Get ADOBE® FLASH® PLAYER
¿Será A-Rod realmente un hombre cambiado?
NUEVA YORK - Para esta misma época el año pasado, existía el pensamiento generalizado de que el toletero dominicano de los Yankees de Nueva York Alex Rodríguez de que quizás no volvería a jugar en Grandes Ligas, y nadie se imaginaba que conectaría 33 jonrones o que sería analista invitado en TV durante la Serie Mundial.

En el 2015, él no causó problemas fuera del terreno, ni falló ninguna prueba por uso de sustancias para mejorar el rendimiento. En cambio, ayudó a los Yankees a volver a los playoffs luego de una ausencia de dos años. A-Rod, quién tuvo como una de sus prioridades rehabilitar su relación con los fanáticos, lució como un hombre cambiado.

Winslow Townson/USA TODAY SportsSin duda, el año pasado marcó la gira de redención de Alex Rodríguez. Pero ¿fue de verdad su campaña o volverá a echarse en contra a los fanáticos y los medios?
Pero, ¿lo es? A un mes de los entrenamientos primaverales, ¿qué podemos esperar de A-Rod en el 2016? Nuestros escritores de los Yankees, Wallace Matthews y Andrew Marchand, discuten el tema.

Marchand: Sigue siendo bastante incomprensible que A-Rod entre a los entrenamientos de este año como el amado líder de los Yankees. Él era un paria hace apenas 365 días. Los Yankees no lo querían, pero le debían sobre $60 millones, así que tuvieron que quedarse con él. Para mí parecía que seria una situación de 24 mas 1. En cambio, A-Rod dijo las cosas correctas, y más importante aún para sus buenos oficios con el equipo y muchos de sus fanáticos, él bateó.

A-Rod además actuó diferente. Lució mucho más acogedor y amable que en el pasado. ¿Acaso fue un acto? Ya vimos esto antes, durante su "Gira de Redención de PED No. 1" en el 2009, que fue en la víspera de su participación en el escándalo de Biogenesis con Tony Bosch y sus amigos.

Matthews: Él sí actuó diferente, pero tenemos que recordar que él lució su mejor comportamiento por un sinnúmero de razones. Él estaba intentando cortejar a la oficina central de los Yankees, sus compañeros, los fanáticos, la prensa, y probablemente, más que nada, al nuevo comisionado Rob Manfred, quien había llevado el caso de MLB ante él en el asunto de Biogenesis. Así que, a pesar que él fue diferente, yo me reservaré mi juicio en torno a si A-Rod es verdaderamente un hombre cambiado hasta que vea su comportamiento en esta temporada.

Marchand: De acuerdo. Lo otro que no se puede descartar es, ¿cómo rayos él pudo hacer lo que hizo el año pasado? Quiero decir, dos cirugías de cadera, llegó a los 40 años y básicamente dos años de inactividad, y A-Rod lució excelente por tres cuartas partes de la temporada. Mi madre me enseñó hace mucho tiempo que, si algo es demasiado bueno para ser verdad, usualmente lo es. Dicho esto, quizás A-Rod estuvo haciendo las cosas de la forma correcta - pero en este punto, sería ingenuo por lo menos no preguntarse si él tuvo algo de ayuda extra.

Matthews: Desafortunadamente, el béisbol y todos los deportes profesionales han hecho esta cama sucio por sí mismos, y no es solo ingenuo, sino irresponsable para nosotros como periodistas no sospechar algo cuando un atleta de una edad avanzada hace algo que parece poco probable que pueda hacerlo. Yo le daré a Alex el beneficio de la duda sobre el 2015, pero me sorprendería mucho si puede mantenerse saludable toda la temporada y produce de igual forma en el 2016.

Marchand: Yo dudo que vaya a tener la misma suerte con su salud como la tuvo el año pasado. A los 41 años, incluso como bateador designado a tiempo completo, uno tiene que pensar que le tocará pronto una lesión, o por lo menos, una producción menor. Aunque sí creo que los fanáticos van a emprenderla en su contra si no luce bien, pienso que tiene algo de espacio para respirar. No lo van a odiar, como le ocurrió una vez, si no luce bien o si se lastima. Sin embargo, si es atrapado de nuevo utilizando sustancias, ya eso sería otra historia. En cuanto a empatar con Babe Ruth con su cuadrangular No. 714 este año - llega a la temporada 2016 con 687 bambinazos de por vida - yo no veo otra temporada de más de 27 jonrones en su carrera.

Matthews: Para volver a la pregunta original, yo no estoy seguro de que Alex sea verdaderamente un hombre cambiado, pero yo espero que se conduzca en el 2016 de una forma parecida a la del 2015. Pienso que él tuvo la oportunidad de probar lo que se siente ser un favorito de los fanáticos, y además pienso que tuvo la oportunidad de atisbar lo que podría ser su futuro en el deporte luego de su retiro - un bonito y cómodo trabajo en TV. Quizás luzca como un loco en ocasiones, pero Alex Rodríguez no es estúpido.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Brett Gardner, Yoenis Cespedes
Getty ImagesLos Mets han demostrado agallas en este invierno, mientras que los Yankees han jugado pelota pequeña. En el despiadado mundo del béisbol en NY, los Mets ganaron la temporada regular y la postemporada del 2015. Y han ganado la temporada baja del 2016.
NUEVA YORK - Entre el final de su temporada 2015 - un festival de dominio por parte de Dallas Keuchel y los Astros de Houston en el juego entre comodines de la Liga Americana - y hoy, los Yankees de Nueva York han firmado 14 agentes libres, conseguido en cambio 7 jugadores, han comprado uno y han reclamado uno de waivers.

Mientras tanto, los Mets de Nueva York, que se quedaron a tres victorias de su primer campeonato de Serie Mundial en 30 años, firmaron a Yoenis Céspedes.

Deslicen todas las cuentas hasta Flushing y acumúlenlas.

En el despiadado mundo del béisbol en Nueva York, los Mets, quienes ganaron la temporada regular y la postemporada en el 2016, han ganado también la temporada baja en el 2016.

Será interesante ver como los fanáticos del béisbol en Nueva York responder a esos eventos, y el cambio sísmico evidente en el equilibrio de poder entre los otrora todopoderosos Yankees ante sus hermanos menores los Mets.

Es obvio al ver sus respectivas temporadas bajas que las dos organizaciones han cambiado de puesto. Los Yankees, cuyas firmas de agentes libres fueron todas de jugadores crudos con acuerdos de liga menor, están claramente intentando ponerse más jóvenes y más baratos - su enfoque principal de cara al futuro.

Los Mets - quienes además firmaron a los jugadores de Grandes Ligas Asdrúbal Cabrera, Alejandro De Aza y Antonio Bastardo mientras conseguían en cambio a Neil Walker y firmaban de vuelta a Bartolo Colón para juntarlos con Céspedes - no están mirando más allá de la próxima temporada.

Son ellos, y no los Yankees, los que están echando a rodar los dados en el 2016 en búsqueda de ganar ahora.

Y aunque los Yankees esperan que su espectacular bullpen - una seguidilla de ponchadores como Dellin Betances, Andrew Miller y el recién adquirido Aroldis Chapman -- les ayude a recortar sus partidos y le quite algo de carga de trabajo a su sospechoso cuerpo de abridores, ellos definitivamente esperan tener un futuro más económico.

Un cambio de fortuna como ese habría provocado en George M. Steinbrenner III un ataque de rabia, compras al por mayor y despidos. Y eso no necesariamente habría sido algo bueno.

Su heredero, Hal Steinbrenner, ha optado por un modo de operación más paciente y cauteloso para construir su equipo, aunque hace apenas dos años gastó casi $250 millones en cuatro jugadores.

Queda por ver si alguno de los 14 agentes libres de los Yankees -- Pete Kozma, Vinnie Pestano, Donovan Solano, Anthony Swarzak, Francisco Díaz, César Puello, Juan Silva, Sebastián Valle, José Rosario, Jhony Brito, Spencer Mahoney, Daniel Marten, Tyler Jones o Kyle Higashioka (un firmado de vuelta) - tendrán la oportunidad de ver el interior del Yankee Stadium sin comprar un boleto de entrada.

Yankees Nueva YorkJim McIsaac/Getty ImagesLa temporada pasada, los Yankees de Joe Girardi fueron segundones de los Mets en el béisbol de Nueva York -- y todo indica que seguirá igual el panorama en el 2016.
Y de los tres principales jugadores adquiridos en cambio, uno de ellos, Chapman, todavía no está seguro de poder comenzar la temporada con el equipo. Las Grandes Ligas siguen investigando el episodio de violencia doméstica entre Chapman y su novia, y podrían imponerle un castigo bajo la nueva política de violencia doméstica.

A Starlin Castro, adquirido también vía cambio, se le está pidiendo que juegue una posición (segunda base) que apenas comenzó a aprender la temporada pasada, mientras que Aaron Hicks está pautado para ser el cuarto jardinero.

El lanzador Kirby Yates (traído de los Indios de Cleveland), el jardinero central Lane Adams (reclamado en waivers) y el lanzador derecho Chad Green (adquirido en cambio por Justin Wilson) podría convertirse en jugadores útiles, pero no se espera que ninguno de ellos convierta a los Yankees en contendientes a la Serie Mundial.

De hecho, de acuerdo con algunos analistas, los Yankees son el único equipo entre los 30 de las Grandes Ligas que no ha firmado un agente libre de importancia en esta temporada baja, y aunque ciertamente la frase "de importancia" es subjetiva, el punto no lo es. Luego de apenas mojarse los pies en la postemporada del 2015, los Yankees básicamente se han sentado a ver a los otros equipos moverse en la temporada baja del 2016.

Los Mets, quienes jugaron en la temporada hasta noviembre, hicieron el tipo de movida que nadie pensaba que tenían las agallas, o la chequera, para hacer. El tipo de movida que los Yankees solían hacer todo el tiempo.

En su corto tiempo en las Grandes Ligas, Céspedes ha rebotado en varios lugares - los Mets fueron su cuarto equipo en dos años - y ha alcanzado una reputación que puede o no ser válida.

Pero no hay duda que cuando llegó a los Mets en la fecha límite de cambios directos la pasada temporada, los ayudó a transformarse de un pequeño buen equipo a una verdadera potencia ofensiva. Y no es una exageración decir que sin él - junto con su gran y dinámico cuerpo de abridores - probablemente los Mets no estarían ni cerca de los playoffs, y mucho menos la Serie Mundial.

Los Yankees pasaron con Céspedes en la primera oportunidad, cuando salió de Cuba en un bote de motor en el 2011 solo con una cinta de video y un apodo ("La Potencia"). En su segunda oportunidad, en este invierno, volvieron a pasar, lo que es indicativo de su nuevo modo de operar su negocio y del hecho de que ahora mismo no tienen espacio para él en el terreno o en su plantilla.

En el pasado, nada de esto hubiese importado. Los Yankees habrían encontrado espacio para Céspedes, incluso si eso significaba inflar demasiado su nómina y causar que tuviesen que salir de un jugador - en este caso, probablemente Brett Gardner -- que es a la vez bien considerado en el camerino y relativamente asequible.

Pero esa ya no es la forma en que los Yankees hacen sus negocios.

Ellos dejan los contratos caros a largo plazo a otras organizaciones, equipos tales como los Medias Rojas de Boston, los Dodgers de Los Angeles, y sí, los Mets de Nueva York.

Es el tipo de curso de acción prudente que hubiese parecido impensable para ellos hace apenas unos años, y al igual que todos los planes a largo plazo, pasará un tiempo antes de poder emitir un veredicto de si realmente era la mejor forma de actuar o no.

Pero por ahora, los dos equipos de béisbol de Nueva York han intercambiado identidades, y para al menos una de esas bases de fanáticos, les tomará algo de tiempo acostumbrarse a ella.

¿Se quieren aventurar a adivinar cuál?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Max Scherzer
AP Photo/Alex BrandonLos Nacionales tienen a Max Scherzer y a Bryce Harper en su plantilla, pero al parecer nadie quiere unirse a ellos.
Los Nacionales de Washington quizás hayan establecido un record de Grandes Ligas para la mayor cantidad de ponches por un equipo - en una temporada baja.

¿Cuál ha sido su más reciente ponche? Ese fue Yoenis Céspedes, el jardinero toletero agente libre quien en este pasado fin de semana rechazó una alegada oferta de cinco años y alrededor de $100 millones de parte de los Nacionales, optando en cambio por firmar con los Mets de Nueva York. Si ustedes son fanáticos de los Nacionales, el que Céspedes regrese con los Mets, su rival divisional, es algo doloroso. El hecho de que él estuviese dispuesto a aceptar un acuerdo de menos tiempo (tres años) y menos dinero ($75 millones) en el proceso es alarmante, especialmente cuando consideramos lo que ya ha ocurrido en D.C. en este invierno. O por decirlo de forma más certera, lo que no ha ocurrido.

Durante este último par de meses, los Nacionales han sido rechazados tantas veces que ya el gerente Mike Rizzo ha comenzado a sufrir pesadillas en su sueño. Darren O'Day, el mejor relevista disponible en el mercado, parecía casi asegurado en el roster de Washington pero terminó quedándose en Baltimore. Rizzo buscó de forma agresiva a Ben Zobrist y Jason Heyward, dos de los mejores jugadores de posición en el mercado, solo para ver como ambos se fueron con los Cachorros. El lanzador abridor Mike Leake y el cerrador Aroldis Chapman también estuvieron en el radar de Rizzo, pero terminaron yéndose con los Cardenales y los Yankees, respectivamente. Incluso los Planes B no han ocurrido de acuerdo al plan.

Yoenis CespedesAnthony GruppusoUSA TODAY SportsEl toletero cubano Yoenis Céspedes optó por quedarse con los Mets en vez de unirse a los Nacionales.
Cuando Zobrist dejó de ser una solución para el recurrente problema de los Nacionales en la segunda base, el equipo intentó conseguir mediante cambio a Brandon Phillips. El veterano de 34 años ha estado tanto tiempo con los Rojos que cualquier intento de ser cambiado tiene que contar con su aprobación. A pesar de que Phillips tiene profundos lazos con Cincinnati luego de pasar la última década allí, la lógica prevaleciente era que la oportunidad de A) jugar para un equipo contendiente y B) reunirse con su viejo manager (Dusty Baker) habría sido más que suficiente para que Phillips aceptara el cambio. Aparentemente, Phillips pensó lo contrario, y el cambio nunca ocurrió.

Mientras estamos hablando de Baker, no nos olvidemos de que él tampoco fue la primera alternativa de Washington. Sí, él es un manager probado en Grandes Ligas. Sí, él es un renombrado técnico con gran química en sus camerinos y que se especializa en proyectos de renovación. Sí, lució bien en su conferencia de prensa de presentación en noviembre y para todos los efectos es tan bueno como cualquiera para ese puesto. Pero en caso de que se olviden de esto, el principal candidato para el puesto de manager de los Nacionales era Bud Black, y la única razón por la que Baker fue quien terminó ocupando el puesto es porque Black se retiró tras sentirse insultado por la baja oferta que alegadamente le hizo Washington.

Todo esto no es para decir que los Nacionales no han hecho ninguna movida en esta temporada baja. Sí lash an hecho. Pero no es como que los equipos se estén peleando por brazos jornaleros como los de Óliver Pérez y Yusmeiro Petit. Su compañero relevista Shawn Kelley probablemente tenía opciones, pero es difícil pensar en él como algo más que un reemplazo para O'Day, al igual que es difícil pensar en el intermedista Daniel Murphy en otra cosa que no sea un reemplazo para Phillips, que era un reemplazo para Zobrist. El joven derecho Trevor Gott, quien fue adquirido de los Angelinos en el cambio por Yunel Escobar, no tuvo mucho que decir en el asunto. Como tampoco lo tuvo Ben Revere, quien pasó a Washington en el acuerdo que envió al descontento serpentinero Drew Storen a Toronto, dándole finalmente el cambio de escenario que tanto había deseado.

Para resumir: Un grupo de muy buenos jugadores (y un manager sólido) han elegido irse a otra parte en vez de jugar en Washington. Mientras tanto, uno de los jugadores más productivos de los Nacionales en los pasados seis años (Storen) se fue porque no podía aguantar estar más allí.

Como poco, es un fenómeno muy extraño. Después de todo, no es como que los Nacionales no tengan mucho que ofrecer. Ellos tienen a Bryce Harper, el actual Jugador Más Valioso que solo tiene 23 años y quien está bajo contrato hasta el 2018. Ellos tienen un as legítimo en Max Scherzer, quien lidera una de las mejores rotaciones de abridores en las Grandes Ligas. Ellos tienen bolsillos profundos, como quedó evidenciado con su nómina de $174 millones el año pasado, la tercer mayor en todo el béisbol.

No es por nada, pero también tienen a Washington, D.C. Quizás hayan escuchado de esa ciudad. ¿Saben, la capital de la nación? Una de las mejores ciudades del mundo, el Distrito Federal es una atracción turística obligatoria que atrae personas de todas partes. Excepto, aparentemente, a aquellos que trabajan en el béisbol profesional.

Así que ¿cuál es el problema? ¿Qué es lo que impide que los buenos jugadores de béisbol decidan evitar establecerse en el Distrito de Columbia?

Quizás es por consecuencia del programa de telerealidad que ocurrió allí el año pasado. Dicen que no existe tal cosa como mala publicidad, pero esos videos de Jonathan Papelbon tratando de ahogar a Harper en el dugout probablemente no hayan ayudado a los esfuerzos de reclutamiento de Rizzo, especialmente por el hecho de que Papelbon sigue en el roster de los Nacionales.

Quizás sea la reputación de Washington como una ciudad de football, que adora a sus Redskins. Seguro, los Nacionales tienen buena base de fanáticos, pero cuando se habla de bases de fanáticos apasionadas y tradición de béisbol, D.C. no es mencionada entre los New York y los Chicago y los San Luis del mundo.

Quizás sea la percepción de que, en años recientes, la oficina central de los Nacionales se haya convertido en algo parecido a la de los Steinbrenner en los viejos tiempos, simplemente adquiriendo piezas aquí y allá sin una preocupación real de cómo esas piezas van a poder encajar para formar una unidad sólida (ver: Papelbon).

Lo que nos trae a Céspedes. Si él hubiese firmado con Washington, habría sido el cuatro jugador clave en el roster de los Nacionales en llegar directamente de un rival divisional. Sin embargo, la adición de él habría sido suficiente para inclinar la balanza de poder en el Este de la LN.

En cambio, Céspedes es un Met. Y los Nacionales siguen buscando que piezas añadir.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cardenales refuerzan su rotación con Mike Leake

FECHA
22/12
2015
por Jerry Crasnick, Escritor Senior de ESPN
La firma: Los Cardenales de San Luis han llegado a un acuerdo para un contrato multianual con el lanzador agente libre Mike Leake. Se reporta que el acuerdo es por cinco años y $80 millones e incluye una opción mutua para un sexto año.

Ha sido hasta ahora una temporada baja lenta para el gerente de los Cardenales John Mozeliak. Los Cardenales estuvieron bien metidos en la puja por los servicios del agente libre David Price, solo para quedar arrollados por la oferta de Boston de siete años y $217 millones. Entonces el incumbente jardinero derecho Jason Heyward firmó con los Cachorros de Chicago e hizo algunas observaciones sobre el envejeciente nucleo de jugadores de San Luis que no cayeron nada de bien en el manager de los Cardenales Mike Matheny.

Los Diamondabacks de Arizona, los Gigantes de San Francisco y los Dodgers de Los Angeles habían expresado varios grados de interés en Leake. Pero los Gigantes gastaron $220 millones en Johnny Cueto y Jeff Samardzija, y Arizona logró resolver la parte superior de su rotación con la firma de Zack Greinke por un acuerdo de $206.5 millones y adquirir a Shelby Miller en un cambio con Atlanta.

De acuerdo a una fuente, los Cardenales fueron donde Leake con una fuerte oferta hace una semana y entonces esperaron por su decisión. San Luis se había resistido a ofrecer más de cuatro años, así que la adición de un quinto año en el contrato fue una concesión significativa.

Mike Leake GigantesJustin K. Aller/Getty Images
La razón: Luego de perder a Lance Lynn por la cirugía Tommy John y John Lackey a los Cachorros mediante la agencia libre, los Cardenales tenían la necesidad de conseguir a alguien que pudiese absorber entradas en la rotación. Durante las reuniones de gerentes de MLB hace seis semanas, Mozeliak reconoció que quizás era hora que San Luis metiera sus manos de lleno en el mercado de agentes libres. Los Cardenales tuvieron una corrida de lesiones importantes en el pasado año, y la cantera de talento que tienen en sus fincas para llenar los huecos es buena, pero no es eterna.

"Yo no sé si estamos diciendo, 'Ya es suficiente'. Es algo más como que, '¿Cuántos golpes al cuerpo puedes resistir?'", dijo Mozeliak a principios de noviembre. "Por eso es que quizás haga sentido el comenzar a pensar en los mercados externos y entender, 'Quizás sea tiempo de ser más agresivos'".

El impacto: Existen diferencias de opiniones sobre Leake. Un escucha lo caracterizó recientemente como un "un tercer y medio abridor". Con una tasa de por vida de 6.1 ponches por cada nueve entradas, él es el lanzador por excelencia que pichea para lograr contacto. Lynn utilizó su recta en el 85.4 por ciento del tiempo en el 2015, máxima cifra en la Liga Nacional (un pelo por encima de Bartolo Colón de los Mets). En contraste, Leake dependió de un modo de lanzar utilizando cinco picheos y utilizó su recta en un mero 44.3 por ciento del tiempo.

Un atributo que trae Leake es su durabilidad. En las pasadas tres temporadas, se ubicó en el puesto 18 entre los abridores de MLB con 598 2/3 entradas trabajadas. Además es un atleta excepcional y un buen bateador, con promedio de por vida de .212. No es por accidente que el grueso del interés que generó Leake en este invierno haya venido de equipos de la Liga Nacional. v Leake entra a una rotación que ya tiene a Adam Wainwright, Michael Wacha y Carlos Martínez, quien se recupera de una dolecia en el hombro que lo forzó a terminar su temporada en septiembre y se espera que esté listo para los entrenamientos primaverales. Jaime García estará nuevamente en la ecuación, si la salud se lo permite, y los Cardenales tienen profundidad en la organización con Marco Gonzáles, Tyler Lyons y Tim Cooney.

Ahora que Mozeliak ha mejorado su rotación y le da a los Cardenales una razón para sentirse bien antes de las fechas festivas, puede cambiar su atención al próximo gran asunto en su agenda - encontrar un bate que ayude a compensar la pérdida de Heyward. La próxima movida importante de los Cardenales probablemente tendrá que esperar hasta el Año Nuevo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Matt Harvey and Mookie BettsGetty Images
Los Mets de Nueva York van a necesitar reemplazar la ofensiva que van a perder cuando Yoenis Céspedes y Daniel Murphy firmen en otro lado.

Existen opciones internas para sustituir a Murphy con Wilmer Flores y Dilson Herrera capaces de reemplazar las 1.7 Victorias sobre Reemplazo que Murphy promedió en las últimas cuatro temporadas.

Reemplazar a Céspedes va a ser una tarea más dura. No hay muchos jugadores que puedan impactar un juego como lo hace él cuando está bien. Su habilidad para "jonronear cuando se necesita" rivaliza la que tenían Darryl Strawberry y Mike Piazza.

Tratar de firmar un jugador de ese calibre va a costar mucho (así que no es tan fácil como decir "vayan y firmen a Justin Upton"). La oficina central de los Mets va a tener que ponerse creativa en esa búsqueda. Y es posible que se necesite un cambio.

Hay dos buenas posibilidades obvias de cambio para los Mets - los Cachorros de Chicago y los Medias Rojas de Boston. Cada uno de ellos puede utilizar otro lanzador abridor y tienen abundancia de talento joven y bajo contrato controlable. Los Cachorros están mejor equipos para cambiar un torpedero como Addison Russell, Javier Báez o Starlin Castro, pero si los Mets van a ceder un abridor estelar, probablemente van a querer más que eso. No vemos a los Cachorros queriendo cambiar a Kris Bryant o Kyle Schwarber.

Por eso es que un cambio con los Medias Rojas hace más sentido. Ellos tienen sobrepoblación de jardineros (incluyendo dos verdaderos jardineros centrales en Mookie Betts y Jackie Bradley Jr.) y tienen una necesidad clara de un abridor estelar. Sus lanzadores abridores tuvieron la tercera peor efectividad en la Liga Americana la pasada temporada.

Los Medias Rojas podrían obtener ese tipo de lanzador en la agencia libre (David Price, Johnny Cueto), pero la oficina central de los Mets ofrecen algunos lanzadores que son más jóvenes y con menos millaje en sus brazos.

El cambio potencial lógico aquí podría ser algo asi como que Matt Harvey por Betts.

Sí, los Mets podrían arrepentirse de cambiar a Harvey, pero ...

• A él le quedan tres años bajo control del equipo, luego de los cuales con toda seguridad buscará otro rumbo.

• Probablemente se va a poner más caro en esos últimos dos años.

• Su agente, Scott Boras, ya le ha causado mucho estrés a los Mets en los últimos 12 meses.

Betts fue un jugador con WAR de seis en el 2015. Bateó .291 con OPS de .820, 18 jonrones, 42 dobles y 21 bases robadas, mientras se ponchó apenas 82 veces en 597 turnos. Se ubicó séptimo entre los jardineros centrales con nueve carreras salvadas por la defensiva. En comparación, Céspedes totalizó un WAR de 6.3 entre los Tigres y los Mets en el 2015, así que su valor es comparable.

Es posible que surjan algunas dudas con una transacción como esa en ambos lados (Harvey estará bajo control por tres años antes de llegar a la agencia libre, a Betts le quedan cinco), pero esos se pueden trabajar añadiendo jugadores secundarios al acuerdo.

La rotación de los Mets sufriría un golpe, pero todavía tendrían para el Día Inaugural a Jacob deGrom, Noah Syndergaard y Steven Matzen la parte superior, con Jonathon Niese firme en el cuarto puesto. Cuando Zack Wheeler vuelva, puede ocupar el quinto puesto. La mejoría en la ofensiva compensaría por el golpe recibido en el pitcheo.

Betts es un jugador considerablemente mejor que Juan Lagares. Él es basicamente el tipo de jugador que los Mets quisieran que Lagares fuese. Lagares todavía tiene valor para los Mets como jardinero sustituto, y si su codo se sana, él podría (en teoría) jugar en cualquiera de los tres puestos en los jardines.

Uno tiene que ceder algo para recibir algo a cambio. En este caso, lo que los Mets estarían recibiendo sería algo casi perfecto para ellos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - Alex Rodríguez una vez más no fue capaz de escaparse de su propia sombra oscura que se ha mantenido a su lado dentro de la caja de bateo a través de su carrera en los playoffs.

El toletero asediado, que superó las expectativas en su retorno al diamante tras una suspensión de una temporada completa por el consumo de esteroides, se encontró en una encrucijada en la sexta entrada del partido de los comodines de la Liga Americana el martes por la noche en Yankee Stadium.

Con corredores en primera y segunda base, dos outs y un déficit de 2-0 contra los Astros de Houston, a Rodríguez se le presentó la única oportunidad de adueñarse de octubre como lo había hecho en una sola ocasión en las 21 campañas que lleva en el béisbol, en 2009 cuando bateó para un promedio de .365 con seis jonrones y 18 carreras impulsadas en ruta al primer y único anillo de Serie Mundial que posee.

Frente a frente a un tierno Dallas Keuchel, que a los 27 años de edad apenas completaba su segunda campaña completa en las mayores, la figura polarizadora de 40 años con el uniforme de rayas falló y perdió una batalla generacional, sumisamente elevando el primer lanzamiento hacia al jardín central y ocasionar la despedida de los Bombarderos del Bronx en esta edición de los playoffs.

Si una imagen fija hubiese sido captada en ese mismo momento en el cual A-Rod se desesperó y le hizo swing a la recta cortada que Keuchel le tiró, su carrera en la postemporada fue identificada por los rasgos mientras caminaba bajo los abucheos de la multitud de aficionados que llenaron el parque.

A pesar de eso, bien hecho por el año que cumplió porque es el deber de ser reconocido por todo aquel que vive la pasión del béisbol.

Independientemente de su castigo con el escándalo de dopaje por el caso de la clínica Biogenesis, Rodríguez logró sobrepasar al miembro del Salón de la Fama Willie Mays, superando su marca de 660 cuadrangulares y colocándose en la cuarta posición de todos los tiempos en Grandes Ligas. Rodríguez, que fue relegado a un rol de bateador designado, también obtuvo su hit 3,000 de su carrera y luego logró sobrepasar al icono puertorriqueño Roberto Clemente.

Si bien pudo concluir la temporada con 151 partidos en su registro con 33 jonrones, 86 carreras impulsadas, 131 imparables y un promedio de bateo de .252 tras haber pasado 12 meses lejos del deporte que ama, un periodo en el cual comenzó la transformación de una imagen abatida, al final todo se redujo al turno más importante de la temporada.

Y justamente cómo había sucedido en muchos de los turnos anteriores que había obtenido como miembro de los Yankees en la postemporada, Rodríguez y su average de .259 en los playoffs fallaron en producir en el momento de la verdad.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si están de acuerdo con lo dicho por Andy Dufresne, el personaje interpretado por Tim Robbins en la película The Shawshank Redemption -- ¿Y quién no lo está? - solo hay dos opciones cuando uno se enfrenta a la adversidad: Ocuparte de vivir u ocuparte de morir. Sea porque lo han escogido o no, los Nacionales de Washington y los Cardenales de San Luis parecen estar operando en los extremos opuestos de la doctina Dufresne.

Solo esperen a que tengamos a nuestros muchachos de vuelta. Durante todo el verano, esa ha sido la excusa que más se ha escuchado en los alrededores de D.C. A pesar de las lesiones sufridas por jugadores clave como Anthony Rendón, Jayson Werth, Ryan Zimmerman, y Denard Span, quienes se perdieron un total combinado de 261 juegos, los Nacionales encontraron la forma de perseverar durante los primeros cuatro meses de la temporada. Hasta julio, lograron marca de 54-46 y lideraban la División Este de la Liga Nacional por tres juegos sobre los Mets de Nueva York. Y parecía que las cosas mejorarían, ya que estaban comenzando a recuperar la salud.

El 25 de julio, Rendón, el jugador del cuadro de 25 años que terminó quinto en la votación del JMV el año pasado, fue activado de la lista de lesionados. Dos días después, Washington le dio la bienvenida de vuelta a Zimmerman, quien ha bateado más cuadrangulares que nadie en el uniforme de los Nacionales. Al día siguiente, el equipo activó a Werth, cuyo WAR combinado de 8.8 en las pasadas dos temporadas fue el mejor entre todos los jugadores de los Nacionales. Finalmente, la banda estaba completa. Que se prepare el resto del Este de la LN. O por lo menos ese era el pensamiento. Pero al final ha resultado ser las cosas no era como se pensaban.

Desde principios de agosto, que comenzó con la barrida de los Nacionales a manos de los Mets en Queens, los Nacionales han jugado para promedio de .413 y se han desplomado hasta alejarse a 6 ½ juegos detrás de Nueva York. El regreso del primer bate Span, que se esperaba causara el mayor impulsó de todos, no salió como se planificó. El 25 de agosto, Span volvió a juego luego de perderse 40 encuentros por espasmos en la espalda. Fue la primera vez en la temporada - en el juego No. 124 - que el manager Matt Williams tenía a su disposición la alineación completa que se proyectaba desde el Día Inaugural. Pero Span solo jugó dos partidos antes de volver a la lista de incapacitados y el martes fue sometido a una cirugía que acabó con sus esperanzas de volver a juego este año.

A pesar de lo fácil que sería atribuir los problemas de los Nacionales a sus traspies medicos, y los fanáticos en D.C. rápidamente han hecho eso mismo, el equipo prefiere no poner excusas por su actuación.

"No es fácil", dijo Williams, el capataz que está en su segunda temporada, y que como novato se llevó el premio de Manager del Año de la Liga Nacional en el 2014. "Nadie quiere estar en este tipo de situación, pero estamos donde estamos, así que tenemos que lidiar con ello. Así que es funciona esto".

"Hemos tenido nuestra cuota de cosas que superar", dijo Werth. "Pero en cualquier caso, tienes que encontrar la forma de ganar".

Stephen Strasburg and Adam WainwrightUSA TODAY SportsStephen Strasburg, aquejado de lesiones este año, tuvo que dejar su anterior salida por molestias en la espalda; Adam Wainwright quedó fuera de la temporada desde abril.
Aunque los Nacionales han tenido problemas para lograr eso, ningún otro equipo en el béisbol lo ha hecho mejor que los Cardenales.

A pesar de lo magullados que han estado los Nacionales esta temporada, los Cardenales - cuyo record de 86-46 es el mejor en las Grandes Ligas - han sido igual de golpeados, y cuidado si más. El primera base Matt Adams y los jardineros Matt Holliday, Jon Jay, y Randal Grichuk se han combinado para perderse 266 juegos esta temporada, o cinco más que los que se perdió el nucleo de jugadores de Washington. Aunque no todas las lesiones o los jugadores son creados iguales, ambos nucleos son bien parecidos. El grupo de Washington incluso un primera base, un jardinero izquierdo, y un jardinero central, y compilaron un WAR combinado de 14.8 en 2014; el de San Luis también incluye un primera base, un jardinero izquierdo y un jardinero central, y amasó un WAR agregado de 14.6 la pasada temporada. Pero esperen, que todavía hay más.

En adición a sus bateadores lastimados, los Cardenales han tenido que superar la pérdida de Adam Wainwright, quien en abril sufrió el desgarre del tendón de Aquiles que terminó su temporada en 2015. Wainwright, quien ha sido el abridor del Día Inaugural de la novena por los últimos tres años, entró a esta temporada con la mayor cantidad de partidos ganados por un lanzador que no se apellide Kershaw en la Liga Nacional desde 2009. Decir que él es importante para San Luis es como decir que Phineas es importante para Ferb.

Sumen todo esto, y los Cardenales del 2015 son más que una torre de naipes, temblando en cada esquina. De hecho, de acuerdo con el portal ManGamesLost.com, que utiliza una estadística llamada Time Missed Impact To Team (TMITT (Impacto de tiempo perdido al equipo)) para medir los efectos de las lesiones, ningún otro equipo en el béisbol ha sufrido mayores oérdidas por lesiones que los Cardenales. Aunque los Nacionales se ubican séptimos en el TMITT, ellos ni siquiera son el equipo más impactado en su propia división. Ese honor le pertenece a... esperen... los Mets, quienes se ubican en el quinto puesto.

Esto no quiere decir que Washington no ha tenido que lidiar con la mala suerte esta temporada. Si la han sufrido. Simplemente que no han podido trabajar tanto como lo necesitaban, y ciertamente no tan bien como lo han hecho los Cardenales. Ni cerca de ello.

Consideren esto: Durante agosto, cuando finalmente los Nacionales tuvieron de vuelta a Rendón, Zimmerman, y Werth en el terreno por todo el mes, ellos jugaron para 12-17. Por otro lado, los Cardenales no tuvieron a Holliday, Adams, y Jay - la primera vez que el trio estuvo inactivo por todo un mes - además que Grichuk estuvo fuera las últimas dos semanas de agosto, y aun así se las arreglaron para terminar con marca de 19-11.

¿Están liquidados los Nacionales? Todavía no. Sí, ellos tendrán que vivir sin Span en la recta final. Seguro, Stephen Strasburg salió temprano de su última apertura por rigidez en la espalda. Cierto, la habilidad del bullpen para mantener una ventaja en tiempos recientes ha sido casi el equivalente de la habilidad de RG III para mantener un empleo. Pero comoquiera les quedan seis juegos ante los Mets, que lideran la división.

Dado el hecho de que los Yankees del 1978 y los Marineros del 1995 son los únicos dos equipos desde el comienzo de la era divisional en recuperarse para ganar la división luego de tener desventaja de 6 ½ juegos o más al llegar septiembre, de acuerdo con el Elias Sports Bureau, los Nacionales del 2015 tendrían que hacer un muy buen uso de los seis partidos que les restan ante Nueva York. Esto sin mencionar los otros 25.

En otras palabras, ellos necesitarán ocuparse en seguir viviendo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Javier Báez está de regreso en MLB

FECHA
01/09
2015
por Jesse Rogers | ESPNChicago.com
CHICAGO - El seleccionado en la primera ronda del sorteo por los Cachorros en el 2011 Javier Báez es uno de cuatro jugadores que fueron subido de la filial Triple-A Iowa con la expansión de los rosters de Grandes Ligas a 40 jugadores este martes, según anunció el equipo luego de su derrota 13-6 ante los Rojos de Cincinnati el lunes en la noche.

Javier Baez
Mark J. Rebilas/USA TODAY SportsBáez no juega en MLB desde 2014, cuando conectó nueve jonrones, pero se ponchó 95 veces en 213 turnos.
Báez, de 22 años, volverá a las Grandes Ligas por primera vez desde el final de la temporada 2014, en la que participó en los últimos 52 partidos de la campaña, y donde conectó nueve jonrones y se ponchó 95 veces en 213 turnos. Fue sacado del roster de Grandes Ligas en los entrenamientos primaverales ya que su mecánica y su forma de batear necesitaban trabajo. Báez tiene uno de los swings más violentos en el deporte, pero su juego ofensivo tiene algunos aspectos negativos, que incluye el hacerle swing a lanzamientos malos.

Luego de sufrir una muerte en su familia y luego una lesión en la muñeca temprano en la temporada, finalmente Báez comenzó a tener turnos al bate consistentes y comenzó a poner buenos números en el Triple-A Iowa. De hecho, al momento de ser llamado estaba en medio de una racha de 16 partidos con imparable. En general, promedia .324 con porcentaje de embasamiento de .385 y 13 jonrones para el Iowa esta temporada. Se espera que vea tiempo de juego contra lanzadores zurdos y que juegue en la segunda y la tercera base, pero se desconoce cuántas veces va a abrir un partido. La lesión sufrida por el jardinero derecho Jorge Soler abrió la puerta para que el manager Joe Maddon moviese su personal y le encontrara el lugar adecuado a Báez.

"Hay muchas cosas que él puede hacer para ayudarnos a ganar ahora", dijo Maddon.

Desde que Maddon vio a Báez en los entrenamientos primaverales, lo alabó por su defensiva y sus instintos de béisbol. Gracias a la epidemia de errores cometidos por Starlin Castro, sumando cuatro pifias en los últimos dos días, es posible que Báez sea usado como reemplazo defensivo. Ha esperado toda la temporada para volver a Grandes Ligas pero para poder recibir tiempo de juego va a tener que demostrar que puede batearle a los lanzadores de Grandes Ligas.

Junto con Báez fueron subidos los recién llegados Quintin Berry y Trevor Cahill. Berry es un jugador veloz que será utilizado principalmente como corredor emergente mientras que Cahill fue subido para darle algunas entradas cuando otros necesiten un descanso. El zurdo Tsuyoshi Wada completa la lista de los ascendidos. Los Cachorros no han indicado como van a utilizar a Wada ya que abrió 16 partidos para Iowa este año, junto con los siete que abrió anteriormente para los Cachorros.

Cualquiera de los jugadores que estén en el roster de 40 peloteros de los Cachorros podrá jugar durante el próximo mes y será elegible para la postemporada. Los Cachorros se proponen subir a otros jugadores a lo largo de septiembre. La temporada de Iowa termina el 7 de septiembre.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


FILADELFIA - En las 48 horas antes de la fecha límite de traspasos directos, las aspiraciones de postemporada de los Mets de Nueva York parecían irse por el barranco.

Wilmer Flores estaba llorando en el puesto de campocorto durante un partido el 29 de julio luego de escuchar de parte de fanáticos que estaban monitoreando las redes sociales que él se encaminaba a ser cambiado a los Cerveceros de Milwaukee. Entonces el acuerdo se vino al suelo cuando los doctores de los Mets expresaron preocupaciones por la cadera de Carlos Gómez, lo que dejó al gerente Sandy Alderson poco tiempo para escudriñar el mercado y localizar una ayuda ofensiva que necesitaba desesperadamente para los jardines.

Wilmer Flores
Mike Stobe/Getty ImagesFlores es adorado por los fanáticos por mostrar tan abiertamente su sentimiento de ser un Met.
Un día después, el cerrador Jeurys Familia permitió un cuadrangular de tres carreras a Justin Upton con dos outs en la novena entrada para completar la recuperación de los Padres de San Diego de un déficit de seis carreras. La decepcionante derrota dejó a los Mets a tres juegos de los punteros Nacionales de Washington en la batalla por la cima de la División Este de la Liga Nacional.

Pero apenas un mes después, Flores, de 24 años, es un héroe de culto. Los fanáticos corean su nombre casi a diario, sea en casa o en la carretera, cuando llega a la caja de bateo, para expresar su gratitud por la forma visible en que demostró que quería seguir siendo un Met.

Y los Sorprendentes neoyosquinos han dado una sorprendente voltereta al asunto. Luego la debacle de Gómez, Alderson consiguió en alquiler al potente bateador cubano Yoenis Céspedes en cambio con los Tigres de Detroit 13 minutos antes de la fecha límite, cediendo en la transacción al valioso lanzador prospecto Michael Fulmer. Los Mets entonces barrieron a los Nacionales ese fin de semana en el Citi Field. Lo que era un deficit de tres partidos al entrar a los juegos de ese fin de semana ahora se ha convertido en una ventaja de 6½ juegos sobre los atribulados Nacionales.

"Si estás diciendo que yo tuve algo que ver con eso, no lo sé. No puedo decir eso", dijo Flores sobre el incidente lleno de lágrimas. "Pero desde ese día, todo ha sido muy divertido. En la carretera y en casa, ha sido algo bien divertido. Pero no puedo decir que ha sido a causa de eso".

Al preguntqarle si estos 30 días han constituido el mes más loco que haya experimentado en el béisbol, Flores dijo, "Bueno, lo que me pasó a mí, creo, es la cosa más loca que jamás haya experimentado. Pero eso está en el pasado. Estamos batallando por un boleto".

Wilmer Flore
David Zalubowski/AP"Lo que me pasó a mí, creo, es la cosa más loca que jamás haya experimentado. Pero eso está en el pasado. Estamos batallando por un boleto", dijo Flores.
Nueva York no siempre ha sido un lugar demasiado agradable para jugar, gracias a los titulares sensacionalistas de los tabloides de prensa, y a, digamos, los fanáticos apasionados. Pero el manager Terry Collins, quien se encuentra en su quinto año al mando, decidió que una de sus misiones sería cambiar la deseabilidad de ser un Met, particularmente en términos de aislar la negatividad del camerino del equipo.

El episodio donde Flores lloró porque pensaba que se iba del equipo ciertamente sugiere que Collins ha logrado convertir a la novena de Queens en un lugar deseable para jugar. Rayos, Flores no fue el único jugador emocional ese día por la posibilidad de irse de los Mets. Zack Wheeler, en rehabilitación de su cirugía Tommy John en el complejo de los Mets en Florida, llamó a Alderson antes de la fecha límite para indicarle de forma apasionada su deseo de quedarse con la organización. Wheeler se habría unido a Flores en Milwaukee de haberse completado el acuerdo por Gómez.

Horas antes de que los Mets consiguieran a Céspedes, Wheeler estaba pautado para ser cambiado a Cincinnati por Jay Bruce. Pero ese acuerdo también se cayó.

"Yo entiendo que es un negocio. Sandy tiene un trabajo que hacer para mejorar este equipo lo más posible", dijo Wheeler. "Pero he estado con esta organización durante algunos de los dolores de crecimiento. Me gusta lo que Sandy ha hecho aquí. Y quiero ser parte de ellos porque vamos a ser buenos este año y el año que viene y por varios años por venir. Definitivamente es un lugar muy divertido para jugar".

"Hemos traído a grandes personalidades al camerino que han mejorado el ambiente", dijo Collins. "Y eso ha ayudado. A los chicos les gusta venir aquí. A los chicos les gusta estar en el estadio. Eso es algo que tienes que tener".

Luego de quedarse a un juego de la Serie Mundial en 2006, los Mets desperdiciaron una ventaja de siete juegos restando 17 partidos en calendario en la temporada siguiente y se perdieron los playoffs. En 2008, los Mets fueron eliminados en el día final de la temporada regular por segundo año consecutivo. Eso llevó a una solemne ceremonia postjuego con la presencia de Tom Seaver y Mike Piazza para reconocer el cierre del Shea Stadium. Desde ese entonces, los Mets han sufrido seis temporadas perdedoras consecutivas, igualando a los Astros de Houston por la racha activa más larga en las mayores. Pero todo indica que ambas rachas se quebrarán en esta temporada.

"Uno lo ve en television y se puede ver en los rostros de estos chicos. Ellos nunca creen que van a perder", dijo el capitán David Wright, quien se unió de vuelta a los Mets esta semana luego de una ausencia de cuatro meses al lidiar con un desgarro en la corva y luego sufrir de estenosis espinal.

Los fanáticos de los Mets vitorearon a Wright el lunes en Filadelfia durante su primer partido de Grandes Ligas desde el 14 de abril. El capitán bromeó luego del partido al indicar que se puso bien emocional y que por poco "tuvo un Wilmer Flores."

En ese mismo juego, Flores tuvo una gran actuación al conectar dos jonrones y remolcar cinco carreras al llevar a los Mets a superar un déficit de cinco carreras para vencer a los Filis de Filadelfia 16-7. La una vez moribunda ofensiva se ha recuperado gracias a las adiciones en la fecha límite de Céspedes, Juan Uribe y Kelly Johnson, el ascenso del seleccionado en la primera ronda del sorteo del 2014 Michael Conforto desde el equipo Doble A Binghamton y ahora el regreso de Wright.

Los fanáticos le responden particularmente bien a Flores sin importar la ciudad, más que a cualquier otro miembro de los Mets.

"Es algo realmente divertido", dijo Flores. "Aunque estábamos en Filadelfia, me sentía como si estuviese en Nueva York. Es algo divertido. Realmente aprecio que los fanáticos estén haciendo esto".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON - Dudas que se levantaron tras el anuncio hecho el martes en la noche de que David Dombrowski será el nuevo presidente de operaciones deportivas de los Medias Rojas de Boston:

¿Acaso el principal dueño de los Medias Rojas John W. Henry le retiró el apoyo a Ben Cherington - luego de haber declarado en junio que Cherington sería el gerente del equipo por un "tiempo largo?"

Depende de cómo se analice la respuesta. Los Medias Rojas querían que Cherington se quedara como gerente. Dombrowski dijo el martes en la noche que todavía tenía esperanzas de que Cherington se quedara con el equipo en dicha posición. Pero ahora la autoridad que tenía Cherington para tomar decisiones de béisbol quedó ahora en manos de Dombrowski, por lo que decidió que no quería quedarse bajo circunstancias reducidas y estará saliendo del puesto luego de ayudar en la transición.

Cuando Dombrowski fue despedido por los Tigres hace dos semanas, los Medias Rojas no tenían la intención de sabotear a Cherington y reemplazarlo con Dombrowski. Henry, quien tuvo a Dombrowski como su gerente por cuatro años cuando fue dueño de los Marlins de Florida (1998-2001), se acercó a Dombrowski poco tiempo después de haber sido despedido, pero no fue hasta que Henry, el presidente Tom Werner y el socio Mike Gordon se reunieron con Dombrowski la semana pasada en Chicago que se aceleró el proceso. Dombrowski se reunió además con otros dos equipos, y hubo muchos rumores de que sería el sucesor de Paul Beeston como presidente en Toronto.

Pero en cambio, los Medias Rojas el domingo tuvieron éxito al traer a bordo a Dombrowski, adoptando la misma estructura gerencial empleada por otros equipos que tienen un presidente y un gerente de operaciones de béisbol, incluyendo a los Dodgers de Los Angeles, los Cachorros de Chicago, los Medias Blancas de Chicago, los Filis de Filadelfia y los Diamondbacks de Arizona.

Dombrowski dijo que con Cherington fuera de la ecuación, tiene planes de contratar a un nuevo gerente. Una posibilidad es Frank Wren, quien trabajó con Dombrowski tanto en Montreal como en Florida y que fue despedido por los Bravos como su gerente general en el otoño pasado.

¿Cuál es el futuro de John Farrell como manager del equipo?

Una pregunta delicada en un día en el que Farrell comenzó un proceso de quimioterapia para tratar una forma agresiva de un linfoma no-Hodgkin (linfoma Burkitt), pero que es uno que fue detectado en una etapa temprana y que es altamente tratable.

Dombrowski le dijo al diario USA Today que ya ha hablado con Farrell por teléfono. Farrell sigue siendo muy estimado en la oficina central, y se presume que se quedará en el puesto. Pero aun así, esa decisión la tomará Dombrowski, quien sin duda ejercerá gran sensitividad al atender el asunto. Mi predicción: Farrell volverá como manager en 2016.

El ex gerente de los Angelinos Jerry DiPoto fue recientemente contratado por los Medias Rojas como consultor para evaluar el talento dentro del sistema del equipo y para proveer asistencia en la formación de la estrategia del equipo en la temporada baja. ¿Qué pasará con él?

De nuevo, esa decisión la tendrá que tomar Dombrowski, pero dado el hecho de que ese rol siempre se dijo que sería temporero, existe la esperanza dentro de la organización de que Dombrowski esté abierto a utilizarlo en las próximas semanas.

Aunque Dombrowski y DiPoto siempre han tenido una relación amistosa, es poco probable que él sea considerado para el puesto permanente como gerente. La carrera de Dombrowski en el béisbol comenzó en 1978 como asistente administrative con los Medias Blancas. Diez años más tarde, se convirtió en gerente de los Expos de Montreal, tres semanas antes de cumplir 32 años, siendo en ese momento el gerente más joven en el deporte. Ha forjado numerosas relaciones cercanas en sus casi 40 años dentro del deporte y no tendrá problemas en conformar una lista de posibles candidatos a ser gerentes.

¿Y qué pasará con los principales lugartenientes de Cherington, incluyendo a los asistentes Mike Hazen y Allard Baird, el director de escuchas Amiel Sawdaye y el director de las fincas Ben Crockett?

La respuesta corta es que todos permanecen bajo contrato, pero es casi seguro que ocurrirán algunos cambios. Hazen ha sido entrevistado para otras posiciones de gerente y es posible que haga el corte aquí, pero es casi seguro que Dombrowski traiga a sus propios asesores, y de acuerdo a una Fuente, no hay nada que impida que Dombrowski contrate gente que laboró con él con los Tigres. Uno de los hombres "inteligentes" de béisbol en Detroit con Dombrowski fue Scott Reid, quien laboró con él tanto en Florida como en Detroit y fue vicepresidente de personal de jugadores de los Tigres.

El nuevo gerente de los Tigres Al Avila reemplazó a Reid con Scott Bream cuando Avila reemplazó a Dombrowski. Otro veterano confidente de Dombrowski en Florida y Detroit es Dick Egan, quien tiene el título de asistente especial con los Tigres.

¿Cómo ayuda la entrada de Dombrowski a los Medias Rojas?

El momento no puede ser más beneficioso para los Medias Rojas, especialmente porque Dombrowski tiene la intención de poner manos a la obra tan pronto como se anuncie oficialmente su nombramiento como el primer presidente de operaciones deportivas de la franquicia.

En circunstancias normales, los Medias Rojas hubiesen esperado hasta el final de la temporada regular para hacer un cambio, y probablemente el mismo no se hubiese concretado hasta por lo menos noviembre. Pero debido al hecho de que Dombrowski fue despedido por los Tigres de Detroit, los Medias Rojas pudieron contratarlo dos semanas después, lo que les da una ventaja para comenzar a hacer planes y evaluar el equipo de cara a la temporada baja.

Dombrowski tomó un equipo de los Tigres que perdió 119 juegos y tres años más tarde ganó un banderín. Aunque los Medias Rojas se encaminan a terminar en el sótano por tercera vez en los últimos cuatro años, tienen un nucleo de talento mucho mejor con el cual trabajar. Tiene un record envidiable de hacer cambios, consiguiendo a jugadores tales como Miguel Cabrera, Max Scherzer, Gary Sheffield, David Price, y José Iglesias en pasados acuerdos. Iglesias vino de los Medias Rojas, tal y como lo hizo Yoenis Céspedes, a quien Dombrowski adquirió por el lanzador Rick Porcello y luego lo cambió a los Mets una vez los Tigres se quedaron fuera de la batalla.

Se espera que también haga movidas arriesgadas en Boston.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CLEVELAND - Para casi todo en la vida hay por lo menos dos maneras de ver las cosas, incluyendo la más reciente derrota de los Yankees de Nueva York ante los Indios de Cleveland, que los sacó de la cima de la División Este de la Liga Americana por primera vez desde el 2 de julio.

La derrota del miércoles 2-1 puede verse como "el final de una muy buena corrida para un equipo que de todas maneras no se suponía que fuera tan bueno - buen intento, chicos, y los agarramos el año que viene".

O, como el principio de una temporada de 50 juegos en la que los Yankees están a medio juego del primer lugar.

Si eres un Yankee, o solo un fanático de los Yankees, es mejor que optes por la puerta No. 2.

Porque si el equipo le echa una buena mirada a lo que ha ocurrido en las pasadas dos semanas, las posibilidades son de que las cosas solo vayan a empeorar en los próximos dos meses.

Los hechos son fríos, claros y feos: El 28 de julio, los Yankees estaban cómodos en la cima del Este La, con ventaja de siete juegos sobre los Orioles de Baltimore. Los Azulejos de Toronto estaban en cuarto puesto, a un juego detrás de Baltimore y un juego por debajo de los .500.

De hecho, los Yankees lucían tan bien, que tomaron la decisión de no hacer movidas en la fecha de cambios ni salir de sus cotizados prospectos de liga menor - una decisión que en ese momento lucía inteligente y bien pensada. Pero desde ese entonces, Nueva York ha perdido 9 de 13 juegos y luce como que necesita algo de ayuda.

Mientras tanto, los Azulejos consiguieron un torpedero Todos Estrellas en su mejor momento y un ex ganador del Cy Young en la fecha límite de cambios. Y en ese mismo periodo de 15 días, cuando los Yankees comenzaron a resbalar, los Azulejos comenzaron a brillar, al ganar 13 de 14 juegos y remontando 8½ juegos en la tabla de posiciones. No hay duda de hacia donde se encaminan estos dos equipos.

Y aun así, es importante recordar que todavía queda casi un tercio de temporada por jugar. Lo que luce como una catástrofe a mediados de agosto puede ser completamente olvidado al final de septiembre, de la misma forma en que una jugada potencialmente clave en la tercera entrada puede ser recordada como una mera anécdota al final del partido.

Lo que suceda de aquí en adelante queda totalmente en manos de los Yankees de Nueva York - los que están en uniforme en el terreno. No en manos del gerente Brian Cashman ni del dueño del equipo Hal Steinbrenner. Para bien o para mal, ya el trabajo de ellos terminó por esta temporada. Ellos ya tomaron sus decisiones y tendrán que vivir con ellas. Ahora todo queda en manos de los jugadores.

Además es importante recordar que por los primeros 100 juegos de esta temporada, los jugadores que Cashman y Steinbrenner eligieron para tener en uniforme cumplieron con las expectativas y más. Sí, los Yankees son viejos, y sí, es una temporada larga, y seguro, los jugadores se cansan en una temporada de 162 juegos.

Pero eso también aplica a los Azulejos, quienes tienen la segunda ofensiva más vieja en todo el béisbol y un calendario igualito de 162 partidos, contra los mismos equipos y jugando bajo las mismas reglas.

Alex RodriguezKen Blaze/USA TODAY SportsA-Rod y los Yankees bajaron de la cima del Este de la Americana por primera vez desde el 2 de julio.
Desde este punto en adelante, ambos equipos están practicamente de igual a igual. Los Azulejos tienen dos victorias más, los Yankees una derrota menos. Apenas un .003 por ciento los separa en la tabla de posiciones.

Así que no hay duda de que fue una sorpresa para los Yankees el agarrar el periódico del jueves en la mañana y ver a otro equipo encima de ellos por primera vez en 41 días, así que no van a tener más opción que dejar eso a un lado y comenzar a jugar el mismo tipo de béisbol que jugaban hace apenas dos semanas.

La derrota del miércoles fue un microcosmos del reciente declive de los Yankees: buen pitcheo abridor, excelente defensiva en el cuadro interior, y un bateo absolutamente abismal.

CC Sabathia no fue grandioso - permitió nueve hits y necesitó la ayuda de dos dobles matanzas y algo de buen guante de parte del torpedero Didi Gregorius -- pero cuando el zurdo de 35 años maniata a cualquier contrario a apenas dos carreras, los Yankees no tienen excusas para no ganar ese partido.

Los Yankees tomaron ventaja temprana gracias al cuadrangular de Brian McCann, pero no pudieron conectar otro hit oportuno en el resto del encuentro. Ellos tuvieron varias oportunidades de darle vuelta a la pizarra en la séptima y octava entradas, pero en par de ocasiones fallaron en traer a los corredores al plato desde segunda y tercera. La primera oportunidad fallida fue cuando Gregorius conectó elevado débil y Chris Young se ponchó en la séptima. En la octava, los Yankees desperdiciaron un par de boletos con un out cuando Alex Rodríguez, cuya producción ha bajado dramáticamente en este mes, conectó rodado para una doble matanza que cerraría la entrada.

Y de esa forma, una ventaja de siete juegos en la división se evaporó como agua en el desierto.

"Es difícil creerlo", dijo Rodríguez. "Obviamente no podemos controlar lo que hacen los Azulejos, o lo que hace cualquier otro equipo en el Este de la Liga Americana. Nosotros tenemos que preocuparnos por lo que nosotros podemos hacer. Y todavía tenemos que jugar buen béisbol".

Y eso tiene que comenzar el jueves en la noche en Cleveland, si no quieren otra humillación de parte de un equipo inferior. Los Vigilantes de Texas barrieron a los Yankees, los Atléticos de Oakland ganaron tres de cuatro ante ellos en mayo y los Filis de Filadelfia se llevaron dos victorias en Yankee Stadium en junio.

Esas derrotas fueron lo suficientemente malas, pero una barrida a manos de los Indios podría ser peor - considerando lo poco por lo que tiene que jugar Cleveland, y lo mucho que tienen en juego por Yankees.

"Me estás pidiendo que juegue a ser psicólogo", dijo el manager de los Yankees Joe Girardi cuando se le preguntó el tipo de efecto emocional que podría tener sobre el equipo el haber caído de la primer aposición. "Yo no lo sé. Obviamente uno quiere estar en primer lugar. Esa es la meta. La fecha de final de temporada es la fecha más importante en la que uno quiere estar ahí. Quizás esto termine siendo algo bueno. ¿Quién sabe?"

Quizás sea así y quizás no. Los Yankees podrían ganar el juego final en Cleveland - y los tres juegos cruciales que le siguen en este fin de semana en Toronto - y tratarlos como un nuevo comienzo, o como el comienzo del final.

"Esto se va a decidir de acuerdo a lo que hagamos en los próximos 50 juegos o la cantidad que nos reste", dijo Girardi. "Nosotros sabíamos que estábamos en una batalla antes del partido de hoy. Y todavía seguimos en ella".

Ahora, queda en manos de los Yankees el no salirse de esa batalla.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO