Ivan Nova
Al Bello/Getty ImagesIván Nova ha estabilizado la parte trasera de la rotación de los Yankees y ha permitido que el equipo pueda usar con más frecuencia su trío de relevistas en el bullpen.
NUEVA YORK -- Los Yankees de Nueva York alcanzaron la marca de los .500 en gran medida gracias a que intercambiaron las malas salidas de Luis Severino por las buenas de Iván Nova.

Nova, quien estará en el montículo el miércoles en la noche cuando los Yankees busquen su séptima victoria consecutive, ha abierto tres partidos, y los tres han resultado en victoria para los Yankees.

Otra buena salida ese miércoles podría cimentar su puesto en la rotación de los Yankees. Con 20 juegos en 20 días, los Yankees están considerando la idea de añadir un sexto abridor en algún punto, de acuerdo con Joe Girardi, lo que podría significar que el regreso de Severino de la lista de lesionados podría colocarlo en las mayores.

Pero Severino - quien hará su primera salida de rehabilitación el domingo luego de ser colocado en la lista de lesionados por una lesión en el triceps - ha lucido mal, con marca de 0-6, efectividad de 7.46 y luciendo como uno de los peores abridores en el béisbol.

Si los Yankees optan por tener un sexto abridor, ellos podrían subir a Richard Bleier, un zurdo de 29 años, al roster de 40 jugadores y darle una oportunidad por encima de Severino. Bleier tiene efectividad de 2.57 en cinco aperturas en Triple A, y los oficiales de los Yankees se han impresionado con él.

Mientras tanto, Nova tiene marca de 2-0 con efectividad de 1.65 en sus tres aperturas, lo que ha ayudado a los Yankees a conseguir 14 victorias en sus últimos 20 juegos. Los Yankees han logrado seis aperturas de calidad consecutivas, lo que les ha permitido preparar su bullpen apropiadamente cada día. Al conseguir varias carreras para asegurar el partido temprano en su victoria del martes 6-0 sobre los Azulejos, solo tuvieron que utilizar a Dellin Betances de su Big 3.

En cuanto a Nova, aparentaba ser un sólido candidato escondido para tener una sólida temporada. Hace apenas un año fue sometido a una cirugía Tommy John, que es cuando típicamente los lanzadores vuelven a su mejor forma. Podría ser agente libre al final de la temporada, lo que en ocasiones sirve de motivación para los jugadores. Su carrera, que ha estado llena de altas y bajas, parece lista para volver a la parte de arriba de la rueda tras algunos años en baja.

Nova solo necesitaba la oportunidad. Casí se quedó con el puesto de quinto abridor en los entrenamientos primaverales, pero en cambio el puesto se le dio a CC Sabathia más por el resumé superior de Sabathia que cualquier señal de que haya lucido mejor.

Pues resulta que Sabathia y Nova se han combinado para formar una buena combinación de cuarto y quinto abridor - que realmente vendrían siendo los puestos 3-4 cuando se considera la forma en que ha lanzado Michael Pineda. Sabathia tiene marca de 3-2 con efectividad de 3.41, mientras que Nova tiene marca de 3-1 con efectividad de 3.26.

Nathan Eovaldi y Masahiro Tanaka se han combinado para ser más consistentes en la parte superior de la rotación, lo que ha permitido que los Yankees hayan podido usar con más regularidad su combo de Big 3 de relevistas durante su racha ganadora.

Eovaldi (5-2) lanzó seis entradas en cero el martes y su efectividad bajó de las cuatro carreras.

El hecho de que el Big 3 esté completamente disponible para el miércoles trabaja perfectamente para Nova, quien en estos días es más un lanzador de dos pitcheos. Su combinación de recta-curva quizás pueda ayudarlo a dominar una alineación en par de ocasiones, lo que lo podría llevar hasta la quinta o quizás la sexta entrada.

"Eso es todo lo que uno necesita", dijo Nova. "Esos tres en el bullpen han sido asombrosos".

En la más reciente salida de Nova, Girardi lo sacó luego de seis entradas en las que permitió una carrera, a pesar de que solo tenía 62 lanzamientos. Girardi tenía su Big 3 disponible, por lo que lo iba a utilizar.

Toda la fórmula para los Yankees se basa en poder recibir buenas salidas de sus abridores para poder pasarle la estafeta a los cerradores. Al intercambiar a Nova por Severino, los Yankees han podido hacer eso con mayor frecuencia en las pasadas semanas.

Nova ha sido una gran razón por la que los Yankees tienen marca de 22-22 y posiblemente sigan mejorando.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Max Scherzer confirmó que esta entre los mejores
Como cualquiera que haya visto lanzar a Max Scherzer puede afirmar, a este chico le encanta el drama. En un deporte que sigue siendo estóico (lo siento, Bryce), en una posición donde el mejor tiende además a ser el más robótico, Scherzer es un cambio humano con tendencia a ser una bola de emociones que golpea su guante o puede patear el montículo cuando el momento lo requiere. Que fue, en caso que no hayan escuchado, lo que hizo en su más reciente salida: una victoria en la que consiguió empatar un record con 20 ponches y lanzó el partido completo ante los Tigres.

Así que, ¿qué puede hacer Scherzer para superar una actuación como esa? Bueno, estamos a punto de saberlo. El martes en la noche, el as de los Nacionales de Washington estará en el montículo por primera vez desde su histórica actuación de ponches. Mejor aún, se medirá a sus rivales divisionales Mets de Nueva York. En el partido inicial de una crucial serie de tres partidos. Y tendrá de frente a Noah Syndergaard abriendo por Nueva York.

Si llevan las anotaciones en su casa, eso es Mad Max vs. Thor - que es una pelea tan buena, y cuidado si mejor, que la de Batman vs. Superman. O Capitán América vs. Iron Man.

¿Alguien dijo drama?

Antes de que pongan a cocinar sus palomitas de maíz y pongan a vibrar su celular, les presentamos cuatro razones por la que los Mets podrían sufrir una larga noche (y una razón por la que podría no ser así):

Max Scherzer
G Fiume/Getty ImagesMax Scherzer sale al montículo por primera vez desde su histórica salida de 20 ponches, y será ante sus rivales divisionales Mets de Nueva York.
1. La historia está de lado de Scherzer. Antes de su festival de chocolates ante Detroit, ha habido solo cuatro ocasiones en las que un lanzador ha logrado 20 ponches en nueve entradas - una vez por Randy Johnson (2001), una vez por Kerry Wood (1998) y dos veces por Roger Clemens (1986 y 1996). Esos tres serpentineros se mantuvieron encendidos luego de esas cuatro salidas, combinándose para lograr marca de 3-0 y efectividad de 1.20 en sus siguientes salidas. En 30 entradas, ellos lograron 43 ponches y solo permitiendo apenas 17 hits.

2. Sin cuidado la carga de trabajo. Sí, los 119 lanzamientos de Scherzer fueron la mayor cantidad que ha hecho en casi un año. Sí, eso lo coloca empatado con la quinta mayor cantidad de pitcheos para un abridor de Grandes Ligas en esta temporada. No, no va a importar. ¿Por qué? Porque Mad Max tiene una gran estámina. Desde el 2009, ha lanzado 119 pitcheos o más en 17 ocasiones. Una de esas llegó en el día final de la temporada, así que para propósitos de evaluar su elasticidad, ignoraremos esa. Pero en 16 aperturas luego de esas salidas con alto conteo de lanzamientos, Scherzer tiene marca de 9-4 con efectividad de 2.07 y WHIP de 0.86, mientras ha promediado 10.3 ponches por cada nueve entradas.

3. Dominio de los Mets. Como demostró en su histórica actuación ante su ex equipo (Detroit), Scherzer es un adicto a la adrenalina que le encantan los juegos grandes. Y en estos días en la División Este de la Liga Nacional, no hay una rivalidad que suba más la temperatura que la de los Nacionales y los Mets. Para sorpresa de nadie, desde que llegó a D.C., el derecho de 31 años ha sido dominante ante Nueva York. En cuatro aperturas, tiene tacaña efectividad de 1.82, un minúsculo WHIP de 0.64, y una asombrosa tasa de ponches a boletos de 41-3.

4. Furia como visitante. Mad Max ha sido dominante contra los Mets, pero como visitante ha sido absolutamente demoledor. Desde que comenzó a utilizar el uniforme de los Nacionales, el ex ganador del Cy Young ha hecho dos salidas en el Citi Field. En su primera apertura en mayo pasado, permitió una carrera y cinco hits en siete entradas, ponchando a 10 y otorgando apenas un boleto. Y esa fue la salida mala. ¿Cuál fue la buena? Esa fue el partido sin hits que tiró en el día final de la temporada 2015. Ustedes saben, el juego en el que ponchó a 17 rivales sin dar un solo boleto, empatando el record de Nolan Ryan de mayor cantidad de ponches en un partido sin hits.

Dicho todo esto, si Scherzer tiene una debilidad en estos días, es el batazo largo. En esta temporada, ya ha permitido 11 jonrones, empatado en el liderato en ese departamento en la Liga Nacional. Además ha permitido 28 cuadrangulares desde el receso del Juego de Estrellas del año pasado, la mayor cantidad en las Mayores y cinco más que el que le sigue en esa lista. En noticias relacionadas, los Mets han tronado sus bates con autoridad: sus 53 cuadrangulares son la segunda mayor cantidad en la Liga Nacional. Así que es enteramente posible que Scherzer se convierta en el primer miembro del club de los 20 ponches que sea apaleado en su siguiente salida luego de hacer historia.

De acuerdo, suficiente con las previas. Es hora de pasar a la acción.

Que alguien ponga a cocinar las palomitas de maíz.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON - Incluso después de todos estos años, uno de los bateadores más oportunos en la historia de los Medias Rojas de Boston sigue sin perder su gusto por lo dramático - y por la historia.

Restando un out para perder el partido, David Ortiz envió el juego a entradas adicionales con un lineazo hacia el jardín izquierdo central que Jake Marisnick no pudo atrapar, un batazo en conteo de 0-1 en una recta de dos costuras de 88 mph lanzada por Luke Gregerson que resultó en un triple impulsador de carrera.

Y entonces en la baja de la 11ª entrada, Ortiz conectó un cambio en conteo de 2-2 hacia el triángulo del jardín central, remolcando a Xander Bogaerts desde segunda base para darle a los Medias Rojas una victoria épica 6-5 sobre los Astros, otra marca en una semana de ofensiva eléctrica por todas partes.

Con su doble para dejar tendido al rival, Ortiz se unió a Barry Bonds y Hank Aaron como el tercer jugador en la historia de Grandes Ligas con 600 jonrones y 500 cuadrangulares en su carrera.

George Springer le dio a Houston la ventaja 5-2 en la parte alta de la segunda entrada cuando logró conectar una recta cortada de 90 mph a la altura de la cintura y la envió por encima del pizarrón de ThinkEnergy en el jardín izquierdo central para su segundo cuadrangular con bases llenas de la temporada. Desde ese punto, los Medias Rojas lograron volver poco a poco al partido, impulsados por el pitcheo de calidad en las entradas del medio del partido de parte de su abridor Clay Buchholz.

Ortiz conectó cuadrangular solitario que aterrizó en el bullpen del equipo local en la parte baja de la tercera entrada, y entonces Mookie Betts logró batir un tiro para doble matanza en primera base para traer al plato a Rutledge y recortar la ventaja de los Astros a 5-4.

Momento crucial: ¿Quién mejor que uno de los bateadores más oportunos en la historia de los Medias Rojas para darle vuelta al partido en la novena entrada? Ortiz dejó escapar un grito casi tan grande como él, apretando sus puños y agitándolos en el aire luego de deslizarse quieto en tercera base para asegurar su triple impulsador de carrera que igualó el marcador.

Ryan Hanigan energizó a la fanaticada en la parte alta de la novena con un tiro certero desde el hueco en los jardines para atrapar a Carlos Correa que intentaba robarse la segunda base. Y entonces en la parte baja del episodio, Xander Bogaerts conectó un rodado luego de conseguir conteo de 3-0, pero logró vencer el tiro de doble matanza en la primera base, dejando abierto el escenario para dramático hit de Ortiz.

Lo que significa: Desde la victoria del pasado domingo en la noche 5-1 en el partido final de su serie ante los Yankees, los bates de los Medias Rojas han estado encendidos en candela, a un ritmo casi histórico. Este es el sexto partido consecutivo en el que logran por lo menos 10 imparables, desde el pasado lunes donde desmantelaron a Oakland 14-7 y donde comenzaron una racha de cuatro victorias seguidas en la que lograron por lo menos 10 carreras en cada partido.

Pulgares arriba: Jackie Bradley Jr. finalmente fue colocado al puesto que ansiaba en la alineación, como segundo bate mientras Dustin Pedroia recibió el día libre. Se embasó por partido No. 20 de forma seguida, la mejor racha en las mayores en lo que va del 2016, colocando un cambio en conteo de 2-2 en el jardín central en la parte baja de la primera entrada. Desde el comienzo de su racha de bateo el 24 de abril, batea .415.

Pulgares abajo: Aunque sus cuatro entradas finales fueron más que adecuadas, trabajando casi de espaldas con su cambio y curva para provocar cinco ponches y un puñado de swings tirándole fuera de la zona, las primera dos entradas fueron Clay Buchholz fueron olvidables. Encabezado el grand slam de Springer, la gráfica de pitcheo en la segunda entrada de Buchholz se pareció a una pintura abstracta de Jackson Pollack, con puntos en todo el lienzo. De sus primeros 50 pitcheos, solo 29 fueron strikes.

Qué es lo que sigue: Los Medias Rojas cerrarán una estancia en casa sumamente productiva con un partido diurno de despedida, antes de salir hacia Kansas City el lunes para una serie de tres partidos ante los campeones defensores de la Serie Mundial.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON -- David Price abrió tanto el Día Inaugural en Cleveland como el primer juego local. Pero su primera salida con significado para los Medias Rojas de Boston no se supone que ocurra hasta octubre, cuando tome la pelota e intente probar que puede ganar en la postemporada.

Sorpresa.

Todos los ojos estarán encima de Price esta noche en el Fenway Park en lo que debe ser la salida de mediados de mayo más importante de su carrera. Cinco meses después de haber firmado el contrato más rico para un lanzador en la historia, el as de $217 millones llevará al montículo una efectividad de 6.75 que lo ubica en el puesto 111 entre 113 lanzadores que han trabajado por lo menos 30 entradas esta temporada.

Price ha permitido por lo menos cinco carreras en cuatro de sus siete salidas, incluyendo 12 carreras en sus últimas 11 2/3 entradas en salidas consecutivas ante una ofensiva de los Yankees de Nueva York que apenas puede ser calificada como unos modernos Bombarderos del Bronx. La velocidad promedio de su recta ha bajado a unas 92 mph en comparación con el promedio en su carrera de 94.1 mph, de acuerdo con la información de Fangraphs, pero Price y los oficiales del equipo insisten que no está lesionado.

David Price
Rob Tringali/SportsChrome/Getty ImagesDustin Pedroia notó un fallo en la mecanica de David Price. ¿Hará alguna diferencia? Boston espera que así sea.
Y luego de su más reciente salida, el pasado sábado en el Yankee Stadium, a Price se le advirtió de un aparente fallo en su mecánica. El intermedista Dustin Pedroia estaba viendo videos cuando notó que las manos de Price no estaban en su usual sincronía con sus piernas, parecida a las de una marioneta, en su movimiento, un defecto que Price cree que tiene mucho que ver con la baja en velocidad.

Price intentó corregir el problema el lunes en su sesión de bullpen entre aperturas. Pero además descubrió que el fallo se remonta a la temporada pasada, cuando lideró la liga con efectividad de 2.45. Así que, los Medias Rojas están cruzando los dedos y esperan que Pedroia realmente haya ayudado a solucionar el misterio de Price.

Todo esto nos trae al jueves en la noche y al primer juego de la serie de cuatro partidos ante los atribulados Astros de Houston, una apertura que comenzará a brindar respuestas al único problema real de los Medias Rojas, que involucra al único jugador que ellos pensaban que no tendrían por qué preocuparse.

"Mentalmente me siento fuerte", dijo Price. "No voy a insistir en estas siete aperturas o en mi última salida. Voy a salir allá afuera el jueves y voy a estar listo para vencer a los Astros".

Ganadores de cuatro partidos consecutivos, los Medias Rojas ya eran el equipo más anotador en la Liga Americana incluso antes de bombardear a los desafortunados Atléticos de Oakland con 40 carreras en las últimas tres noches. El bullpen lució fuerte a principios de temporada cuando los abridores no llegaron lejos en los partidos. Y aunque Price y el segundo abridor Clay Buchholz (efectividad de 5.90) han lucido de forma pobre y el joven zurdo Eduardo Rodríguez sigue en la lista de lesionados por una lastimadura en la rodilla que sufrió en los entrenamientos primaverales, el resurgente Rick Porcello (efectividad de 3.11) y el nudillista Steven Wright (efectividad de 1.52) han logrado estabilizar la rotación.

Increíblemente, Price ha sido, según sus propias palabras, "el eslabón más débil".

Pero Price insiste que él no se está poniendo presión adicional para cumplir con las expectativas de su gran contrato o para dejar una buena impresión en una nueva ciudad. Después de todo, dice, él fue una estrella en la Universidad Vanderbilt, la primera selección general del sorteo de 2007 y un as con los Rays de Tampa Bay, Tigres de Detroit y Azulejos de Toronto. Las expectativas en torno a Price siempre han sido altas, y él disfruta la responsabilidad de vivir de acuerdo a ellas.

"Así he sido desde que tenía 14 años", dijo Price. "Siempre me han visto como esa persona desde que tengo uso de razón. No es algo nuevo para mí, honestamente. Siento que esa es la norma. Eso es algo que yo siempre he podido manejar, y no, no estoy lanzando así a causa de eso. Solamente es que no estoy lanzando bien. Sé que lo voy a hacer bien, y sé que mis compañeros y mi cuerpo de entrenadores, ellos tienen la confianza de que voy a poder enderezar el rumbo.

"Esta es la peor racha de siete juegos que he tenido en mi carrera, creo. Estoy bien seguro que es así. Para mí, yo sé que lo puedo hacer mejor. No puedo lanzar peor que lo que lo estoy haciendo ahora. Es algo duro, pero me siento mentalmente fuerte. Puedo superar esto".

El proceso de hacerlo comienza con el juego de mediados de mayo más importante en la carrera de Price. Octubre puede esperar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


WASHINGTON - Dado todo el alboroto que ha habido en D.C. en estos últimos días, habría sido fácil olvidarse de Max Scherzer. Pero en cambio, él nos recordó el miércoles que sigue siendo uno de los mejores lanzadores en el deporte.

Enfrentándose a su ex equipo, los Tigres de Detroit, y el único que no había podido vencer, Scherzer ponchó a 20 contrarios, empatando el record de Grandes Ligas para más ponches en un partido de nueve entradas.

Esta actuación prolífica viene luego de una de las peores salidas de Scherzer en su carrera en las mayores, en la que permitió cuatro jonrones y siete carreras limpias a los Cachorros de Chicago. Además viene en medio de una tormenta de ruido blanco en Washington.

El lunes, el actual JMV Bryce Harper fue expulsado en el partido inicial de la serie ante Detroit por discutir con el oficial del plato Brian Knight,y luego le gritó algunas palabrotas a Knight mientras celebraba el cuadrangular conectado por su compañero Clint Robinson para dejar tendido al rival. Al día siguiente, los Nacionales anunciaron una extensión de contrato por siete años y $175 millones al lanzador Stephen Strasburg. Entonces el miércoles, poco antes del partido final de la serie, MLB anunció que Harper había sido suspendido por sus acciones el lunes.

Dos horas más tarde, Scherzer se trepó en el montículo y de alguna forma hizo que todo el mundo se olvidara de eso. Cada persona. Porque eso es lo que hacen los ponches.

"Poder ponchar a 20 rivales", dijo Scherzer luego de la victoria, "es algo sexy."

Es además algo histórico.

El derecho de 31 años se convirtió en apenas el cuarto serpentinero en la historia en retirar 20 bateadores por la vía del ponche en un juego de nueve entradas, uniéndose a Roger Clemens, Kerry Wood y Randy Johnson. Él es el primer lanzador en lograr dicha hazaña desde Johnson, miembro del Salón de la Fama, que lo hizo en 2001.

"Ese es un grupo muy exclusivo", dijo Scherzer, quien además se unió a John Lackey como los únicos lanzadores activos en haber vencido a los 30 equipos de MLB. Portando una camiseta gris y roja de los Nacionales, el as de Washington habló con los medios luego del partido desde el mismo podio en el que, un día antes, Strasburg habló sobre su acuerdo de $175 millones. "Todavía no lo registro, pero es un logro asombroso".

¿Cuán asombroso?

Desde que Johnson lo lograra, hace casi 15 años exactos (8 de mayo de 2001), han ocurrido 46 partidos sin hits. Dos de ellos fueron de la autoría de Scherzer, quien logró un par de partidos sin imparables la pasada temporada, su primera con Washington luego de firmar un acuerdo de siete añs y $210 millones en enero de 2015. A pesar de eso, Scherzer pareció estar en estado de asombro luego de su actuación el miércoles.

"Porque el 20 es un número increíble", dijo Scherzer, cuya cifra máxima anterior en su carrera fueron los 17 que logró en su partido sin hits ante los Mets de Nueva York en octubre pasado. "Hay algo sobre el 20 en este juego. Veinte ponches, 20 victorias - esos son números grandes. El poder salir allá afuera esta noche y lograr uno de esos números, es una hazaña grande".

Y fue más grande aun por el rival que enfrentó.

"Esta noche fue un juego emocional", dijo Scherzer, quien pasó cinco temporadas en Detroit, incluyendo la del 2013, en la que ganó el Cy Young de la Liga Americana. "El poder enfrentar a un ex equipo y a todos esos chicos a quienes respeto mucho por la forma en que juegan y que compiten. Realmente pienso que la forma en que ellos salen allá afuera y juegan el juego, y tener un juego como este ante el calibre de bateadores en ese lado, realmente le pone la cereza al pastel".

Además le pone una carga de electricidad adicional a una multitud de más de 35,000 fanáticos - la segunda más grande en D.C. desde el Día Inaugural - que pasó la mayor parte de las últimas tres entradas de pie, vitoreando cada lanzamiento de Scherzer.

En la séptima entrada, con Washington en ventaja 2-1 y un out y corredores en segunda y tercera leugo de imparables consecutivos, y con la canción del grupo Rush "Tom Sawyer" sonando a todo volume en los altoparlantes del estadio entre cada lanzamiento, el Nationals Park vibró cuando Scherzer ponchó a James McCann y Anthony Gose para cerrar la amenaza y llegar a 15 K's.

En la octava, cuando Scherzer sacó los tres outs por la vía del ponche por tercera ocasión en la noche para llegar a los 18, el nivel de decibeles del estadio aumentó un par de peldaños.

En la novena, cuando Scherzer ya tenía 19 K luego de ponchar a Miguel Cabrera, cuando el primera base Ryan Zimmerman se quedó sin espacio en terreno de foul y falló por poco el atrapar un batazo de Justin Upton que aterrizó en las gradas para poner el conteo en 0-2, la concurrencia pareció alegrarse, sabiendo que el 20 seguía a su alcance. Un pitcheo más tarde, cuando Upton falló en alcanzar un slider de 85 mph, la capital de la nación tembló d emoción.

Para el momento en que todo estaba dicho y hecho, habían muchas K en el pizarrón del estadio, y parecía como si el operador de la misma se hubiese quedado dormido encima de la letra "K" en el teclado.

Luego de eso, Scherzer estaba tan eufórico que pudo bromear sobre permitir otro par de cuadrangulares, elevando su total permitido en la temporada a 11, cifra máxima en la Liga Nacional.

"Pienso que esta será la única vez en la que pueda hablar sobre haber permitido dos jonrones y que tenga una sonrisa tan grande en mi rostro", dijo.

Porque eso es lo que hacen los ponches. Especialmente cuando logras 20 de ellos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


PITTSBURGH - El manager de los Cachorros de Chicago Joe Maddon está al mando del mejor equipo en el béisbol ahora mismo. El ecléctico dirigente se tomó su tiempo para hablar sobre diferentes cosas en los Cachorros al igual que se divirtió con algunas preguntas importantes.

¿Has tenido algún otro mes tan dominante como el que acabas de experimentar en abril?

Joe Maddon: Pienso que sí, pero ha ocurrido en el medio de la temporada. Es bastante inusual comenzar de esta manera. La última vez que yo estuve en un comienzo tan bueno fue en Salinas [Clase A] por allá por 1978 o 1977; Pienso que tuvimos un comienzo con marca de 45-10. Una gran parte del diferencial de carreras que tenemos ahora mismo es sobre nuestro pitcheo. La gente piensa que el diferencial de carreras se trata de que la ofensiva se vuelva loca y explote, pero con un cuerpo de lanzadores más pedestre no tendríamos ese diferencial de carreras.

¿Estás consciente de que estamos viendo algo que nunca hemos visto antes cada vez que Jake Arrieta se sube al montículo?

JM: No creo que me haya dado cuenta de eso hasta que Peter [Chase, el director de relaciones con los medios de los Cachorros] me dio el detalle completo. Ahí fue cuando me golpeó en la cara, de otro modo no lo hubiese pensado. Trabajar con Jake, que es un chico tan normal y tratable, es fácil porque uno no piensa en esas cosas. Cuando uno lo ve lanzando por el lado del brazo uno se queda como que, "Wow". Parte de ello es lo mal parado que queda el rival, sin hacer swing. Lo mal que lucen cuando se quedan parados ante uno de sus pitcheos. Es ahí cuando está realmente encendido.

Bob Gibson
Focus on Sport/Getty ImagesEl manager de los Cachorros Joe Maddon invitaría al lanzador miembro del Salón de la Fama Bob Gibson a cenar si pudiera.
OK, algunas comparaciones rápidas de cena. Sin incluir a Sandy Koufax, ya que compartiste con él en los entrenamientos primaverales, dame tres nombres de personas de béisbol con las que te gustaría compartir una comida.

JM: He pensado un poco sobre esto. Yo me iría con Bob Gibson, mi jugador favorite. Entonces Branch Rickey y probablemente Jackie Robinson.

¿Y personas que no estén en el béisbol con las que te gustaría cenar?

JM: Ahí es difícil mencionar solo tres. Siempre he dicho el autor Pat Conroy ["The Prince of Tides," "The Great Santini"]. Casí logré reunirme con él pero acaba de fallecer. Es sin dudas mi autor favorito. Yendo al pasado siempre pensé que Mark Twain sería una persona interesante para conocer y compartir. Solo mi mente y la percepción de las cosas y solo su sentido del humor: Me encantaría entenderlo un poco mejor. El último que mencionaría es Bruce Springsteen. Hay que tener un poco de rock 'n' roll en esto.

Sin eliminar a nadie de tu propio equipo, ¿cuál jugador mantendría tu interés en una larga cena?

JM: Probablemente Jake Arrieta. Él es tan interesante. Probablemente él.

Usted siempre ha dicho que quiere que sus jugadores tengan una vida más allá del béisbol. ¿Quién en su equipo necesita adoptar esa filosofía y pasar menos tiempo en el estadio?

JM: (riéndose) El coach de bateo John Mallee. Él llega al estadio demasiado temprano para mí. Me vuelve loco.

No obstante todo lo que ha sucedido aquí con los Piratas, usted no cree en que los lanzadores tomen represalia intentando golpear a propósito a un jugador. Ese tipo de pensamiento es algo de la nueva escuela. ¿Hay alguna desventaja con esto? ¿Es algo que puede ser aprovechado?

JM: Bueno, solo porque eso es lo que yo pienso no significa que no pueda ocurrir en los equipos que yo manejo. Para mí es más que un momento orgánico cuando tus jugadores toman eso en consideración. Yo no voy a decirle a alguien que haga algo, pero hay esa parte del juego donde ciertos miembros del equipo tomarán eso en su propio ámbito de competencia. Y si yo fuese jugador yo sería también como ese jugador.

¿Cuál regla en el béisbol, nueva o incluso vieja, crees que debe ser descartada?

JM: No me gusta la nueva regla en la segunda base o en el plato. Ninguna de las dos. Para mí se trata de enseñar la técnica apropiada. Cómo deslizarse y como posicionarte en la defensa.

Llevas una buena racha de evitar tener dos derrotas en fila en esta temporada ¿Se trata de algo más que solo talento? ¿Existe algo mental ocurriendo allí?

JM: Bueno, yo no estoy seguro de que la gente entienda lo que significa el perder duro o ganar duro por 30 [minutos]. Cuando uno se permite pensar en las derrotas por más de 30 minutos entonces eso se lleva al día siguiente. Pienso que es importante entender eso. Pienso que el estado mental ayuda. Somos bastante buenos en olvidar las derrotas en 30 minutos.

La última. Llena el espacio. Yo siempre he pensado que el béisbol debería _______.

JM: Jugar todos los partidos de noche.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Chicago Cubs

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mark Teixeira
AP Photo/Frank Franklin IIMark Teixeira y la ofensiva de los Yankees han tenido problemas al inicio de la temporada 2016.
Luego de transcurrido el equivalente de dos partidos de la NFL, los Yankees de Nueva York se encuentran en último lugar. Existen razones para el pesimismo, que queda marcado por el record de 8-12.

Su ofensiva ha sido horrible, anotando tres carreras o menos en 15 de los 20 juegos, y dos carreras o menos en la mitad de sus partidos. Ellos terminarán el mes de abril con record perdedor por primera vez desde el primer mes de Joe Girardi como manager de los Yankees en el 2008. Ellos no llegaron a la postemporada ese año.

La mayor razón para sentirse positivos es que los Yankees no han jugado todavía su mejor béisbol - o algo cercano a esto, mientras la División Este de la Liga Americana luce como fuese bastante pareja. Ninguno de los equipos ha comenzado de forma dominante.

Los Yankees, a pesar de estar en el sótano, podrían llegar a la cima de la tabla con una semana caliente de béisbol.

Dicho esto, mientras los Yankees se encaminan hacia Boston para su primera serie de la temporada ante los Medias Rojas, echemos una mitada a los asuntos que han convertido a los Bombarderos del Bronx del 2016 en un equipo muy frustrante de observar hasta el momento.

1. Los Yankees no están bateando.

Los Yankees tienen una alineación que, en teoría, debería ser potente. Ellos tienen jugadores con grandes nombres y grandes salarios como Jacoby Ellsbury, Alex Rodríguez, Carlos Beltrán, Mark Teixeira y otros.

Rodríguez ha tenido un lento inicio - aunque mostró algunas señales de vida el miércoles - mientras Teixeira solo ha lucido OK.

Ellsbury no ha cumplido con las expectativas de su contrato de $153 millones, a pesar de algunos destellos ocasionales. Beltrán ha tenido un buen inicio en el plato en su año final de contrato.

En general, los Yankees no han podido batear con corredores en posición de anotar, razón por la cual - más allá de un solo jugador - es la razón por la que han tenido tantos problemas para anotar.

2. El pitcheo abridor no ha sido muy bueno.

El cuetionable cuerpo de abridores de los Yankees no ha recibido muchas respuestas positivas. Aunque Masahiro Tanaka no ha lucido como un as, sí ha lanzado bastante bien. Nathan Eovaldi coqueteó hace poco con un partido sin hits, pero sigue siendo inconsistente. CC Sabathia está lanzando como un quinto abridor, lo que es lo mismo que decir que no llega muy lejos en los partidos y ha sido moderadamente efectivo. Michael Pineda y Luis Severino han sido completas decepciones hasta ahora.

3. Aroldis Chapman estará pronto de vuelta, pero no es la solución.

Si alguien piensa que añadir a Chapman al equipo será una cura para los males de la novena, está loco. Por supuesto, se espera que Chapman mejore a los Yankees cuando regrese de su suspensión por violencia doméstica el 9 de mayo. Pero eso no significa necesariamente que los Yankees van a ganar más partidos con Chapman.

El bullpen, especialmente Dellin Betances y Andrew Miller, ha sido muy bueno. Los problemas de los Yankees no han sido los lanzadores que entran en la parte final de los partidos.

Chapman, o alguno de los otros relevistas, podrían eventualmente convertirse en ficha de cambio para ayudar en otras áreas.

4. Los Yankees no han sufrido grandes golpes todavía.

El roster de los Yankees es frágil, pero no se ha quebrado todavía. Aunque varios prospectos han sufrido lesiones, tales como Greg Bird y James Kaprielian, y algunos relevistas, los jugadores grandes todavía no han sido víctimas de la plaga de las lastimaduras por largos periodos de tiempo. Pero eso probablemente no continuará.

Queda mucha temporada para los Yankees, algo que podría ser bueno, como bien podría ser malo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON - Sea cual sea su opinión sobre el equipo de John Farrell - y luego de 22 juegos, no estamos ni cerca de poder emitir un veredicto sobre su estatus como potencial contendiente - esto si lo tenemos en claro: Estos no son los Medias Rojas de Boston de antes.

Construidos históricamente para apalear, no para correr, los Medias Rojas andan últimos en la Liga Americana en jonrones (17) mientras lideran la liga en bases robadas (20). Ellos nunca han terminado una temporada en esas posiciones. De hecho, la franquicia que nos dio a toleteros legendarios como Ted Williams, Carl Yastrzemski, Jim Rice y David Ortiz solo ha liderado la liga en bases robadas en una ocasión, hace mucho tiempo, en 1935.

Pero estos veloces Medias Rojas no están dando señales de que vayan a bajar su velocidad, especialmente mientras se preparan para reanudar su vieja rivalidad con los Yankees de Nueva York el viernes en la noche en Fenway Park. No con una tasa de éxito de robos de 90.9 por ciento (20-en-22), un nucleo joven liderado por los dinámicos Mookie Betts y Xander Bogaerts, y su manager buscando tanta agresividad en las bases que hasta Hanley Ramírez tiene tres estafadas y Ortiz una.

Red Sox right fielder Mookie Betts
Troy Taormina-USA TODAY SportsMookie Betts liderará a los ahora veloces Medias Rojas ante los Yankees en este fin de semana.
"El juego de la carrera siempre ha estado ahí como punto de énfasis", dijo Farrell, quien ha llevado a los Medias Rojas a un comienzo con marca de 12-10, lo que ha aquietado, por el momento, los comentarios de que su puesto estaba en peligro. "Siempre va a ser parte de lo que estamos intentando crear. Se trata de poner presión a la defensiva. Si hay una distracción que creamos en la mente del lanzador en el montículo para ser contendientes con otro elemento del juego, entonces esperamos que eso se demuestre mediante otras maneras".

Esa filosofía ha creado una ofensiva de alto octanaje que lidera la liga en carreras anotadas (113), a un ritmo que los Medias Rojas podrían necesitar mantener para compensar por una rotación de abridores algo temblorosa. Incluso el as zurdo David Price (efectividad de 5.76 en cinco aperturas) tuvo problemas antes de igualar su total más alto de ponches en su carrera (14) el martes en la noche en el Turner Field. Pero mientras él se antoja como la menor de las preocupaciones de los Medias Rojas, siguen existiendo dudas sobre si Clay Buchholz (6.51), Rick Porcello (3.51), el nudillista Steven Wright (1.37) o el eventualmente lesionado Joe Kelly (efectividad de 9.35antes de su lesión de hombro) y Eduardo Rodriguez (rodilla) pueden ser viables como segundos abridores.

Para ser justos, los abridores han lanzado en sus últimas aperturas. Pero de nuevo, ¿cuánto se puede sacar de cuatro partidos ante los desafortunados Bravos de Atlanta? Los Medias Rojas aprenderán más sobre el joven zurdo Henry Owens y Porcello el viernes y el sábado en la noche antes de la salida de Price en el partido final de la serie en el Domingo de Grandes Ligas por ESPN.

Desafortunadamente, los Medias Rojas no van a poder mantener ese ritmo ofensivo, por lo que la efectividad colectiva de sus abridores de 4.82 debe mejorar para que comiencen a ser tomados más en serio como contendientes.

"Tenemos que salir allá afuera y seguir ejecutando y moviendo el bate como somos capaces de hacerlo, pero más importante aún, es controlar el juego y particularmente obtener algunas entradas grandes desde el montículo", dijo Farrell. "Ese ha sido nuestro talon de Aquiles hasta el momento".
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Boston Red Sox

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ANGELES - Kenta Maeda está teniendo el tipo de inicio en su carrera de Grandes Ligas que José Fernández realmente puede apreciar.

Quizás este jueves ambos puedan hablar de ello, pero es posible que quieran salir primero de su choque en el Dodger Stadium.

Maeda, el sensacional novato de los Dodgers de Los Angeles, hará la quinta apertura de su carrera este jueves luego de permitir apenas una carrera en sus primeras cuatro salidas. Fernández, quien será su rival para los Marlins de Miami, sabe un poco sobre hacer un gran alboroto a su llegada a Grandes Ligas.

Kenta Maeda
Ron Chenoy/USA TODAY SportsKenta Maeda tiene efectividad de 0.36, líder entre los abridores de la Liga Nacional, y solo ha permitido una carrera limpia en cuatro aperturas.
Fernández era novato en el 2013, aunque su debut llegó a la tierna edad de 20 años. Maeda tiene 28, con ocho años de experiencia profesional en Japón.

Mientras se agenciaba el premio de Novato del Año en el 2013, fue nombrado al Juego de Estrellas y terminó tercero en la votación del Cy Young ese año, Fernández logró ocho aperturas en blanco a sus contrarios y 16 salidas en las que permitió una carrera limpia o menos.

Maeda todavía tiene mucho camino por recorrer para igualar esa gesta, pero ya tiene de 4-4 en aperturas de una carrera o menos, permitiendo su única carrera cuando Joe Panik de los Gigantes de San Francisco le conectó cuadrangular el pasado 17 de abril. Maeda incluso lanzó 6 1/3 entradas en blanco en el Coors Field en el pasado fin de semana, ignorando la tendencia del estadio donde abunda la ofensiva.

La efectividad de Maeda de 0.36 es la segunda mejor en las Grandes Ligas, sus tres victorias son la novena mejor cantidad, su WHIP de 0.87 lo ubica empatado con la octava mejor marca y el promedio de bateo de los contrarios de .189 lo coloca empatado en el puesto 11.

Fernández, quien comienza su primera temporada complete desde que se sometió a una cirugía Tommy John en el 2014, está teniendo un inicio de temporada lento según sus estándares, al compilar marca de 1-2 en cuatro aperturas y efectividad de 4.37. Pero ha lanzado bien contra los Dodgers en el pasado, con marca de 2-0 en tres aperturas y efectividad de 2.84 (19 entradas). Ganó su única otra salida en el Dodger Stadium en 2013.

En sus dos salidas en el Dodger Stadium, Maeda permitió su única carrera en 13 entradas (efectividad de 0.69).

Los Dodgers necesitarán que Maeda extienda su brillante corrida ya que los Marlins buscarán la victoria para completar la barrida en cuatro juegos. Los lanzadores de los Marlins han maniatado la ofensiva de los Dodgers, permitiendo apenas cinco carreras en total.

El inicio de la carrera de Maeda es solo una pequeña muestra, pero eso no significa que no sea histórica. De acuerdo con el Elías Sports Bureau, Maeda es apenas el tercer lanzador desde 1900 en tirar por lo menos 25 entradas en sus primeras cuatro aperturas en las Grandes Ligas sin permitir más de una carrera.

A pesar que el novato que más atención atrajo a principios de abril fue Trevor Story de los Rockies de Colorado, Maeda está ganando mucha atención gracias a sus actuaciones.

"Hay algunas cosas buenas sucediendo ahora mismo, y Kenta está en la cima de esa lista", dijo el manager Dave Roberts.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BALTIMORE - En muchos de los pasados días se ha debatido mucho en el béisbol si Mike Trout o Bryce Harper -- quien ha tenido un arranque tan caliente que la temperatura de su cuerpo se ha tenido que medir en grados Kelvin - es el mejor jugador en el deporte. Pero si vamos a tener La Conversación, Manny Machado debe estar en ella.

Tal y como fue el caso con Harper, en los primeros años de la carrera de Machado, no pudimos ver al verdadero Manny porque era demasiado joven, o estuvo demasiado lesionado, o ambos. Al igual que con Harper, un Machado mucho más maduro finalmente se dejó ver la temporada pasada y pudimos observar lo que es capaz de hacer. Jugó los 162 partidos de la temporada (el único jugador en lograrlo), tuvo números de .286/.359/.502 y jugó a su usual estilo en la tercera base, en la que hay que verlo para creerlo. Fue el único jugador con 20/20 (jonrones y bases robadas) en la Liga Americana y llegó cuarto en la votación del Jugador Más Valioso.

No se puede dejar de pensar que si a) los Orioles hubiesen ganado más partidos y/o b) él bateara donde pertenece en la alineación (tercero), en vez de donde los Orioles lo necesitan (primer bate), y terminara con más de 100 impulsadas en vez de 86, Machado habría terminado en mejor posición.

Manny Machado
AP Photo/Patrick SemanskyMachado jugó los 162 partidos de la temporada 2015 (el único jugador en lograrlo), tuvo números de .286/.359/.502 y jugó a su usual estilo en la tercera base.
Este año, Machado ha tomado las cosas donde las dejó. En el partido en entradas extras del miércoles en la noche ante los Azulejos (el que los Orioles ganaron con marcador de 4-3, pero gracias a un passed ball con bases llenas), todo lo que Machado hizo fue embasarse cuatro veces en cinco apariciones en el plato. Solo un día más en la oficina. Su doble remolcador de carrera en la primera entrada - un rayo hacia el izquierdo central - extendió su racha de partidos con hit a 13 y lo convirtió en el único jugador en las mayores con al menos un imparable en cada uno de los partidos de su equipo en esta temporada. Su promedio de .407 lo coloca como líder en la Liga Americana, al igual que su OPS de 1.263.

¿Cuán bueno ha sido Machado? Tan bueno que el miércoles, con dos outs y corredor en segunda base en la octava entrada, con el partido empatado 3-3, los Azulejos decidieron lanzarle a Adam Jones -- cuyo resumé en el portal LinkedIn muestra cinco apariciones en el Juego de Estrellas y un Bate de Plata - en vez de a Machado, a quien le dieron boleto intencional.

Dos entradas más tarde, en la parte baja de la 10ª, Toronto lo hizo de nuevo. Con dos outs, dos en base y con el juego todavía empatado - y los fieles en el Camden Yards coreando "Man-ny, Man-ny" - los Azulejos le dieron otro boleto intencional a Machado. Tecnicamente, este no fue intencional, pero dado el caso de que hubo una visita del coach al montículo justo antes y dado el caso de lo afuera que el receptor de los Azulejos Josh Thole se puso para uno de los lanzamientos (prácticamente estaba en el dugout de primera base), bien pudo haber sido así.

¿Cuán bueno ha sido Machado? Tan bueno que luego del partido del miércoles, cuando ni siquiera se ha celebrado una décima parte de la temporada, ya había una carpeta blanca, con letras brillosas, que decía "MVP" en su portada frente al casillero de Machado. OK,es posible que eso tenga menos que ver con la forma en que Machado está jugando y más con el hecho de que su agente es Dan Lozano del MVP Sports Group. (Aclaración completa: Las palabras "Sports Group" también estaban impresas en la portada).

Aun así, es difícil ignorar el simbolismo fortuito del momento. Después de todo, en esta etapa tan temprana de la temporada, Machado es el claro favorito para Jugador Más Valioso de la Liga Americana, razón por la cual él debe estar en La Conversación.

Pero La Conversación es más grande que números ofensivos. Para tener realmente La Conversación de la forma que se debe tener, se debe considerar también la defensiva. Y seamos honestos: Cuándo y dónde se enciende el debate Trout/Harper, la defensiva siempre parece ser de las cosas menos tomadas en cuenta. Es algo añadido al final de la discusión solo para hacer que la misma sea más profunda, para hacer parecer que a los que discuten realmente les interesa el fildeo.

El brazo de Harper es mucho mejor. Trout juega la posición más importante. Bla, bla, bla.

La verdad es que cuando se habla de defensiva, Machado supera por mucho tanto a Harper como a Trout. - al igual que a prácticamente el resto de los jugadores en el béisbol.

Desde el 2012 al 2015, Mike Trout tuvo cinco carreras salvadas por la defensa (DRS, por sus siglas en inglés). No cinco por año. Cinco en total. En los círculos matemáticos, a eso se le cataloga como "no mucho". Eso explica porque Trout se ubica en el puesto 252 en DRS en ese periodo de cuatro años.

Desde el 2012 al 2015, Bryce Harper se ubicó en el puesto 46 en las mayores, con 27 carreras salvadas por la defensive. De nuevo, ese es el gran total. En los círculos matemáticos, a eso se le cataloga comunmente como "más que Mike Trout, pero no es demasiado grande". (Por supuesto, estoy parafraseando aquí).

Y entonces está Manny. Del 2012 al 2015, a Machado se le acreditaron 60 carreras salvadas por la defensive. 6-0. Esa es la sexta mayor cantidad en el béisbol, y esto a pesar de haber jugado 59 partidos menos que Harper y 161 menos que Trout.

Voy a hacer una pausa por un momento mientras ustedes digieren esta información que les acabo de dar y piensan, "Wow, no tenía idea de que la disparidad defensiva entre Machado y esos otros dos jugadores fuese tan grande". (De nuevo, estoy parafraseando). Esas son las estadísticas que hablan.

Y en cuanto a la prueba del ojo, bueno, tienen que creer mi palabra cuando les digo que observar con regularidad a Manny Machado jugar la tercera base es... bueno... es casi imposible de describir. Así de bueno es él.

Recuerden: Mi trabajo es cubrir a los Orioles y los Nacionales, así que tengo la oportunidad de ver a Bryce Harper jugar mucho en el jardín derecho. No estoy diciendo que Harper no sea un buen defensor - su llegada entre los finalistas del Guante de Oro el año pasado fue legítima ya que su brazo es un cañón certificado que paraliza con regularidad a los corredores de estación en estación.

Lo que les digo es que cuando nos fijamos en lo que Manny Machado se ha convertido ofensivamente y lo combinamos con lo que siempre ha sido a la defensiva, no hay manera de que lo podamos excluir de La Conversación.

Quizás él no sea el mejor jugador en el béisbol, pero como mínimo debe ser parte de La Conversación.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - El Rey fue inusualmente benéficioso en este día - cinco hits y unas increíbles seis bases por bolas en apenas cinco entradas de trabajo - pero los Yankees de Nueva York no parecieron darse cuenta de la misma y no pudieron aprovechar ese raro despliegue de generosidad.

En un día en el que el as de los Marineros de Seattle Félix Hernández estaba permitiendo corredores en base de la misma manera en que John D. Rockefeller solía repartir nuevas monedas de 10 centavos, los Yankees solo pudieron aprovechar para traer una carrera al plato. Como resultado de ello, cuando él salió del montículo luego de cinco entradas por debajo de lo usual, estaba en ventaja 3-1.

Los Yankees, quienes se fueron de 12-0 con corredores en posición de anotar en la derrota del viernes 7-1, siguieron en las mismas el sábado al irse de 11-0. De hecho, si no fuese por el bate de Carlos Beltrán en la alineación, es posible que los Yankees hubiesen sido blanqueados; el jardinero derecho boricua de 38 años conectó doble remolcador de carrera ante Hernández en la tercera entrada y cuadrangular solitario al relevista Nick Vincent en la séptima para las únicas dos carreras del equipo en la derrota 3-2, el cuarto fracaso seguido.

En algunas formas, la salida de Hernández fue similar a la que tuvo ante los Yankees en Seattle en junio del 2015, en la que otorgó cinco boletos en 4 2/3entradas - y permitió siete carreras limpias. Pero hoy, los Yankees no pudieron aprovechar la generosidad de Hernández, dejando varados a 11 corredores en los senderos. Una vez más, Alex Rodríguez se fue sin conseguir imparables. Se ha ido en blanco en sus últimos 18 turnos, desde el 9 de abril, y su promedio de bateo en general anda por .103.

De forma apropiada, el partido terminó con otra oportunidad desperdiciada para remolcar carrera, cuando con corredores en segunda y tercera luego de sencillos de Beltrán - su cuarto hit del juego -- y Starlin Castro, Chase Headley conectó rodado por la segunda base.

Por el otro lado, el abridor de los Yankees CC Sabathia logró superar en pitcheo a Hernández por cuatro entradas, pero en la quinta se desmoronó y fue rápidamente sacado de juego por el manager Joe Girardi luego de permitir cuadrangular solitario a Leonys Martin, sencillo remolcador a Robinson Canó y doble impulsador de carrera a Nelson Cruz. Pero Sabathia fue víctima de la indiferencia defensiva de Jacoby Ellsbury, quien falló en atacar el sencillo de Canó por el medio del cuadro, lo que permitió que Ketel Marte anotara desde primera base. Solo otro ejemplo más de un día en el que los Yankees, recibiendo regalos de parte de los contrarios, regresan el favor, con intereses.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO