderse de un torbellino de preguntas en torno a lo impensable en el Yankee Stadium: La posibilidad muy real de que los Yankees se conviertan en "vendedores" en la fecha de traspasos directos, el equivalente en el béisbol de levantar la bandera blanca restando más de un tercio de la temporada.

"Estamos en junio, así que ahora mismo esa no es la conversación que estamos teniendo", dijo Cashman. "Tenemos algo de tiempo, pero confío en que tomemos las decisiones correctas y espero que el equipo se declare a sí mismo de tal manera - de una forma u otra - que sea bastante obvia".

Cerca de seis horas después, un periodo de tiempo que incluyó más de tres horas y media de mal béisbol, los Yankees parecían listos para declararse a sí mismos, y la declaración, tomando prestadas las palabras de Cashman, parecía bastante obvia.

Alex Rodriguez
AP Photo/Julie JacobsonAlex Rodríguez es ponchado es una de las 11 veces que se poncharon los Yankees el martes.
Los Yankees no son un buen equipo de béisbol. Seguir pretendiendo que lo sea, o que lo que podrían ser en algún punto entre ahora y la fecha límite de traspasos directos, es prácticamente volverse loco.

Ellos perdieron ante los Rockies 8-4 el martes, y fue la tercera vez en tres partidos entre estos equipos - los otros dos choques fueron la semana pasada en Denver - que Colorado, con su nómina de $112 millones, record por debajo de los .500 y déficit de 10 juegos en el Oeste de la Liga Nacional, logró ser mejor que los Yankees, quienes tienen 10 jugadores que reciben más dinero en valor anual promedio que el jugador mejor pagado de los Rockies (Carlos González).

Se suponía que este fuera un periodo comparativamente fácil de 11 juegos, cuatro de ellos ante los Rockies y siete ante los Mellizos de Minnesota, quienes, hasta el martes en la noche, habían ganado solo 22 partidos. Pero ahora, ya se han jugado siete de esos 11 juegos, y los Yankees solo han podido ganar tres de ellos.

Si había alguna esperanza o ilusión, que este era el momento de la temporada en el que los Yankees se meterían de nuevo en la contienda por la postemporada, considérela descartada.

Este juego terminó virtualmente antes de comenzar. Iván Nova, quien comenzó bien cuando volvió a la rotación en mayo pero ha vuelto a las andadas en sus últimas seis aperturas, le permitió un majestuoso cuadrangular a Charlie Blackmon en apenas el segundo lanzamiento del partido. Tres entradas más tarde, le permitió otro, más largo que el primero, al mismo bateador. Nova dejó a su equipo en un hueco 5-2, no pudo retirar a un solo bateador en la quinta entrada, y para el final del partido, su efectividad se había inflado media carrera más, hasta 5.18.

Pero él no estuvo solo. Carlos Beltrán, cuyo bate caliente ha sido uno de los pocos puntos brillantes en la alineación de los Yankees, tuvo una noche miserable en el jardín derecho, permitiendo que un sencillo se colara debajo de su guante para un error en la primera entrada, congelándose ante un batazo conectado hacia él en la quinta entrada y observando como otro batazo le pasó por encima para un doblete, y lo más inexplicable, intentando moverse de primera a segunda con un elevado al izquierdo conectado por Alex Rodríguez. Fue fácilmente puesto fuera para terminar una de las pocas amenazas de los Yankees en la noche ante Chad Bettis (6-5), quien llegó con efectividad de 5.63. Los bateadores de Nueva York se poncharon 11 veces y se fueron de 11-0 con corredores en posición de anotar.

Todo eso puede ser curable si los Yankees tuvieran alguna esperanza de mejoría ya sea a través del sistema de fincas o la fecha límite de cambios. Pero el dato triste es que, ninguna de las dos alternativas ofrece demasiada esperanza en el futuro inmediato.

Joe Girardi casi ha admitido que si tuviese una alternativa viable en Triple A, Nova, quien tiene marca de 2-4 y efectividad de 6.88 desde el 25 de mayo, probablemente no estaría en la rotación. Pero Luis Severino, quien mostró mucha promesa la pasada temporada y se esperaba que fuese miembro vital de la rotación esta temporada, se encuentra en Triple A y no está ni cerca de ser ascendido.

"La localización de su recta no ha sido buena, su cambio no ha sido tan efectivo como necesitamos que sea y su slider ha sido inconsistente", dijo Girardi. "Queremos ayudarle a que se enderece; no queremos simplemente subirlo porque otro chico tiene problemas. Aquí tienes que hacer tus pitcheos. Lanzar aquí es muy diferente; aquí cometes un error y te lo hacen pagar bien caro".

Girardi además restó importancia a la posibilidad de que Luis Cessa, otro prospecto en Triple-A, pueda estar listo para reemplazar a Nova.

Está bien documentado el hecho de que los Yankees tienen pocas partes movibles - un equipo en contienda podría interesarse en Beltrán como bateador designado o en Aroldis Chapman como su cerrador, ya que ambos están en el último año de sus contratos - y no parecen haber muchos Yankees que puedan servir como carnada para un cambio.

Además, el asunto entero de vender jugadores en la fecha límite de cambios simplemente no está en el DNA de los Yankees. Por un lado, este equipo no ha tenido record perdedor al llegar a la fecha límite de cambios en más de un cuarto de siglo; tuvieron marca de 48-54 al 31 de julio de 1992. Por otro lado, el convertirse en vendedores en la fecha límite sería lo mismo que decirle a una demandante y fácilmente disgustable base de fanáticos que se quede en su casa por el resto de la temporada y que vuelvan el año que viene. La asistencia ya ha bajado considerablemente en comparación con el año pasado - el martes se anunció una concurrencia de 34,760 fanáticos en una gloriosa noche de verano - y ciertamente no sería muy favorecedor a la imagen de la franquicia o rentable al bolsillo de los dueños el jugar con una casa vacía en los últimos dos meses de la temporada.

"Oigan, no vamos a ser vendedores a menos que los dueños le den su visto bueno a eso", dijo Cashman antes del juego. "Yo voy a tener un diálogo honesto con los dueños en cada paso que demos en el camino como siempre lo he hecho. Si en una fecha en el futuro sentimos que esa sea una necesidad, entonces, créanme, yo lo voy a recomendar, y ellos tomarán una decisión basados en su nivel de comodidad. Yo siempre he sido una persona brutalmente honesta. Pero hemos escuchado de parte de los dueños que eso no está en su vocabulario ahora mismo.

"Si acaso, ahora mismo, seríamos compradores, no vendedores".

Por supuesto, eso fue antes de que su equipo se "declarara a sí mismo". Y si lo que los Yankees están declarando no es obvio para Cashman, Girardi y Hal Steinbrenner, sí es dolorosamente obvio para casi todo el mundo.

Estos Yankees de Nueva York no son buenos, y no esperen que se pongan mucho mejores.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


New York's Carlos Beltran
Tommy Gilligan/USA TODAY SportsEs posible que él sea su mejor jugador, pero los Yankees necesitan obtener algo de valor por Carlos Beltrán mientras puedan.
Los Yankees de Nueva York deben cambiar a su mejor jugador, Carlos Beltrán. Y mientras más rápido lo hagan, mejor.

Seguro, ellos perderían mucho. Beltrán ha sido el bateador más productivo de los Yankees en esta temporada, liderando el equipo en promedio de bateo (.283), jonrones (18) y remolcadas (48). Él es tan profesional como cualquier otro, según corroboran sus propios compañeros. Es honesto con la prensa. Algún día sin duda deberá estar en el Salón de la Fama.

Pero para cuando llegue la fecha de traspasos directos del 1 de agosto, no debe estar en uniforme de los Yankees.

Una de las partes más importantes del trabajo del gerente Brian Cashman es la valoración de sus activos. El valor de Beltrán no creo que vaya a ser tan alto en el futuro como lo es ahora mismo. Con la edad y su historial de lesiones, probablemente su valía va a bajar en vez de aumentar en las próximas cinco semanas.

Cashman podría optar por quedarse con el jardinero boricua de 39 años con la esperanza de que, de algún modo, los Yankees puedan superar a los otros equipos del Este de la Liga Americana para qudedarse con uno de los puestos de comodín. Sin embargo, esos equipos tienen mejores rosters, y los Yankees están a un juego de los .500.

Lo fácil sería quedarse con Beltrán y darle una oferta calificada en la temporada baja.

Este escenario toma en cuenta la oportunidad de que acepte la oferta, dejando a los Yankees con dos bateadores designados de 40 años, ya que el contrato de Alex Rodríguez terminará finalmente luego del 2017. (En la actualidad Beltrán está jugando en el jardín derecho, pero debería ser bateador designado a tiempo completo.)

Lo que Cashman debería considerar es extender el valor de Beltrán para los Yankees más allá de los siguientes cuatro meses.

Dado el historial de los Yankees con sus selecciones del sorteo en la última década, probablemente sea astuto el tratar de conseguir mediante cambio una mejor cantidad de jugadores conocidos en liga menor que intentar conseguir una buena selección. No hay garantías de que ese modo de operar sea el correcto, pero parece la mejor opción en este momento.

Consideren lo que los Tigres de Detroit hicieron la temporada pasada, cuando el equipo cambió a Yoenis Céspedes a los Mets.

El 31 de julio, los Tigres tenían record de 50-53 y estaban a 3½ juegos de uno de los comodines. Ellos pudieron haber optado por quedarse como estaban e intentar llegar al juego de vida o muerte. Pero en cambio, decidieron salir de Céspedes y enviarlo a los Mets por dos jugadores. Uno de esos jugadores es el novato derecho Michael Fulmer, quien está lanzando a niveles históricos esta temporada.

Aunque quizás sea complicado para Cashman el identificar al próximo Fulmer, los Yankees deberían convertirse en vendedores este año para quedar mejor posicionados para ser competitivos más temprano que tarde.

Cambiar a Aroldis Chapman, que será agente libre al final de la temporada y que solo ha lucido regular como el cerrador del equipo, luce como algo que no hay que pensar mucho. Al igual que con Beltrán, los Yankees podrían hacerle una oferta calificada a Chapman, lo que podría traerles una selección de primera ronda en el sorteo.

La idea de cambiar al relevista zurdo Andrew Miller hace algo de sentido, porque los Yankees tienen a Dellin Betances como cerrador en potencia. Miller, al igual que Beltrán, un profesional dentro y fuera del terreno, tiene un contrato razonable, y es probablemente el mejor de los tres brazos en el bullpen de los Yankees, lo que podría traer la mejor recompensar en un posible cambio.

En cuanto a las otras opciones, Brett Gardner, CC Sabathia (si estuviese dispuesto a obviar su cláusula de no cambio y los Yankees están dispuestos a quedarse con una buena porción de su salario de $25 millones para el año que viene) y Brian McCann (los Yankees tendrían que estar dispuestos a quedarse con una buena tajada del dinero y que él obvie su cláusula de no cambio) podrían estar entre las opciones de cambio. El punto es que los Yankees tienen que comenzar a pensar más allá de esta temporada.

El sistema de fincas de los Yankees podría tener algo de potencial, pero también tiene algunos símbolos de. La carrera del abridor Luis Severino en Grandes Ligas está ahora mismo en pausa en Triple-A. El jardinero Aaron Judge no ha podido dominar del todo las ligas menores y quizás no esté listo para ser titular en Grandes Ligas para el 2017 como se esperaba. El inicialista Greg Bird está fuera por toda la temporada por una cirugía de hombro.

Los Yankees podrían ser astutos en utilizar esta temporada para rellenarse de talento, ponerse más jóvenes y construir un nuevo núcleo. Eso significa cambiar a Beltrán y a otros. Si no lo hacen, posiblemente lo lamenten de aquí a algunos años en el futuro.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Ortiz
AP Photo/Elise AmendolaA pesar de la producción constante de David Ortiz, los Medias Rojas tienen record de 5-9 en junio.
BOSTON - La caricatura pegada a la pared encima del casillero de David Ortiz lo dice todo: "Me voy a pescar".

No importa que Ortiz lleve ritmo para romper el record de dobles en una temporada en MLB. Olvídense de que lleva 18 cuadrangulares este año, empatando con Willie McCovey, Frank Thomas y su compañero e ícono de los Medias Rojas de Boston Ted Williams en el puesto 19 de la lista de todos los tiempos. No presten atención al hecho de que, a sus 40 años, se mantiene como uno de los bateadores más temidos en el deporte.

Cuando acabe la temporada, Big Papi habrá terminad. Adiós, nos vemos, justo como los dos cuadrangulares que el quinto abridor de facto de los Medias Rojas Roenis Elías le permitió al jardinero derecho de los Marineros de Seattle Franklin Gutiérrez en las primeras tres entradas de la derrota 8-4 el viernes en la noche.

Y así, luego que los Medias Rojas perdieran por novena ocasión en sus últimos 14 juegos, y mientras el manager John Farrell tiene que arar en la tierra para encontrar brazos para llenar espacios en una rotació que no es lo suficientemente buena ni lo suficientemente profunda, vale la pena recordar el mandato puesto en vigor en enero por el principal dueño John Henry cuando se le enfrentó con la realidad de que esta sería la última temporada de Ortiz.

"Será un desastre - supongo que esa es una palabra fuerte, pero un gran desastre - sería terrible", dijo Henry, "si su carrera no termina con un viaje a la postemporada".

De hecho, sería un crimen contra el béisbol si la última oportunidad de Ortiz para llegar a una Serie Mundial queda socavada por el lamentablemente inadecuado pitcheo de los Medias Rojas.

Entre ellos, Clay Buchholz, Joe Kelly, Eduardo Rodriguez, Henry Owens, Sean O'Sullivan y ahora Elías han hecho 26 aperturas - casi el 40 por ciento de los partidos de los Medias Rojas - y han compilado efectividad de 7.18. El viernes en la noche fue el turno de Elías. Permitió siete carreras en cuatro entradas y fue enviado sin mayor demora a Triple A. Buchholz, enviado al bullpen hace menos de un mes, tendrá el miércoles en la noche otra oportunidad ante los Medias Blancas de Chicago, pero eso a duras penas se siente como una solución para los fanáticos de los Medias Rojas que han visto al inconsistente derecho en los pasados 10 años.

Y con cada batazo permitido por un abridor de los Medias Rojas, la necesidad de que el presidente de operaciones deportivas Dave Dombrowski adquiera ayuda importante en el pitcheo se hace más urgente aunque solo sea para evitar que la temporada se convierta en una racha de partidos al final de la temporada donde la única importancia sea la de rendir homenaje a Ortiz.

Los Medias Rojas necesitan un brazo confiable - más que meramente un cuarto o quinto abridor - para colocarlo detrás del as David Price y junto al nudillista en ascenso Steven Wright. Por más que Dombrowski quiera proteger su fértil sistema de fincas, es posible que tenga que sacrificar uno o dos cotizados prospectos para poder ponchar el boleto final de Ortiz a la postemporada.

"No solo se trata de la ofensiva", dijo Ortiz luego de conectar su HR 521 en la cuarta entrada ante el abridor de los Marineros Hisashi Iwakuma. "Es decir, no importa lo bien que tú bates si no puedes aguantar la ofensiva del contrario. Yo sé que nuestros lanzadores abridores están batallando. De eso es que se trata este juego en este momento. El juego se trata de poder lanzar bien, porque parece que nuestra ofensiva anda muy bien este año, mucho mejor que el año pasado. Si podemos conseguir ese buen pitcheo, vamos a poder mantenernos".

Los Medias Rojas se mantienen a un juego de distancia de la cima en el Este de la Liga Americana, un testamento a la fortaleza de la mejor ofensiva de la liga. Pero no siempre vas a poder compensar tu pitcheo con el bateo, y parece que eso finalmente le está pasando factura a los Medias Rojas, con marca de 5-9 en junio, con un calendario duro en la segunda mitad que los tendrá en la carretera en 44 de 75 juegos luego del receso del Juego de Estrellas.

"No ha sido un reflejo de los primeros dos meses que hemos tenido, especialmente con la más reciente estancia en casa donde nos hemos sentido como que este es un lugar muy cómodo para nosotros, un lugar emocionante para nosotros", dijo Farrell sobre la actuación de su equipo en junio. "Hemos tenido algunos partidos donde no hemos podido mantener el control desde el inicio. Hemos jugado desde atrás un poco aquí en los últimos tiempos".

En otras palabras, el pitcheo no ha estado ni cerca de ser aceptable. Necesita ser considerablemente mejor para poder evitar lo que el dueño de los Medias Rojas clasificaría como un desastre - que David Ortiz no llegue a la postemporada en su última temporada.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CC Sabathia
Russell Lansford/Icon SportswireCC Sabathia no ha tenido efectividad por debajo de 3.00 desde 2008, pero llega a su salida del jueves en Minnesota con 2.28 y record de 4-4.
DENVER - La mansión de CC Sabathia en Alpine, New Jersey, es de alrededor de 18,000 pies cuadrados (1672 metros cuadrados). Entre otras amenidades, incluye un centro de cine en casa con capacidad para 18 personas, donde Sabathia, tan fanático del deporte como cualquier otro, observa partidos de la NFL y la NBA durante la temporada muerta.

Fue en su casa en este invierno dónde quizás se sembraron las semillas de su éxito en el 2016. Mientras públicamente Sabathia hablaba de su dependencia del alcohol, reconociendo que acudió a un centro de rehabilitación y apareció en el programa de TV "Good Morning America" hablando del mismo, privadamente continuó su misión de volver a su vieja forma como uno de los mejores abridores de Grandes Ligas.

En muchos días en este invierno, el zurdo optó por no utilizar su teatro casero y quedarse con la intimidad de su tableta para ver algunos clásicos de los Yankees de Nueva York.

Se puso a estudiar como su buen amigo Andy Pettitte, al igual que David Wells, utilizaban sus rectas cortadas para vencer de forma consistente a los bateadores. No tomó notas, pero sí hizo anotaciones mentales de cuándo y contra quién se utilizó ese pitcheo en su día, para entonces aplicar un criterio similar a los bateadores parecidos de hoy en día.

"Solo estaba observando la forma en que lo usaban", dijo Sabathia, quien estimó que llegó a estudiar entre 10-12 partidos.

Sabathia finalmente ha podido superar la pérdida de su recta dura al comenzar a utilizar el lanzamiento dominado por Mariano Rivera y utilizado de forma prominente por lanzadores como Pettitte y Wells.

En el montículo en 2016, la recta cortada es la razón más grande para que Sabathia, de 35 años, pueda estar en su primer Juego de Estrellas desde 2012. Ha estado utilizándola más que en el 2015, y los bateadores la han estado conectando mucho menos.

Al llegar a su salida del jueves en la noche en Minnesota, su efectividad es de 2.28, buena para el cuarto lugar en la Liga Americana si Sabathia tuviese las entradas necesarias para calificar.

(Ha lanzado 59S entradas - mayormente por su estancia en la lista de lesionados - lo que lo deja corto por 5T entradas de calificar para dicha contienda al momento).

Sabathia (4-4) ha lanzado su recta cortada en un poco más del 26 por ciento del tiempo en esta temporada en comparación con el 14 por ciento el año pasado. Los bateadores se la conectan para promedio de .241 en comparación con .343 la temporada pasada. Ellos hicieron contacto sólido en casi el 15 por ciento del tiempo el año pasado. Esta temporada, ese número ha bajado a menos del 9 por ciento.

"La recta cortada es el gran igualador", dijo el antesalista de los Yankees Chase Headley. "Yo odio las rectas cortadas. Lo cambia todo".

Para Sabathia, con su recta cortada hundiéndose ante los bateadores derechos, prepara la parte de afuera del plato para su cambio y para su recta de dos costuras, la que viaja en las bajas 90 mph luego de tocar las altas 90 mph hace apenas unos años.

Durante los entrenamientos primaverales, no había nada que indicara que Sabathia iba a poder recuperar su ritmo. Sabathia tuvo efectividad de 5.51 en 16S entradas, y a pesar de su salario de $25 millones, los Yankees llegaron a discutir dejarlo fuera de la rotación.

El manager Joe Girardi dijo que los factores para decidir a favor de Sabathia por encima de Ivan Nova fueron la forma en que Sabathia siempre ha competido, y más que todo, porque al puesto de quinto abridor le iba a tocar abrir contra los Tigres de Detroit, contra quienes Sabathia siempre ha lanzado bien.

Incluso con efectividad de 4.81 en las últimas tres temporadas regulares, Sabathia se mantuvo como líder. Probablemente es el Yankee más popular en el camerino debido a la forma en que trata a todo el mundo en la organización.

Como cualquier grupo en la sociedad, los equipos de Grandes Ligas tienen sus claques de jugadores, pero Sabathia los suele romper y los une a todos. Para su 35º cumpleaños la temporada pasada, Sabathia invitó a todo el equipo a su casa para una fiesta que incluyó comediantes y un juego de pinturas.

"Si alguien me preguntase, '¿Quién es el mejor compañero que has tenido?' ciertamente él tiene que estar en esa lista", dijo el preparador de los Yankees Andrew Miller.

Headley añadió, "Él se comporta de la misma forma con Alex [Rodríguez] como conmigo o como con cualquier otro jugador que apenas lleve una semana aquí".

Sabathia añadió una abrazadera en su rodilla al final de la temporada pasada, lo que le permitió terminar la campaña con fuerza, logrando efectividad de 2.22 en sus cuatro salidas finales.

En el fin de semana final de la temporada, en la víspera del juego entre comodines de los Yankees ante los Astros de Houston, Sabathia admitió que necesitaba ir a un centro de rehabilitación por adicción al alcohol. Él había escondido su problema de sus compañeros, diciendo que solía encerrarse en su habitación de hotel en la carretera y vaciaba la mini barra.

Es contrario a la intuición no pensar que, junto con la baja en la velocidad de su recta y su problema de rodilla, sus problemas de adicción pudieron haber sido factor para su caída de ser un as a un abridor poco confiable.

"Ahora es definitivamente más fácil porque siento que no tengo que esconder nada", dijo Sabathia. "Puedo ser tal cual soy yo y dormir bien en las noches".

Su manager dice que cree que haber superado esa batalla ha impulsado a Sabathia este año.

"Pienso que lo más inteligente que él hizo, fue enfrentarlo de frente y no esconderlo del mundo exterior", dijo Girardi. "Él dijo, 'Este soy yo. Necesito ayuda para mi familia y mis compañeros'. Y lo hizo de la forma correcta".

Todos los Yankees creen que Sabathia es un Todos Estrellas. Ellos están prejuicidados. Él no solo es su compañero, sino que lo aman. Sabathia parece estar tomando con calma su posible salto de un posible descartado a la rotación a un Todos Estrellas.

"Eso significaría que mis hijos podrían ir al Festival de Cuadrangulares y disfrutárselo, pero falta todavía mucho para eso", dijo Sabathia.

Pero, después de todo lo que él ha pasado, ¿no sería este uno muy especial?

"Todos son especiales en formas diferentes", dijo Sabathia. "Pero sí, tener 35, 36 años en julio, sería buenísimo tener esa oportunidad".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Xander Bogaerts
Adam Glanzman/Getty ImagesBogaerts ha tenido muchas razones para sonreir esta temporada, con promedio de .355 en 63 partidos, lider en la Liga Americana.
BOSTON - Un par de horas antes del partido del pasado domingo en Minnesota, Xander Bogaerts agarró una pelota de fútbol, se puso su camiseta personalizada del Barcelona - con el No. 10 de Lionel Messi's y la 'X. BOGAERTS' en la espalda - y corrió hacia los jardines. Pateó la pelota en dirección a unos chicos que estaban en el terreno consiguiendo autógrafos, la recibió de vuelta, y la envió hacia un pedazo de césped por encima de la cerca del jardín central, levantando sus brazos en señal de triunfo, y entonces saltó en un intento de escalar la cerca.

En ese momento, Bogaerts era de nuevo como un chico, justo como lo recuerda Mike Lord.

Alto y delgado, un bronceado imposible y cabellos rubios, Lord lucía más como un vagabundo de la playa de California que un escucha de los Medias Rojas de Boston cuando llegó a Aruba en 2009. Pero ahí estaba él, en búsqueda de talento de béisbol en una isla de 20 millas de largo en el Caribe cuando observó por primera vez a Bogaerts. El talento, la facilidad con que el torpedero de 16 años se movía en el terreno era sorprendente -- "Tienes que verlo más de una vez", dijo Lord - pero había algo más, algo intangible, que lo separaba de sus pares.

"Pienso que el factor X con él era su forma de juego", recordó Lord vía telefónica. "Uno lo veía sonreir, reirse, el disfrute que obtenía de su juego. Ellos catalogan a Aruba como 'una isla feliz'. Uno podia ver lo feliz que él era. Espero que nunca pierda eso".

No hay muchas oportunidades que él pierda eso, y no es solo porque Bogaerts lidera la Liga Americana en bateo (.359 al entrar a la semana) o que tenga más hits (290) que cualquier otro jugador en las mayores desde el inicio de la pasada temporada. En su tercera temporada completa en Grandes Ligas, el torpedero de los Medias Rojas de apenas 23 años sigue teniendo el corazón de un chico.

Realmente es algo refrescante. En un deporte donde los jugadores son entrenados para no mostrar emociones, la pasión de Bogaerts sale por cada uno de sus poros. Es evidente en la forma que habla sobre el juego, independientemente de si se acababa de convertir en el primer jugador de los Medias Rojas en conseguir actuaciones consecutivas de cuatro hits/un cuadrangular el viernes y el sábado en las victorias sobre los Mellizos de Minnesota, o si cometió un par de costosos errores en una dura derrota el pasado domingo.

Consideren los comentarios hechos por Bogaerts noche tras noche durante su reciente racha de 26 partidos con imparable, la segunda más larga en las mayores esta temporada luego de la que consiguió su compañero de equipo Jackie Bradley Jr de 29 partidos. Mientras Bradley insistía que solo pensaba en la racha cuando los reporteros le preguntaban del tema, Bogaerts no ocultó lo mucho que la racha pesaba en su mente luego de conectar un sencillo débil al jardín central en su cuarto turno al bate el 31 de mayo en Baltimore para mantenerla viva a duras penas.

"¿Estás bromeando?", dijo. "Yo sé cada día que lo tengo. Me levanto, y yo sé que lo tengo. Llegó al terreno, y yo sé que lo tengo. El primer par de turnos al bate, uno realmente no se pone presión pero a medida que el juego avanza, uno sabe que el tiempo se le va a agotando así que tratas de enfocarte un poco más para tener un buen turno y ver qué pasa. Es una buena presión. Uno tiene mucha gente apoyándote, impulsándote a que conectes ese hit".

Bogaerts demostró un candor similar en 2014 cuando expresó su profunda decepción tras ser movido del campocorto a la tercera base, un cambio que sin dudas contribuyó a un declive ofensivo que lo convirtió en uno de los peores bateadores de la liga por un largo periodo de la temporada. Y cuando alguien le sugiere que él eventualmente va a batear con mayor poder, él insiste que se siente perfectamente feliz con cualquier hit que consiga, independientemente de si la pelota se va o no por encima de la cerca.

"Yo no pienso en cuadrangulares en mis turnos", dijo Bogaerts, quien entró a la semana con ocho cuadrangulares, uno más que la cantidad total lograda la pasada temporada. "En el momento en que pienso en un cuadrangular termino en out, así que, ¿para qué desperdiciar un turno de esa forma? Me gustan los hits. Disfruto conectar hits"

En un momento en el que el béisbol está repleto de torpederos talentosos en Houston (Carlos Correa), Cleveland (Francisco Lindor), Los Angeles (Corey Seager), Colorado (Trevor Story), Chicago (Addison Russell) y Baltimore (Manny Machado, un torpedero que se movió del campocorto a la tercera base y volvió a su posición en esta temporada luego de la lesión de J.J. Hardy), podría decirse que Bogaerts está teniendo la mejor temporada de cualquiera en ese grupo.

Xander Bogaerts
Mike Janes/Four Seam Images/AP ImagesXander Bogaerts en un juego de la Liga Instruccional el 1 de octubre de 2010 en Fort Myers. Acababa de cumplir 18 años cuando fue tomada esta foto, y llegaría a Grandes Ligas apenas tres años después.
"Él es el mejor torpedero en el deporte - por mucho", dijo el toletero de los Medias Rojas David Ortiz. "Yo lo coloco por encima de cualquiera otro en el deporte. Está entre los mejores jugadores del juego ahora mismo. Sin duda. Dime dos jugadores que sean mejores que él en el deporte ahora mismo, más completos que él. No creo que hayan tantos".

Mirando atrás, Lord sabía que Bogaerts sería bueno. Pero ¿tan bueno? La ciencia de pronosticar el éxito de un chico de 16 años en las Grandes Ligas es demasiado inexacta para eso.

Por ahora, la historia de cómo Lord encontró al próximo gran torpedero de los Media sRojas como un "chico lleno de acné en su rostro" está bien documentada. Luego de llevar a cabo unos entrenamientos para varios jugadores jóvenes - incluyendo al hermano de Bogaerts, Jair -- Lord preguntó si había algún otro jugador en la isla que él tuviese que ver. Fue en ese momento que Jair le mencionó a su hermano gemelo, quien estaba en su casa con varicelas y le rogó a su madre que le dejara.

Una vez su madre, Sandra Brown, finalmente cedio, Xander le mostró a Lord por qué no se podia ir a su casa sin haber visto al mejor jugador de Aruba, masacrando pelotas y enviándolas por encima de la cerca, y haciendo jugadas espectaculares en un cuadro interior poco iluminado y lleno de rocas. Lord no quiso esperar mucho para enviarle el video de vuelta a su jefe Craig Shipley, en ese entonces director de cazatalentos internacionales de los Medias Rojas.

"Bueno, uno podia ver su forma física", dijo Lord, quien entrena equipos de béisbol de escuela secundaria en la Florida. "Puedo recordar cómo me sonaron las alarmas cuando lo vi. No había visto algo como él en mucho tiempo, así que tuve que detenerme un momento y pensar, 'De acuerdo, recalibremos. Estoy en Aruba. Solo hay algunos escuchas aquí. Así que tuve que echarle otro vistazo, y me quede como que, '¡Diantres!', 'Este chico puede ser realmente bueno'. Pero estamos hablando de un chico de 16 años. Para nosotros, era como que, tiene oportunidad. En nuestros sueños más salvajes, pienso que le dije a Ship, 'Este chico podría conectar 30 jonrones algún día', y él me dijo, 'él podría jugar en un Juego de Estrellas', Y aquí está. Algo loco".

Las expectativas sobre Bogaerts han sido bastante alocadas desde que los Medias Rojas lo firmaron por $410,000 (ellos también firmaron a Jair, que es receptor, por $180,000) solo dos semanas después de haberse mostrado y trabajado para Lord. Un cotizado prospecto desde su primer día en el sistema de fincas de los Medias Rojas, fue subido al equipo grande a mediados de la temporada 2013 y ha sido titular desde que le quitó el puesto al antesalista Will Middlebrooks en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Pero a pesar de lo emocionado que se siente Lord por el éxito de Bogaerts, solo tiene un deseo para él.

"Solo quiero que se mantenga como un chico mientras pueda en cuanto al disfrute de los partidos", dijo Lord. "Espero que siga maravillado, y que cuando salga a jugar, mire a la multitude y piense, 'Wow, yo solía atrapar rodados en un campo rocoso en Aruba. Esto es asombroso'. Espero que realmente lo disfrute".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Clayton Kershaw
Kirby Lee/USA TODAY SportsClayton Kershaw ha tenido un control histórico en lo que va de temporada 2016 al otorgar apenas seis boletos en mas de 100 entradas.
PHOENIX - Recientemente en una mañana de un domingo, menos de 12 horas después de haber asegurado una victoria para su equipo, Clayton Kershaw ya había comenzado el proceso de su siguiente obra de arte corriendo en los jardines, y luego trotando por la curva de la franja de advertencia.

El martes en la mañana, en el camerino de los Dodgers de Los Angeles en Arizona, terminó su preparación al escribir información en una computadora mientras a su alrededor el ambiente era de alboroto.

Uno de los mejores lanzadores en el deporte - y uno de los mejores que jamás se haya visto en el béisbol - está lanzando mejor que nunca, y no es por accidente.

Desde que irrumpió en la escena en el 2008 a la tierna edad de 20 años, Kershaw se ha esforzado para tener el tipo de temporada que está teniendo ahora. Ha dado el tiempo que sea necesario para aprovecharse de cualquier ventaja posible, y no ha tomado cada momento por sentado.

La recompensa este año es que está dominando más que nunca, con 122 ponches en sus primeras 100 2/3 entradas de labor. Lo que hace que ese número sobresalga mucho más es que Kershaw apenas ha otorgado seis boletos en esta temporada.

Seis.

Consideren esto: Kershaw tiene siete hits como bateador en 36 viajes al plato, y aún así solo ha dado seis boletos gratis a los 360 bateadores que ha enfrentado. Eso se traduce en una tasa de 20.3-a-1 de ponches a boletos. Lo más sorprendente sobre esa tasa es que el record de una temporada completa para un lanzador abridor es de 11.6-a-1 por el lanzador de los Yankees de Nueva York Phil Hughes en 2014.

Esa cifra es correcta, Kershaw se acerca a doblar una de las mejores marcas de eficiencia en el béisbol.

Clayton Kershaw
AP Photo/Marcio Jose SanchezLa tasa de ponches a boletos de Clayton Kershaw en el 2016 ha sido la mejor en la historia.
"Lo que separa a Clayton un poco más es su habilidad de lanzar con convicción", dijo el receptor A.J. Ellis. "Él confía en sí mismo, confía en sus armas. No duda de sí cuando hace un lanzamiento.

"Es divertido cómo, incluso cuando un lanzamiento tiene la misma velocidad que otro pitcheo, el que se lanza con convicción parece tener siempre esa agresividad adicional, una vida adicional. Y a medida que esa pelota me llega a mí en la zona de bateo, uno puede sentir esa energía detrás versus uno que esté cayendo en otra parte".

El tema que menos le gusta discutir a Kershaw es Kershaw, pero su impecable control es algo que sí está dispuesto a discutir - hasta cierto punto. Kershaw parece haber llegado a esta temporada con un impulso adicional de atacar la zona de strike.

Pero aun asi, él no está listo para entrar en puntos específicos sobre cómo está llevando su control, que ya era dominante, a un nivel que varios observadores veteranos en el juego no habían visto antes.

"Sí, yo no sé si haya un punto específico", dijo Kesrhaw. "Es solo cuestión de trabajarlo y ser más consistente y repetir la misma mecánica una y otra vez, y enfocarte mentalmente en no dar boletos.

"A tí te tienen que vencer con hits, y no te vas a preocupar sobre eso".

En 2015, Kershaw tuvo algunos contratiempos en el arranque cuando intentaba irse al frente en los conteos al inicio de los turnos. Si los equipos encontraron un lugar para batearle al as de los Dodgers era temprano en el conteo, y en ocasiones al primer lanzamiento.

Hacer swing al primer lanzamiento es una estrategia peligrosa para los bateadores, pero cuando los bateadores se miden a alguien de la calidad y el talento de Kershaw, en ocasiones se ven forzados a escoger su veneno. Si Kershaw está sacando outs en los equipos que hacen swing al primer lanzamiento, sus oportunidades de lanzar un juego completo aumentan exponencialmente. Pero irse al frente en los conteos no se trata de solo encontrar el plato al primer lanzamiento. Si hay algo que Kershaw haya aprendido en sus anteriores ocho temporadas en las Mayores, es que un lanzador no puede tomar un conteo 0-0 a la ligera.

"Bueno, sí, obviamente irse al frente es realmente importante, pero no a costa de dejar pelotas en el medio de la zona", dijo. "Así que uno tiene que entender quién está bateando, entender la situación, entender con lo que uno pueda salirse con la suya, y quizás en ese aspecto estoy haciendo un mejor trabajo este año".

Y ahí es que yace el secreto para el éxito de Kershaw en esta temporada. Ha alcanzado conteo de 0-1 en el 56 por ciento de las apariciones en el plato de sus rivales, cifra máxima en su carrera. De acuerdo con ESPN Datos, él está lanzando el slider en el primer pitcheo en el 26 por ciento del tiempo, contrario al 19 por ciento el año pasado.

Lo que seleccione Kershaw para su primer pitcheo de un turno no es una diferencia gigantesca, pero es lo suficientemente grande para mantener confundidos y adivinando a los bateadores. Quizás esa sea la razón por la que los bateadores no lucen asegurados ante él temprano en los conteos.

"Yo solo creo que su ejecución ha sido un poco mejor este año - pero no es que haya sido mala antes", dijo Ellis. "Este ha sido siempre su plan de ataque. Solo pienso que ha tenido éxito en ejecutarlo este año.

"Gran parte de los problemas iniciales que tuvo el año pasado - la versión de Clayton de los problemas de un lanzador - ocurrieron en el primer lanzamiento, un picheo que no estaba en la zona de strike, o un pitcheo que no cayó donde debió y los contrarios pudieron hacerle daño. Este año ha podido navegar por ese conteo 0-0 de forma exitosa, y eso abre el resto del turno para él".

Luego de ganar tres premios Cy Young, el concepto que Kershaw pueda hacer una mejoría considerable suena improbable. Pero aun así, está ocurriendo, y su arranque en el 2016 ha sido uno histórico.

Al serle preguntado si siempre ve áreas para mejorar en su juego, Kershaw caminó esa línea fina como siempre lo hace en conteo de 0-0. No quiso parecer distante, pero sí evitó sonar obsesivo compulsivo sobre el tema.

"Eso depende", dijo. "Cada inicio es diferente. En el segundo que uno siente que ha perfeccionado algo ahí es cuando usualmente algo se vuelve loco. Tú lo sabes, este juego te puede volver humilde rápidamente.

"La única manera de preocuparse por eso es preocuparse por la siguiente salida. Vencer a los D-backs [el miércoles]. Preocuparse por eso en ese momento".

Ellis estará de vuelta detrás del plato para la apertura de Kershaw en el partido final de la serie en el desierto. Él ha estado detrás del plato en todas menos tres aperturas de Kershaw esta temporada, y disfruta estar allí para su gran amigo. Ellis cataloga su asiento detrás del plato como el lugar ideal para ver a Kershaw transitar su camino hacia una eventual placa en el Salón de la Fama.

Siento esta la semana del Abierto de Golf de EEUU, Ellis mencionó una analogía ligeramente diferente.

"Mi role es de hacer de caddy, y de estar ahí para brindarle apoyo", dijo Ellis. "Ese momento raro en el que él necesita un palo, yo le puedo decir cuál utilizar para un tiro específico.

"Pero el resto del tiempo, solo se trata de estar ahí para recibir lo que él decida tirar, o servir de apoyo para un desahogo, un tipo con el cuál competir".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO