Mark Teixeira
AP Photo/Frank Franklin IIMark Teixeira y la ofensiva de los Yankees han tenido problemas al inicio de la temporada 2016.
Luego de transcurrido el equivalente de dos partidos de la NFL, los Yankees de Nueva York se encuentran en último lugar. Existen razones para el pesimismo, que queda marcado por el record de 8-12.

Su ofensiva ha sido horrible, anotando tres carreras o menos en 15 de los 20 juegos, y dos carreras o menos en la mitad de sus partidos. Ellos terminarán el mes de abril con record perdedor por primera vez desde el primer mes de Joe Girardi como manager de los Yankees en el 2008. Ellos no llegaron a la postemporada ese año.

La mayor razón para sentirse positivos es que los Yankees no han jugado todavía su mejor béisbol - o algo cercano a esto, mientras la División Este de la Liga Americana luce como fuese bastante pareja. Ninguno de los equipos ha comenzado de forma dominante.

Los Yankees, a pesar de estar en el sótano, podrían llegar a la cima de la tabla con una semana caliente de béisbol.

Dicho esto, mientras los Yankees se encaminan hacia Boston para su primera serie de la temporada ante los Medias Rojas, echemos una mitada a los asuntos que han convertido a los Bombarderos del Bronx del 2016 en un equipo muy frustrante de observar hasta el momento.

1. Los Yankees no están bateando.

Los Yankees tienen una alineación que, en teoría, debería ser potente. Ellos tienen jugadores con grandes nombres y grandes salarios como Jacoby Ellsbury, Alex Rodríguez, Carlos Beltrán, Mark Teixeira y otros.

Rodríguez ha tenido un lento inicio - aunque mostró algunas señales de vida el miércoles - mientras Teixeira solo ha lucido OK.

Ellsbury no ha cumplido con las expectativas de su contrato de $153 millones, a pesar de algunos destellos ocasionales. Beltrán ha tenido un buen inicio en el plato en su año final de contrato.

En general, los Yankees no han podido batear con corredores en posición de anotar, razón por la cual - más allá de un solo jugador - es la razón por la que han tenido tantos problemas para anotar.

2. El pitcheo abridor no ha sido muy bueno.

El cuetionable cuerpo de abridores de los Yankees no ha recibido muchas respuestas positivas. Aunque Masahiro Tanaka no ha lucido como un as, sí ha lanzado bastante bien. Nathan Eovaldi coqueteó hace poco con un partido sin hits, pero sigue siendo inconsistente. CC Sabathia está lanzando como un quinto abridor, lo que es lo mismo que decir que no llega muy lejos en los partidos y ha sido moderadamente efectivo. Michael Pineda y Luis Severino han sido completas decepciones hasta ahora.

3. Aroldis Chapman estará pronto de vuelta, pero no es la solución.

Si alguien piensa que añadir a Chapman al equipo será una cura para los males de la novena, está loco. Por supuesto, se espera que Chapman mejore a los Yankees cuando regrese de su suspensión por violencia doméstica el 9 de mayo. Pero eso no significa necesariamente que los Yankees van a ganar más partidos con Chapman.

El bullpen, especialmente Dellin Betances y Andrew Miller, ha sido muy bueno. Los problemas de los Yankees no han sido los lanzadores que entran en la parte final de los partidos.

Chapman, o alguno de los otros relevistas, podrían eventualmente convertirse en ficha de cambio para ayudar en otras áreas.

4. Los Yankees no han sufrido grandes golpes todavía.

El roster de los Yankees es frágil, pero no se ha quebrado todavía. Aunque varios prospectos han sufrido lesiones, tales como Greg Bird y James Kaprielian, y algunos relevistas, los jugadores grandes todavía no han sido víctimas de la plaga de las lastimaduras por largos periodos de tiempo. Pero eso probablemente no continuará.

Queda mucha temporada para los Yankees, algo que podría ser bueno, como bien podría ser malo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON - Sea cual sea su opinión sobre el equipo de John Farrell - y luego de 22 juegos, no estamos ni cerca de poder emitir un veredicto sobre su estatus como potencial contendiente - esto si lo tenemos en claro: Estos no son los Medias Rojas de Boston de antes.

Construidos históricamente para apalear, no para correr, los Medias Rojas andan últimos en la Liga Americana en jonrones (17) mientras lideran la liga en bases robadas (20). Ellos nunca han terminado una temporada en esas posiciones. De hecho, la franquicia que nos dio a toleteros legendarios como Ted Williams, Carl Yastrzemski, Jim Rice y David Ortiz solo ha liderado la liga en bases robadas en una ocasión, hace mucho tiempo, en 1935.

Pero estos veloces Medias Rojas no están dando señales de que vayan a bajar su velocidad, especialmente mientras se preparan para reanudar su vieja rivalidad con los Yankees de Nueva York el viernes en la noche en Fenway Park. No con una tasa de éxito de robos de 90.9 por ciento (20-en-22), un nucleo joven liderado por los dinámicos Mookie Betts y Xander Bogaerts, y su manager buscando tanta agresividad en las bases que hasta Hanley Ramírez tiene tres estafadas y Ortiz una.

Red Sox right fielder Mookie Betts
Troy Taormina-USA TODAY SportsMookie Betts liderará a los ahora veloces Medias Rojas ante los Yankees en este fin de semana.
"El juego de la carrera siempre ha estado ahí como punto de énfasis", dijo Farrell, quien ha llevado a los Medias Rojas a un comienzo con marca de 12-10, lo que ha aquietado, por el momento, los comentarios de que su puesto estaba en peligro. "Siempre va a ser parte de lo que estamos intentando crear. Se trata de poner presión a la defensiva. Si hay una distracción que creamos en la mente del lanzador en el montículo para ser contendientes con otro elemento del juego, entonces esperamos que eso se demuestre mediante otras maneras".

Esa filosofía ha creado una ofensiva de alto octanaje que lidera la liga en carreras anotadas (113), a un ritmo que los Medias Rojas podrían necesitar mantener para compensar por una rotación de abridores algo temblorosa. Incluso el as zurdo David Price (efectividad de 5.76 en cinco aperturas) tuvo problemas antes de igualar su total más alto de ponches en su carrera (14) el martes en la noche en el Turner Field. Pero mientras él se antoja como la menor de las preocupaciones de los Medias Rojas, siguen existiendo dudas sobre si Clay Buchholz (6.51), Rick Porcello (3.51), el nudillista Steven Wright (1.37) o el eventualmente lesionado Joe Kelly (efectividad de 9.35antes de su lesión de hombro) y Eduardo Rodriguez (rodilla) pueden ser viables como segundos abridores.

Para ser justos, los abridores han lanzado en sus últimas aperturas. Pero de nuevo, ¿cuánto se puede sacar de cuatro partidos ante los desafortunados Bravos de Atlanta? Los Medias Rojas aprenderán más sobre el joven zurdo Henry Owens y Porcello el viernes y el sábado en la noche antes de la salida de Price en el partido final de la serie en el Domingo de Grandes Ligas por ESPN.

Desafortunadamente, los Medias Rojas no van a poder mantener ese ritmo ofensivo, por lo que la efectividad colectiva de sus abridores de 4.82 debe mejorar para que comiencen a ser tomados más en serio como contendientes.

"Tenemos que salir allá afuera y seguir ejecutando y moviendo el bate como somos capaces de hacerlo, pero más importante aún, es controlar el juego y particularmente obtener algunas entradas grandes desde el montículo", dijo Farrell. "Ese ha sido nuestro talon de Aquiles hasta el momento".
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Boston Red Sox

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ANGELES - Kenta Maeda está teniendo el tipo de inicio en su carrera de Grandes Ligas que José Fernández realmente puede apreciar.

Quizás este jueves ambos puedan hablar de ello, pero es posible que quieran salir primero de su choque en el Dodger Stadium.

Maeda, el sensacional novato de los Dodgers de Los Angeles, hará la quinta apertura de su carrera este jueves luego de permitir apenas una carrera en sus primeras cuatro salidas. Fernández, quien será su rival para los Marlins de Miami, sabe un poco sobre hacer un gran alboroto a su llegada a Grandes Ligas.

Kenta Maeda
Ron Chenoy/USA TODAY SportsKenta Maeda tiene efectividad de 0.36, líder entre los abridores de la Liga Nacional, y solo ha permitido una carrera limpia en cuatro aperturas.
Fernández era novato en el 2013, aunque su debut llegó a la tierna edad de 20 años. Maeda tiene 28, con ocho años de experiencia profesional en Japón.

Mientras se agenciaba el premio de Novato del Año en el 2013, fue nombrado al Juego de Estrellas y terminó tercero en la votación del Cy Young ese año, Fernández logró ocho aperturas en blanco a sus contrarios y 16 salidas en las que permitió una carrera limpia o menos.

Maeda todavía tiene mucho camino por recorrer para igualar esa gesta, pero ya tiene de 4-4 en aperturas de una carrera o menos, permitiendo su única carrera cuando Joe Panik de los Gigantes de San Francisco le conectó cuadrangular el pasado 17 de abril. Maeda incluso lanzó 6 1/3 entradas en blanco en el Coors Field en el pasado fin de semana, ignorando la tendencia del estadio donde abunda la ofensiva.

La efectividad de Maeda de 0.36 es la segunda mejor en las Grandes Ligas, sus tres victorias son la novena mejor cantidad, su WHIP de 0.87 lo ubica empatado con la octava mejor marca y el promedio de bateo de los contrarios de .189 lo coloca empatado en el puesto 11.

Fernández, quien comienza su primera temporada complete desde que se sometió a una cirugía Tommy John en el 2014, está teniendo un inicio de temporada lento según sus estándares, al compilar marca de 1-2 en cuatro aperturas y efectividad de 4.37. Pero ha lanzado bien contra los Dodgers en el pasado, con marca de 2-0 en tres aperturas y efectividad de 2.84 (19 entradas). Ganó su única otra salida en el Dodger Stadium en 2013.

En sus dos salidas en el Dodger Stadium, Maeda permitió su única carrera en 13 entradas (efectividad de 0.69).

Los Dodgers necesitarán que Maeda extienda su brillante corrida ya que los Marlins buscarán la victoria para completar la barrida en cuatro juegos. Los lanzadores de los Marlins han maniatado la ofensiva de los Dodgers, permitiendo apenas cinco carreras en total.

El inicio de la carrera de Maeda es solo una pequeña muestra, pero eso no significa que no sea histórica. De acuerdo con el Elías Sports Bureau, Maeda es apenas el tercer lanzador desde 1900 en tirar por lo menos 25 entradas en sus primeras cuatro aperturas en las Grandes Ligas sin permitir más de una carrera.

A pesar que el novato que más atención atrajo a principios de abril fue Trevor Story de los Rockies de Colorado, Maeda está ganando mucha atención gracias a sus actuaciones.

"Hay algunas cosas buenas sucediendo ahora mismo, y Kenta está en la cima de esa lista", dijo el manager Dave Roberts.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BALTIMORE - En muchos de los pasados días se ha debatido mucho en el béisbol si Mike Trout o Bryce Harper -- quien ha tenido un arranque tan caliente que la temperatura de su cuerpo se ha tenido que medir en grados Kelvin - es el mejor jugador en el deporte. Pero si vamos a tener La Conversación, Manny Machado debe estar en ella.

Tal y como fue el caso con Harper, en los primeros años de la carrera de Machado, no pudimos ver al verdadero Manny porque era demasiado joven, o estuvo demasiado lesionado, o ambos. Al igual que con Harper, un Machado mucho más maduro finalmente se dejó ver la temporada pasada y pudimos observar lo que es capaz de hacer. Jugó los 162 partidos de la temporada (el único jugador en lograrlo), tuvo números de .286/.359/.502 y jugó a su usual estilo en la tercera base, en la que hay que verlo para creerlo. Fue el único jugador con 20/20 (jonrones y bases robadas) en la Liga Americana y llegó cuarto en la votación del Jugador Más Valioso.

No se puede dejar de pensar que si a) los Orioles hubiesen ganado más partidos y/o b) él bateara donde pertenece en la alineación (tercero), en vez de donde los Orioles lo necesitan (primer bate), y terminara con más de 100 impulsadas en vez de 86, Machado habría terminado en mejor posición.

Manny Machado
AP Photo/Patrick SemanskyMachado jugó los 162 partidos de la temporada 2015 (el único jugador en lograrlo), tuvo números de .286/.359/.502 y jugó a su usual estilo en la tercera base.
Este año, Machado ha tomado las cosas donde las dejó. En el partido en entradas extras del miércoles en la noche ante los Azulejos (el que los Orioles ganaron con marcador de 4-3, pero gracias a un passed ball con bases llenas), todo lo que Machado hizo fue embasarse cuatro veces en cinco apariciones en el plato. Solo un día más en la oficina. Su doble remolcador de carrera en la primera entrada - un rayo hacia el izquierdo central - extendió su racha de partidos con hit a 13 y lo convirtió en el único jugador en las mayores con al menos un imparable en cada uno de los partidos de su equipo en esta temporada. Su promedio de .407 lo coloca como líder en la Liga Americana, al igual que su OPS de 1.263.

¿Cuán bueno ha sido Machado? Tan bueno que el miércoles, con dos outs y corredor en segunda base en la octava entrada, con el partido empatado 3-3, los Azulejos decidieron lanzarle a Adam Jones -- cuyo resumé en el portal LinkedIn muestra cinco apariciones en el Juego de Estrellas y un Bate de Plata - en vez de a Machado, a quien le dieron boleto intencional.

Dos entradas más tarde, en la parte baja de la 10ª, Toronto lo hizo de nuevo. Con dos outs, dos en base y con el juego todavía empatado - y los fieles en el Camden Yards coreando "Man-ny, Man-ny" - los Azulejos le dieron otro boleto intencional a Machado. Tecnicamente, este no fue intencional, pero dado el caso de que hubo una visita del coach al montículo justo antes y dado el caso de lo afuera que el receptor de los Azulejos Josh Thole se puso para uno de los lanzamientos (prácticamente estaba en el dugout de primera base), bien pudo haber sido así.

¿Cuán bueno ha sido Machado? Tan bueno que luego del partido del miércoles, cuando ni siquiera se ha celebrado una décima parte de la temporada, ya había una carpeta blanca, con letras brillosas, que decía "MVP" en su portada frente al casillero de Machado. OK,es posible que eso tenga menos que ver con la forma en que Machado está jugando y más con el hecho de que su agente es Dan Lozano del MVP Sports Group. (Aclaración completa: Las palabras "Sports Group" también estaban impresas en la portada).

Aun así, es difícil ignorar el simbolismo fortuito del momento. Después de todo, en esta etapa tan temprana de la temporada, Machado es el claro favorito para Jugador Más Valioso de la Liga Americana, razón por la cual él debe estar en La Conversación.

Pero La Conversación es más grande que números ofensivos. Para tener realmente La Conversación de la forma que se debe tener, se debe considerar también la defensiva. Y seamos honestos: Cuándo y dónde se enciende el debate Trout/Harper, la defensiva siempre parece ser de las cosas menos tomadas en cuenta. Es algo añadido al final de la discusión solo para hacer que la misma sea más profunda, para hacer parecer que a los que discuten realmente les interesa el fildeo.

El brazo de Harper es mucho mejor. Trout juega la posición más importante. Bla, bla, bla.

La verdad es que cuando se habla de defensiva, Machado supera por mucho tanto a Harper como a Trout. - al igual que a prácticamente el resto de los jugadores en el béisbol.

Desde el 2012 al 2015, Mike Trout tuvo cinco carreras salvadas por la defensa (DRS, por sus siglas en inglés). No cinco por año. Cinco en total. En los círculos matemáticos, a eso se le cataloga como "no mucho". Eso explica porque Trout se ubica en el puesto 252 en DRS en ese periodo de cuatro años.

Desde el 2012 al 2015, Bryce Harper se ubicó en el puesto 46 en las mayores, con 27 carreras salvadas por la defensive. De nuevo, ese es el gran total. En los círculos matemáticos, a eso se le cataloga comunmente como "más que Mike Trout, pero no es demasiado grande". (Por supuesto, estoy parafraseando aquí).

Y entonces está Manny. Del 2012 al 2015, a Machado se le acreditaron 60 carreras salvadas por la defensive. 6-0. Esa es la sexta mayor cantidad en el béisbol, y esto a pesar de haber jugado 59 partidos menos que Harper y 161 menos que Trout.

Voy a hacer una pausa por un momento mientras ustedes digieren esta información que les acabo de dar y piensan, "Wow, no tenía idea de que la disparidad defensiva entre Machado y esos otros dos jugadores fuese tan grande". (De nuevo, estoy parafraseando). Esas son las estadísticas que hablan.

Y en cuanto a la prueba del ojo, bueno, tienen que creer mi palabra cuando les digo que observar con regularidad a Manny Machado jugar la tercera base es... bueno... es casi imposible de describir. Así de bueno es él.

Recuerden: Mi trabajo es cubrir a los Orioles y los Nacionales, así que tengo la oportunidad de ver a Bryce Harper jugar mucho en el jardín derecho. No estoy diciendo que Harper no sea un buen defensor - su llegada entre los finalistas del Guante de Oro el año pasado fue legítima ya que su brazo es un cañón certificado que paraliza con regularidad a los corredores de estación en estación.

Lo que les digo es que cuando nos fijamos en lo que Manny Machado se ha convertido ofensivamente y lo combinamos con lo que siempre ha sido a la defensiva, no hay manera de que lo podamos excluir de La Conversación.

Quizás él no sea el mejor jugador en el béisbol, pero como mínimo debe ser parte de La Conversación.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - El Rey fue inusualmente benéficioso en este día - cinco hits y unas increíbles seis bases por bolas en apenas cinco entradas de trabajo - pero los Yankees de Nueva York no parecieron darse cuenta de la misma y no pudieron aprovechar ese raro despliegue de generosidad.

En un día en el que el as de los Marineros de Seattle Félix Hernández estaba permitiendo corredores en base de la misma manera en que John D. Rockefeller solía repartir nuevas monedas de 10 centavos, los Yankees solo pudieron aprovechar para traer una carrera al plato. Como resultado de ello, cuando él salió del montículo luego de cinco entradas por debajo de lo usual, estaba en ventaja 3-1.

Los Yankees, quienes se fueron de 12-0 con corredores en posición de anotar en la derrota del viernes 7-1, siguieron en las mismas el sábado al irse de 11-0. De hecho, si no fuese por el bate de Carlos Beltrán en la alineación, es posible que los Yankees hubiesen sido blanqueados; el jardinero derecho boricua de 38 años conectó doble remolcador de carrera ante Hernández en la tercera entrada y cuadrangular solitario al relevista Nick Vincent en la séptima para las únicas dos carreras del equipo en la derrota 3-2, el cuarto fracaso seguido.

En algunas formas, la salida de Hernández fue similar a la que tuvo ante los Yankees en Seattle en junio del 2015, en la que otorgó cinco boletos en 4 2/3entradas - y permitió siete carreras limpias. Pero hoy, los Yankees no pudieron aprovechar la generosidad de Hernández, dejando varados a 11 corredores en los senderos. Una vez más, Alex Rodríguez se fue sin conseguir imparables. Se ha ido en blanco en sus últimos 18 turnos, desde el 9 de abril, y su promedio de bateo en general anda por .103.

De forma apropiada, el partido terminó con otra oportunidad desperdiciada para remolcar carrera, cuando con corredores en segunda y tercera luego de sencillos de Beltrán - su cuarto hit del juego -- y Starlin Castro, Chase Headley conectó rodado por la segunda base.

Por el otro lado, el abridor de los Yankees CC Sabathia logró superar en pitcheo a Hernández por cuatro entradas, pero en la quinta se desmoronó y fue rápidamente sacado de juego por el manager Joe Girardi luego de permitir cuadrangular solitario a Leonys Martin, sencillo remolcador a Robinson Canó y doble impulsador de carrera a Nelson Cruz. Pero Sabathia fue víctima de la indiferencia defensiva de Jacoby Ellsbury, quien falló en atacar el sencillo de Canó por el medio del cuadro, lo que permitió que Ketel Marte anotara desde primera base. Solo otro ejemplo más de un día en el que los Yankees, recibiendo regalos de parte de los contrarios, regresan el favor, con intereses.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON - Por tres meses de la pasada temporada, David Price tuvo oportunidad de ver muy de cerca el poder de la ofensiva de los Azulejos de Toronto.

Pero este sábado, será responsible por silenciarla.

Price se medirá a su antiguo equipo por primera vez desde que firmó un contrato de siete años y $217 millones con los Medias Rojas de Boston en diciembre. Y tendrá que lucir mucho mejor que en su anterior salida, en el primer juego de la temporada en casa el pasado lunes, en el que permitió cinco carreras en la tercera entrada ante los Orioles de Baltimore y no pudo pasar del quinto capítulo.

Bob DeChiara/USA TODAY SportsDavid Price dice que está ansioso y emocionado por medirse a los Azulejos, a pesar de su formidable alineación.
"Estoy emocionado por ello", dijo Price. "[Toronto] es un equipo difícil de enfrentar, y yo sé que hasta ahora no he lanzado de la manera en que puedo hacerlo. Sé que puedo ser capaz de salir y lanzar de la manera correcta, y eso va a ser un buen paso en la dirección correcta".

Price fue cambiado de Detroit a Toronto en la fecha límite de cambios directos el año pasado, y en 11 aperturas en temporada regular para los Azulejos, tuvo marca de 9-1 con efectividad de 2.30 y 87 ponches en 74S entradas, impulsándolos a su primer banderín divisional del Este de la Liga Americana desde 1993. Sin embargo, tuvo problemas en la postemporada, con marca de 1-2 y efectividad de 6.17 en cuatro apariciones, tres de ellas aperturas.

Los Azulejos le presentarán "todo tipo de reto posible", dijo Price, al tener al actual JMV de la Liga Americana Josh Donaldson, José Bautista, Edwin Encarnación y Troy Tulowitzki combinándose para formar la que a juicio de muchos es la mejor combinación del medio de la alineación en las mayores.

Cuando lanzaba para los Rays de Tampa Bay y los Tigres de Detroit, Price tuvo problemas ante Bautista (16-en-49, cinco jonrones, 10 ponches) y tuvo resultados mixtos ante Encarnación (9-en-39, tres jonrones, ocho ponches). Ha tenido menos encuentros con Donaldson (2-en-9, dos ponches) y Tulowitzki (4-en-6, un cuadrangular, un ponche).

"Del uno al nueve [en esa alineación] te pueden sacar la pelota del estadio; del dos al seis o siete lo pueden hacer para cualquier parte del terreno", dijo Price. "Realmente te tienes que enfocar en cada entrada. Es algo que hemos hablado, estando en la división, enfrentándome a las alineaciones que he visto a lo largo de mi carrera, uno nunca se puede olvidar de eso. Aquí no vas a tener una entrada en la que digas, 'Oh, solo me tocan el seis, siete y ocho'. Eso nunca va a ocurrir con los Azulejos. Tienes que estar concentrado en cada lanzamiento - y eso es algo bueno".

Price permitió dos carreras en seis entradas, ponchando a 10 y se llevó la victoria en el Día Inaugural en Cleveland. En el partido de apertura en Fenway, estuvo poderoso en ocasiones, generando 20 abanicadas y falladas en los agresivos Orioles, pero no fue totalmente eficiente, especialmente en esa problemática tercera entrada.

"No estoy preocupado. Es solo algo de ejecución", dijo Price. "Si salgo allá afuera y ejecuto, puedo llegar lejos en el partido. Es algo de lo que me enorgullezco".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En algún punto, uno tiene que comenzar a creer, ¿correcto?

Luego que los Orioles de Baltimore ganaran cinco partidos al hilo al comenzar la temporada, ese momento no había llegado. Claro, ellos eran el único equipo invicto en las mayores, pero el hecho de que los Pájaros Negros se fueran con marca de 5-0 ante los Mellizos y los Rays fue ligeramente más convincente de que los Harlem Globetrotters tuvieran marca de 5-0 ante los Washington Generals. Para un equipo con pobre pitcheo y pocas expectativas al comenzar la temporada, se necesitaban más pruebas. Muchas más pruebas.

Apenas dos días después, que es lo mismo que decir luego de dos inconcebibles victorias ante los Medias Rojas de Boston, me parece que ha llegado el momento. El momento de creer.

Si de casualidad hubiesen estado en Las Vegas en el fin de semana, y estaban en búsqueda de una buena apuesta sobre cuándo los Orioles sufrirían su primera derrota del 2016, la apuesta inteligente habría sido el lunes 11 de abril.

Era el partido inaugural de los Medias Rojas como local en el Fenway, y David Price estaba en el montículo. Ustedes saben, el perenne candidato al Cy Young que había ganado sus anteriores dos juegos de apertura como local mientras permitía un gran total de dos carreras. El espigado zurdo que lideró la Liga Americana en efectividad el año pasado y a quién Boston firmó con un contrato de $217 millones en la temporada baja con el propósito expreso de ahogar las esperanzas de rivales divisionales como los Orioles. Contra él estuvo Yovani Gallardo, a quién Baltimore firmó a finales de febrero, dándole básicamente una décima parte de la paga de Price bajo el alegato de que, bueno, él era el único lanzador que quedaba disponible.

AP Photo/Michael DwyerNo se supone que los Orioles vencieran a los Medias Rojas para mantener viva su racha de victorias, ¿correcto? Bueno, pues lo hicieron dos veces.
Si alguna vez hubo un tiempo para el que los 25 jugadores (y su manager) se reportaran enfermos el mismo día, este era.

De forma predecible, Gallardo fue bateado temprano por la artillería de Boston, permitiéndole hits a los primeros cuatro rivales que enfrentó en una primera entrada en la que le hicieron tres carreras. Pero entonces ocurrió algo interesante: Tan pronto como la rotación de Baltimore comenzó a mostrar sus verdaderos colores, los bateadores de los Orioles comenzaron a mostrar los suyos. En la tercera entrada, una poderosa ofensiva de los Orioles que había estado dormida durante gran parte de las primeras dos series golpeó a Price con cinco carreras, siendo el batazo grande un vuelacercas de 428 pies conectado por Mark Trumbo. Fue la peor entrada de Price en casi un año. Luego, con el partido empatado 6-6 en la novena entrada y corredores en primera y segunda, Chris Davis conectó un batazo de 449 pies de distancia por el mismo medio del jardín central ante el usualmente confiable cerrador Craig Kimbrel. Fue la primera vez que Kimbrel permitía un jonrón con corredores en posición de anotar en, bueno, toda su carrera.

El martes, más de lo mismo, ya que el abridor sin experiencia Mike Wright -- quien en el papel no era rival para el derecho de Boston Clay Buchholz -- fue golpeado temprano y salió de juego luego de cinco entradas con su equipo atrás en el marcador 4-2. Pero los Pájaros Negros volvieron al ataque, conectando tres cuadrangulares más en el partido - incluyendo un par para la banda contraria de su septimo bateador J.J. Hardy -- en ruta a su séptima victoria en fila para comenzar la temporada.

Las últimas dos victorias ante Boston confirman el reporte de los escuchas sobre estos Orioles del 2016. Es decir, que para que ellos tengan una remota posibilidad de ser competitivos, ellos tendrán que ganar su porción de partidos con marcadores de 8-7 y 10-9. O 9-7 y 9-5, como fue el caso del lunes y martes. Pero, ¿quién lleva la cuenta? Ciertamente no la ofensiva de los Orioles, que actualmente se encuentra en camino de anotar... tantas malditas carreras como se necesiten, muchas gracias.

Pero ¿cuán potentes son los bates de los Pájaros Negros? Ellos se encuentran de líderes (o empatados en el liderato) de la Liga Americana en carreras anotadas, jonrones, promedio, slugging y OPS. Ellos se han medido a Chris Archer y Price - los dos mejores abridores que tiene que ofrecer el Este de la Americana - y los golpearon como piñatas, conectándoles de forma combinada cinco jonrones y anotándoles 11 carreras en apenas 10 entradas. Ellos se han volado la barda 10 veces en sus últimos cuatro juegos y ahora llevan ritmo para lograr 301 bambinazos, lo que rompería la marca de todos los tiempos en una temporada de 264, en poder de los Marineros de 1997.

¿Podemos decir que son los Poderosos Pájaros Negros?

Oh, y de paso, ellos están haciendo todo este año sin los servicios del cinco veces Todos Estrellas Adam Jones, quien se ha perdido los últimos cinco partidos con molestias en el oblícuo.

Mientras tanto, su bullpen ha hecho maravillas respaldando una rotación que, en general, ha lucido mejor de lo esperado. Y eso a pesar de la ausencia de Kevin Gausman, quien tiene la apariencia de un futuro as y quizás sea el mejor lanzador abridor de Baltimore, pero que comenzó la temporada en la lista de incapacitados por molestias en el hombro.

Pero a pesar de todo eso, el equipo de Buck Showalter ha logrado siete victorias en fila. Las que, de paso, son la misma cantidad de victorias que los Reales consiguieron al inicio de la temporada pasada, cuando ganaron un pequeño evento llamado la Serie Mundial.

Quizás solo sea una coincidencia. Pero de nuevo, quizás ya haya llegado la hora de comenzar a creer.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Este sábado 9 de abril se cumplen 35 años del inicio del fenómeno que eventualmente se ínmortalizaría como la 'Fernandomanía', cuaándo el lanzador mexicano Fernando Valenzuela fue designado abridor de emergencia del Día Inaugural por los Dodgers de Los Angeles, cuando Jerry Reuss se lastimó 24 horas antes de la salida, y Burt Hooton tampoco estaba disponible.

Desde ese entonces, el nativo de Etchohuaquila, en Navojoa, Sonora, tomó por asalto al béisbol de Grandes Ligas, ganando sus primeras ocho decisiones y llevando a los Dodgers a la Serie Mundial en ese año, la que ganaron ante los Yankees de Nueva York.

Fernando Valenzuela
Focus on Sport/Getty ImagesLa "Fernandomanía" cautivó a la afición de Los Ángeles en 1981 cuando el zurdo mexicano Fernando Valenzuela se convirtió en un ícono mexicano, al ganar los premios de Cy Young y Novato del Año en la Liga Nacional.
A continuación, les presentamos algunos datos importantes en la carrera de 'El Toro', recopilados por el departamento de Estadísticas e Información de ESPN:

  • Es el líder histórico entre los lanzadores mexicanos en las Grandes Ligas en entradas lanzadas (2,930), victorias (173), ponches propinados (2,074), juegos completos (113) y blanqueadas (31).
  • Ganó los premios de Cy Young y Novato del Año de la Liga Nacional en el 1981 a los 20 años de edad, el único jugador en la historia de MLB en lograrlo.
  • Es el único mexicano en tirar un juego completo en una Serie Mundial (en 1981, los Dodgers vencieron a los Yankees 5-4 en el Juego 3 del clásico de Otoño). Permitió nueve hits y otorgó siete boletos, logrando salir de problemas de forma constante.
  • Lanzó un juego sin hits en 1990 ante los Cardenales de San Luis (es el único mexicano con un partido sin hits en MLB sin ayuda). Francisco 'Pancho' Barrios fue el primer mexicano en participar en un juego sin imparables en 1976, pero fue en combinación con otro lanzador para los Medias Blancas de Chicago sobre los Atléticos de Oakland.
  • Fue electo a 6 Juegos de Estrellas (es la mayor cantidad entre jugadores mexicanos).
  • Trabajó como coach de lanzadores del equipo de México en las ediciones de 2006, 2009 y 2013 del Clásico Mundial de Béisbol.
  • En el 2005 fue 1 de 4 lanzadores seleccionados para el Equipo de Leyendas Latinas de MLB, junto a Pedro Martínez, Juan Marichal y Mariano Rivera.
  • En el 2011 fue inmortalizado en el Salón de la Fama del Béisbol Latino, en el Pabellón de la Fama de las Series del Caribe en 2013 y en el Recinto de la Fama del Béisbol Mexicano en el 2014.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hoy voy a llevar a mi esposa Michelle y a nuestras hijas a un partido de béisbol. Es algo que hacen los estadounidenses a menudo, pero este partido es algo extraordinario.

Es el primer partido de exhibición entre un equipo de las Grandes Ligas, los Rays de Tampa Bay, y el equipo nacional de Cuba en 17 años. Es solo la segunda vez que un equipo de MLB visita Cuba desde 1959. Y lo más importante, es un símbolo de los lazos entre estadounidenses y cubanos a pesar de décadas de aislamiento; un paso pequeño que demuestra que nuestras naciones pueden empezar a superar las divisiones del pasado y contemplar un futuro de conexiones más fuertes y cooperación entre nuestros países.

Una de las cosas que tenemos en común es nuestro pasatiempo nacional: la Pelota. Como dice la cita de la película "Field of Dreams" (Campo de Sueños), "Hay una sola cosa que ha sido constante a través de los años, el béisbol". Eso es tan cierto en Estados Unidos como en Cuba. Ya sea que nos encontremos en medio de un maizal en Iowa o en los vecindarios de La Habana, nuestros horizontes están dibujados con diamantes de béisbol. Nuestros hijos se crían aprendiendo a correr entre bases y a contar bolas y strikes. Y muchas de nuestras grandes figuras del deporte han acabado juntos en el campo de juego.

Desde 1959, más de 100 jugadores cubanos de béisbol han jugado para clubes de Grandes Ligas. Cuatro jugadores nacidos en Cuba se han consagrado en Cooperstown, incluyendo al gran Tany Perez de los Rojos de Cincinnati. Y observando solo a un equipo, por ejemplo a mis Medias Blancas de Chicago, se puede distinguir la huella de Cuba durante muchas generaciones.

Uno de los grandes de todos los tiempos de los Medias Blancas, el difunto Minnie Miñoso, nació cerca de La Habana. José Contreras y Orlando "El Duque" Hernández y ese lanzamiento con la pierna alzada ayudó a traer de vuelta al Lado Sur de la ciudad el trofeo de la Serie Mundial en 2005. Y uno de nuestros mejores jugadores en la actualidad, además de ser uno de los mejores toleteros en el deporte, también es de Cuba, José Abreu, en la primera base.

Barack Obama
AP Photo/Desmond BoylanLa visita de Obama a Cuba representa la primera visita a suelo cubano de un presidente de EEUU en funciones en los últimos 88 años.
El béisbol en Cuba también ha desempeñado un papel en la historia más amplia de Estados Unidos. En 1947, los Brooklyn Dodgers y su equipo de liga menor, que incluía a Jackie Robinson, pasaron los entrenamientos primaverales en La Habana. Eso significa que antes de romper las barreras raciales del Béisbol de las Grandes Ligas (la MLB), Jackie jugó en el famoso Estadio Latinoamericano para hacer exhibiciones tanto contra equipos estadounidenses como cubanos. Es el mismo estadio donde veremos el partido de hoy. Y será un honor poder verlo con la esposa de Jackie, Rachel, y su hija Sharon, que están aquí como parte de nuestra delegación.

De eso es de lo que se trata esta visita: de recordar lo que tenemos en común, de reflexionar sobre las barreras que hemos roto -- como personas y como naciones -- y de imaginarnos un futuro mejor. Porque aunque no voy a pasar por alto las diferencias importantes entre nuestros gobiernos, he venido a Cuba para extender una mano amistosa al pueblo cubano.

Ellos son la razón por la que estoy abandonando las políticas fallidas de la era de la Guerra Fría, que dejó a tantos cubanos inmersos en conflicto, exilio y pobreza, para abrir paso a un nuevo rumbo. Ellos son el motivo por el que nuestros gobiernos están cooperando ahora en iniciativas de salud y educación. Ellos son el motivo por el que estamos ayudando a las familias a establecer contacto al restablecer vuelos comerciales directos y servicios de correo. Y ellos son el motivo por el que estamos expandiendo los lazos comerciales y aumentando las opciones de los estadounidenses para viajar a hacer negocios en Cuba.

Estas medidas, y mi visita aquí esta semana son solo pequeños pasos en el largo camino que hemos emprendido. Pero creo que el pueblo estadounidense y el pueblo cubano pueden hacer este viaje como amigos, como familia y sí, como fans del béisbol.

¡Playball!

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


JUPITER, Fla. - Cuando se le quitó el yeso a Yadier Molina de su pulgar izquierdo, el que ha sido operado en par de ocasiones, generó titulares a nivel nacional. Cuando se puso los aperos de receptor un día de la semana pasada, todo el mundo en el camerino lo notó.

Cuando se agachó detrás del plato y comenzó a atrapar los pitcheos de Adam Wainwright el lunes en la mañana, cada reportero en el campo de entrenamiento se puso a tomar fotos y videos con sus teléfonos.

El campamento primaveral de los Cardenales de San Luis se ha convertido en una sala de espera, con todos los presentes esperando ansiosamente alguna comunicación del equipo médico del equipo sobre el progreso de Molina. Cuando y, más importante aún, cómo se recuperará de esta lesión podría ser el punto de apoyo sobre el que se sostienen las esperanzas del equipo en esta temporada.

Así de vital es Molina para el modo en que opera este equipo.

"Cuando se habla de los otros receptores que tenemos en los entrenamientos, todos son receptores de calidad. Pero en este caso estamos hablando de posiblemente el mejor receptor defensivo de nuestra generación, por lo menos, y alguien que tiene que estar entre los mencionados para ser el mejor receptor defensivo de la historia. Tiene que ser mencionado", dijo Wainwright. "Así que, cuando te das cuenta de eso, no se trata de que no podamos vivir y hacer lo que tenemos que hacer sin Yadier. Es que lo podríamos hacer mucho mejor con él".

Yadier Molina and Seung Hwan Oh
Steve Mitchell/USA TODAY SportsYadier Molina ha pasado mucho tiempo compartiendo y conociendo al relevista coreano Seung Hwan Oh (izq.) en los entrenamientos primaverales.
Molina podría ser el jugador defensivo de mayor impacto en el béisbol, pero da la casualidad que juega en una posición que afecta los partidos en formas que siguen siendo difíciles de cuantificar. No es que los números no nos den una imagen favorecedora. Durante las pasadas cinco temporadas, los Cardenales han logrado porcentaje de victorias de .593 con Molina en la receptoría, y de .503 cuando no está detrás del plato. La efectividad colectiva es de 3.35 con él al mando y de 3.94 con él en la banca. Desde su primera temporada completa, ningún equipo ha permitido menos bases robadas, menos intentos de robos o ha permitido un porcentaje de robos menor que los Cardenales.

El único receptor en el béisbol que ha generado una mayor cantidad de Victorias Sobre Reemplazo (WAR, por sus siglas en inglés) que Molina en las pasadas cinco temporadas es Buster Posey, quien participa en cerca de 40 juegos al año en la primera base.

Pero Molina, de 33 años, es probablemente más importante que lo que indica sus números. Su impacto en el cuerpo de lanzadores del equipo, el mejor en las mayores el año pasado, es directo, pero también es difícil de cuantificar. Parte de la evidencia es anecdótica o intangible. Está la forma en que el entonces manager de los Dodgers de Los Angeles Don Mattingly juró que Molina se metió en la mente de Yasiel Puig hace dos postemporadas por los pitcheos que pidió. Está la confianza que Molina infunde en los lanzadores de los Cardenales por la habilidad que tiene de controlar el juego de la velocidad del equipo contrario, el conocimiento de los swings de los rivales y su habilidad de bloquear pelotas en el suelo.

Para Wainwright, la influencia emocional de Molina fue más notable en el Clásico Mundial de Béisbol del 2013, cuando Puerto Rico llegó a la final con un cuerpo de lanzadores de 20 y 21 años, algunos de los cuales ni siquiera han llegado a Grandes Ligas.

"Ellos eran unos bebés", dijo Wainwright. "Lo que todos ellos dijeron fue que, cuando él estaba de nuevo allí, les dio un nivel de confianza que les permitió llegar al siguiente nivel y eso es exactamente lo que él hace para nosotros. Yo llevo haciendo haciendo esto hace tiempo, pero yo aceptó toda la ayuda que pueda obtener".

Molina hace muchos de sus ejercicios de fortalecimiento temprano en la mañana, y entonces merodea en los campos de entrenamiento primaveral de los Cardenales en la mayoría de las tardes, pasando de ejercicio en ejercicio y pasando tanto tiempo como pueda con los nuevos lanzadores. Se ha impuesto una meta especial de conocer bien al relevista Seung Hwan Oh, en ocasiones reuniéndose con el lanzador coreano y su intérprete en la tarde.

"Tengo mucho tiempo para hablar con ellos. Solo intento mantenerme en contacto con ellos y saber lo que están trabajando", dijo Molina. "Uno tiene que comunicarse".

Su trabajo real vendrá cuando la temporada se ponga en marcha, cuando él esté estudiando los swings de los contrarios en el cuarto de video y en las reuniones vespertinas con el abridor de ese día. Una vez comience el juego, él ajusta el plan de juego por instinto y observación.

"Mi primera vez, él habló conmigo y me dijo, 'Lo que tú quieras lanzar, no tengas miedo en decírmelo. Yo quiero hablar contigo, OK. Si no te sientes cómodo lanzando algo, no quiero que lo hagas'", recordó el relevista Carlos Martínez.

"Él suele poner más preparación y trabajo en cada juego que cualquier otro jugador que yo haya visto", dijo Michael Wacha.

Jaime García dijo que ha tenido juegos en los que sus lanzamientos simplemente no han resultado y Molina le ha ayudado a mantenerse enfocado en la tarea pendiente: vencer al otro equipo.

"Muchas veces como lanzador, uno se siente como que, 'No tengo nada en la bola hoy'. Entonces él habla contigo y te ayuda a sobrellevar eso y no permite que te rindas", dijo García. "'Él trabaja con lo que tengas".

Por supuesto, Molina prácticamente nació para ser receptor. Sus hermanos mayores, Bengie y José, tuvieron carreras productivas como ligamayoristas y receptores defensivos. Lo que puso a Yadier en un nivel aparte en el 2012 y 2013 y lo colocó en la mezcla como candidato al JMV fue su impacto como bateador en el medio de la alineación. La pasada temporada, su OPS de .660 fue el menor desde su segunda temporada completa.

Por eso es que el siguiente paso, el agarrar un bate, será el obstáculo crucial y final antes de que los Cardenales puedan saber si su jugador más importante va a estar listo para el Día Inaugural. Tengan por seguro que cuando eso ocurra, será bien analizado.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


PORT ST. LUCIE, Fla. - El toletero de los Mets de Nueva York Yoenis Céspedes nunca fue dueño de un auto en Cuba.

"Una bicicleta", dijo Céspedes dijo el viernes. "Una bicicleta... y caminaba".

Ahora, es dueño de un vehículo para cada día de la semana. Bueno, en realidad para seis días de la semana, así que solo tendrá que repetir uno de ellos en un periodo de siete días.

Yoenis Céspedes camioneta Jeep viernes
https://twitter.com/ThisIsDaveLa camioneta Jeep de Yoenis Céspedes le costó, con todo y modificaciones, unos $80 mil dólares.
El domingo y el lunes Céspedes llegó al complejo de entrenamientos de los Mets en una camioneta Ford F-250. Llegó el martes en una motocicleta de tres ruedas Polaris Slingshot. El miércoles llegó en un Lamborghini Aventador. Y el jueves en un Alfa Romeo 8C Competizione.

El viernes en la mañana, Céspedes llegó al estacionamiento para jugadores de los Mets en una Jeep Wrangler Unlimited a la que recién ayer se le completaron sus modificaciones.

Dichas mejoras fueron llevadas a cabo por Alex Vega, dueño de The Auto Firm en Miami. El Jeep, con todo y las mejoras, le costó unos $80,000.

Céspedes firmó un contrato de tres temporadas y $75 millones con los Mets a finales de enero. Puede optar por salirse del contrato luego de la primera temporada, en la que se ganará $27.5 millones.

"Estando en Cuba, nunca pensé que iba a estar en Estados Unidos", dijo Céspedes. "Luego que llegué aquí vi las posibilidades de tener lo que quisiera, así que trabajé duro para lograrlo".

Incluso los compañeros de equipos han quedado maravillados con el despliegue de autos de Céspedes, y algunos hasta se han tomado fotos con los mismos, sentándose en el asiento del conductor de algunos de ellos.

"Mañana voy a estar mostrando mi Toyota Highlander a ver si alguien llega temprano a verla", dijo en broma el receptor Kevin Plawecki a principios de la semana.

Céspedes dijo que la Slingshot, que técnicamente es una motocicleta de tres ruedas, es la más divertida de conducir.

"No ha sido todo de repente", dijo Vega sobre la colección en ascenso de Céspedes. "Él comenzó con un auto regular, como todo el mundo. Compró un [Mercedes-Benz] GL. ... Un auto que suelen usar las madres que llevan sus hijos a partidos de fútbol".

Vega añadió: "Poco a poco, año tras año, compra algo diferente. ... Con él, yo le hago todo. Como pasó con el Lamborghini, le quitamos todo lo que tenía de fábrica y lo pintamos por completo. Hicimos toda la parte interior desde cero. Hicimos los escapes que botan fuego, las ruedas modificadas. Yo siempre le diseño las ruedas para él".

Vega también ha trabajado en una camioneta Range Rover que pertenece al derecho de los Mets Bartolo Colón al igual que autos pertenecientes al cerrador Jeurys Familia.

En cuanto al vehículo que utilizará Céspedes para llegar el sábado, el último que va a mostrar, Vega dijo: "Les tenemos una sorpresa a ustedes mañana. Pienso que mañana ustedes se van a volver realmente locos".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO