Clint Hurdle PiratasAP Photo/Gene J. PuskarClint Hurdle ha logrado dos temporadas ganadoras consecutivas para los Piratas.
La transformación de los Piratas de Pittsburgh ha sido gradual, abarcando la mayor parte de una década. El crecimiento ha sido sostenido, y la organización ahora es mucho más que un puñado de jugadores de primera línea y casi nada en el camino de los refuerzos. Año tras año, los Piratas adquieren la forma de los Cardenales de San Luis, quienes han sido el modelo para los Planes B en los pasados 15 años, con veteranos y jugadores jóvenes dando el paso adelante cuando se les necesita. La oficina central de los Cardenales ha seleccionado en los sorteos a los jugadores correctos, o ha escogido a los veteranos correctos para ayudarles.

Y así ha sido para los Piratas. Andrew McCutchen es criado en las fincas, al igual que Neil Walker, Gerrit Cole, Starling Marte, Gregory Polanco y Pedro Álvarez, y una y otra vez, los veteranos añadidos a la lista modesta de firmas en la agencia libre o mediante cambios han florecido, desde A.J. Burnett a Francisco Liriano a Edinson Vólquez. Cada vez más, Pittsburgh es visto como un lugar donde un agente libre puede ir a prosperas, sobre todo entre los lanzadores, y a través a través de esta percepción, los Piratas son mejores, y con más profundidad en su roster.

Como ha construído Pittsburgh su nómina para el 2015, ha sido en base a peloteros alternativos, quizás los mejores que los Piratas han tenido desde la llegada de la agencia libre en los años 70. No solo el manager Clint Hurdle tiene muchas opciones para descansar sus jugadores regulares, sino que además tiene la flexibilidad de hacer ajustes si algún jugador tiene problemas.

Por ejemplo, Pedro Álvarez está pautado para ser el inicialista, luego que un problema de tiros forzara su mudanza desde la antesala. Basados en lo que se vio la temporada pasada luego que Alvarez comenzara a trabajar en la primera base, hay confianza en la organización de que su transición al nuevo puesto va a ocurrir sin contratiempos. Kevin Young, un veterano Pirata y lanzador derecho que hizo un cambio a mediados de su carrera hacia la primera base, estará entre los que trabajarán con Álvarez en esta primavera. Sí, hay un reto que Álvarez tiene que afrontar cuando le toque tirar a la segunda base para una jugada forzada o para comenzar una doble matanza, pero se ha visto mejor con el guante.

Pedro Alvarez Piratas
Justin K. Aller/Getty ImagesPedro Alvarez se mudará a la primera base esta temporada.
Sin embargo, si Álvarez tiene un problema, hay varias redes de seguridad a su alrededor. Hurdle podría intentar con Andrew Lambo, un primera base de 26 años y bateador zurdo que se desarrolló en las fincas de los Piratas. Ellos podrían usar a Corey Hart, quien fue firmado en el invierno luego de jugar 68 partidos para los Marineros la temporada pasada. Ellos podrían intentar con Sean Rodríguez, el veterano utility adquirido de los Rays de Tampa Bay quien ha jugado 49 partidos en su carrera en la primera base. Tony Sánchez podría recibir algo de juego en la inicial, y quizás también Francisco Cervelli. Álvarez podría volver a ser lo que fue en el pasado, un toletero que conectó 35 jonrones y que cargó con el equipo por algunas semanas mientras bateaba para un bajo promedio; sí no lo hace, Hurdle tiene otras opciones.

Josh Harrison probablemente será el antesalista, pero si los Piratas necesitan moverlo a otro puesto - digamos el jardín derecho, sí la segunda temporada de Gregory Polanco se va por el barranco - entonces los Piratas podrían intentar con el recién firmado jugador del cuadro interior procedente de Corea, Jung Ho Kang, cuya mejor posición es la de torpedero y la segunda mejor es la antesala. O Hurdle podría usar a Rodríguez.

Jordy Mercer es el torpedero de los Piratas, pero Kang es una opción, al igual que Pedro Florimón, un buen defensor, y Rodríguez.

Travis Snider es parte de la profundidad de los Piratas en los jardines, al igual que Lambo y Hart, todos con experiencia en Grandes Ligas. Pittsburgh tendrá además algunos prospectos en desarrollo durante la temporada, como Alen Hanson, quien es visto como el sexto mejor prospecto de los Piratas por MLB.com.

Luego de firmar un contrato de dos años con Pittsburgh antes de la temporada 2013, Russell Martin jugó mucho en la receptoría (127 partidos). Tuvo una buena temporada, con porcentaje de embasamiento de .327 y 36 extrabases, ayudando a los Piratas a conseguir su primera aparición en postemporada en más de dos décadas. En 2014, jugó un poco menos, 111 partidos, en parte por una lesión en la corva y en parte a propósito, y lució mejor, con promedio de .290 y mejorando su OPS en 129 puntos.

Martin se movió, pero los Piratas se quedaron con algo de dicha experiencia. Martin quiere jugar tanto como le sea posible, teniendo malas temporadas al principio de su carrera en las que aparecía en más de 150 juegos. Pero los Piratas pensaron que él era un mejor jugador la pasada temporada en parte porque descansó más.

Y se espera que con la profundidad ampliada de su roster, Hurdle le dé más descanso a sus regulares, dándole un respiro a Walker, o a Marté, o quizás para proteger a Polanco contra un zurdo difícil en un día dado (podría comenzar con Harrison en el derecho y utilizar a Rodríguez en tercera base).

Pero no es como que todo le haya salido bien a la alineación de Pittsburgh el año pasado. Álvarez lideró la LN en jonrones en el 2013 pero dio un paso atrás el año pasado, y Marte tuvo un terrible inicio. McCutchen jugó lesionado, y Polanco tuvo dolores de crecimiento, tal y como esperaban los Piratas. Pero en la segunda mitad de la temporada, la ofensiva de Pittsburgh comenzó a florecer, al llegar cuarta en la LN en carreras anotadas. Martin fue una parte importante del equipo y ahora no estará, pero los Piratas pueden esperar razonablemente más consistencia de parte de Marte y Walker, quizás más de Álvarez, y de Polanco, quien podría ser una bestia en el plato algún día. La rotación luce sólida, apoyada por profundidad en el pitcheo abridor en las menores, y el bullpen debe lucir bien de nuevo.

Los Piratas fueron la mejor historia en el béisbol en el 2013, pero ellos han probado que no son algo pasajero ni casual, ya que las capas de su éxito se siguen ampliando.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Colby Rasmus and Evan Gattis Getty ImagesColby Rasmus y Evan Gattis son dos de las más notables adiciones a los Astrss en este invierno.
Los Astros de Houston del 2015 van a batear con mucho poder, se van a ponchar mucho, y el recién llegado Colby Rasmus, quien, según se reporta, recibirá $8 millones en su contrato de un año, encajará muy bién aquí. En las pasadas dos temporadas, Rasmus conectó 40 jonrones en 763 turnos, pero además se ponchó en 259 ocasiones.

Doscientos sesenta y tres bateadores tuvieron por lo menos 300 apariciones en el plato en el 2014, y cinco de los bateadores que están encaminados a aparecer en la alineación de Houston terminaron entre los primeros 19 en las mayores en tasa de ponches. Aquí echamos una mirada a su posible alineación, con el porcentaje de ponches y lugar en la pasada temporada:

2B José Altuve, 7.5 por ciento (en el puesto 262 entre 273 bateadores)
3B Luis Valbuena, 20.7 por ciento (93º)
SS Jed Lowrie, 14.0 por ciento (219º)
DH Chris Carter, 31.8 por ciento (14º)
RF George Springer, 33.0 por ciento (7º)
CF Colby Rasmus, 33.0 por ciento (9º)
LF Evan Gattis, 23.2 por ciento (53º)
1B Jon Singleton, 37.0 por ciento (1º)
C Jason Castro, 29.5 por ciento (19º)

Los Astros serán el último equipo en probar la teoría de que todos los outs son creados iguales, que un out es un out, y que realmente no importa que se conecte un rodado a la segunda base o un ponche.

Los Bravos de Atlanta fueron un equipo de béisbol enmascarado como un experiment sabermétrico en los pasados dos años luego de rellenar su alineación con bateadores que tienen tendencia a abanicar y fallar mucho, desde los hermanos Upton a Gattis a Freddie Freeman. En 2013, Atlanta tuvo la tercera mayor cantidad de ponches en el béisbol y aún así se las arregló para tener una ofensiva decente, terminando en el puesto 13 en carreras anotadas, aunque ganó el banderín del Este de la Liga Nacional.

Pero la producción de carreras del equipo se desintegró en el 2014. Los Bravos tuvieron la cuarta mayor cantidad de ponches en las mayores y llegaron en el puesto 29 en carreras anotadas, y privadamente, personal en el cuerpo de entrenadores y en la oficina central creen que ese grupo, como está compuesto actualmente, tiene demasiada tendencia a caer en rachas debido a su alto número de lanzamientos abanicados y fallados. Habrán días en los que los Bravos conecten jonrones y todo esté bien, pero entremedio de ellos, habrán demasiados días - demasiadas entradas - cuando un lanzador contrario en problemas pueda lograr un ponche en una gran situación para escapar de una mala entrada. El instinto del cuerpo de entrenadores era que el equipo necesitaba desesperadamente al menos un par de bateadores en la ecuación con la habilidad de poner la pelota en juego, para empujar una carrera sin tener necesariamente el beneficio de un hit o para poner presión en la defensa y por lo menos hacer que los contrarios tengan que hacer una jugada.

Probablemente los Astros están destinados a terminar entre los primeros cinco en ponches en el 2015. Así es como los equipos que más se han ponchado en temporadas recientes han lucido en cuanto a producción de carreras:

2014
Mayor cantidad de ponches: Cachorros de Chicago, terminaron en el puesto 26 en carreras
2. Astros de Houston, 21º
3. Marlins de Miami, 16º
4. Bravos de Atlanta, 29º
5. Medias Blancas de Chicago, 13º

2013
1. Astros de Houston, 26º
2. Mellizos de Minnesota, 25º
3. Bravos de Atlanta, 13º
4. Mets de Nueva York, 23º
5. Marineros de Seattle, 22º

2012
1. Atléticos de Oakland, 14º
2. Astros de Houston, 30º
3. Piratas de Pittsburgh, 23º
4. Nacionales de Washington, 10º
5. Rays de Tampa Bay, 18º

2011
1. Nacionales de Washington, 24º
2. Padres de San Diego, 28º
3. Piratas de Pittsburgh, 27º
4. Marineros de Seattle, 30º
5. Indios de Cleveland, 16º

2010
1. Diamondbacks de Arizona, 16º
2. Marlins de Florida, 15º
3. Rays de Tampa Bay, 3º
4. Rockies de Colorado, 8º
5. Cachorros de Chicago, 18º

Ahora le damos la vuelta a la cosa y veamos a los equipos como le ha ido a los equipos en términos de producción de carreras cuando han tenido la menor cantidad de ponches:

2014
Menor cantidad de ponches: Reales de Kansas City, 14º en carreras anotadas
2. Atléticos de Oakland, 4º
3. Rays de Tampa Bay, 27º
4. Yankees de Nueva York, 20º
5. Cardenales de San Luis, 24º

2013
1. Reales de Kansas City, 18º
2. Vigilantes de Texas, 8º
3. Tigres de Detroit, 2º
4. Gigantes de San Francisco, 21º
5. Cardenales de San Luis, 3º

2012
1. Reales de Kansas City, 20º
2. Mellizos de Minnesota, 16º
3. Indios de Cleveland, 22º
4. Filis de Filadelfia, 19º
5. Gigantes de San Francisco, 12º

2011
1. Vigilantes de Texas, 3º
2. Cardenales de San Luis, 5º
3. Medias Blancas de Chicago, 18º
4. Reales de Kansas City, 10º
5. Filis de Filadelfia, 13º

2010
1. Reales de Kansas City, 20º
2. Medias Blancas de Chicago, 10º
3. Mellizos de Minnesota, 6º
4. Vigilantes de Texas, 5º
5. Astros de Houston, 28º

Así que generalmente los equipos que han tenido la menor cantidad de ponches tienden a estar cerca de la cima en cuanto a carreras anotadas. En las pasadas cinco temporadas, 10 equipos que han llegado entre los mejores cinco en menor cantidad de ponches también han estado entre los 10 mejores en MLB en carreras anotadas; entre los cinco mejores en mayor cantidad de ponches, solo tres equipos estuvieron entre los mejores 10 en anotaciones, y solo uno (los Rays del 2010) llegó entre los mejores cinco.

Por supuesto, esta es una muestra pequeña, y no es exactamente la mejor manera de estudiar el asunto.; Jeff Sullivan tiene un estudio mucho más abarcador. Pero los números mostrados arriba refleja lo que muchos ejecutivos, managers y coaches te dirían en privado en estos días: La afirmación de que todos los outs son creados iguales carece de validez. Aunque a uno obviamente le gustaría tener una alineación replete de jugadores que se ponchan mucho pero que produzcan mucho - como tener nueve Mike Trout, un jugador que se poncha mucho - el tener una alineación con jugadores que se ponchen mucho probablemente va a llevar a ese equipo a tener problemas.

Esta es una era en la que los lanzadores parecen tener ventaja en cómo utilizar las herramientas avanzadas de los escuchas que están a su alcance, y tienen un mejor entendimiento de cómo hacer que los bateadores fallen más.

Houston está apostando a que puede hacer que esto funcione, tal y como hicieron los Bravos en las pasadas dos temporadas.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Houston Astros

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Max ScherzerMike DiNovo/USA TODAY SportsLos contratos a largo plazo son una caja de sorpresa.
Los Nacionales de Washington han acordado un lucrativo contrato de siete años con Max Scherzer. Los términos exactos no han sido revelados, pero se espera que sea la mayor cantidad gastada en un lanzador agente libre, la mayor cantidad jamás pagada a un lanzador derecho y la segunda mayor cantidad de dólares repartidos para cualquier lanzador, un acuerdo que estaría por detrás del recibido por Clayton Kershaw y por delante del obtenido por Félix Hernández.

Con ese tipo de pago, pueden los Nacionales esperar un ascenso razonable en el mercado en 2015. ¿Sí?

Bueno... en realidad no.

Scherzer es un pitcher sobresaliente que tiene 492 ponches en 434 entradas y dos tercios, y tal vez será el hombre que empuje a los Nacionales a un lugar que no han ido antes: la Serie Mundial.

Pero si Washington había mantenido el status quo con su rotación --posiblemente la mejor en las Grandes Ligas-- hubiera probablemente tenido un excelente chance de llegar a la postemporada de nuevo. Aquí está el WAR (Victorias sobre Reemplazo) para cada miembro de la rotación de los Nacionales en 2014:

Jordan Zimmermann 4.9
Doug Fister 4.5
Stephen Strasburg 3.5
Gio Gonzalez 2.3
Tanner Roark 5.1

Eso es un grupo enorme, que se refleja en su acumulado de 20,3 WAR, y realmente no hay razón para pensar que el quinteto no haría algo parecido a eso en 2015, o tal vez incluso mejor. Fister, quien cumple 31 años en un par de semanas, es el mayor del grupo y parece ser cada vez mejor y mejor. González tiene 29 años, Roark y Zimmermann tienen 28 y Strasburg tiene 26.

Pero los Nacionales parecen estar listos para romper la banda. En cierto sentido, están añadiendo un nuevo solista líder en los 30 años de edad, Scherzer, que ha publicado un WAR 6.0 el año pasado, acumulando 220 y un tercio entradas el año después de ganar el premio Cy Young.

Como Jayson Stark informó, los Nacionales no tenían intención de negociar un lanzador abridor y firmaron a Scherzer cuando supieron que podían compensar su salario de entrada con otros movimientos, y después de deshacerse el otro día del caro relevista Tyler Clippard, Washington está a punto de mover por lo menos un lanzador abridor y quizás más.

Ellos han hablado con otros equipos sobre el campocorto Ian Desmond y han obtenido un respaldo en la posición con la adquisición de Yunel Escobar. Pero a partir de esta mañana, los planes de los Nacionales son mantener a Desmond a menos que se dejen confundir. Como escribe Barry Svrluga, Washington en teoría podría mantener todo intacto para 2015, aunque eso sería contrario a lo que transmitieron a otros clubes durante los primeros meses de la temporada baja, cuando su personal de operaciones de béisbol habló de la falta de flexibilidad financiera.

Funcionarios rivales han pensado desde hace meses que Zimmermann era el candidato principal para ser comercializado este invierno debido a su inminente agencia libre y la falta de avances en las negociaciones de Washington con el diestro. Si resulta que él es el hombre en movimiento y Scherzer toma efectivamente su puesto en la rotación, entonces lo que los Nacionales podrían conseguir a cambio de un contrato récord es una actualización de solo 1 WAR.

Lo que Washington parece estar pagando es certeza; la certeza de que después de la temporada 2015 tendrá al menos un lanzador abridor élite bajo contrato en el futuro previsible después de que Zimmermann y Fister alcancen la agencia libre.

Lo que muchos de los ejecutivos les dirán en privado es que cuando invierten en un gran contrato de al menos siete años en un jugador que ha llegado a la plenitud de su carrera, como es el caso de Scherzer, lo que esperan es un par de años de diferencia: haciendo la producción, lo mejor de lo mejor. Entonces esperan un descenso que es meramente gradual, a sabiendas de que los últimos uno o dos años de la operación, el rendimiento podrían ponerse feo. El modelo de esto podría ser la inversión inicial de siete años y 161 millones dólares de los Yankees de Nueva York en CC Sabathia, firmado después de la temporada 2008. Él ayudó a ganar la Serie Mundial en 2009, y luego continuó a ser un muy buen lanzador por un par de años más antes de comenzar la regresión. (El error de los Yankees fue darle una extensión de un año, cuando Sabathia amenazó con ejercer la compra de su contrato.)

Debido a que la rotación de Washington ya es muy buena, los Nacionales podrían no beneficiarse de esa gran explosión de la producción total de su inversión en el primer año del acuerdo, sin dejar de asumir el enorme riesgo que es inherente a un contrato a largo plazo con un lanzador abridor.

Se puede argumentar razonablemente que los Nacionales pudieron haber jugado de esta manera más conservadora y aún estar en mejor posición para 2015 y más allá. Si Washington mantuvo intacto su equipo --con Clippard, Zimmermann, Desmond, Fister o quien termina siendo trasladado para dar cuenta del contrato Scherzer-- los Nacionales seguirían siendo uno de los favoritos para aterrizar en la postemporada y avanzar al siguiente nivel. Y el próximo otoño estarían en condiciones de sumergirse en un mercado de agentes libres que debe estar a nivel con opciones: Zimmermann, Fister, David Price, tal vez Zack Greinke, y otros. Si usted está dispuesto a gastar $ 180 millones - y al parecer será, dada la inminente firma de Scherzer --usted va a conseguir a alguien bueno.

Hace una semana eran el mejor equipo en el papel en MLB, con una rotación superlativa, una alineación diaria fuerte y profunda y un buen bullpen, y con Scherzer, todavía lo son.

Pero el comercio de Clippard ha creado un agujero importante en el cuerpo de relevistas, cualquier comercio de Desmond sería rebajar la calidad del infield, y ahora los Nacionales han asumido el tipo de contrato descomunal que casi nunca vale la pena: un acuerdo a largo plazo de un pitcher al menos de 30 años de edad. Algunos ejecutivos rivales creen firmemente que la flexibilidad financiera es algo para ser codiciado y fomentado, y Washington, con la mayor cantidad de fichas en la mesa, estaba en posición perfecta para hacer eso.

En cambio, han hecho un juego agresivo por el mejor y más caro agente libre disponible, y si llegan a la Serie Mundial el próximo otoño o la ganan y Scherzer tiene un momento para volcar riendo una botella de champán sobre la cabeza del gerente general Mike Rizzo, ellos pueden reír de todo aquello que pudo suceder.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cuadro interior RockiesGetty ImagesLos Rockies tienen muchos problemas, pero el cuadro interior no es uno de ellos.
Entre todos los elementos que se pueden evaluar en un equipo, obtener un consenso entre los mejores cuadros interiores es el más difícil. En un punto u otro, más de una media docena de equipos fueron sugeridos para ocupar el primer puesto en la lista

Aquí les presentamos los 10 mejores cuadros interiores en sentido general.

1. Rockies de Colorado

Hemos pasado el invierno debatiendo el valor de Troy Tulowitzki, de desmenuzar su historial de lesiones y proyectar su futuro físico, midiendo su producción y el resto de su contrato contra el gran número de partidos que se ha perdido. Pero hay una verdad oculta detrás de todo esto: Cuando Tulowitzki, de 30 años, juega, es una bestia, tanto ofensiva como defensivamente. Por supuesto, algo de su producción está matizada por las condiciones en las que juega sus partidos locales, pero dentro o fuera del Coors Field, él es un jugador de calibre Todos Estrellas, y en estos días, el antesalista que está junto a él es igual. Nolan Arenado, de 23 años, ya es visto como uno de los mejores defensores en su posición, y tiene un record perfecto: dos temporadas en Grandes Ligas, dos Guantes de Oro, algo que no es común; típicamente, a los jugadores jóvenes les toma de uno a dos años el establecer una reputación por su defensiva lo suficientemente fuerte como para ser considerados para premios.

El año pasado, Arenado dio un paso adelante con su ofensiva, acumulando 54 extrabases en 111 juegos. Justin Morneau, de 33 años, es el primera base, viniendo de una temporada en la que ganó el cetro de bateo de la Liga Nacional, junto con sus 32 dobles y 17 jonrones. D.J. LeMahieu ganó un Guante de Oro por su juego en la segunda base la pasada temporada, su primera campaña completa en Grandes Ligas. El dueño de los Rockies declaró el otro día que Tulowitzki no sería cambiado a los Mets. De mantenerse intacto, este grupo pertenece a los mejores.

2. Dodgers de Los Angeles

El primera base Adrián González terminó séptimo en la votación del JMV en la Liga Nacional, luego de remolcar 116 carreras, y ganar su cuarto Guante de Oro. El segunda base Howie Kendrick es visto como un defensor sólido, y su consistencia ha sido digna de envidia - en sus nueve temporadas en Grandes Ligas, nunca ha bateado menos de .279; la pasada temporada, el juego de Kendrick tuvo un valor en WAR de 4.6, detrás pero no muy lejos de José Altuve y un poco por encima de Dustin Pedroia, de acuerdo con FanGraphs. Entre los torpederos, el recién llegado a los Dodgers Jimmy Rollins se ubicó cuarto en WAR, y el antesalista Juan Uribe parece ser eternamente subestimado, con su defensiva estable y su personalidad oscurecida por los grandes swings que hace en el plato. En 103 juegos la pasada temporada, Uribe bateó .311, con un sólido OPS de .777. Este es un gran grupo.

3. Medias Rojas de Boston

Es posible que para el final de la temporada 2015, la producción del cuadro interior de Boston sobrepase la del resto de los cuadros interiores, pero hay algunas variables importantes en juego aquí. Pablo Sandoval mejorando su forma física al entrar a su año de agencia libre en 2015 y evolucionando de ser un antesalista promedio a ser un muy buen defensor. ¿Podrá mantener su forma física, la que variaba constantemente con los Gigantes? ¿Podrá su rendimiento y su enfoque en temporada regular acercarse a lo que logra en la postemporada? Ya lo veremos. Y con el paso del tiempo, sabremos si el retroceso ofensivo de Xander Bogaerts en el 2014 fue otro ejemplo de los dolores de crecimiento para un jugador joven, y si podrá volver a tener las increíbles apariciones en el plato que tuvo en la recta final de la temporada 2013. También veremos si la defensiva de Bogaerts en el campocorto mejora, luego de una temporada en la que ganó el puesto de torpedero, lo perdió tras la firma de Stephen Drew, y luego lo recuperó. Dustin Pedroia sigue siendo uno de los mejores intermedistas defensivos, pero existen dudas entre los evaluadores rivales sobre si las lesion que ha sufrido le han quitado irremediablemente algo de poder. Mike Napoli se ha probado como un muy buen inicialista, y al igual que en el 2013, la profundidad de la alineación de los Medias Rojas debería ayudar a Napoli en el plato; el batear en el medio del mejorado ataque de Boston, le conseguirá muchas oportunidades ante los lanzadores acorralados en una esquina.

4. Cardenales de San Luis

Al final de la temporada pasada y dentro de la postemporada, Kolten Wong mostró señales de dar el paso adelante de ser alguien con gran potencial a ser un bateador realmente peligroso, y si eso continúa en el 2015, los Cardenales podrían tener el mejor cuadro interior en las mayores. El manager de los Gigantes Bruce Bochy habló durante la Serie de Campeonato de la Liga Nacional sobre la cantidad de problemas que Wong le daba a sus lanzadores - cinco extrabases en cinco juegos, con su combinación de poder y velocidad. Wong tiene 24 años y tiene mucho más para dar. En la antesala, San Luis tiene mucho en Matt Carpenter, quien lideró a todos los bateadores de la LN en pitcheos por aparición en el plato la pasada temporada; los Cardenales están convencidos que el declive de Carpenter en sus números en el 2014 fue un caso de mala suerte, con su BABIP bajando 41 puntos luego de su gran temporada 2013. El torpedero Jhonny Peralta destrozó a los demás en su posición en cuanto a WAR en el 2014. Matt Adams bateó bien contra los derechos pero tuvo problemas ante los zurdos, con promedio de .190, lo que provocó que los Cardenales añadieran una especie de red de seguridad, el bateador derecho Mark Reynolds.

5. Orioles de Baltimore

Los Orioles han tenido una especie de temporada baja extraña, con Nelson Cruz y Nick Markakis saliendo por la agencia libre y el equipo pescando algunas gangas en el mercado. Pero Baltimore hizo una movida agresiva e inteligente al comenzar el invierno, con la firma de J.J. Hardy con un contrato de tres años y $40 millones, lo que significa que otros contendores que tienen gran necesidad de un campocorto - los Yankees, los Mets, los Dodgers - nunca tuvieron oportunidad de siquiera hablar con el veterano, quien se ganó su tercer Guante de Oro la pasada temporada. Manny Machado vendrá a jugar tras su segunda gran lesión en su rodilla en igual número de temporadas en el 2015, y llegó a un minicampamento el otro día y declaró que se siente bien; los Orioles piensan que él estará listo para comenzar el año. A Chris Davis le queda un juego más que cumplir en su suspensión de 25 juegos decretada al final de la temporada 2014, la última temporada antes de llegar a la agencia libre. Contrario al año pasado, Davis ahora tiene una exención de uso terapéutico para el medicamento Adderall, lo que quizás le da algo de esperanza de tener un año de recuperación cercano a la producción que tuvo en el 2013, cuando luchó con Miguel Cabrera por el premio de JMV. Jonathan Schoop, de 23 años, bateó .209 en su temporada de novato, pero con poder -- 16 jonrones y 18 dobles - y mostró un brazo ridículamente fuerte, especialmente al convertir dobles matanzas.

6. Rojos de Cincinnati

Si Joey Votto se recupera, este debería ser un buen grupo, con el antesalista Todd Frazier viniendo de la mejor temporada de su carrera; el verano pasado, se ubicó sexto entre todos los de su posición. El torpedero Zack Cozart es un defensor élite. A pesar que Brandon Phillips tiene 33 años y está en la parte final de su carrera, sigue siendo un buen jugador cuando se le compara con sus pares. Pero gran parte del cuadro interior de los Rojos - y hasta podríamos decir toda la franquicia - depende de Votto.

7. Azulejos de Toronto

Josh Donaldson es sin duda el mejor antesalista en el deporte, con su poder y su fuerte defensiva. Evaluadores rivales dicen que el nivel defensivo de José Reyes está en retroceso y que su alguna vez frenético juego en base a velocidad se ha ido convirtiendo en algo más mesurado, quizás para ayudarlos a mantenerse en el terreno. Pero conectó 175 hits la pasada temporada y anotó 94 carreras. Los Azulejos tendrán competencia por la intermedia en los entrenamientos primaverales, y las tareas en la primera base y como bateador designado serán divididas entre el Todos Estrellas Edwin Encarnación y el recién llegado a Toronto Justin Smoak.

8. Nacionales de Washington

No está fuera de la probabilidad que el cuadro interior de Washington pueda contribuir con tres Todos Estrellas a la escuadra de la Liga Nacional del 2015, pero realmente existe mucha incertidumbre ahora mismo. Los ejecutivos rivales todavía tienen dudas sobre si Ian Desmond -- quien es elegible a la agencia libre luego de la siguiente temporada - va a ser cambiado antes de que haga el primer pitcheo del año. El plan de los Nacionales al momento es - y como dijo alguna vez Bill Clinton en una deposición en un lugar que no queda muy lejos del estadio local de Washington, esto depende del significado de la palabra "es" - el tener al recién llegado Yunel Escobar en la segunda base, con Desmond en el campocorto. Anthony Rendon jugó en la intermedia durante gran parte del 2014, pero se está moviendo a la tercera, donde será uno de los mejores en dicha posición, y se espera que Ryan Zimmerman se mueva a la primera base. Dada la ética de trabajo de Zimmerman y la atención a los detalles, a nadie le debería sorprender si se convierte en alguien muy bueno con el guante.

9. Cachorros de Chicago

Con toda probabilidad, el antesalista Kris Bryant va a llegar a las Grandes Ligas en algún punto en la segunda o tercera semana de la temporada 2015, y cuando haga ese salto, muchos evaluadores rivales esperan que él se convierta en uno de los bateadores de poder más peligrosos en una era en la que escasean los toleteros de esa naturaleza. Anthony Rizzo ya es catalogado como uno de los mejores inicialistas, y aunque las preguntas perduran en torno a cuan bueno es Starlin Castro y si debería ser cambiado, él mejoró el año pasado y todavía tiene 24 años. Javier Báez terminó la temporada pasada con mucho poder pero con muchos ponches, y algunos escuchas están convencidos de que él es tan agresivo que no va a poder hacer los ajustes para ser un jugador de todos los días en MLB. El pensamiento de los Cachorros en subirlo la pasada temporada era que sus fallos al final de la temporada claramente le demostrarían lo que necesita hacer para mejorar, y si ese proceso le toma mucho tiempo, Chicago ya tiene varias redes de seguridad, con Tommy La Stella y algunos más como parte de la profundidad que tienen en su cuadro interior. Este grupo, incluído Bryant, puede dar mucho poder.

10. Vigilantes de Texas

Hay oportunidad de que esta evaluación aumente rapidamente si Prince Fielder puede recuperarse de su cirugía de cuello y vuelve a ser un bateador de 35 jonrones, porque Texas parece estar bastante sólido en los otros puestos. Adrián Beltré comenzará el 2015 a 396 hits de los 3,000, y el año pasado, bateó .324, con 53 extrabases. Los Vigilantes están gratamente complacidos con el trabajo en temporada baja de Elvis Andrus, y a ellos les gustó lo que vieron en el joven intermedista Rougned Odor el verano pasado. Pero Fielder sería el que haga la diferencia si logra recuperarse.

Menciones de honor

Marineros de Seattle. Robinson Canó y Kyle Seager son Todos Estrellas, pero los Marineros no han resuelto sus problemas en la primera base y el campocorto. El año pasado, seis jugadores diferentes abrieron en la primera base.

Medias Blancas de Chicago. José Abreu puede convertir cualquier cuadro interior en algo extraordinario.

Tigres de Detroit. Ian Kinsler viene de una gran temporada, pero Miguel Cabrera se está recuperando de una cirugía de tobillo y José Iglesias se perdió todo el 2014 por problemas en su espinilla.

Marlins de Miami. Ellos cambiaron a tres cuartas partes de este grupo, al añadir al primera base Mike Morse, al segunda base Dee Gordon y al tercera base Martín Prado.

Atléticos de Oakland. Ellos se unirían por completo a esta conversación si Brett Lawrie florece y se queda en el terreno por 145-150 juegos.

Gigantes de San Francisco. Brandon Crawford está entre los mejores defensores de su posición, los Gigantes piensan que Joe Panik ba a batear con algo de poder eventualmente, y Brandon Belt tiene la oportunidad de florecer por completo en esta temporada.

Reales de Kansas City. Una temporada de recuperación de parte de Omar Infante y una temporada donde Eric Hosmer donde dé el salto al estrellato es lo que necesitarán los Reales para llegar a los 10 mejores en esta lista.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Didi GregoriusKelley L Cox-USA TODAY SportsDidi Greogorius es uno de varios zurdos en la alineación Yankee en 2015
El precio de Stephen Drew bajó lo suficiente para que los Yankees hicieran un movimiento -- las dos partes están cerca de finalizar un contrato de un año -- para por lo menos compartir algunos turnos al bate en la segunda base, haciendo platton ya sea con Rob Refsnyder o José Pirela, y servir como una red de seguridad si el joven campocorto Didi Gregorius tiene problemas como el sucesor de Derek Jeter.

En una era en que la especialización es la regla y no la excepción, con los cambios defensivos que son alterados lanzamiento a lanzamientoy bullpens de ocho lanzadores, los Yankees tendrán la capacidad de apilar hasta nueve bateadores que pueden batear a la zurda.

C Brian McCann (bateador zurdo)
1B Mark Teixeira (bateador ambidiestro)
2B Stephen Drew (zurdo)
SS Didi Gregorius (zurdo)
3B Chase Headley (ambidiestro)
JI Brett Gardner (zurdo)
JC Jacoby Ellsbury (zurdo)
JD Carlos Beltrán (ambidiestro)
BD Garrett Jones (zurdo)

De que los Yankees valoran el bateador zurdo no es una revelación. Con la excepción de unos pocos años a mitad de la era de George Steinbrenner como propietario, los Yankees siempre han dado un gran valor al bateo zurdo, impulsado inicialmente por el éxito de Babe Ruth y de la construcción de su estadio local.

Pero la capacidad de apilar bateadores zurdos podría ser especialmente relevante en el año 2015 en el Este de la Americana, que generalmente carece de pitcheo zurdo y, más al punto, la élite de lanzadores zurdos, como David Price y Jon Lester, quienes fueron negociados fuera de la división la temporada pasada. A continuación se muestra cómo las rotaciones de los cinco equipos de la División Este aparentan ser, y entre los rivales de los Yankees, 16 de los 20 titulares proyectados son derechos.

Baltimore: Chris Tillman (derecho), Bud Norris (D), Kevin Gausman (D), Miguel González (D), Wei-Yin Chen (zurdo)

Boston: Clay Buchholz (D), Rick Porcello (D), Wade Miley (Z), Justin Masterson (D), Joe Kelly (D)

NY Yankees: Masahiro Tanaka (D), CC Sabathia (L), Michael Pineda (D), Nate Eovaldi (D), Chris Capuano (Z)

Tampa Bay: Alex Cobb (D), Chris Archer (D), Drew Smyly (Z), Jake Odorizzi (D), Nate Karns (D) (se espera que el zurdo Matt Moore regrese a mitad de temporada)

Toronto: R.A. Dickey (D), Mark Buehrle (Z), Marcus Stroman (D), Drew Hutchison (D), Aarón Sánchez (D)

Si rebusca los números aun más, incluso los zurdos en la división no acaban con los bateadores zurdos. Mark Buehrle no es un lanzador de velocidad, y los zurdos han le han hecho a él lo mismo que los derechos; el año pasado, los zurdos tenían un OPS de 0.718 en su contra, mientras que los derechos estaban en 0.752. Los bateadores zurdos tenían un OPS de 0.670 contra Wei-Yin Chen, los derechos 0.746. Wade Miley, adquirido este invierno por los Medias Rojas, tenía números de OPS de 0.727 / 0.752 la temporada pasada contra los zurdos y derechos, respectivamente.

Drew Smyly podría ser el más abrumador abridor zurdo en la división, limitando a los zurdos a un OPS de 0.486 OPS en 2014 (en comparación con un OPS de 0.763 vs. bateadores derechos).

No se trata de la División Este de nuestros padres, llena de monstruos ofensivos. Sólo Toronto (quinto) y Baltimore (octavo) estaban clasificados en el top 10 en las Grandes Ligas en carreras anotadas en el 2014, con los Medias Rojas, Yankees y Rays todos en la mitad inferior de los equipos de Grandes Ligas en producción de carreras. Es una división de paridad y las pequeñas ventajas puede hacer toda la diferencia. Por lo menos, el dirigente de los Yankees Joe Girardi podría tener buenos duelos de donde elegir.

Si usted se está preguntando acerca de la alineación que los Yankees pueden utilizar contra los zurdos, los chicos adicionales de Girardi podrían ser todos derechos: el receptor de reserva JR Murphy, Refsnyder, Pirela, el campocorto Brendan Ryan y el jardinero Chris Young.

Y está Alex Rodríguez, quien está siendo empujado a oportunidad que parece ser cada vez menor.

Rodríguez envió un Instagram de su trabajo en la tercera base. No está claro lo que está tratando de lograr con las imágenes, porque va a ser juzgado por los Yankees por completo en lo que demuestre en los entrenamientos de primavera.

Rodríguez envió un Instagram de su trabajo en la tercera base. No está claro lo que está tratando de lograr con las imágenes, porque va a ser juzgado por los Yankees por completo en lo que demuestre en los entrenamientos de primavera.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las 12 estadísticas sorpresivas del 2014

Actualizado el 26 de diciembre de 2014
por Buster Olney
Garrett RichardsJerome Miron/USA TODAY SportsGarrett Richards permitió .261 de slugging en el 2014.
Ningún otro deporte genera tanta cantidad de información como el béisbol, con cada pitcheo en cada aparición en el plato suma datos al cada vez más expandido universo de análisis. Los jugadores comienzan a generar estos números a principios de marzo, en los juegos de exhibición, y esto continúa hasta el pitcheo final -- y en el 2014, eso significó un débil elevado capturado por Pablo Sandoval en terreno foul en Kansas City.

Pero a pesar de los ocho meses pasados pelando las capas de estos datos diariamente, todavía aparecen sorpresas en el invierno, como estas:

1. Garrett Richards permitió slugging de .261, la cifra más baja en MLB, la pasada temporada.

Así que en otras palabras, Richards convirtió a los bateadores en alguien parecido al inmortal Mario Mendoza, cuyo nombre quedó inmortalizado en la línea Mendoza; Mendoza tuvo slugging de por vida de .262. Este número refleja el sentimiento de los bateadores la pasada temporada, que el reto de intentar batearles a Richards fue una absoluta pesadilla debido al movimiento de su recta cortada y por lo duro que la lanza.

2. Los Rockies terminaron primero en OPS en su casa con .902 y en el puesto 29 en OPS en la carretera con .636.

Esa es una diferencia de 266 puntos de OPS, y eso significa que en los juegos locales, los jugadores de Rockies eran Superman; en la carretera, fueron Clark Kent. Si uno fuese Jeff Bridich, el nuevo gerente de los Rockies, ¿cómo se podría evaluar esto? Si eres un gerente rival y estás considerando un jugador de los Rockies, ¿cuánto peso le darías a esos números? ¿Cómo puede Bridich saber realmente lo que está vendiendo? ¿Y cómo puede un ejecutivo rival saber realmente lo que está comprando?

El año pasado, Troy Tulowitzki tuvo un OPS de 1.246 en casa; en la carretera, .811. ¿Esto es sólo por las condiciones en Colorado? Este es el tipo de preguntas que los ejecutivos rivales se han hecho -- y que también se han hecho los Rockies -- mientras evalúan a los jugadores de Colorado. Como hemos escrito aquí antes, es como si los Rockies trabajan con euros mientras los otros 29 equipos trabajaran en dólares; hay un problema de cambio de moneda para Colorado.

3. Con corredores en posición de anotar, Devin Mesoraco de los Rojos conectó 17 extrabases, recibió 16 boletos y se ponchó en 22 ocasiones.

Él fue sin duda el jugador más subestimado en el 2014, pero oscurecido por los problemas de los Rojos a lo largo de la temporada. Como receptor conectó 50 extrabases en 113 juegos con OPS de .893. Eso es muy bueno.

4. La pasada temporada, los Vigilantes tuvieron 62 aperturas de calidad, fácilmente la menor cantidad en las mayores.

Para ponerlo de otra manera, Texas tuvo exactamente 100 salidas que no fueron catalogadas "de calidad". Es difícil ganar de esa manera.

5. Mike Trout se ponchó en un tercio de sus turnos al bate como visitante, empatado por la mayor cantidad en las mayores (103 en 308 turnos al bate).

Recientemente escribí sobre cómo algunos lanzadores creen que ellos han logrado finalmente encontrar alguna kriptonita ante Trout: la recta alta que él tiene problemas para dejar pasar. Tiene todo el invierno para considerar un plan de contraataque.

6. Los lanzadores de los Piratas golpearon a 88 bateadores, por mucho la mayor cantidad de cualquier equipo.

Ellos también lideraron las mayores en pelotazos en el 2013, a pesar de haber llegado décimos en boletos; ellos llegaron novenos en boletos en el 2014. Esos números se traducen a una filosofía de pitcheo pegado, y en algún grado de represalia: Tres de los 26 bateadores más golpeados fueron Piratas, inclyuyendo a Andrew McCutchen.

7. Los tres equipos que llegaron en las tres últimas posiciones en bases robadas llegaron a la serie de campeonato en sus respectivas ligas en el 2014.

Estos fueron los Orioles, Gigantes y Cardenales. Pueden pensar lo que quieran con esto.

8. Los lanzadores de los Mellizos llegaron últimos en las mayores en ponches -- por cuarta temporada consecutiva.

Esto parece imposible, dada la cantidad de 30 equipos que hay en el béisbol, pero así fue.

Historia verdadera: En 2010, escribí un libro sobre el coach de baloncesto Don Meyer, quien entrenó a un equipo en Dakota del Sur, un área que es parte de la Nación de los Mellzos. Durante la gira de presentación del libro, Coach Meyer y yo viajamos por gran parte de la Nación, desde Sioux Falls, Dakota del Sur, a Fargo, Dakota, Dakota del Norte, y los fanáticos de los Mellizos que esperaban en fila por la firma de Coach Meyer me hacían preguntas sobre los prospectos de su equipo favorito.

Luego de dos días de escuchar la misma respuesta una y otra vez, Coach Meyer -- quien había lanzado a nivel universitario y que ama el béisbol -- se volteó hacia mí y me dijo en tono gracioso, "Si te escucho decir una vez más que los Mellizos necesitan más pitcheo de poder, te voy a golpear".

Pero esa verdad se mantiene vigente: los Mellizos necesitan pitcheo de poder.

9. Los bateadores promediaron apenas 3.38 pitcheos por aparición en el plato ante Henderson Alvarez de los Marlins.

Vale la pena notar que el hiperagresivo Pablo Sandoval -- quien le hace swing a todo lo que le lanzan desde dos zonas horarias de distancia -- promedió 3.53 pitcheos por aparición en el plato. Así que Alvarez, un lanzallamas, convierte a los bateadores en un colectivo aún más agresivo que el Panda. No es que esto sea algo malo, porque ...

10. José Altuve de los Astros promedió 3.11 pitcheos por aparición en el plato, el más bajo en MLB.

Y lideró las mayores con promedio de .341 y 225 hits.

11. Dallas Keuchel de Houston generó 36 rodados para dobles matanzas.

Con eso, él aplastó el terreno: Rick Porcello provocó 30 mientras que los que llegaron en tercer puesto en esa categoría lograron 24. Como se podrán imaginar, Keuchel tuvo la mayor tasa de rodados a elevados entre todos los lanzadores abridores la pasada temporada, por mucho.

12. La efectividad de Carlos Carrasco en sus 10 salidas finales en la temporada fue de 1.43.

Oh,claro, podemos descartar esto como que es una muestra pequeña. La efectividad de Carrasco en las primeras 44 aperturas de su carrera fue de 5.62, después de todo, con 87 boletos en 246 2/3 entradas. In those last 10 starts, he had 11 walks and 78 strikeouts.

Pero en el 2013, tampoco se habría pensado en Corey Kluber como candidato al Cy Young. Los Indios parecen estar muy bien con su pitcheo.

Claramente Carrasco dio un paso adelante en su carrera en agosto luego de años de ser reconocido como un lanzador cuyos resultados no igualan su talento. Veremos si su evolución continúa en el 2015, cuando el universe de números crezca aún más.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Kemp Myers Upson Padres 2015Getty Images
El mundo completo del béisbol está hablando sobre los Padres de San Diego hoy, en el medio del invierno, probablemente por primera vez desde que Roberto Alomar y Joe Carter fueron cambiados por Fred McGriff y Tony Fernández hace un cuarto de siglo. El lugar de entrenamiento primaveral de los Padres en Peoria, Ariz., ha sido usualmente un lugar que los reporteros suelen obviar para ir a otros lugares más interesantes, pero en un par de meses, las prácticas de bateo de los Padres serán un evento que habrá que ver, con Matt Kemp, Justin Upton y Wil Myers tomando turnos para enviar pelotas por encima de la cerca y haciendo voltear las cabezas de sus asombrados compañeros.

Antes de los eventos de días recientes, era más fácil a Pie Grande en el distrito Gaslamp de San Diego que ver a tres de los bateadores más explosivos en el béisbol en la alineación de los Padres. El equipo ha llamado la atención de todo el mundo, y probablemente, esto se traduzca en dividendos inmediatos en ventas de boletos en la temporada baja. Los Padres ya pueden contar una victoria en la columna de la anticipación.

Razón por la cual no es divertido reconocer las grietas en los Padres en estos días: Cuando se juntan las piezas que San Diego acaba de adquirir, las mismas parecen propensas a caer en problemas, como un traje resplandesciente que corre por la punta de los dedos y por encima de los dedos de los pies.

Kemp por sí solo, o Upton por sí solo, o Myers por sí solo, representarían una mejoría ofensiva para un equipo que amenazó con romper varios records de futilidad el año pasado. Pero los Padres invirtieron en grande y se quedaron con los tres, más el estelar receptor Derek Norris -- un derroche que debe sentirse bien para un grupo de dueños de San Diego que vieron a los Padres del 2014 acumular ceros día tras día.

Pero Myers es visto por muchos escuchas como un jardinero derecho por debajo del promedio, y ahora él necesita jugar en el jardín central. Kemp ha generado algunas de las peores métricas defensivas en las mayores, y ahora sera el jardinero derecho. Algunos evaluadores reiteraron el viernes, luego de que se diera a conocer el cambio de Upton, que ellos lo ven como alguien por debajo de la media defensivamente. Y este trio tendrá como residencia uno de los estadios más favorables para lanzadores en las mayores, Petco Park, ya que sus callejones son invadidos todas las noches con una brisa marina procedente de la bahía de San Diego.

El deporte se ha ido moviendo a la prevención de carreras en temporadas recientes, y la alineación en los jardines de los Padres correrá completamente hacia el otro extremo de esa tendencia, y contra la historia de equipos exitosos de salpicar su alineación con al menos un par de jugadores con defensiva excelente. Los lanzadores de Oakland se quejaron en privado la temporada pasada sobre las habilidades en la receptoría de Norris, y varios evaluadores opinaron el viernes que entre los jugadores del cuadro, solo el primera base Yonder Alonso puede ser considerado por encima del promedio.

"De seguro, eso no va a ser de mucha ayuda para los lanzadores", dijo un escucha.

Ocasionalmente, hay equipos que ganan con este tipo de alineaciones. Por ejemplo, los Tigres han llegado lejos en octubre en temporadas recientes a pesar de tener equipos malos defensivamente - pero recuerden, ellos han tenido a Miguel Cabrera para servir de ancla de la alineación, y una rotación conformada mayormente por lanzadores estelares que ponchan mucho, como Justin Verlander y Max Scherzer. Los Dodgers tuvieron problemas defensivos en el campocorto, segunda base y jardín central la pasada temporada y aun así ganaron 94 juegos, pero también jugaron para 25-4 en las aperturas de Clayton Kershaw - antes de intentar conseguir mejoras defensivas en esta temporada baja.

En gran parte del tiempo, las alineaciones que solo batean y no sirven con el guante tienen como resultado cosas feas, como los Medias Rojas de 1996, quienes en ocasiones tuvieron a José Canseco, Kevin Mitchell, Mo Vaughn, Mike Greenwell, Mike Stanley y otros en la misma alineación. Los Medias Rojas conectaron 209 cuadrangulares esa temporada, pero para sorpresa de nadie, la efectividad de sus lanzadores estuvo cerca de las 5.00.

Un oficial rival dijo que la alineación proyectada de los Padres le recuerda a un equipo más reciente - los Bravos de Atlanta del 2014.

"Ellos tienen mucho poder y ellos van a tener sus días buenos, pero en este caso, hay mucho de todo o nada, y muchos ponches".

Myers se ponchó 90 veces en 325 turnos al bate la pasada temporada; Upton se ponchó en 171 ocasiones la pasada temporada; Kemp, 145. Los tres quedaron entre los primeros 45 en tasa de ponches, entre bateadores con más de 350 apariciones en el plato. Jedd Gyorko tuvo 100 ponches en 111 juegos.

La composición claramente derecha de la alineación de San Diego podría aumentar la vulnerabilidad del grupo. Kemp, Myers y Upton son derechos, igual que Norris, y Gyorko. Estas son las opciones de cómo podría lucir la alineación de los Padres:

C Norris R, Federowicz R
1B Alonso L
2B Jedd Gyorko R
SS Alexi Amarista/Clint Barmes L/R
3B Yangervis Solarte S
LF Upton R
CF Myers R
RF Kemp R

Alonso es bateador zurdo y Solarte es ambidiestro, pero ellos no batean con poder, y no van a servir de detente para que los managers contrarios coloquen a sus mejores lanzadores derechos ante los Padres, tanto abridores como relevistas.Brad Ziegler de Arizona y Sergio Romo de los Gigantes, dos de los mejores relevistas derechos en el Oeste de la Nacional, podrían lanzar en casi todos los partidos ante San Diego. (Austin Hedges, el mejor receptor prospecto de los Padres, también es derecho.) Es más fácil para los bateadores derechos el conectar cuadrangulares en el Petco Park que para los zurdos, y Kemp, Upton y Myers tienen el tipo de poder que se necesita para sobrepasar cualquier limitación de estadio. Pero los Padres verán a los contrarios atacarlos con el mismo plan de juego día tras día, porque ellos están repletos de derechos.

Los Padres son un trabajo en progreso, dada su sobrepoblación de jardinero. En teoría, ellos podrían mantener al zurdo Seth Smith y mezclarlo contra los lanzadores derechos, pero Kemp y Upton son jugadores de todos los días, y si Smith deletrea a Myers en un día dado, entonces Bud Black tendría que identificar otro jardinero central en un grupo que está mejor equipado para jugar en las esquinas. Podría ser mejor que los Padres cambien a Smith, y/o Cameron Maybin, y/o Will Venable. Quizás en el resto de sus movidas en la temporada baja, San Diego encontrará un mejor balance.

Pero es difícil imaginarse al núcleo de los Padres vaya a cambiar mucho más antes del inicio de la temporada 2015. Ellos tienen mucho poder a la derecha, se van a ponchar mucho, y probablemente van a tener que jugar con muchas deficiencias defensivas, y si la fórmula de Frankenstein no les funciona, entonces el ruido que hicieron en el invierno se va a disipar rápidamente en el verano.

Históricamente los fanáticos en San Diego apoyan a los equipos que ganan e ignoran a los equipos que pierden, y si el reconstruído equipo de los Padres tiene problemas nuevamente para mantenerse alrededor de los .500, agobiados por la defensive y los ponches y su debilidad ante los derechos, los aficionados se alejarán rápidamente y se encaminarán hacia las playas.

Justin Havens de ESPN Stats and Info nos envía estos números:

Justin Upton parece haber logrado el equilibrio consciente de generar más poder pero también el haber aumentado la cantidad de abanicadas y falladas en su juego.

La pregunta más importante: ¿quién va a jugar el jardín derecho?

Adquisiciones de los Padres para los jardines - Notas Defensivas

Matt Kemp: -72 Carreras Salvadas por la Defensa en 6,927 entradas de por vida en el jardín central (-12 en 326 entradas la pasada temporada)
Wil Myers: -10 Carreras Salvadas por la Defensa en 1,332 entradas de por vida en los jardines (53 entradas de por vida en el CF)
Justin Upton: 0 entradas de por vida en el CF

Pocos equipos han recibido menos producción de sus bateadores derechos en los últimos años que los Padres: su slugging de los bateadores derechos en el 2014 fue el más bajo para un equipo desde los Mets de Nueva York en 1992.

Upton está entrando a sus mejores años, si es que la pasada temporada sirve de evidencia. Él fue uno de apenas tres jugadores en todo el béisbol con 26 años en conectar 25 jonrones y por lo menos 100 remolcadas. ¿Los otros dos? Giancarlo Stanton y Mike Trout.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Medias Rojas la regaron con Jon Lester

Actualizado el 10 de diciembre de 2014
por Buster Olney
Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Análisis: Jon Lester firma con los Cachorros
VIDEOS RELACIONADOS video
SAN DIEGO -- Cuando David Cone lanzaba con los Yankees, él tenía consejos sabios para los lanzadores jóvenes cuando intentaban recuperarse y lidiar con la frustración de hablar con los reporteros luego de una actuación terrible -- ustedes saben, una de esas situaciones cuando cada selección de pitcheo sale peor que la anterior, y terminas permitiendo ocho carreras en 2T entradas desastrosas.

"Solo diles que apestas", les decía Cone. "Solo diles que estuviste horrible".

La estrategia de Cone no era solo sobre ser honesto. Su línea de pensamento era que si admitías tus errores, entonces lucirías arrpentido y responsible, y, al mismo tiempo, una vez dices que luciste mal no hay necesidad de tantas preguntas de seguimiento, y puedes seguir adelante con tu vida.

Cone podría encontrar trabajo temporero como manejador de crisis para los Medias Rojas, a la luz de la avalancha de frustraciones, molestias y sorpresas en su base de fanáticos, ahora que Jon Lester ha decidido usar el uniforme de los Cachorros de Chicago en vez de volver a Boston.

John Henry es el principal dueño de los Medias Rojas, y Larry Lucchino es el presidente y jefe de operacioones y miembro más visible del grupo de dueños del equipo. Uno de ellos o ambos deberían hacer una conferencia de prensa lo antes posible y robarse las palabras de Cone y decir simplemente: "La regamos".

Porque no hay una manera elegante de darle la vuelta a esto, no hay forma de ponerlo bonito, no hay una explicación que haga que todo luzca mejor.

El invierno pasado, Lester -- uno de los mejores lanzadores en la historia de los Medias rojas, y que venía de una de las mejores actuaciones en postemporada que se habían visto antes de que Madison Bumgarner elevara la barra para todos -- estaba arraigado emocionalmente en Boston. Allí fue donde comenzó su carrera de Grandes Ligas, donde se trató su cáncer, donde compartió los fracasos en las temporadas 2011 y 2012, y se disfrutó el campeonato del 2013. Lester tenía un vínculo con el equipo y a medida que se preparaba para la última temporada antes de entrar a la agencia libre, él hizo algo que hizo crujir los dientes de los agentes: Habló de lo mucho que quería quedarse. En enero pasado, le dijo a los reporteros que quería cuadrar un acuerdo a largo plazo con los Medias Rojas.

"Yo entiendo que si me quedo aquí, no voy a tener un contrato de agente libre", dijo. "No lo voy a hacer, No se puede. No es posible. Estás apostando contra un equipo. Yo entiendo que se va a necesitar un descuento para quedarme. ¿Qué si yo quiero hacerlo? Absolutamente.

"Pero solo quiero que sea algo justo para ellos, yo quiero que sea algo justo para mí y para mi familia".

Por supuesto, al hacer esto, Lester entregó parte de la capacidad de negociación que tenía -- pero oigan, él solo estaba siendo honesto, y llegando al nivel del comodidad que sus amigos dicen que él valora muchisimo.

Las bases para negociar con lanzadores de alto nivel que entran a su último año en la agencia libre ya estaban bien establecidas. En la primavera de 2012, Matt Cain había acordaro un contrato de seis años y $127.5 millones con los Gigantes de San Francisco -- cinco años y $112.5 millones por encima de los $15 millones que se habría ganado en la última temporada antes de que en teoría se hubiese ido a la agencia libre. Durante el verano de 2012, Cole Hamels, apenas a dos meses de la agencia libre, obtuvo un contrato de seis años y $144 millones con los Filis.

Había mucha anticipación entre algunos de los compañeros de Lester sobre la oferta que recibiría. Los Medias Rojas habían salido de los contratos de Adrián González y Carl Crawford y habían firmado a Dustin Pedroia con lo que fue percibido como un increíblemente amigable acuerdo para el equipo, y los jugadores pensaron que si alguien se merecía que se le diera mucho dinero, era Lester, el caballo de batalla nacido y criado en la organización. Otros jugadores que lo conocían bien estaban convencidos de que si los Medias Rojas abrían las negociaciones con una oferta de $100 millones y seguían negociando hasta llegar a los $110 millones, el asunto se resolvería rápidamente.

Pero la oferta de los Medias Rojas fue: $70 millones por cuatro años.

Miren, todo se reduce a dinero de Monopolio en algún grado. Nadie necesita realmente más de $70 millones. Pero la oferta de los Medias Rojas estaba a un universo de distancia del acuerdo logrado por Cain -- era menos de dos tercios del pedazo que recibiría Cain por sus años en la agencia libre. Era menos de la mitad del acuerdo de Hamels. Era un tercio del tamaño del acuerdo de $215 millones que Clayton Kershaw obtuvo de los Dodgers.

La fuerte percepción entre los demás jugadores fue que los Medias Rojas, una de las franquicias con mayor poder financiero, se estaban tratando de aprovechar de Lester.

Homer Bailey
Jason O. Watson/Getty ImagesIncluso Homer Bailey consiguió un acuerdo mucho mejor con los Rojos que el que Boston le ofreció inicialmente a Lester.
En los entrenamientos primaverales, Homer Bailey -- un lanzador joven cuyo resumé está lejos del de Lester -- obtuvo un contrato de seis años y $105 millones con los Rojos, lo que colocó la oferta de los Medias Rojas en un contexto más desfavorable aún.

El lanzador que había desnudado su alma a los reporteros -- "...solo quiero que sea algo justo para ellos, yo quiero que sea justo para mí..." había dicho -- básicamente cerró las negociaciones por el resto de la primavera, y por el resto de la temporada.

Los Medias Rojas intentaron en repetidas ocasiones de retomar las conversaciones durante el verano, incluyendo un fin de semana en Nueva York, cuando John Farrell se reunió con Lester para hablar sobre el acuerdo. Pero incluso ahí, el mensaje que Lester recibió fue que el equipo no estaba listo para discutir nada cercano a un contrato como el de Cole Hamels.

Para ese entonces, ya la cosa no era personal, era estrictamente de negocios, y Lester fue cambiado a Oakland antes de llegar a la agencia libre.

Al entrar al otoño varios amigos de Lester dijeron que si los Medias Rojas tenían alguna esperanza de firmarlo de vuelta, ellos tendrían que acercarse bastante a las otras ofertas que había recibido de otros equipos. Pero de inmediato, el presidente de los Cachorros Theo Epstein -- quien se hizo buen amigo de Lester y lo conocía bien de su tiempo con los Medias Rojas -- trabajó para hacerle sentir cómodo con los Cachorros, entendiendo lo importante que esto era para Lester. Las ofertas de los Cachorros fueron agresivas, y reflejaron el valor de Lester en el mercado, considerando que Lester acaba de tener la mejor temporada regular de su carrera. Chicago ofreció $135 millones al inicio de las negociaciones y esa cifra fue creciendo hasta llegar a los $155 millones en dinero garantizado, con una opción condicionada que podría permitir que Lester llegue a los $170 millones -- exactamente $100 millones más que la oferta de Boston en la primavera pasada. Quizás sea una coincidencia; quizás no. Como dijo recientemente un presidente de un equipo, "Yo no creo en las coincidencias".

Los Gigantes ofrecieron mucho más que los Medias Rojas -- con un séptimo año, habría llegado a los $168 millones -- y las ofertas de los Dodgers andaban en el mismo vecindario que las de los Cachorros. Boston se movió de forma significativa; su oferta final de $135 millones a Lester fue casi el doble de lo que le habían ofrecido hace menos de un año.

Esa última oferta de los Medias Rojas fue otra afirmación de que lo que ellos propusieron en el invierno pasado estaba muy, muy, muy, muy lejos de la realidad, una lectura completamente fallida del valor de Lester en el mercado, y de Lester y su posible reacción. Esa oferta fue el equivalente en el grupo de dueños a haber permitido ocho carreras en 2T entradas.

Bajo el liderato de Henry y Lucchino, los Medias Rojas han tenido un éxito asombroso, terminando una sequía de campeonatos con tres cetros en una década. El equipo tiene muchos activos ahora, y flexibilidad financiera, y con las recientes adiciones de Hanley Ramírez y Pablo Sandoval, el gerente de Boston Ben Cherington tiene los activos para juntar un equipo que podría llevarse el banderín del Este de la LA la próxima temporada. Todavía queda tiempo para conseguir pitcheo mediante cambios -- quizás Hamels, quien habría autorizado su traspaso a la Liga Americana, o Jordan Zimmermann, o Johnny Cueto, o Doug Fister. Quizás los Medias Rojas hagan presión de cancha completa para firmar a James Shields, y añadirlo a ese grupo.

Pero no hay manera de darle vueltas al asunto de que Lester era mejor que cualquier otra opción, que ellos lo pudieron haber firmado en el invierno pasado, y que la regaron.

David Cone les diría: Solo admítanlo. Hagan suyo el error y sigan adelante.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Por qué me abstendré de votar por el HOF

Actualizado el 5 de diciembre de 2014
por Buster Olney
Mussina Schilling Salón de la FamaUSA TODAY SportsBuster siente que tanto Mike Mussina como Curt Schilling pertenecen a Cooperstown.
Mike Mussina pasó cada una de sus 18 temporadas en las aguas más traicioneras que los lanzadores han podido enfrentar, en la cresta de la ola de lo que siempre será recordada como una era de rampante uso de esteroides -- y más aún en la División Este de la Liga Americana, donde abundaba la ofensiva. Él era una lanzador que permitía muchos elevados y que tuvo como hogar dos estadios donde se conectaban muchos cuadrangulares -- Camden Yards y Yankee Stadium -- durante su carrera.

En 2000, la última temporada de Mussina con los Orioles, 47 bateadores diferentes conectaron 30 o más jonrones; en 2014, solo 11 bateadores llegaron a 30 bambinazos.

Mussina terminó su carrera con efectividad de 3.68 y está en el puesto 19 de la lista de todos los tiempos en ponches. Además está en el puesto 24 en ERA entre lanzadores, y la mayoría de los que están por encima de él están en el Salón de la Fama.

Pero sus probabilidades de ser electo mejorarán ligeramente este año porque me voy a abstener de votar por primera vez, y no someteré mi boleta. Lo mismo le aplicará a Curt Schilling, y Tim Raines, y por lo menos otros dos quienes pienso que deben ser exaltados al Salón de la Fama.

Repito: Pienso que Mussina, Schilling y Raines y otros deben estar en el Salón de la Fama, pero pienso que es mejor para sus candidaturas que no emita mi voto.

Si eso les suena contradictorio, bueno, es que así es que ha evolucionado la votación para el Salón de l.a Fama, apretujada entre reglas que necesitan malamente ser actualizadas y el progreso de los candidatos vinculados al uso de drogas para mejorar el rendimiento. El proceso necesita ser depurado para permitir a los votantes responder una simple pregunta sobre cada candidato: ¿Su carrera es merecedora de ir al Salón de la Fama?

Cuando comencé a cubrir las grandes Ligas, el tener la oportunidad de participar en las votaciones del Salón de la Fama era algo realmente esperaba, un dulce al final de los largos días de los entrenamientos primaverales, las demoras de viaje durante el verano y los partidos a entradas extras. Luego de ser miembro de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos por 10 años, recibí una boleta en blanco para votar por el Salón de la Fama por primera vez, con instrucciones de votación y páginas de notas sobre cada candidato en el sobre, y eso provocó una emoción en mí parecida a cuando se recibe un sobre de admisión a una universidad.

Así que es increíble que declinir emitir mi boleta este siquiera bajo consideración. Pero a la luz de donde estamos, parece lo correcto para los candidatos involucrados, hasta que las reglas se ajusten.

Por años, la regla de que cada votante pueda votar por no más de 10 candidatos fue probablemente irrelevante; ciertamente así fue para mí, dado el hecho de que usualmente solía votar por entre cuatro a siete candidatos en cada elección. No me quedaba clara la razón de la existencia de la "Regla de 10", pero sospecho que originalmente fue diseñada para prevenir que los votantes inundaran sus boletas con nombres de jugadores que no tenían oportunidad de ser electos, solo para poder reportar luego que habían votado por ellos.

Hace una década, nadie pudo anticipar el dilema que esta regla ha causado, y también por el debate que rodea a los candidatos de la era de los esteroides.

Mark McGwire Cardenales 1998
Peter Newcomb/AFP/Getty ImagesMark McGwire recibió apenas el 11 por ciento de los votos para el Salón de la Fama el año pasado.
Mark McGwire apareció por primera vez en la boleta en diciembre de 2006, cinco años después de su retiro, y se convirtió en el primer caso real que tendrían en sus manos los votantes de jugadores vinculados directamente con el uso de drogas para mejorar el rendimiento o bajo sospechas de haberlas utilizado.

Como he escrito muchísimas veces en este mismo espacio, yo pienso que todos los jugadores deben ser evaluados y juzgados en el contexto de la era en la que jugaron, y durante la carrera de McGwire, el deporte estaba saturado con drogas para mejorar el rendimiento, en gran medida porque durante un periodo de 15 años, nadie dentro de la institución del béisbol -- ni los líderes de la unión, ni los dueños de equipos, ni el comisionado, ni los jugadores limpios, ni la prensa que cubría el deporte -- atendieron de forma agresiva este problema que iba en aumento. A través de la inacción, lo que se desarrolló fue un juego químico al estilo Frankenstein. Nos guste o no, eso era el deporte en este momento: No habían pruebas de drogas, mucho uso de drogas, muchos usuarios de drogas, mucho dinero que se ganaba todo el mundo. (Y de hecho, ningún equipo, ejecutivo del béisbol o jugador ha ofrecido devolver el dinero que se ganaron en esa época.)

La idea de la moralidad retroactiva es ridícula, especialmente dado el hecho de que los encargados del deporte tenían una fuerte idea para mediados de los años 90 que este era un problema creciente y nadie hizo nada sobre ello. A José Canseco se le preguntó sobre su uso de esteroides en television nacional justo antes de la postemporada en 1988, justo después de que el corredor olímpico Ben Johnson fuese despojado de su medalla de oro. Y está la historia de Bob Nightengale de 1995 en la que al entonces comisionado interino Bud Selig se le preguntó sobre el problema, y mencionó una "reunión privada" que se sostuvo el año antes. Pero aun así las pruebas y los castigos no se comenzaron a implementar hasta el 2006.

McGwire fue una estrella en esa época, con 583 jonrones, incluyendo su record de 70 bambinazos en la temporada 1998, así que yo voté por él. De seguro estaba con la minoría: 23.5 por ciento de los 545 votantes fueron para él, muy lejos del 75 por ciento requerido para elección, pero más del 5 por ciento requerido para permanecer en la boleta. Sin embargo, el caso de prueba de McGwire continuó, porque su candidatura llegó a la siguiente boleta, al igual que Rafael Palmeiro y otros, hasta que los casos comenzaron a acumularse como aviones estacionados en la pista de despegue a la espera de la autorización para irse, su situación del Salón de la Fama se mantiene estancada en una especie rara de purgatorio.

Por esa razón es que la regla que limita los votantes a solo votar por 10 candidatos se convirtió en un problema serio. Roger Clemens se convirtió en elegible, y Barry Bonds. Jeff Bagwell y Mike Piazza también llegaron a la boleta, y aunque no hay evidencia irrefutable de uso de esteroides para ellos, sí la había contra Palmeiro, quien fue suspendido en el 2005 luego de dar positivo en una prueba antidopaje, y entonces un alto número de votantes comenzó a aguantar sus votos por ellos debido a la sospecha de uso de sustancias. Los números de por vida de Bagwell y Piazza ameritan que sean exaltados al Salón de la Fama, pero Bagwell nunca ha conseguido más del 59.6 por ciento de los votos en sus cuatro años en la boleta; Piazza, el líder de todos los tiempos en cuadrangulares entre los receptores, solo obtuvo el 57.8 por ciento de los votos en su primer año.

Así que la lista de candidatos serios va mucho más allá de 10 puestos. El año pasado yo conté a 17 jugadores que pensaba que merecían estar en el Salón de la Fama, desde Greg Maddux a Tom Glavine a Craig Biggio. Pero debido a la Regla de 10, tuve que dejar fuera de mi boleta a siete jugadores que creo que ameritan estar en el Recinto de los Inmortales. Eso incluye a Mussina, Schilling y Raines. Por primera vez desde que McGwire se hizo elegible, no emití un voto por él.

La manera en que elegí mis 10 candidatos entre los 17 fue clasificarlos por orden entre los primeros nueve, del mejor al peor, independientemente de su posible vínculo con las PED. Además incluí a Jack Morris, quien se encontraba en su último año de elegibilidad; Le quise dar a Morris una oportunidad justa con mi boleta, sabiendo que Mussina, Raines, Schilling y Jeff Kent recibirían la suficiente cantidad de votos para mantenerse en la boleta en este invierno.

Pero en realidad, eso no lució justo, porque no hay nada en las reglas de votación que sugieran que yo debería sopesar los candidatos uno contra el otro, o que deba considerar el escenario de la boleta. No hau una guía para seleccionar a 10 jugadores de un grupo de 17 candidatos con suficiente mérito. Esto es lo único que dicen las reglas:

"Los votos deben estar basados en los records del jugador, su habilidad para el juego, su integridad, espíritu deportivo, carácter y las contribuciones que haya hecho a los equipos en los cuales participó".

En la realidad yo no decidí votar o no por Mussina basado en su actuación en el terreno en su carrera. Mi voto se basó completamente en su posición entre un extraordinario volumen de candidatos, desde Maddux a Glavine a Bonds a Piazza a Frank Thomas. (Descartemos una vez más la noción de que el "carácter" fuese utilizado como criterio de elección alguna vez antes de que el nombre de McGwire apareciera en la boleta en el 2007. Todos sabemos las historias sobre algunos de los jugadores racistas, alegados tramposos, borrachones y usuarios de PED que ya están en el Salón de la Fama.)

Y aunque pienso que Schilling y Mussina merecen estar en el Salón de la Fama, mi boleta los lastimóa. Mi boleta contó en contra de su porcentaje. Quinientos setenta y un votantes emitieron sus votos el año pasado, y mi boleta estuvo entre las 450 que no tenían el nombre de Mussina, lo que bajó su porcentaje.

Eso no hace sentido.

La Regla de 10 parece que será un gran factor en la votación de este año, arrastrando consigo los porcentajes de votos de todo el mundo desde Jack Morris a Clemens a Alan Trammell, cuyos números bajaron del 33.6 por ciento de los votos a apenas el 20.6 por ciento. Claramente Trammell no estaba siendo juzgado por su carrera; él perdió votos en el invierno pasado por las selecciones que se tuvieron que hacer bajo la Regla de 10.

Maddux era un candidato seguro luego de conseguir 355 victorias en su carrera y cuatro premios Cy Young, pero fue dejado completamente fuera de 16 boletas. Yo no conozco a esos 16, pero un par de escritores me mencionaron en privado que al lidiar con las limitaciones de la boleta, ellos pensaron en no votar por Maddux y Glavine, sabiendo que ellos entrarían comoquiera. Sería una verguenza pensar que Maddux perdió votos por el problema de la Regla de 10.

Durante el verano, el Salón de la Fama hizo algunos ajustes en sus reglas. Ahora se requiere que los votantes estén registrados para recibir una boleta, los escritores pueden perder su derecho al voto, y los jugadores pueden permanecer en la boleta por un periodo menor de tiempo.

Sin embargo, de forma sorpresiva, la Regla de 10 no se alteró. Se mantiene la misma matemática imposible: He contado 15 candidatos dignos ahora mismo para esos 10 puestos. Otros escritores me dicen que ellos ven entre 12 y 20 candidatos merecedores, lo que significa que ante sus ojos, ellos estarán dejando fuera a jugadores que ameritan estar en el Salón de la Fama. Eso significa que a pesar de lo grandes que fueron Randy Johnson y Pedro Martinez -- ambos deberían entrar de forma unánime, a la luz de sus logros -- ellos podrían perder votos mientras los escritores tienen que lidiar con las limitaciones en la boleta, unas guías que lucen completamente arbitrarias. (¿Por qué no tener un límite de 11 en la boleta? ¿Por qué no 12? ¿Por qué no 8? ¿Por qué no 6? ¿Acaso es por qué el 10 es un número redondo?)

Quizás debí haber hecho este ejercicio el año pasado, pero el rompecabezas no se ha podido resolver. No hay manera de juzgar cada candidato estrictamente por sus méritos basado en las actuales limitaciones de la boleta, no hay una manera justa de hacerlo.

No me agradan los votos de protesta que hemos visto en el pasado, cuando alguien envía su boleta en blanco para que cuente como un voto en contra de todos los candidatos. Eso es injusto. He odiado las historias de votantes que no emitieron un voto por un jugador en particular porque no les caía bien. El voto no debe ser sobre el escritor; debería ser solamente sobre los jugadores y si merecen o no ser exaltados.

Y no soporto la idea de emitir una boleta que trabaje en contra de jugadores que pienso que merecen ser exaltados, como Mussina, Schilling y otros. Así que a pesar de que ha sido un honor el participar en esta votación, este año me voy a abstener, y espero que en el futuro la regla cambie.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los 10 mejores lanzadores abridores en MLB

Actualizado el 4 de diciembre de 2014
por Buster Olney
Kershaw Hernández lanzadores abridoresUSA TODAY Sports, Getty ImagesClayton Kershaw y Félix Hernández son los mejores en la lista de abridores de Buster. ¿Quién les sigue?
Esta es la entrega final de nuestros rankings por posición, y ha sido un ejercicio que hemos disfrutado, al recabar las opiniones de evaluadores, algunos jugadores y varios escuchas realmente inteligentes. Justin Havens, Mark Simon y John Fisher de ESPN Stats & Information han dado muy buena información estadística, lo que confirma la grandeza que hemos visto en algunos jugadores, y en algunos casos, revelando excelencia no vista en otros.

Todo está muy bien.

Hasta hoy.

Porque hoy, evaluamos a los 10 mejores lanzadores abridores, y no hemos visto ninguna combinación de 10 nombres que sea satisfactoria para todos. Con cada nuevo grupo de 10 que he considerado, me pregunto a mí mismo como puedo dejar fuera a otros grandes lanzadores, y entonces me pregunto a quién puedo sacar para colocar a otros.

Habría sido más fácil identificar los 10 mejores lanzadores abridores en el 2000, cuando un total de tres tuvo efectividad por debajo de 3.00. Pero en esta temporada, 22 abridores tuvieron efectividad por debajo de 3.00. (Por otro lado, solo hubo tres inicialistas con un OPS por encima de .900 esta temporada; en 2000, hubo 10 inicialistas con un OPS por encima de .900).

Finalmente llegamos a la decisión de cuáles 10 incluir en nuestra lista, pero esta es una situación de tira y tápate: Estoy publicando esto y luego me montaré en un avión hacia Tora Bora. Si piensan que debe haber un lanzador abridor que deba estar en esta lista, probablemente puedan tener agumentos razonables y convincentes.


Clayton Kershaw
Kershaw
1. Clayton Kershaw, Dodgers de Los Angeles

Él sabe mejor que nadie que tiene la muletilla de "Si, pero..." frente a él, como cuando dicen, "Sí, pero no ha tenido éxito en postemporada". Hasta que tenga otra oportunidad en octubre, tendremos que aceptar que es el mejor lanzador del planeta desde abril hasta septiembre, la parte del año que ha dominado hasta ahora.

Si necesitan un recordatorio, Kershaw lideró las mayores en efectividad en cada una de las pasadas cuatro temporadas -- el primer lanzador en lograr algo así -- mientras ganaba tres premios Cy Young y llegaba segundo en la otra temporada. Necesita dos victorias más para llegar a las 100, y de hecho, apenas tiene 26 años.

Kershaw lideró a todos los lanzadores en ERA+ ajustada en 2014 por una amplia diferencia, como si fuese un maratonista que ganara una carrera importante con cinco minutos de diferencia. Y de nuevo, este fue un año en el que muchos lanzadores brillaron.


Hernandez
Hernández
2. Felix Hernández, Marineros de Seattle

Si hubiese una estadística que midiera la confianza, probablemente el Rey sería el líder de la misma cada año, porque tiene una actitud que se parece a la que tenía Pedro Martínez. No es nada complicado, pero ahí está. En la manera en que lanza, en como parece el menos sorprendido cuando domina. ¿Y por qué no? Está en el medio de una carrera que podría llevarlo al Salón de la Fama.

De hecho, Hernández ya tiene 10 temporadas en las Grandes Ligas, y si no hiciera un solo lanzamiento adicional, podría cualificar para estar en la votación para el Salón de la Fama y es posible que tenga los números para entrar: un premio Cy Young, dos segundos lugares, y un cuarto puesto, y un par de cetros de efectividad. Sandy Koufax tuvo un ERA ajustado plus de 131 en su carrera; el de Hernández es de 130.


Sale
Sale
3. Chris Sale, Medias Blancas de Chicago

Pronto llegará una temporada en la que todo le salga bien y se gane un premio Cy Young, porque está encaminado en esa dirección; terminó sexto en la votación del 2012, quinto en el 2013 y tercero en esta temporada a pesar de haber sido limitado por lesiones a apenas 26 entradas. Tuvo la ERA+ ajustada más alta de cualquier lanzador de la Liga Americana en 2014, y la tasa más alta de ponches por cada nueve entradas. Apuesto que si encuestamos a varios bateadores sobre cual lanzador es el más duro de enfrentar, Sale llegaría en un cerrado segundo puesto detrás de Kershaw, debido a su repertorio dominante y el ángulo agudo del cual lanza.


Bumgarner
Bumgarner
4. Madison Bumgarner, Gigantes de San Francisco

Nunca ha liderado su liga en efectividad, entradas o ponches, y nunca ha ganado un Cy Young. Pero como se pueden imaginar, su lugar tan alto en esta lista es debido a que acaba de tener la actuación más dominante en postemporada en casi un siglo. Como han dicho otros jugadores, ellos nunca pensaron que un lanzador podía ganar él solito una Serie Mundial para un equipo, pero eso es básicamente lo que hizo Bumgarner, llevando a los Gigantes desde el juego entre comodines a través de las siguientes dos rondas de playoffs hasta esas históricas cinco entradas en el Juego 7 de la Serie Mundial. Los Gigantes jugaron 160 entradas en la postemporada, y Bumgarner lanzó 52 2/3 entradas de ese total, cerca de un tercio.

Desde el Elias Sports Bureau, el mayor porcentaje de entradas por un lanzador, desde el inicio de la era del comodín, entre los equipos que jugaron por lo menos cinco partidos en postemporada:

1. Roy Halladay, Filis del 2011: Lanzó 16 entradas/su equipo jugó 44 entradas (36.4 por ciento) 2. Matt Morris, Cardenales del 2001: 15-de-43 2/3 (34.4 por ciento) 3. Bartolo Colón, Indios del 2001: 14 2/3-de-43 (34.1 por ciento) 4. Pete Schourek, Rojos del 1995: 21 1/3-de-64 (33.3 por ciento) 5. Bumgarner, Gigantes del 2014: 52 2/3-de-160 (32.9 por ciento)

A lo largo de su increíble volumen de trabajo, él fue casi intocable -- 28 hits, seis boletos, 45 ponches ay efectividad de 1.03. Sin importar lo que sucede de ahora en adelante, ya tiene un pedestal para él solito, ante los ojos de sus pares, por lo que ha logrado. Tendrá 25 años cuando haga el primer pitcheo de la temporada 2015 de los Gigantes.


Cueto
Cueto
5. Johnny Cueto, Rojos de Cincinnati

La excelencia de Kershaw oscurecerá para siempre la temporada 2014 de Cueto, la que tuvo para un equipo en problemas que tiene como sede un estadio favorable para los bateadores. Eso es algo realmente malo, porque Cueto fue sobresaliente en su excelencia consistente. En 27 de las 34 aperturas de Cueto, permitió dos carreras o menos. Tuvo la cuarta mejor efectividad en las mayores (2.25), lanzó la segunda mayor cantidad de entradas (243 2/3) y llegó empatado en el quinto puesto en ponches (242).


Wainwright
Wainwright
6. Adam Wainwright, Cardenales de San Luis

Terminó tercero en la votación del Cy young de la Liga Nacional este año, la cuarta vez que termina segundo o tercero en dicha votación. Su efectividad del 2014, 2.38, fue la más baja de su carrera, y permitió apenas 10 cuadrangulares en 227 entradas, la segunda mejor tasa en las Grandes Ligas.


Scherzer
Scherzer
7. Max Scherzer, agente libre

Un oficial de equipo ofreció esta teoría sobre cómo se desarrollará el paso de Scherzer por la agencia libre: "En algún punto después de Navidades, en enero, un ejecutivo le dirá a su dueño, 'Si firmamos a este tipo, podemos ganar la Serie Mundial'" Desde que Scherzer comenzó a refinar el uso de su curva a mediados de la temporada 2012, pasó de ser un muy buen lanzador a ser uno grandioso. En las pasadas dos temporadas, Scherzer logró 492 ponches en 434 2/3 entradas, y al observar sus salidas, no parece que los bateadores tengan nada que buscar ante su poder en la zona.


Kluber
Kluber
8. Corey Kluber, Indios de Cleveland

No tiene el largo historial de otros abridores en esta lista, pero es difícil pasar por alto lo dominante que fue en la pasada temporada, con un lanzamiento rompiente que confundió a los bateadores, quienes se vieron constantemente atrás en los conteos frente a él. Échenle un vistazo a estos videos -- la corrida de su recta, el giro de su lanzamiento rompiente -- de una salida que hizo en julio. Luego del Juego de Estrellas, los bateadores tuvieron un OPS de .555 ante Kluber, el tercero mejor en las mayores.


Price
Price
9. David Price, Tigres de Detroit

Lideró las mayores en entradas (248 1/3) y ponches (271), y tuvo una increíble tasa de ponches a boletos de 7.1-1. Fue el ganador del Cy Young en la Liga Americana en el 2012, y está pautado a ser agente libre en el próximo otoño. Es un buen momento para ser David Price.


Hamels
Hamels
10. Cole Hamels, Filis de Filadelfia

Podría sustituir a Félix Hernández como el ejemplo vivo de la razón por la que la estadística de las victorias es una sin importancia. Tiene un total de 17 victorias en las pasadas dos temporadas, incluyendo solo nueve en el 2014, cuando tuvo efectividad de 2.46.


Menciones honoríficas: ¿Por dónde comenzamos? Aquí un puñado de lanzadores que consideré:

Yu Darvish, Vigilantes de Texas: En 2013, poncho 277 bateadores, y en 144 2/3 entradas en 2014, ponchó a 182. Sus problemas de lesiones lo limitaron a apenas 22 aperturas esta temporada -- en realidad, algunas de sus ausencias fueron consecuencia de que los Vigilantes quisieran ahorrar balas en medio de una temporada perdida -- así que me quedo con esa carga disminuida de trabajo como una salida fácil, pero no por ello me siento mejor sobre eso.

Jordan Zimmermann, Nacionales de Washington: Su ética de trabajo de ser un "caballo de hierro" y su confiabilidad hace recordar a Bumgarner. El año pasado, Zimmermann tuvo 182 ponches y apenas 29 boletos.

Garrett Richards, Angelinos de Los Angeles: Fue posiblemente el lanzador más difícil de batear en la Liga Americana en el 2014, permitiendo apenas cinco jonrones en 168 2/3 entradas.

Zack Greinke, Dodgers: En sus primeros dos años con los Dodgers, ha hecho exactamente lo que el equipo pensaba que haría, y por lo cual pagaron.

Jon Lester, agente libre: Algún día bien pronto, alguien va a invertir cerca de $150 millones en él debido a lo grande que puede ser.

Stephen Strasburg, Nacionales: Debido a la controversia generada por su inactividad en la recta final de la temporada 2012, ha sido constantemente subestimado, incluso también en estos rankings. En 2014, Strasburg tuvo 242 ponches y apenas 43 boletos.

Masahiro Tanaka, Yankees de Nueva York: Mientras su desgarro en el codo no empeore y pueda evitar ser sometido a la cirugía Tommy John, él va a ser uno de los mejores lanzadores. El problema para los Yankees es que ellos no tienen idea de si lo van a tener lanzando en el 2016, o si lo tendrán en los entrenamientos primaverales que comienzan dentro de dos meses.

Alex Cobb, Rays de Tampa Bay: Con la salida de Price, él es el tipo perfecto para liderar este cuerpo de lanzadores.

Sonny Gray, Atléticos de Oakland: Él estará entre los 10 mejores algún día bien pronto.

Matt Harvey, Mets de Nueva York: Era posiblemente el segundo mejor lanzador en el béisbol en el momento en el que se lastimó.

José Fernández, Marlins de Miami: El derecho parece ser capaz de lograr gestas extraordinarias.

OK, lectores, ¿cuáles creen que deben ser los 10 mejores?
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los 10 mejores jardineros centrales en MLB

Actualizado el 3 de diciembre de 2014
por Buster Olney
Trout McCutchen Gomez CF MLBUSA TODAY SportsLos dos mejores CF en MLB todos los conocen. Pero de ahí en adelante la cosa se complica.
Clasificar a los mejores jardineros centrales es muy sencillo en la cima. Mike Trout, considerado por muchos como el mejor beisbolista en la actualidad, es el no. 1. Andrew McCutchen, posiblemente el segundo mejor jugador de posición, es el no. 2.

A partir de ahí se complican las cosas.


Trout
Trout
1. Mike Trout, Angelinos de Los Ángeles

Trout ha jugado tres temporadas completas, y en ese tiempo, ha llegado a base 830 veces, conectado 93 jonrones, robado 98 bases y encabezó la Liga Americana en carreras anotadas todas las temporadas, con un total de 353. Por cierto, también es uno de los mejores jugadores defensivos en su posición. Y, además de todo, apenas tiene 23 años de edad.

He aquí la lista de los líderes en WAR entre los jardineros centrales en las últimas dos temporadas:

Mike Trout: 16.7 Andrew McCutchen: 14.4 Carlos Gómez: 13.7 Juan Lagares: 9.1 Jacoby Ellsbury: 9.0 Adam Jones: 9.0 Lorenzo Cain: 8.1


McCutchen
McCutchen
2. Andrew McCutchen, Piratas de Pittsburgh

Trout ha ganado un premio al jugador más valioso y terminó segundo dos veces en las últimas tres temporadas, y McCutchen está muy cerca: con un premio al jugador más valioso y dos tercer lugares. Pero aunque McCutchen no fue el jugador más valioso en el 2014, ha mejorado como jugador: Por primera vez, tuvo una temporada completa en la que los lanzadores adversarios le dieron trato de estrella y se negaban a lanzarle strikes, y, por lo general, McCutchen hizo bien al mejorar su promedio de embase a .410 e incrementar su total de hits extra-base a 69, su mejor registro hasta ahora. Siempre ha sido un excelente beisbolista, pero al verlo el verano pasado, McCutchen parece haberle añadido intensidad a su juego y su competitividad es cada vez más evidente (cualquiera que haya visto a Larry Bird y Magic Johnson enfrentándose en los 80, sabe de lo que estoy hablando) y su OPS+ alcanzó su mejor marca personal con 168.

"Ha sido estupendo ver a Andrew creciendo como jugador", escribió el GM Neal Huntington en un correo electrónico. "Y parte de ese crecimiento ha sido el refuerzo de su competitividad. Tiene afán de triunfo y un intenso deseo de formar parte de la élite; lo demuestra todos los días en su preparación y cuando juega".


Gomez
Gómez
3. Carlos Gómez, Cerveceros de Milwaukee

No estaba en óptimas condiciones a finales del 2014, y aun así logró terminar en la décima posición en WAR. La gente suele olvidar que, aparte de su poder, Gómez también añade valor como corredor de base, con 111 robos en las últimas tres temporadas.

Además, la temporada pasada registró un OBP de .356, su mejor marca. La próxima semana cumplirá 29 años.


Jones
Jones
4. Adam Jones, Orioles de Baltimore

Puede ser muy agresivo en el plato, y en la post-temporada, esto ha sido un problema. Tiene un hit de extra-base y 15 ponches en 53 apariciones al plato. Como Justin Havens de ESPN Stats & Information señala: su tasa de bases por bolas bajó de 4.9% en el 2012 a 2.8% en el 2014. Además, su rendimiento de poder bajó ligeramente en el mismo periodo.

Sin embargo, en realidad no hay manera de medir la capacidad de un jugador para estar listo para jugar con energía y concentración, y si la hubiera - tal vez la llamaríamos la medida Ripken o la medida Pence- Jones la encabezaría en la Liga Americana. Como muchos managers, entrenadores o jugadores dirían, esto tiene gran valor durante una larga temporada. Recuerdo haber escuchado la historia de un jugador, que aunque era bueno, también era notablemente pesimista: sus compañeros de equipo que tenían lockers cerca de él, pedían un cambio a otro lugar de la casa club, porque no podían soportar estar alrededor de este hombre cuando se preparaban para trabajar ese día.

Cualquiera que haya trabajado en una oficina llena de gente, se puede sentir identificado, y el hecho de que Jones llega todos los días listo para trabajar, emocional y físicamente, significa mucho para el club.


Puig
Puig
5. Yasiel Puig, Dodgers de Los Ángeles

Lo bueno: 62 hits de extra-base, 92 carreras anotadas y .382 de promedio de embase en 148 partidos la temporada pasada. Su tasa de bases por bola aumentó significativamente, en señal de su maduración con bateador.

Lo malo: Sus caídas suelen ser muy marcadas, y cuando tiene problemas en el plato tiene verdaderos problemas. Como en la serie contra los Cardenales, cuando abanico para ocho ponches en 12 turnos al bate.

Lo feo: Es dinámico y su producción es sobresaliente, pero algunos miembros de la organización de los Dodgers lo consideran poco fiable en un deporte en el que la consistencia es altamente valorada. Lo consideran extraordinario y enloquecedor a la vez.


Jacoby Ellsbury
Ellsbury
6. Jacoby Ellsbury, Yankees de Nueva York

Tuvo una buena primera temporada en Nueva York, aunque el club y él querrán ver más la próxima temporada. Los Yankees esperan que añada un poco más de poder.

Si bien Ellsbury conectó 16 jonrones y tuvo .419 de slugging la temporada pasada, su temporada 2011, en la que no sufrió lesiones, (32 jonrones y promedio de slugging de .552) aparentemente será un año atípico en su carrera.


Cain
Cain
7. Lorenzo Cain, Reales de Kansas City

Madison Bumgarner fue el único otro jugador que creció más en la post-temporada, cuando Cain mostró una y otra vez lo bueno que puede ser. Cain cumplirá 29 en abril y ha sufrido muchas lesiones en su carrera, pero en octubre, persiguió todo lo que cayó a su alrededor, al tiempo que bateó .333 y anotó 13 carreras en 15 juegos.

En el 2014, Cain tuvo su primera temporada de más de 115 juegos y generó un WAR de 5.0... tal vez haya superado su etapa más crítica.


Span
Span
8. Denard Span, Nacionales de Washington

Como Havens indica, Span "ha promediado 4.2 de WAR por 650 apariciones al plato, o 3.3 por temporada, a lo largo de su carrera de siete años". Su OBP en el 2014 y porcentaje de slugging fueron los mejores que ha registrado en los últimos cuatro años.

El año pasado, Span tuvo su OBP más alto desde el 2009, y también registró su mejor marca en bases robadas, con 31. Ha jugado 153 y 147 juegos en las últimas dos temporadas, respectivamente.


Eaton
Eaton
9. Adam Eaton, Medias Blancas de Chicago

Desde el comienzo de la temporada 2000, ha habido siete temporadas en las que un jugador ha registrado más de 5.0 en WAR; Eaton lo consiguió en el 2014, generando un porcentaje de embase de .362, con 26 dobles, 10 triples y un jonrón. En diciembre cumplirá 26 años, y si los Medias Blancas quieren llegar a la post-temporada, tendrá que estar presente en el campo más de 123 juegos.

Él tendrá que equilibrar su enfoque sabiendo que mientras más juega, más aumenta su valor.


Lagares
Lagares
10. Juan Lagares, Mets de Nueva York

Si te estás obsesionando con su ofensiva (incluyendo su .321 de porcentaje de embase) y no estás seguro de por qué está incluido en esta lista, bueno, échale un vistazo a esto. Y esto. Y esto. Y esto, después de que ganó el Guante de Oro.

Solo Jason Heyward estuvo mejor clasificado en carreras defensivas salvadas entre todos los jugadores de la liga.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO