Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Una 'joya' en 400 pies
VIDEOS RELACIONADOS video
Andrew Miller & Aroldis Chapman
USA TODAY Sports¿Podrían los Cachorros atrapar a alguna de las estrellas del bullpen de los Yankees: Andrew Miller o Aroldis Chapman?
En la mañana del 11 de mayo los Cachorros de Chicago despertaron con un récord de 25-6 y un .806 porcentaje de victorias gracias a la notable diferencia de más 103 carreras. Ese mismo día los Mets de Nueva York despertaron con un récord de 20-12 y una rotación abridora desequilibrante. Una revancha en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional parecía una clara posibilidad, incluso casi un hecho.

Como siempre, es una temporada larga y cambian los escenarios. Desde entonces los Cachorros han tenido balance de victorias y derrotas de 30-30, mientras los Mets han jugado para 29-30. Ninguno de los dos equipos se ve tan potente como lo hizo a principios de mayo. Con los dos enfrentándose, con trasmisión de ESPN, cada una de las tres noches siguientes, incluyendo un enfrentamiento entre Noah Syndergaard y Jake Arrieta el martes, aquí hay tres canjes que cada franquicia podría considerar para ayudarle a volver a la Serie de Campeonato.

CUBS

Andrew Miller & Aroldis Chapman
USA TODAY Sports¿Podrían los Cachorros atrapar a alguna de las estrellas del bullpen de los Yankees: Andrew Miller o Aroldis Chapman?
1. Andrew Miller o Aroldis Chapman. Los problemas del bullpen de los Cachorros no son tan miserables como sugiere la percepción popular, pero han sido más mediocres que dignos de llegar a la Serie Mundial -sacando la labor del cerrador Héctor Rondón. Aunque los Cachorros han perdido sólo un partido al cual llegaron con ventaja después de siete entradas, el bullpen de los Cachorros está en el lugar 15 de las mayores en efectividad y 16 en Probabilidad de Victoria Añadida (WPA, por sus siglas en inglés). Además, la mayoría de los relevistas han superado a sus FIP, por lo que existe la posibilidad de que los relevistas no serán siquiera mediocres en lo adelante. Por último, Travis Wood y Clayton Richard son los únicos zurdos. Richard ha sido terrible y Wood no es el tipo de alta velocidad que prefieres en las últimas entradas. Por lo tanto, Miller o Chapman tienen sentido. El problema con la incorporación de Chapman es que probablemente él tiene que ser el cerrador, entonces te preocuparías por lo que podría hacer eso en la psiquis de Rondón. Miller tiene más sentido y se informa que es el objetivo Nº1 de los Cachorros, excepto que va a costar más y de todos modos no hay garantía de que los Yankees lo intercambien.

2. Planes de respaldo para el bullpen: Incluso si los Yankees canjean a Miller, no hay garantía de que termine con los Cachorros. El problema es que no hay muchos zurdos de calidad disponibles en los no contendientes. Sean Doolittle de los Atléticos es una posibilidad, aunque él está actualmente en la lista de lesionados con una tensión en los hombros. Los Padres tienen un relevista encendido en el novato de 29 años de edad, Ryan Buchter, que ha permitido apenas 24 hits en 41 entradas con 57 ponches. Su compañero de equipo Brad Hand, el ex titular de los Marlins, también ha tenido una temporada sólida, aunque con una alta tasa de boletos de la mano con una alta tasa de ponches.

3. Josh Reddick. Hasta el 10 de mayo, los Cachorros estaban bateando .267/.371/.444 y un promedio de 6.2 carreras por juego; desde entonces han conectado para .245/.332/.424 y un promedio de 4.6 carreras por juego. Eso no es una mala ofensiva -ellos todavía han anotado la quinta mayor cantidad de carreras en la Liga Nacional desde el 11 de mayo- pero han luchado a veces con Dexter Fowler en la lista de lesionados y Jason Heyward sin conseguir darle seguimiento al departamento de poder. Y, dado que Fowler era probable que sufriera una regresión tras un abril candente, los Cachorros no generan mucha ofensiva de sus jardineros en este momento, excepto en los días que Kris Bryant juega por allí. Ryan Braun podría ser el nombre más grande que hay, pero viene con un contrato a largo plazo. Reddick, un agente libre después de 2016, tiene más sentido como un recurso provisional, con Kyle Schwarber regresando la próxima temporada. Reddick es un defensor plus y se embasa mucho, lo que significa que los Cachorros no tendrían que contar con que Jorge Soler o Chris Coghlan, que retornan de sus períodos en la lista de lesionados, comiencen a batear.

METS

Leonys Martin
AP Photo/Ted S. WarrenLeonys Martin podría ayudar a apuntalar la defensa en los jardines de los Mets.
1. Leonys Martin. Yoenis Cespedes tiró una preocupación en los planes post pausa de la pimera mitad de los Mets cuando sugirió que prefiere jugar en el jardín izquierdo el resto de la temporada, ya que sería menos tensión en los cuádriceps, algo que simplemente lo dejó fuera de algunos juegos. La ofensiva de los Mets también ha luchado desde el 11 de mayo, con sólo los Cerveceros con menos carreras en ese lapso. Entonces, ¿qué haces con Céspedes? Michael Conforto, llamado jugador de respaldo en las mayores, no es realmente un jardinero central. Se podría jugar de manera regular con Juan Lagares, quien es sin duda un defensor muy capaz, o se puede mover a Curtis Granderson a esa posición, a pesar de que sería un riesgo defensivo. Si Céspedes realmente tiene que ir de nuevo a la izquierda, me gustaría tratar de encontrar un compañero que intercale titularidad con Lagares. Con Seattle cayendo fuera de la carrera por la postemporada, tal vez Leonys Martín, un sólido defensor que ha añadido algo de poder, se pueda conseguir por un par de prospectos de bajo nivel.

2. Dan Straily. Con Matt Harvey fuera de la temporada y Zack Wheeler previsto para regresar a finales de agosto o en 2017, pues ni siquiera ha comenzado su rehabilitación en ligas menores, los Mets podrían necesitar cierta profundidad en la rotación. Y eso suponiendo que Noah Syndergaard y Steven Matz se mantengan lo suficientemente sanos como para permanecer en la rotación. Straily ha tenido en silencio una sólida temporada con los Rojos y sería un buen abridor para la parte posterior de la rotación.

3. Profundidad del bullpen. Los fanáticos de los Mets podrían querer una superproducción como cuando seleccionaron a Céspedes, pero es poco probable que suceda. En verdad, Jose Reyes podría ser el mejor fichaje del equipo. Lo que realmente necesitan es que Travis d'Arnaud empiece a batear, Lucas Duda vuelva con suerte de su fractura por estrés (está programado que reanude sus actividades de béisbol la próxima semana), y todo el mundo comience a conectar mejor con corredores en base. Por lo tanto, es poco probable conseguir un gran bate, por lo que los Mets deberían añadir profundidad a su bullpen. Al igual que los Cachorros, podrían utilizar un pitcher zurdo, dado la discreta actuación de Antonio Bastardo que ha permitido siete cuadrangulares (los zurdos le promedian .531 de slugging). Podrían estar en el sorteo Miller/Chapman, aunque los Cachorros (y otros equipos como los Nacionales y los Rangers) tienen mayor profundidad de prospectos para negociar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


1. Reales de Kansas City: En contra de todas las predicciones de que los Reales no repetirían (de nuevo, como escribió en abril Jayson Stark), aquí están de nuevo, de vuelta en la cima. De nuevo, un gran factor ha sido su bullpen, el que ha logrado preservar la victoria en casi cada ventaja luego de la quinta entrada - solo un equipo en la liga tiene mejor record que el de los Reales de 23-2 cuando pasan de la quinta entrada con ventaja. Ellos tienen un más-3 en la columna de victorias por encima de su total esperado de victorias, siendo gran parte de la razón para ellos la barrida del pasado fin de semana a los Medias Blancas - a fuerza de vencer al bullpen de Chicago. Eric Hosmer está teniendo un gran año a sus 26 primaveras - sí, es así de joven. Su OPS de .927 podría ser lo que necesiten los votantes para elegirlo al Juego de Estrellas como titular.

En el lado menos alegre de las cosas, el perder a Mike Moustakas por el resto de la temporada y a Alex Gordon hasta finales de junio por un choque el 22 de mayo podría golpear la ofensiva y el balance de la temporada. El bateador designado Kendrys Morales ha tenido un horrible inicio de temporada, ya que su OPS de .594 lo ubica en el puesto 173 entre 179 bateadores calificados en MLB. Todavía hay muchas dudas en la rotación de Kansas City, que se ubica última en la liga en salidas de calidad mientras vemos a Kris Medlen y Chris Young lastimarse y tener problemas. En la parte delantera, Edinson Vólquez ha sido consistente y Ian Kennedy ha cumplido con las expectativas del equipo (aunque su xFIP de 4.46 es una gran luz de advertencia), pero Yordano Ventura no ha logrado una salida realmente fuerte en cinco semanas.

Ned Yost
AP Photo/Tony DejakUna reciente buena racha ha colocado a los Reales de vuelta en la cima de la Central LA, pero ¿podrá Ned Yost capear el temporal de lesiones?
Por qué ellos ganarán: Ese bullpen. Hosmer y Lorenzo Cain tendrán grandes temporadas, Morales finalmente va a despertar con el bate y Gordon causará gran impacto cuando vuelva. Whit Merrifield se quedará como titular en la segunda base y lanzará una campaña sigilosa para robarle el premio de Novato del Año de la LA a Nomar Mazara. Y ese bullpen.

Por qué no ganarán: Perder a Moustakas por todo el año y a Gordon por un mes le cuesta a los Reales demasiadas carreras en la ofensiva para alejarse del paquete lo suficiente como para evitar que importen las dudas sobre la rotación. La Liga Americana se emparejará con Kennedy y el problema de la rotación nunca se solucionará. Una lesión importante en esa alineación podría debilitar de forma crítica sus oportunidades.

Probabilidades: Hasta el jueves, FiveThirtyEight tenía a los Reales con un 28 por ciento de ganar la división, y Chalk los tenía 10-1 de ganar su tercer banderín consecutivo en la Liga Americana.

2. Medias Blancas de Chicago: Así que esas fantasías de una Serie Mundial en la Ciudad de los Vientos fueron sopladas al espacio luego que los Medias Blancas tropezaran y tuvieran marca de 11-17 en mayo. Pero eso no significa que estén acabados. Con Chris Sale todavía luciendo como el mejor abridor de la liga, José Quintana lanzando como su No. 2, y Todd Frazier proveyendo 17 jonrones para encabezar la liga, tienes que tener calidad identificable. Añadan a la expectativa que José Abreu podría salirse en cualquier momento de su mal inicio, más el valor de Adam Eaton como primer bate, y tienes piezas con las que puedes ganar.

Desafortunadamente, está el problema de la falta de poder del equipo más allá de Frazier. El Cell es un gran lugar para conseguir buenos números de poder, pero incluso con eso a su favor, los Medias Blancas están en el puesto 13 en la LA en jonrones. Una gran parte del problema es que los jardineros de los Medias Blancas tienen slugging colectivo de .366, y ninguno de los cuatro en la ecuación de jardineros/bateadores designados tiene mucho poder. El bullpen también ha sido problemático, perdiendo la totalidad de la serie del fin de semana ante los Reales. Matt Albers y Zach Duke se han combinado para permitir que anoten 15 de 34 corredores heredados, y esa es una fórmula segura para la frustración y el fracaso.

Por qué ellos ganarán: Si logran enderezar, podrían ver un final justo por encima de los .500 y una buena temporada que los mantenga alrededor de los Reales y los Indios. Sin embargo, asentarse podría difícil de tragar y no ayudaría al gerente Rick Hahn para mejorar el equipo. Así que digamos que añadan un bate zurdo a esa mezcla de jardineros/bateador designado para la fecha límite de traspaso para ayudar a sacudir la alineación, e idealmente un relevista con un poco de más engaño en su repertorio para buscar darle más ventajas a David Robertson. Todo eso más una gran segunda mitad de Carlos Rodón en la rotación podría poner a los Medias Blancas de vuelta en la conversación de contendientes.

Por qué no ganarán: Si Rodón no logra dar vuelta a la página y se convierte en el tercer abridor de calidad que la gente piensa que podría ser, la rotación no va a ser el activo poderoso que se podría esperar. La mediocridad del bullpen sigue asediando a los Medias Blancas en partidos cerrados. A menos o hasta que Abreu logre despertar, ¿de dónde va a venir ese poder en la alineación aparte de Frazier?

Probabilidades: Hasta el jueves, FiveThirtyEight los tenía con un 26 por ciento de ganar la división, y Chalk los tiene 10-1 de ganar el banderín de la LA.

3. Indios de Cleveland: La tercera mejor ofensiva de la LA acaba de perder a Marlon Byrd al ser suspendido por dopaje por 162 juegos, y con Michael Brantley todavía en la banca, uno se preguntaría de dónde van a salir las carreras. La buena noticia es que están recibiendo producción de Jason Kipnis y Francisco Lindor, con Mike Napoli y Carlos Santana disfrutando buenas temporadas de recuperación. En la rotación, Danny Salazar luce como si fuese el abridor de los Indios que más reciente acaba de dar el salto al estrellato, con efectividad de 2.39 y porcentaje de ponches de 29.2 por ciento, líder en la liga, y el as de la rotación Corey Kluber está lanzando con algo de mala suerte de nuevo, ya que tiene efectividad de 4.15 (y record de 4-6) a pesar de su xFIP de 3.33.

Oh, ¿Y cuál es el único equipo en la liga con mejor record de victorias y derrotas que Kansas City luego de cinco entradas? Los Indios, porque su bullpen tampoco es malo, y su manager Terry Francona ha mostrado consistentemente un toque delicado para su subestimado cuerpo de relevistas.

Por qué ganarán: Ellos han lucido muy bien sin Brantley en el corazón de su alineación y luego de perder a Carrasco por más de un mes antes de que volviera a juego el jueves. Denles a Carrasco, Kluber y Salazar, y de nuevo vas a tener algo cercano a la mejor rotación en el béisbol. Pongan de nuevo a Brantley en la mezcla, y anotar un promedio de 4.7 carreras por juego podría ser algo que este equipo pueda hacer ofensivamente.

Por qué no ganarán: Digamos que Brantley no logra componerse, y los Indios nunca encuentran una forma de reemplazarlo. Kluber nunca logra encontrar su forma, se disipa el caliente arranque de Salazar y Carrasco se convierte en un mero mortal en vez de un gran lanzador a su regreso. Hablando como alguien que predijo que los Indios ganarían la Central LA, estoy pensando en que todas esas cosas no van a ocurrir y que los Indios van a ganar la división. Pero ¿Y lo malo? Todo puede ocurrir también.

Probabilidades: Hasta el jueves, FiveThirtyEight los tenía con un 38 por ciento de ganar la división, y Chalk los tenía 6-1.

4. Tigres de Detroit: Si han seguido la cobertura de Katie Strang, sabrán cuan frustrante es la rotación de los Tigres, pero la llegada del novato Michael Fulmer es algo casi tan grande como el caliente inicio de Jordan Zimmermann. Añadan a eso una ofensiva que está comenzando a carburar lentamente ahora que J.D. Martínez se está calentando y Cameron Maybin está de vuelta en la acción, encima de los cuatro regulares que tienen OPS por encima de los .900, y se pueden ver los aspectos positivos de un equipo de los Tigres que hace apenas dos semanas vio rumores de que su manager Brad Ausmus estaba de salida.

Por qué ganarán: Justin Verlander finalmente está obteniendo por lo que ha trabajado lo suficiente para retener su etiqueta de as. Luego de cinco buenos turnos (manchado solo por el mal trabajo del bullpen y el lento movimiento del manager Ausmus), hay razones para creer que él ya está ahí. Añadan a eso a Fulmer y Zimm, y tienes un trio sólido.

Por qué no ganarán: Gracias a la inconsistencia en la rotación, un debilitado bullpen y uno de los peores emsamblajes defensivos en la LA, este es un equipo que es menos que la suma de sus partes y que necesita que esa ofensiva produzca más que las 4.5 carreras por juego que ya está obteniendo. ¿Y si Verlander vuelve a ser inconsistente? ¿O si Justin Upton nunca termina de cuajar, y entra al Salón de la Infamia mientras los otros Tigres se enfrían? ¿O si su mal bullpen empeora?

Probabilidades: FiveThirtyEight los tiene con un 7 por ciento, y Chalk los tiene con 20-1 luego de comenzar la temporada con 10-1.

5. Mellizos de Minnesota: Practicamente nada les ha salido bien. Byron Buxton se ganó el ser bajado en abril, decepcionando a aquellos que pensaban que era la siguiente gran superestrella. Igualmente mal ha lucido el lanzador prospecto José Berríos quien fue bateado en su aparición inicial. Miguel Sanó fue colocado en la lista de lesionados por una lastimadura en la corva, donde se unirá al abridor Kyle Gibson y al cerrador Glen Perkins. Escoger un jugador para que sea la ficha de los Mellizos en el Juego de Estrellas podría ser la decisión más difícil que tenga que tomar el manager de la La Ned Yost. Defensivamente, ellos están penúltimos en más/menos, y eso es mortal para un cuerpo de lanzadores que depende del contacto. Con el peor record en el béisbol, podemos dar por acabados a los Mellizos.

Por qué ellos ganarán: Los otros cuatro equipos son transportados a la Era Cenozoica en un episodio de la serie de TV Doctor Who a ser nombrado más tarde, y el comisionado Rob Manfred premia a los Mellizos con el banderín divisional en vez de bajarlos a la Liga Internacional.

Por qué no ganarán: El asunto del Doctor Who no va a ocurrir, dejándolos en cambio con una gran oportunidad de terminar por debajo de los Bravos y asegurar el turno No. 1 en el sorteo de 2017.

Probabilidades: FiveThirtyEight los tiene con menos del 1 por ciento, y Westgate los tiene con probabilidades de 1,000-1 de ganar el banderín.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Esto puede sonar un poco descabellado, pero vamos a considerar la idea: ¿Tiene Jake Arrieta alguna oportunidad de llegar al Salón de la Fama?

Puede sonar descabellado porque Arrieta ya tiene 30 años de edad, apenas tiene 64 victorias en su carrera, y solo ha tenido una temporada de calibre del Salón de la Fama. Es demasiado viejo, según parece, para comenzar una corrida hacia Cooperstown. Además, muchos lanzadores han lanzado al nivel que lo hizo Arrieta en el 2015, por lo menos por una temporada: Dwight Gooden, Kevin Appier, Bret Saberhagen, Ron Guidry, José Rijo, Jon Matlack, Vida Blue. Todos ellos tuvieron una temporada con un WAR de por lo menos 8.7 - que fue el número conseguido por Arrieta en el 2015, cuando terminó con marca de 22-7 y efectividad de 1.77 - y aunque todos fueron excelentes lanzadores, ninguno de ellos terminó con una placa en Cooperstown.

Pero consideremos lo que sí sabemos sobre Arrieta:

AP Photo/Matt YorkJake Arrieta no ha permitido más de dos carreras limpias en sus últimas siete salidas.
1. Puede lanzar a nivel del Salón de la Fama y lo ha estado haciendo de nuevo en el 2016, con marca de 8-0 y efectividad de 1.29 al llegar a su salida del miércoles.

2. Él es el lanzador mejor acondicionado en el deporte, con un régimen de ejercicios que incluye Pilates, yoga, entrenamiento de movilidad, meditación y una dieta saludable. Eso no garantiza que vaya a envejecer bien, pero se puede considerar como un atributo positivo.

3. Él no es demasiado viejo. Varios lanzadores que están en el Salón de la Fama fueron reconocidos por lo que hicieron en sus años 30 que en sus 20.

Es ese tercer elemento el que sugiere que no estamos completamente locos. He aquí una gráfica de los 22 lanzadores que acumularon la mayor cantidad de WAR (vía Baseball-Reference.com) desde los 29 años en adelante:

Obviamente, Arrieta tiene que tener una gran década. Como me dijo Mark Simon de ESPN Datos, a través de las primeras cinco temporadas de Arrieta - que incluye su primera buena temporada con los Cachorros en el 2014 - el derecho tuvo efectividad acumulada de 4.48. El único otro lanzador con una efectividad tan alta en sus primeras cinco campañas y que llegó al Salón de la Fama fue Red Ruffing, quien tuvo marca de 39-96 con efectividad de 4.61 cuando los Medias Rojas lo cambiaron a los Yankees. Pasar del peor equipo de la liga a un perenne contendiente a la Serie Mundial le ayudó, pero además Ruffing cambió su forma de lanzar con los Yankees y ganó 20 partidos en cuatro ocasiones, todas en sus 30 años, y ayudó a los Yankees a ganar seis Series Mundiales.

La gráfica arriba ilustra algunos otros lanzadores que florecieron tardíamente, con varios miembros del Salón de la Fama que acumularon más del 80 por ciento del valor de su carrera después de los 29 años. Una mirada rápida a algunos de ellos:

Dazzy Vance: Vance no ganó un partido en las mayores hasta los 31 años. Llegó a las Grandes Ligas en 1915, pero sufrió dolores crónicos en el brazo y deambuló por las menores por varios años. La historia nos dice que en 1920 golpeó una mesa con su brazo en el medio de un partido de poker y el dolor se volvió insoportable. Fue sometido a una cirugía (probablemente para removerle espolones óseos) y cuando volvió su recta era centelleante. En 1924, logró ponchar a 262 bateadores; solo un lanzador adicional en la liga llegó a los 100 abanicados.

Bob Gibson: Con una forma de lanzar que causaba que cayera de forma violenta hacia la primera base en su movimiento, Gibson tuvo problemas de control temprano en su carrera y no se convirtió en el real BOB GIBSON hasta que llegó a los 30 años, aunque tuvo algunas buenas temporadas antes de eso.

Randy Johnson: Johnson, que llegó a ser más salvaje que Gibson, tuvo su temporada de despegue en 1993 a los 29 años, cuando terminó segundo en la votación del Cy Young. Uno podría pensar que Arrieta no es Randy Johnson, pero Johnson nunca tuvo una ERA+ de 219 como la que tuvo Arrieta en 2015.

Curt Schilling: Schilling llegó por primera vez a las mayores a los 21 años y tuvo algunas buenas temporadas, incluyendo una gran postemporada para los Filis en 1992. Pero además tuvo que batallar con algunas lesiones en el brazo y tenía marca de 43-42 hasta los 28 años - muy parecida al record de Arrieta de 34-32 (aunque Schilling tenía una efectividad menor). Schilling no alcanzó sus primeros votos de Cy Young hasta que llegó a los 30 años.

Por supuesto, Schilling todavía no ha sido exaltado al Salón de la Fama, ya que los votantes se han enfocado más en sus 216 victorias en su carrera que en su WAR de por vida de 80.7 y sus hazañas en la postemporada. Según los estándares de los lanzadores que ya han sido electos al Salón de la Fama, Schilling califica fácilmente para Cooperstown. Con el tiempo, creo que los votantes comenzarán a ajustarse a los totales menores de victorias de los lanzadores en esta era, como lo hicieron al elegir a Pedro Martínez (219 victorias) y John Smoltz (213 victorias), y Schilling terminará entrando al Recinto de los Inmortales.

Sin embargo, Schilling sí presenta un buen ejemplo de los que Arrieta tendría que hacer para tener esperanzas de llegar a Cooperstown. Schilling tuvo 11 temporadas con WAR de 4.0 o más, y 10 de ellas fueron luego de cumplir 29 años. Sus ocho mejores temporadas en cuanto a WAR: 8.8, 8.7, 7.9, 6.3, 6.2, 6.0, 5.9, 5.5. Esas fueron temporadas de Todos Estrellas, y cualquier cosa por encima de 7.0 ya entra en la consideración del Cy Young. Schilling nunca ganó uno, pero terminó segundo en tres ocasiones.

Con un WAR de por vida de 17.7, Arrieta apenas ha cubierto una cuarta parte del camino que debe recorrer hasta llegar al WAR de 70 o más para comenzar a ser considerado al Salón de la Fama. Podría ser que su carrera tome el camino que tomó la de Kevin Brown, quien tuvo un pico muy alto y números fronterizos para el Salón de la Fama, pero que no tuvo suficiente longevidad para impresionar a los votantes. Pero si Arrieta tiene una corrida de cinco a seis años como uno de los mejores lanzadores en el deporte y una sólida carrera en general hasta los 40 más o menos, podría tener una oportunidad.

También podrían ayudarle uno o dos títulos de Serie Mundial.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si desea mantener un registro de la mala sangre que hay entre los Azulejos de Toronto y los Rangers de Texas, y en el que todo encaja en el nebuloso mundo de los códigos del béisbol, entonces sería algo como esto:

José Bautista: Su exceso al lanzar el bate (bat flip) y desafiar después del enorme jonrón que le pegó a Sam Dyson y que cambió la serie de playoffs el año pasado. Lo que establece el código: ¡Violación! Por lo menos en la versión de la vieja escuela de "juega el juego de la manera correcta". Por supuesto, tienes que pasar por alto que ese batazo llegó en un momento enorme y dio a los Azulejos la ventaja frente a un público local enloquecido que no había visto a su equipo ganar una serie de playoffs en 22 años. Bautista perdió la compostura. El código indica que los jugadores deben jugar el béisbol sin emoción, menos hacer alardes frente al otro equipo.

Matt Bush: Parecía que tiró el pelotazo intencionadamente a Bautista, golpeándolo en el codo y las costillas con una recta de 96 mph. Lo que establece el código: ¡Violación! Espera ... ¿por qué sería una violación? ¿No sería simplemente que los Rangers devolvieron la "cortesía" a Bautista, algo que es una actitud justa bajo el código? Tal vez a primera vista. Pero los Azulejos parecían molestos en el momento en que la recta adentro de Bush golpeó a Bautista en su último turno al bate, en la serie final entre ambos equipos esta temporada. Bautista los llamó "cobardes". Josh Donaldson lo llamó "el camino más fácil". El manager de los Azulejos, John Gibbons, dijo que era una "cobardía".

Estoy del lado de los Azulejos en este punto. Si todavía estás molesto con Bautista, tienes que ir a por él de inmediato, no la séptima vez que has jugado contra ellos desde el jonrón. Además, los Rangers tenían a un chico lanzando su segundo partido en grandes ligas, quien acaba de llegar a las mayores a la edad de 30 años después de atravesar un camino sinuoso, para hacer su trabajo sucio. Un tipo que ni siquiera estaba en la organización el pasado octubre.

Bautista: Duro deslizamiento en la segunda base. Lo que establece el código: El juego limpio. El deslizamiento fue duro y un poco tarde y más allá de la almohadilla (y Justin Smoak, el bateador, fue puesto out por la interferencia de Bautista), pero justo encima de la base y no se deslizó con los spikes hacia arriba ni hizo ademán que indicara una intención de causar lesiones. Y teniendo en cuenta lo que acababa de ocurrir, el segunda base Rougned Odor debería haber estado esperando un deslizamiento duro, sobre todo porque los Rangers estaban arriba sólo por una carrera en ese momento.

Odor: Lanza bajo el tiro a la inicial tratando de arrancarle la cabeza a Bautista. Luego golpea a Bautista en la mandíbula con un rápido puñetazo de derecha. Lo que establece el código: ¡Violación! Algunos dirán que el tiro de Odor estaba dentro de lo que establecen los códigos, porque te enseñan a caer hacia abajo en un tiro de relevo para que evitar al jugador que se desliza. Parecía, sin embargo, que Odor tenía intenciones de tratar de hacer daño Bautista. ¿Por qué? Tiene un juego para ganar. Usted debe estar más preocupado por completar el doble play que tratando de tomar mayor venganza por algo que sucedió en octubre. Además, Bautista ya se deslizaba, y él no estaba fuera de la ruta de la base. Si un tiro de Odor estaba dentro del código, el código es estúpido y aún más ilógico de lo que ya es.

Sin embargo, fue un gran golpe.

En pocas palabras: Los Rangers estaban fuera de lugar. Estoy tratando de encontrar una manera de defender cualquiera de sus acciones. Supongo que hay esto:

Pillar sí se puso un poco loco allí, estoy de acuerdo con eso, pero parece como si los Rangers están agarrando a un clavo ardiendo para defender a todo el cuerpo. Tal vez el pitcheo mereció que sacaran a Bush (aunque fue el primer lanzamiento de la comparecencia al plato), o tal vez le lanzó a Bautista por su cuenta. Adrián Beltré dijo después del partido que el pitcheo se le escapó a Bush y que "ellos tomaron el camino equivocado". Excepto... cuando él fue golpeado, Bautista se fue a la primera base. Eso no fue cuando la pelea ocurrió. El manager Jeff Banister lo atribuyó a que todo depende de las emociones yéndose de las manos.

Supongo que eso es lo que Bannister se supone que diga. A su favor, al menos estaba por ahí tratando de acabar la pelea. En pocas palabras: Si parte del código es aprender a cómo perder -sabes, por los niños- y mostrar carácter en la derrota, a continuación, los Rangers no han aprendido a perder con gracia. El cuadrangular de Bautista y el lanzamiento del bate se produjeron en octubre. Supérenlo.

Una nota más en el código. Hubo un intercambio interesante que vi en Twitter entre C. J. Nitkowski, el ex lanzador y actual analista para Fox, y el escritor Joe Sheehan. Nitkowski twitteó lo siguiente:

Joe argumentó que esos "nerds" no tenían nada que ver con las nuevas reglas de deslizamiento. Creo que no llego a entender el punto de Nitkowski, aunque eso es lo que los jugadores y ex jugadores dicen todo el tiempo. Dejen que los jugadores sean capaces de manejarlo. ¿Él está diciendo que las peleas están bien? Porque eso es lo que sucede cuando usted deja que los jugadores sean sus propios policías, obtienes situaciones estúpidas como esta, terminando en peleas estúpidas que podrían haber terminado con múltiples lesiones. El béisbol es estúpido a veces.

Y todo por culpa de un lanzamiento del bate.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Kris Medlen
Otto Greule Jr/Getty ImagesKris Medlen ha sido una de las grandes decepciones de los Reales hasta ahora: ha durado 13 entradas en sus pasadas cuatro aperturas.
Esperen un momento. Callados todos. Creo que lo escucho. Sí. Creo que es el sonido de computadoras riéndose.

Los Reales de Kansas City juegan para 15-17, han perdido 11 de sus últimos 14 juegos y están dando tumbos como los Reales del 2005 en vez de los Reales del 2015. Lorenzo Cain bateó tres jonrones el martes y el equipo cayó 10-7 ante los Yankees gracias a su mal pitcheo abridor, mala defensive y un raro mal esfuerzo de Kelvin Herrera saliendo del bullpen. Luego de superar las proyecciones de computadoras en las pasadas tres temporadas, los ordenadores afinaron su puntería y volvieron a predecir que los Reales serían mediocres. Y quizás finalmente tengan razón.

¿Qué les ha salido mal? El manager Ned Yost dijo el otro día que no podía identificar una sola cosa responsable de la mala racha y dijo luego de la derrota del martes, "Simplemente no estamos recibiendo muchas oportunidades, pero uno tiene que generar sus propias oportunidades". Bueno, yo lo puedo identificar. No se trata de recibir oportunidades o generar oportunidades, sino de dos debilidades obvias: pitcheo y bateo.

1. La rotación no ha sido buena. Luego de otra pobre salida de Kris Medlen -- ha durado apenas 13 entradas en sus últimas cuatro aperturas - la rotación ahora se ubica en el puesto 24 en las mayores con efectividad de 4.73. Dos grandes problemas: Se ubica última en boletos y en el puesto 25 en jonrones permitidos por cada nueve entradas. No se necesita un grado avanzado en sabermetría para saber que esa es una mala combinación. Esto a pesar de un gran arranque de Ian Kennedy, la muy criticada firma en la temporada baja, y que tiene efectividad de 2.13 en seis salidas.

Los dos comodines más grandes en la rotación eran Medlen y Chris Young, los dos veteranos con extensos historiales de lesiones. Ambos estuvieron en el roster de la Serie Mundial el año pasado y Young jugó un rol clave, al ganar el Juego 1 con tres entradas sin permitir hits y luego abrir el Juego 4, una eventual victoria 5-3 para los Reales. Pero Medlen tiene efectividad de 7.77 y Young ha permitido un asombroso total de 13 jonrones en 32 1/3 entradas, incluyendo cinco a los Yankees el lunes. Dillon Gee abrirá por él el sábado mientras Young es sometido a un examen de resonancia magnética en el antebrazo. Ahora mismo, no se cree que sea nada serio y dice que no le causa dolor al lanzar, pero luego siente molestias. "Tengo que manejarlo de día a día", le dijo Young a MLB.com. "Tuve que monitorear mi actividad en el cuarto de pesas, y tuve que cambiar como me quito los zapatos, cepillarme los dientes, quitarme la camisa".

Los Reales también esperan que Mike Minor, quien lanzó por última vez para los Bravos en el 2014, esté listo para unirse a la rotación si se le necesitara en este mes o en junio.

Y entonces está Yordano Ventura, el abridor del miércoles y quizás la mayor decepción de la rotación hasta ahora. Tiene efectividad de 4.65 con un problema fácilmente identificable: Lidera la liga con 25 boletos, en apenas 31 entradas. La velocidad de su recta ha bajado de 96.3 mph en 2015 a 94.4 mph y aparenta ser la razón principal para los boletos. Su tasa de strikes ha bajado apenas un 2.4 por ciento desde el 2015, pero su tasa de strikes en rectas ha bajado un 4 por ciento. Básicamente, cuando tiene que lanzar un strike, no ha podido hacerlo, lo que le ha llevado a todos esos boletos y a demostrar una vez más la fina línea entre el éxito y el fracaso a nivel de Grandes Ligas. ¿Es un problema mecánico? ¿Ha tenido miedo de retar a los bateadores sin esa vida extra en su recta? Los fanáticos de los Reales pueden encontrar algo de consuelo en el hecho de que Ventura comenzó también lento la temporada pasada pero terminó fuerte con efectividad de 2.38 en sus 11 últimas salidas.

2. La ofensiva ha lucido mal. Los Reales han promediado apenas 3.5 carreras por juego, ubicándose en el puesto 12 en la LA y casi una carrera menos por juego que su promedio de 4.47 en el 2015. Por supuesto, los Reales han sido un equipo que depende de su promedio para anotar carreras, sin depender del poder o de los boletos. Una vez más están últimos en tasa de boletos y cerca del sótano en jonrones, pero además batean para .254 en comparación con el .269 de la pasada temporada. Algunos podrían apuntar hacia el BABIP (Promedio de pelotas en juego), pero los Reales tienen un BABIP de .296 en el 2016 en comparación con el .300 de 2015, así que eso solo explica una pequeña parte del problema con la ofensiva. Ellos no están poniendo tantas pelotas en juego este año, como indica su tasa de ponches, que ha aumentado de 16.5 por ciento (la más baja en la LA) a 19.4 por ciento (sextos). Alex Gordon y Cain han sido los grandes culpables aquí, con Gordon ponchándose 40 veces en 32 juegos y la tasa de ponches de Cain ha aumentado un 10 por ciento.

Recuerden, la postemporada oscureció el hecho de que los Reales no es un gran equipo ofensivo. Ellos promediaron 5.6 carreras por juego en la postemporada y parecían lograr ese hit grande con corredores en posición de anotar cada vez que lo necesitaban, especialmente en la parte final de los partidos. Los Reales parecían tener esa habilidad de batear en momentos clave. Pero no es así; este año batean para .237 con corredores en posición de anotar.

No les ayuda el hecho de que Yost siga poniendo a Alcides Escobar y su porcentaje de embasamiento de .292 sin poder en las muñecas como primer bate. La lógica de Yost en la temporada baja fue "Nosotros ganamos cuando él es el primer bate". Yost movió a Escobar fuera del puesto de primer bate en septiembre pasado y el equipo se cayó. Lo colocó de vuelta allí y el equipo volvió a recuperarse. Por tanto, Escobar abre la ofensiva, o se cae todo. Pues bien, los Reales andan últimos en carreras anotadas por el primer bate con apenas 10 en 32 juegos. Eso es inaceptable.

La esperanza aquí es: Todavía es temprano. Medlen y Young (o sus reemplazos) no pueden ser tan malos toda la temporada. La ofensiva debería comenzar a batear más con corredores en los senderos. Kendrys Morales probablemente no termine con OPS de .551. Pero apunta a la línea fina absoluta en el estilo de juego de los Reales. El año pasado todo les salió de forma perfecta, especialmente en octubre. En 2016, han tenido un comienzo imperfecto.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Kansas City Royals, Adam, Jason, Alexander, Scott, Almonte, Miguel, Alvarez, Matt, Arguelles, Noel, Arteaga, Humberto, Bailey, Austin, Barmes, Clint, Bocock, Brian, Bonifacio, Jorge, Bueno, Francisley, Butera, Drew, Cain, Lorenzo, Calixte, Orlando, Chapman, Ethan, Chavez, Johermyn, Coleman, Casey, Coleman, Dusty, Collins, Tim, Colon, Christian, Cruz, Tony, Culver, Malcom, Cuthbert, Cheslor, Davis, Wade, Donald, Jason, Dozier, Hunter, Duensing, Brian, Duffy, Danny, Durango, Luis, Dwyer, Chris, Dyson, Jarrod, Dziedzic, Jonathan, Eibner, Brett, Escalera-Maldonado, Alfredo, Escobar, Alcides, Espinal, Yowill, Farrell, Luke, Fernandez, Xavier, Fields, Matt, Fletcher, Brian, Flores, Jeckson, Flores, Jesus, Flynn, Brian, Franco, Angel, Fuentes, Reymond, Fukofuka, Amalani, Furcal, Rafael, Gac, Ian, Garcia, Carlos, Gasparini, Marten, Gee, Dillon, Gomes, Jonny, Gordon, Alex, Gore, Terrance, Graterol, Juan, Hernandez, Elier, Hernandez, Ramon, Herrera, Kelvin, Hochevar, Luke, Holland, Greg, Hosmer, Eric, Ibanez, Raul, Infante, Omar, Kennedy, Ian, Laird, Brandon, Llanos, Alex, Lopez, Jack, Martinez, Jose, McCarthy, Kevin, McClure, Alex, Medlen, Kris, Mendoza, Luis, Merrifield, Whit, Mesa, Melky, Mills, Alec, Minor, Mike, Mondesi, Raul, Moon, L, Morales, Kendrys, Mortensen, Clayton, Mota, Guillermo, Moustakas, Mike, Moylan, Peter, Nix, Jayson, O'Hearn, Ryan, Orlando, Paulo, Ortega, Anthony, Perez, Salvador, Pino, Yohan, Prades, Yem, Ramos, Mauricio, Rauch, Jon, Rincon, Edinson, Rios, Alex, Rodriguez, Julio, Rodriguez, Wilking, Russell, Ashe, Sanches, Brian, Schlehuber, Jared, Sherrill, George, Soria, Joakim, Starling, Bubba, Strahm, Matthew, Taveras, Willy, Tejada, Miguel, Threlkeld, M, Torres, Ramon, Toups, Corey, Trapp, Justin, Van Stratten, Nick, Vargas, Jason, Ventura, Yordano, Verdugo, Ryan, Volquez, Edinson, Wade, Cory, Walters, P.J., Wang, Chien-Ming, Watson, Nolan, Wheeler, Dan, Willingham, Josh, Wood, Brandon, Young, Chris, Zimmer, Kyle

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Evaluar a los prospectos en el béisbol algunas veces parece como una idea descabellada: tomar un adolescente, proyectarlo de cuatro a cinco años en el futuro y predecir si va a poder desarrollar la habilidad de conectar lanzamientos rompientes o si va a añadir velocidad a su recta (o si va a perder velocidad). Entonces entrar en la ecuación los intangibles: ¿Tendrá que lidiar con el fracaso? ¿Se mantendrá saludable? ¿Tendrá el deseo de mejorar y trabajar en su juego?

Es algo asombroso que los evaluadores hagan las cosas tan bien como las suelen hacer. Algunas veces tienen razón en predecir que un chico va a ser un futuro ligamayorista, pero subestiman su máximo potencial. He aquí algunas estrellas que resultaron mejor de lo esperado.

José AltuveJohn Rivera/Icon Sportswire
José Altuve, Astros de Houston Mejor rating como prospecto: Nunca estuvo entre los 100 mejores

Cita: "Altuve no encaja en un perfil estándar. No carece de herramientas, pero es difícil compararlo con otros jugadores. ... Quizás él ponga grandes números en Lancaster esta temporada pero tendrá que seguir probándose a sí mismo en niveles más altos a los escuchas que se mantienen escépticos de un jugador con un físico tan pequeño". -- 2011 Baseball America Prospect Handbook

Con Altuve, todo se trataba de su falta de físico y su inhabilidad para mirar más allá de eso. Como se menciona, sus herramientas siempre han estado ahí, todo lo que uno quiere en un intermedista: Su bateo, su velocidad, su defensiva, incluso algo de poder. Llegó a producir en las menores a temprana edad, lo que debió haber sido evidencia más que suficiente de que él tendría la oportunidad de ser un jugador especial. Aun así, Baseball America lo ubicó como el 28º prospecto mejor cotizado de Houston al entrar al 2011. Kevin Goldstein de Baseball Prospectus - ahora trabaja para los Astros - fue un poco más optimista, a ubicar a Altuve en el puesto 11 en el sistema de Houston, escribiendo, "Altuve es tan único que es difícil predecir lo que puede llegar a ser. Al mismo tiempo, es difícil argumentar con su talento".

Nolan ArenadoAP Photo/Tony Gutierrez
Nolan Arenado, Rockies de Colorado

Mejor rating como prospecto: No. 42 en Baseball America, No. 20 en Baseball Prospectus

Cita: "Carece del perfil típico de un antesalista; su swing está en un plano lineal; se mantiene en la zona por largo tiempo, pero no está diseñado para levantar pelotas; tiene problemas ante los lanzadores derechos; tiene contacto débil y problemas con movimiento vertical; velocidad muy por debajo del promedio; alcance en la tercera base es meramente adecuado". -- Baseball Prospectus, 10 mejores prospectos de los Rockies para 2013

Esta cita vino luego de una temporada en Doble A en la que Arenado había bateado .285 con apenas 12 jonrones en 135 juegos, viendo caer su lustre como prospecto respecto a la temporada anterior, cuando tuvo un gran año en Clase A. Cayó del puesto No. 20 al No. 57 en los rankings de Baseball Prospectus y al No. 52 en Baseball America. Todo el mundo amaba a Mike Olt en esa temporada baja. Si hay una lección aquí, es la habilidad de contacto, especialmente al comparar a Arenado con Olt. Arenado siempre la tuvo y es fácil hacer ajustes en tu juego si tienes esa coordinación natural de mano-ojo. Obviamente ha aprendido a añadir poder a su juego, al convertirse en un jugador capaz de lograr 40 jonrones, pero para mí lo más interesante es su defensiva. Cuando estaba en las menores, los Rockies llegaron a considerar la idea de moverlo a la primera base. Es difícil creer que un chico tan bueno como este llegara a lucir tan mal en un momento dado. A Baseball America le gustaba su defensiva antes de la temporada 2013, dándole un rating de 60 en la escala 20-80, pero no creo que alguien lo haya visto como un ganador perenne del Guante de Oro.

Aaron Nola Eric Hartline/USA TODAY Sports
Aaron Nola, Filis de Filadelfia

Mejor rating como prospecto: No. 39 en Baseball America, No. 60 en Baseball Prospectus, No. 57 para Keith Law

Cita: "El sello de Nola es su comando estelar, el que se deriva de su buena capacidad atlética y su extravagante flexibilidad. Su recta se ubica entre las 93-95 mph y tiene excelente vida gracias a su modo de lanzar en los medianos tres cuartos. Como respaldo de su recta tiene un buen slider y cambio, y cada uno de esos lanzamientos tiene el potencial de ser muy bueno en el futuro". -- 2015 Baseball America Prospect Handbook

Nola fue el séptimo seleccionado en general en el sorteo del 2014 procedente de LSU, así que no es como que haya salido de la nada. Pero fue descrito como un jugador con más piso que techo - una buena apuesta para llegar a las mayores pero con más probabilidades de ser un tercer abridor que un as. Siempre pareció un poco extraño que los Filis seleccionaran a un lanzador tan alto en el sorteo sin que tuviera un potencial mayor. Bueno, quizás los Filis sabían algo que los demás no porque Nola está lanzando en la actualidad como un as: efectividad de 3.13, 46 entradas, 31 hits, 8 BB, 49 ponches, 3 jonrones permitidos. Su lanzamiento para ponchar es una curva que podría ser la mejor en el juego ahora mismo. Lo que es interesante es que su pitcheo siempre fue descrito como un slider, no como una curva. Sea lo que sea, ha sido casi imposible de batear: Los bateadores le conectan para .074 ante dicho lanzamiento (le batearon para .191 el año pasado). Otro detalle es que Nola se ha movido del medio de la goma de lanzar hacia el lado de la primera base.

La velocidad promedio en la recta de Nola es de 90.0 mph, así que es menos que lo que calificaría como amateur. Pero noten lo que Keith Law escribió el año pasado: "Nola tiene un grado 70 de comando en su recta de 91-94, con muy buena vida en el pitcheo, localizándolo donde quiere en ambos lados del plato y demostrando poco miedo al trabajar con él". Es la gran velocidad la que le da a los lanzadores un ranking alto en las listas de prospectos, pero si tienes un grado de 70 en tu comando y movimientos, ese es un camino seguro al éxito.

Raul MondesiAP Photo/Paul Beaty
Anthony Rizzo, Cachorros de Chicago

Mejor rating como prospecto: No. 47 en Baseball America, No. 69 en Baseball Prospectus

Cita: "A pesar de sus números, existen varias debilidades grandes en el juego de Rizzo. Su poder casi desaparece ante los zurgos, y tiene un hueco en su swing que en ocasiones hace que se quede atrás ante buena velocidad. A pesar de su fuerza natural, tiene tendencia a halar la pelota y a buscar mucho las cercas, lo que puede llevarlo a hacer swings extraños ante lanzamientos quebrados en las Grandes Ligas". - 10 mejores prospectos de los Padres para el 2011 según Baseball Prospectus

Rizzo fue cambiado dos veces como jugador joven, primero de los Medias Rojas a los Padres como jugador de liga menor, y luego de los Padres a los Cachorros tras batear .141 en 49 juegos con los Padres en su primera oportunidad en Grandes Ligas en 2011. Dado el reporte de escuchas que vimos arriba, probablemente no sea sorpresa que Rizzo haya tenido problemas inicialmente, con los Padres rindiéndose rápidamente con él (fue cambiado por Andrew Cashner). Los rankings de prospectos siempre son cautelosos con los inicialistas, porque todo depende su bate, pero si hay una lección con el desarrollo de Rizzo, es su edad. Siempre fue muy joven para sus ligas, siendo seleccionado directamente desde secundaria cuando tenía 17 años y ya estaba en Doble A a los 20. Ciertamente ha hecho sus ajustes, pero el hecho de que haya logrado 25 jonrones y 42 dobles mientras atraía boletos a los 20 años era una buena señal de que su bate tenía potencial de Todos Estrellas... y este año, potencial de JMV.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ya nos acercamos al final del mes. Echémosle un vistazo a algunas de las tendencias que hemos visto en hasta ahora en la temporada de Grandes Ligas.

Las anotaciones han bajado mucho en la Liga Americana

En general, las carreras por juego andan al mismo ritmo del 2015: 4.28 versus 4.25. El promedio de bateo ha bajado un par de puntos, los cuadrangulares han aumentado ligeramente, y los boletos y los ponches han subido un poco. Pero todo esto ha generado un nivel de ofensiva parecido. Y no, abril no es un mes donde se genere menos ofensiva que en otros meses. Miren el OPS de abril en temporadas recientes versus el OPS de la temporada completa:

2014: .706 versus .700

2013: .719 versus .714

2012: .711 versus .724

2011: .711 versus .720

2010: .738 versus .728

Notarán que he dejado fuera el 2015. Algo raro ocurrió en el 2015. La tasa de jonrones aumentó dramáticamente en agosto y septiembre, y nadie sabe la razón. Ese año, el OPS de abril fue de .705 versus un .721 en toda la temporada.

He aquí lo raro del asunto sobre lo que ha ocurrido en este mes: La Liga Americana promedia 3.99 carreras por juego, en comparación con 4.29 el año pasado, mientras la Liga Nacional ha subido de 4.11 carreras por juego a 4.58. Esa es la marca más alta para la Liga Nacional desde 2007, e iguala algunos de los niveles de ofensiva de la era de los esteroides. Eso es entendible: Hay muchos equipos malos con mal pitcheo en la LN.

La LA es más difícil de explicar. La LA no ha anotado tan pocas carreras desde 1972, un año infame de mala ofensiva que llevó a la liga a añadir el bateador designado para 1973 (la LN superó a la LA en carreras por juego por última vez en 1974). ¿Qué está pasando? Yo no lo sé. Podría no ser nada, solo una casualidad en los números impulsada por cosas tales como el hecho de que Mat Latos haya permitido solo dos carreras en cuatro aperturas o que Ricky Nolasco no haya sido bateado. Los Azulejos, que tuvieron la mejor ofensiva el año pasado, están anotando 1.54 carreras menos por juego esta temporada; los Yankees, que llegaron segundos en carreras anotadas en el 2015, están promediando 1.12 carreras menos por juego. Quizás la LA simplemente haya añadido más profundidad en el pitcheo - y le quitó algo de eso a la LN en la temporada baja.

Cualquiera que sea el caso, nos ha llevado a esto: al llegar a los partidos del jueves, siete de los ocho mejores equipos en carreras anotadas en MLB estaban en la Liga Nacional. Caso contrario a la temporada pasada, cuando siete de los mejores nueve eran equipos de la LA.

La zona de strike es más pequeña

Yo mencioné que los ponches y los boletos han aumentado. No es sorpresa en cuanto a los ponches, dado el caso que han aumentado en 11 temporadas consecutivas. Pero los boletos han aumentado de 7.7 por ciento a 8.5. Una razón para ello podría ser que los árbitros están utilizando una zona de strike ligeramente más pequeña esta temporada.

Basados en los datos de Estadísticas e Información de ESPN, he aquí los números:

Lanzamientos en las esquinas (esquina superior e inferior)

2016: tasa de strikes cantados de 45.8 por ciento

2015: tasa de strikes cantados de 48.8 por ciento

Lanzamientos en la zona negra (esquinas verticales de la zona)

2016: tasa de strikes cantados de 68.1 por ciento

2015: tasa de strikes cantados de 70.4 por ciento

Ahora, estamos mirando áreas muy pequeñas, pero si los lanzadores están recibiendo menos decisiones en las esquinas, haría sentido que eso llevara a más boletos. Los efectos son pequeños -- cerca de un boleto adicional por equipo por cada tres partidos jugados - pero no es algo insignificante.

Lanzadores están bateando octavos

El año pasado, los equipos de la Liga Nacional colocaron a sus lanzadores octavos en la alineación en el 11.3 por ciento del tiempo; eso ha aumentado a 17.6 por ciento. He aquí un dato interesante relacionado con esto: Joe Maddon fue responsable por más de la mitad del total de esa cifra el año pasado, ya que colocó a su lanzador octavo en 140 partidos, pero no lo ha hecho hasta ahora en esta temporada. Por las razones que sean, luego de colocar al lanzador como octavo toda la temporada, Maddon comenzó a hacerlo con menos frecuencia al final de la temporada, y en la postemporada colocó a Jake Arrieta y Jon Lester novenos y los otros abridores octavos. Hasta ahora, los managers que no son Maddon han aumentado la tasa de ocurrencias en las que los lanzadores son octavos bateadores de 5.9 por ciento a 17.6 por ciento. Terry Collins también lo hizo con frecuencia el año pasado pero no lo ha hecho en el 2016.

Bruce Bochy GigantesKyle Terada/USA TODAY SportsBruce Bochy ha colocado como octavo a su lanzador en 16 de los 23 partidos de su equipos esta temporada.
Uno de los convertidos ha sido el manager de los Gigantes Bruce Bochy. El año pasado solo en una ocasión puso a su lanzador a batear octavo, pero en este año ya lo ha hecho en 16 de los 23 partidos de su equipo. De las siete veces que Bochy ha puesto noveno a su lanzador, cinco han sido en partidos donde Buster Posey no fue titular.

"En general, creo que ha trabajado un poco mejor de lo que yo esperaba", dijo Bochy hace algunos días. "Han ocurrido momentos en el juego donde surge la oportunidad, y uno dice, 'Bueno, nos serviría mejor tener al lanzador de noveno bate', por lo que lo hacemos. Pero en general, nos ha ido bien. Si no fuese así, volvería a cambiar".

Los Diamondbacks han colocado a su lanzador como octavo bate en 10 juegos, pero solo en uno de ellos en los pasados 12, cuando Zack Greinke bateó octavo, así que es posible que Chip Hale ya haya abandonado en gran medida dicha práctica. El manager de los Rojos Bryan Price colocó al lanzador como octavo bate 57 veces el año pasado y lo ha hecho 11 veces en lo que va del 2016, todas ellas con Billy Hamilton de noveno bate (aunque Hamilton ha sido primer bate en cuatro ocasiones).

Un problema con eso, como dijo recientemente Joe Sheehan, es que los managers no siempre van a maximizar su potencial de anotación de carreras cuando hacen esto. Una razón principal para dicha práctica es que eso les permite colocar a un mejor bateador como segundo bate, donde no solo tendría la oportunidad potencial de tener una aparición extra en el plato, sino oportunidades similares de remolcar carreras que si estuviera coo tercer bate. Pero en el caso de los Rojos, Joey Votto sigue como tercer bate.

Tal y como escribió Joe,

Colocar al lanzador como octavo bate no es una movida aislada. En cambio, es una pieza de un rompecabezas más amplio. Uno no coloca al lanzador como octavo bate porque quieres que ese OPS de .350 aumente más rápido; uno pone al lanzador en esa posición porque eso te permite colocar a tus mejores bateadores más alto en el orden al bate mientras los alejas más del lanzador. La movida de poner octavo a tu lanzador va de la mano con poner a tu mejor bateador como segundo - la mejor práctica en el ensamblaje de una alineación.

Las formaciones especiales a la defensiva han aumentado... y mucho

Al ritmo que van, pronto las formaciones especiales a la defensiva ya ni serán mencionadas en las transmisiones de televisión. Es posible que los comentaristas digan, "La defensiva se ha puesto en formación de la vieja escuela". Las formaciones especiales han aumentado un 50 por ciento respecto al año pasado. Los Marineros, con una nueva oficina central y un nuevo manager, han pasado del puesto 24 al 8 en formaciones especiales. Los Cerveceros, con un nuevo gerente, han ascendido del puesto 18 al 3º. Los Nacionales han subido del 30 al 22. Lo que es interesante es que en realidad las formaciones especiales no han afectado el promedio de bateo general de pelotas en juego:

2011: .295

2012: .297

2013: .297

2014: .299

2015: .299

2016: .297

Quizás Joe Girardi no deba preocuparse tanto por esas formaciones especiales. (Esto no significa que las formaciones no funcionen (sí funcionan). Significa que los jugadores están bateando la pelota más duro cuando hacen contacto para balancear los hits perdidos con las formaciones).

Es demasiado temprano para analizar en profundidad todo esto. Por supuesto, estamos confiados sobre las formaciones especiales. Pero que el lanzador esté bateando octavo ya está pasando de moda. No me siento confiado de que la LA siga anotando tan pocas carreras, y ya veremos qué pasa con la zona de strike.

De vuelta a los partidos.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Jose Berrios
Brace Hemmelgarn/Minnesota Twins/Getty ImagesJosé Berríos brilló en las menores con el Rochester, con efectividad de 1.06 y apenas ocho hits permitidos en 17 entradas.
Los Mellizos de Minnesota subieron al lanzador Jose Berríos, y el cotizado prospecto hará su debut en Grandes Ligas este miércoles. Berríos, seleccionado en el sorteo del 2012 procedente de Puerto Rico, fue catalogado como el 26º mejor prospecto en la lista de Keith Law al entrar a la temporada, un derecho de seis pies de estatura con buena recta y curva, y un cambio bastante decente. Brilló en tres aperturas con el Rochester, logrando efectividad de 1.06 y permitiendo apenas ocho hits en 17 entradas, aunque su control no fue tan efectivo al otorgar ocho boletos. Sin embargo, no se proyecta que eso sea un problema a largo plazo, ya que solo dio 38 boletos gratis en 166.1 entradas en las menores la pasada temporada.

Para los Mellizos, Berríos debe convertirse en el mejor lanzador abridor desde que Johan Santana fuese cambiado a los Mets de Nueva York luego de la temporada 2007. Desde ese entonces, los Mellizos han sido notorios por su falta de abridores que ponchen - y una falta de abridores de calidad en general. Miren estos rankings de año en año:

Mejor abridor

2008: Scott Baker: WAR de 4.4 (12º en la LA)

2009: Scott Baker: WAR de 3.3 (21º en la LA )

2010: Francisco Liriano: WAR de 4.4 (10º en la LA)

2011: Scott Baker: WAR de 4.3 (11º en la LA)

2012: Scott Diamond: WAR de 2.4 (32º en la LA)

2013: Kevin Correia: WAR de 1.6 (63º en la LA)

2014: Phil Hughes: WAR de 4.3 (9º en la LA)

2015: Kyle Gibson: WAR de 3.2 (18 º en la LA)

OK, esta lista es mejor que lo que pensé originalmente, pero había pasado por alto que Baker fue un abridor bastante decente por algunas temporadas. Recuerden, incluso luego del cambio de Santana, los Mellizos se mantuvieron competitivos por algunas temporadas, perdiendo un partido de desempate en el 2008 y entonces ganando el banderín de la División Central de la LA en el 2009 y 2010.

Efectividad de la rotación

2008: 4.32 (8º)

2009: 4.84 (12º)

2010: 4.17 (6º)

2011: 4.64 (12º)

2012: 5.40 (14º)

2013: 5.26 (15º)

2014: 5.06 (15º)

2015: 4.14 (8º)

Esto nos dice una historia más certera sobre las rotaciones de Minnesota, las que tocaron fondo entre 2012 y 2014, terminando últimas en la Liga Americana cada temporada. Aunque la rotación del 2015 careció de un as obvio o incluso un segundo abridor, la misma mejoró bastante, con más profundidad que los años en los que llegaron a playoffs.

Porcentaje de ponches

2008: 14.6% (12º)

2009: 15.8% (10º)

2010: 16.9% (8º)

2011: 14.8% (14º)

2012: 14.0% (14º)

2013: 12.4% (15º)

2014: 16.2% (15º)

2015: 16.5% (13º)

Esto pinta un retrato fiel de por qué la rotación tuvo tantos problemas, al ubicarse última en tasa de ponches por cuatro temporadas seguidas. Por años, los Mellizos enfatizaron más en tirar strikes, a expensas de la velocidad. Esto funcionó durante gran parte de la década de los 2000, pero esos equipos todavía tenían a Santana como ancla de la rotación. A medida que las tasas de ponches explotaron a lo largo de las mayores, los Mellizos no pudieron seguir ese ritmo, y su inhabilidad para ponchar a los contrarios les lastimó. A ellos todavía les gustan chicos - como Berríos - que lanzan strikes (su rotación tuvo la menor tasa de boletos en la Liga Americana en el 2015), pero un regreso a la postemporada podría depender de conseguir más poder en los brazos de la rotación.

Eso es lo que convierte a Berríos en una adición importante. Sigue siendo una rotación delicada - solo los Astros tienen una menor velocidad promedio en su recta - así que Berríos es una cepa diferente. Sin embargo, tengan en mente que no cumplirá 22 años hasta mayo. Todo el mundo dice que a él le encantan los retos y hacer quedar mal a los escépticos que pensaron que él era demasiado pequeño. No hay nada en los números o en los reportes de escuchas que sugieran que él no pueda ser un abridor de calidad desde el principio. Sus números en las menores fueron parejos el año pasado, lo que indica que su repertorio funciona bien ante derechos y zurdos. Yo pienso que va a ser un muy buen lanzador.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Nacionales de Washington tenían las bases llenas con dos outs en la séptima entrada, los Marlins estaban en ventaja en el marcador 2-0 y con Bryce Harper al bate. El conteo estaba en 2-1. El relevista de los Marlins Chris Narveson tuvo una rápida reunión con su receptor J.T. Realmuto, y yo me imagino que la reunión debe haber sido algo como esto:

Narveson: "¿Qué tu crees?"

Realmuto: "¿Quieres lanzarle una recta o un pitcheo quebrado?"

El siguiente lanzamiento fue un slider, y Harper no lo falló, depositando la pelota en las gradas del jardín derecho central, a 413 pies de distancia del plato. Un swing hermoso. Fue el segundo cuadrangular con bases llenas de la temporada para Harper en su segunda oportunidad con los senderos repletos. Eso le da 20 carreras impulsadas en 13 juegos. Fue su quinto cuadrangular en seis partidos, su séptimo en total. Batea .333/.429/.867 y tiene más boletos que ponches. Él está tan enfocado en el plato, que uno se tiene que preguntar si va a comenzar a recibir pronto un tratamiento similar al de Bonds: muchos boletos intencionales no intencionales, y tal vez incluso una base por bolas intencional con las bases llenas en algún momento.

Al igual que Bonds, el problema con tratar de sacar de out a Harper es que él es demasiado bueno cubriendo todo el plato.

Yo no estaba seguro de que Harper pudiese ser mejor luego de su monstruosa temporada en el 2015, pero él ha logrado mejorar su tasa de contacto cuando hace swing, de 73.1 por ciento en 2015 a un 81.1 por ciento, y ha logrado recortar su tasa de swings a lanzamientos fuera de la zona de strike. Quizás tiene una pequeña debilidad con pitcheos bajitos y pegados o altos y pegados. OK, pero uno necesita un lanzador que tenga el control para localizar allí la pelota y preferiblemente con gran velocidad.

Harper despuntó en el plato la temporada pasada en parte porque comenzó a batear más elevados y a halar más la pelota. Este año, esos números han seguido aumentando, ya que su tasa de elevados ha subido de 34 por ciento a 49 por ciento. Ha halado seis de sus siete jonrones, y el restante fue hacia el jardín central; el año pasado, haló 20 de sus 42 jonrones. Buena suerte.
Bryce Harper
Steve Mitchell/USA TODAY SportsBryce Harper sigue atrás contra Mike Trout en cuanto al WAR de por vida, pero esta temporada ha tenido un gran arranque que podría sugerir que él ya es el mejor jugador en todo el béisbol.
Mientras Harper aterroriza a los lanzadores rivales y Mike Trout tiene un lento inicio de temporada, yo me pregunto: ¿Acaso Harper ha sobrepasado sin duda a Trout como el mejor jugador del deporte? Ahora, quédense quietos todos ustedes que odian a Harper. Yo sé que solo llevamos dos semanas en esta temporada, y obviamente Trout va a mejorar sus números de .220/.333/.340, los que incluyen apenas un cuadrangular. Yo comprendo que Harper se haya aprovechado de los Marlins, Bravo y Filis, gracias al fácil calendario de arranque de los Nacionales. Yo comprendo que hayan lectores allá afuera como A.J. en Virginia, a quienes les gusta señalar que Harper ha lucido de forma mucho menos heroica ante los Mets:

2015-2016

vs. Filis: .366/.477/.873

vs. Marlins: .342/.446/.767

vs. Bravos: .322/.438/.701

vs. Mets: .254/.359/.493

Por supuesto, me sospecho que casi todos los bateadores no batean buenos lanzamientos tan bien como cuando batean malos lanzamientos. ¡Por eso son buenos lanzamientos!

De todos modos, esto amerita una investigación más exhaustiva. Pero volviendo a Harper versus Trout. Cuando ambos eran novatos en 2012, cuando Harper se convirtió en un Todos Estrellas a los 19 años y Trout en un fenómeno a los 20 años, este era un debate divertido: ¿A quién preferirías tener? Ese debate cesó de existir en las siguientes dos temporadas, cuando Trout se transformó en el Willie Mays o el Mickey Mantle de esta generación y Harper lució bien pero se perdió algo de tiempo de juego por lesiones. Hasta el 2014, Trout simplemente aplastó a los contrarios:

Trout, 2012-2014: 27.9 WAR

Harper, 2012-2014: 9.9 WAR

Pero entonces Harper se convirtió en el JMV unánime en la Liga Nacional en el 2015:

Harper: 9.9 WAR

Trout: 8.9 WAR

Una razón para que guste el bate de Harper un poco más que el de Trout es su control de la zona de strike. Aunque se ponchó par de veces contra Adam Conley el martes, Harper sigue con más boletos que ponches esta temporada, 9 contra 6. Trout tiene nueve boletos pero 16 ponches. El año pasado, Trout tuvo 66 ponches más que boletos, mientras que Harper tuvo apenas siete ponches más que boleto. Esa es la razón por la que Harper pudo lograr un porcentaje de embasamiento de .460 en comparación con el .402 de Trout. Ahora, algo de eso queda mitigado por el efecto de estadio -- Trout juega en un buen estadio para lanzadores - y quizás la calidad de los rivales, pero si Harper termina colocando más pelotas en juego, eso va a llevar a más hits y algunos jonrones adicionales.

Trout sigue teniendo la ventaja al jugar en una posición importante a la defensiva, y Harper todavía tiene que probar que puede seguir siendo duradero temporada tras temporada. Ciertamente, en cuanto a valor total en su carrera ahora mismo, no es una pelea cerrada. Pero ¿de cara al futuro? Bryce Harper no es solo la cuchara que menea la sopa, el tipo de carácter impetuoso que no tiene miedo de desafiar el status quo, el jugador más interesante y que más hay que observar en el deporte. Es posible que ya sea el mejor jugador en todo el béisbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Juan Marichal
AP Photo/Julian C. WilsonEl dominicano Juan Marichal es uno de los lanzadores con movimiento más poco ortodoxo en la historia de las Grandes Ligas.
Si pudieramos viajar atrás en el tiempo unos 150 años, casi al inicio del béisbol profesional, ¿cómo luciría el deporte?

Se podría reconocer, pero rápidamente veríamos algo marcadamente diferente: Los lanzadores tirando por debajo del brazo. Échenle una mirada a este escrito llamado "Grand Match for the Championship at the Elysian Fields, Hoboken, New Jersey (Gran Choque por el Campeonato en Elysian Fields, Hoboken, New Jersey)". La Biblioteca del Congreso lo tiene con fecha de 1866, cinco años antes de que la Asociación Nacional comenzara a jugar como la primera liga profesional en 1871. En particular, noten como el lanzador tira la pelota.

Lanzadores ortodoxos 1800Buyenlarge/Getty Images
Como escribieron Rob Neyer y Bill James en su libro "The Neyer/James Guide to Pitching (La Guía Neyer/James del Pitcheo)" acerca de los primeros días del béisbol, "En los inicios del béisbol de Grandes Ligas en 1871, no se suponía que los lanzadores fueran el centro de atención del juego. El trabajo de un lanzador era tirar la pelota, comenzar la acción - pero no para sacar de out al bateador". Las primeras reglas requerían que el lanzador tirara la bola con la muñeca y el codo derechos. El historiador del béisbol John Thorn escribió sobre la evolución del pitcheo en su blog Our Game (Nuestro Juego):

Primero, vemos que el lanzador hace su movimiento por debajo del brazo, con el brazo rígido y la muñeca rigida, un movimiento que se tomó prestado de los primeros días del cricket - un modo de lanzar muy parecido al que vemos hoy en el juego del boliche. Segundo, vemos el desdén de los "caballerosos Knickerbockers de Nueva York para ese tipo de lanzamiento tosco, que caracterizó el tipo de béisbol que floreció en Nueva Inglaterra hasta la Guerra Civil. (De hecho, el término lanzador ha sido erroneo en el béisbol desde mediados de los 1860s, cuando el conocido modo - pero no legal - de lanzar torciendo la muñeca transformó el pitcheo respetable en un tiro bajo). Y tercero, vemos que el lanzador no estaba obligado a lanzar strikes en lugar de bolas (el primer término fue creado en 1858, el segundo en 1863), pero en cambio debía lanzar hacia el bate: En otras palabras, él y el bateador no eran adversarios sino casi aliados, cada uno haciendo todo lo posible para poner la pelota en juego hacia los valientes jardineros que jugaban con las manos vacías sin guantes. De todas las posiciones en el diseño original del juego en 1845, solo el jardinero derecho era menos exigente y menos prestigiosa que la del lanzador.

Como indica Thorn, pronto los lanzadores probaron los límites de las reglas hasta el límite. Ellos podían lanzar más duro torciendo sus muñecas y comenzaron a modificar el movimiento de ser uno estrictamente por debajo del brazo a uno más submarino: Un deporte lleno de jugadores como Brad Ziegler. Alegadamente los Brooklyn Excelsiors le pagaron por debajo de la mesa a un lanzador llamado Jim Creighton en la década de los 1860, convirtiéndolo en el primer jugador profesional y sugirieron que los lanzadores - o al menos alguno de ellos - no solo estaban poniendo la pelota para que el bateador la pudiese conectar. Sin embargo, al igual que en el softbol, los partidos en los primeros días del béisbol eran choques de alga anotación. En la primera temporada de la Asociación Nacional, los equipos anotaron un promedio de 10.3 carreras por juego.

Para el momento en el que comenzó a funcionar la Liga Nacional en 1876, los lanzadores - combinado con la baja calidad en la construcción de las pelotas - comenzaron a tener un mayor dominio y el promedio de carreras por juego descendió a 5.9. George Bradley de San Luis logró 16 blanqueadas, aunque parece ser que solía aplastar las pelotas en una prensa de carpinteros para suavizarlas. No está claro el tipo de envío que usaba Bradley, pero aparentemente él lanzaba duro y le gustaba intimidar a los bateadores con una "mueca" cuando lanzaba.

En ese entonces, no existía una goma de lanzar, sino una caja - la que le permitía a los lanzadores comenzar a correr para hacer sus envíos. Y los modos de lanzar por debajo y por el lado del brazo gradualmente fueron dándole paso al modo de lanzar por encima del brazo. A mediados de los 1870, según reporta Thorn, Tommy Bond comenzó a levantar su modo de lanzar por el lado del brazo ligeramente por encima de su cintura y "solo era cuestión de tiempo hasta que 'de cualquier modo' se convirtiera en el estándar. Los lanzadores comenzaron a utilizar el modo de lanzar a tres cuartos, 'desde el hombro' a principios de los 1880". Tony Mullane fue otro serpentinero que puso a prueba las reglas y que retó a los árbitros a que lo sancionaran. Para 1883 las reglas permitían que un lanzador tirara desde la altura del hombro. Charlie Sweeney de Providence poncharía a 19 contrarios en un juego ese año, record que se mantuvo hasta que Roger Clemens lo rompió en 1986.

Finalmente, en 1893, la caja de los lanzadores fue eliminada y se colocó un pedazo de goma a una distancia de 60 pies, 6 pulgadas. Había nacido el béisbol moderno.

Como se puede ver en este pietaje de Christy Mathewson, el mejor lanzador del béisbol en la primera década del siglo 20, su movimiento no era muy diferente a lo que vemos hoy en día:

Walter Johnson, catalogado por muchos como el que más duro ha tirado en la historia, tenía un modo de lanzar por el lado del brazo, parecido a una especie de látigo:

Yo no estoy seguro de que Johnson lanzara tan duro como los lanzadores de hoy en día; quizás sí lo hacía. James especuló que Johnson fue el primero en lanzar duro cada pitcheo, lo que tenía el efecto de que se viera más rápido que otros lanzadores. Mathewson, en su libro "Pitching in a Pinch", escribió sobre tener que ahorrar tu mejor repertorio para momentos importantes. En la era de la pelota muerta, antes de 1920, sin que existiera tanta amenaza de que un jugador te conectara un cuadrangular, eso era más posible.

Una vez la ofensiva comenzó a despertar en la década de los años 20, los lanzadores tuvieron que comenzar a tirar duro todo el tiempo. El modo de lanzar como un gran molino - vean a Bob Feller en acción - la teoría, supongo, es que le añadía más poder. Por supuesto, ese modo de lanzar conllevaba el uso de muchas partes movibles; quizás no por casualidad, Feller y los lanzadores de su era eran bastante salvajes. Feller llegó a otorgar 208 boletos en una temporada (aunque su control fue mejorando a medida que se hizo más viejo) y el promedio de boletos por juego llegó a un máximo de 4.04 por cada nueve entradas en 1949. Los Yankees de 1949 tuvieron a Tommy Byrne (179 boletos), Vic Raschi (138 boletos) y Allie Reynolds (123 boletos)... y ganaron la Serie Mundial.

Para la década de los 60, el movimiento de molino había desaparecido casi por completo. Sin embargo, por suerte, los movimientos únicos siguen existiendo en el juego. Desde la patada alta de Juan Marichal -- ¿cómo lograba mantener su balance? - a la mirada al cielo que echaba Fernando Valenzuela al movimiento inusual de detenerse de Carter Capps, inusual pero legal, podemos identificar a muchos lanzadores simplemente por la forma en que lanzan.

Sí, las formas de lanzar se han uniformado y limpiado bastante en estos días, sin demasiados movimientos excesivos, y esas mecánicas de lanzamiento ciertamente han llevado a tener mejor control y mejor pitcheo, lo que quizás haya ayudado a crear esta generación de lanzallamas. Por supuesto, si nos preocupáramos porque los lanzadores se hayan vuelto demasiado buenos, siempre podemos volver a las reglas en la década de los 1860: Lanzar por debajo del brazo con el brazo rígido.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El viernes es el Día de Jackie Robinson en todo el béisbol y siempre es importante recordar su contribución al deporte y al movimiento de Derechos Civiles. Aunque Robinson debutó para los Dodgers de Brooklyn el 15 de abril de 1947, hubo muchas cosas que ocurrieron antes de ese día. Su camino hasta romper la barrera racial no fue directo desde la oficina de Branch Rickey hasta el Ebbets Field. De hecho, comenzó en Montreal, donde pasó la temporada de 1946 jugando para el equipo afiliado a los Dodgers en la Liga Internacional.

En realidad, nos estamos adelantando a la historia aquí.

Jackie Robinson
AP PhotoJackie Robinson firmó con los Reales de Montreal el 23 de octubre de 1945.
Antes de los Dodgers, antes de Montreal, hubo una prueba con los Medias Rojas de Boston. Luego de servir en el ejército, Robinson había firmado con los Kansas City Monarchs en las Ligas Negras para la temporada de 1945, En abril, luego de apenas tres semanas con los Monarchs, Robinson fue invitado al Fenway Park junto con Sam Jethroe y Marvin Williams. El escritor deportivo Wendell Smith había seleccionado los jugadores, junto con su diario, el Pittsburgh Courier, cubriendo los gastos. Los tres jugadores estaban en sus medianos 20 años, en el pico de su forma física, pero la selección de Robinson lució algo extraña dada la poca experiencia que tuvo en las Ligas Negras. Quizás Smith vio algo especial en Robinson. En el nuevo libro de Danny Peary "Jackie Robinson in Quotes (Jackie Robinson en Citas)", él cita un discurso que dio Aaron Stilley en el Museo de las Ligas Negras en 2013 en el que especula que quizás Robinson fue invitado debido al reconocimiento de su nombre.

Sin embargo, he aquí el asunto: La prueba era una farsa. Los Medias Rojas no tenían intenciones de firmar un jugador negro. En ese tiempo, existía una ley en Boston que prohibía el béisbol los domingos, así que cada año los Medias Rojas y los Bravos tenían que pedir un permiso especial para poder jugar. El concejal Isadore Muchnick amenazó con bloquear dicho permiso a menos que le permitieran al equipo que un jugador negro hiciera una prueba con ellos. Un par de entrenadores condujeron la prueba, pero el manager Joe Cronin no estuvo presente. Ni Smith ni los jugadores escucharon algún comentario posterior de parte de los Medias Rojas, equipo que fue el último en integrar un jugador negro, en 1959.

Así que Robinson volvió a los Monarchs y rapidamente se estableció como uno de los mejores jugadores en la liga. En junio, el diario New York Times lo catalogó como "uno de los mejores torpederos en el béisbol". Luego de un partido en el Yankee Stadium el 17 de junio, el New York Amsterdam reportó que "es una de las mejores adiciones al deporte en años recientes... y se encamina a ser una estrella".

Mientras tanto, Rickey ya estaba tramando su plan para firmar jugadores negros para los Dodgers. Luego de enviar a sus escuchas a ver jugar a Robinson - y para estudiar su historial -- Rickey se reunió con Robinson en su oficina del 28 de agosto. Aparentemente sus primeras palabras a Robinson en su reunión de tres horas fueron, "¿Tienes alguna pareja?" Cuando de hecho Robinson le dijo que sí tenía una, Rickey le aconsejó, "Bueno, es mejor que te cases con ella de inmediato. Cuando terminemos hoy con esto es posible que quieras llamarla y decírselo, porque hay ocasiones en las que un hombre necesita tener una mujer a su lado".

Esa historia alimenta la percepción de Robinson sobre las intenciones de Rickey. Pero como le dijo Rachel Robinson - ella se casaría con Jackie en febrero de 1946 - a Jules Tygiel en su libro "Baseball's Great Experiment (El Gran Experimento del Béisbol)", "Las cosas que se han reportado sobre esto lo hacen parecer como muy paternalista de parte del Sr. Rickey, como si él dirigiera todo. En realidad no hubo más que una actitud de ser colaboradores y conspiradores. ... Hubo una alianza entre ellos y una especie de respeto mutuo".

Robinson llegaría a un acuerdo para un contrato ese mismo día antes de irse de la oficina de Rickey - un bono de $3,500 y un salario de $600 mensuales por jugar con Montreal. Le hicieron jurar que lo mantendría en secreto. Inicialmente, Rickey esperaba firmar a otros jugadores. Rickey le escribió una carta a principios de octubre a un escritor llamado Arthur Mann diciéndole, "Además, puede que no sea bueno el firmar a Robinson habiendo otros jugadores sin firmar que puedan ser mejores".

Rickey no consideró a otras leyendas de las Ligas Negras como Satchel Paige o Josh Gibson. Ellos eran demasiado viejos y no tenían la personalidad que Rickey andaba buscando.

Rickey iba a esperar hasta la temporada de football, pero al final le ordenó a Robinson que viajara a Montreal. El 23 de octubre, Robinson firmó para jugar con los Reales para la temporada de 1946 y convertirse en el primer jugador negro en el béisbol organizado desde el siglo 19. (Don Newcombe y Roy Campanella firmarían luego también con los Dodgers, y pasaron la temporada de 1946 para el equipo Clase B Nashua de la Liga de Nueva Inglaterra. Rickey además firmó al lanzador veterano de las Ligas Negras Roy Partlow, quien jugaría para el equipo Trois-Rivieres de la Clase C y Montreal en 1946, aunque nunca llegó a las mayores; y a John Wright, otro lanzador que tampoco llegó a las mayores).

De acuerdo con el libro de Peary, Clay Hopper, manager de Montreal, le dijo a Rickey, "Sr. Rickey, por favor no me haga esto. Yo soy un hombre blanco, he vivido en Mississippi toda mi vida. Si me hace esto, me va a forzar a tener que mudarme de Mississippi". El jardinero de Brooklyn Dixie Walker dijo, "A él lo firmaron para jugar con el equipo de Montreal, y mientras no esté con los Dodgers, no me preocupo". El gran Buck O'Neil estaba estacionado en las Filipinas cuando se anunció la firma de Robinson. En su libro "I Was Right on Time (Yo Estaba Justo a Tiempo)", él escribió que tomó el altoparlante de una oficina y gritó, "'¡Escuchen esto! ¡Escuchen esto! ¡Los Dodgers acaban de firmar a Jackie Robinson!' Deben escuchar la celebración. En el lado contrario del mundo de Brooklyn, nosotros comenzamos a celebrar y a disparar nuestras armas al aire". Un escucha de los Medias Rojas llamado George Digby le dijo a United Press, "Personalmente, pienso que es lo peor que le puede pasar al béisbol organizado".

Robinson tendría que pasar por los entrenamientos primaverales con los Reales en el sur del país - comenzando en Sanford, Florida. Robinson y Wright no podían estar en el hotel del equipo, así que se quedaron en una residencia privada en Sanford, junto con Rachel, el periodista Smith, y un fotógrafo. Hopper superó sus preocupaciones y le estrechó la mano a Robinson en la primera práctica del equipo. Robinson escribió en su autobiografía que los fanáticos negros que llegaron hasta Sanford a observar sus prácticas "lo vitoreaban hasta cuando me inclinaba para atar mis zapatos". El campo de entrenamiento luego se movería a Daytona, donde de nuevo Jackie y Rachel tendrían que mantenerse separados del resto del equipo.

Jackie Robinson
AP PhotoJackie Robinson conectó uno de sus tres jonrones que logró con los Reales esa temporada en el Día Inaugural ante los Gigantes de Jersey City en 1946.
Cuando el equipo eventualmente llegó a Montreal, la familia Robinson encontró una recepción diferente. Ellos vivían en un vecindario francocanadiense. "Allí sentimos realmente que pocas personas pensaron que estábamos molestando", dijo Rachel en 1951. "Incluso los chicos, quienes nunca antes habían visto personas negras, no nos hicieron sentir que fueramos diferentes". El compañero de equipo George Shuba estuvo en la primera foto conocida de un jugador blanco celebrando con un jugador negro. "Nosotros eramos jugadores", dijo. "No importaba de qué color era él. Estrechar su mano era lo correcto".

Pero más importante aún, Robinson demostró que podía jugar. Bateó .349 para Montreal para ser el líder de la liga, consiguió 92 boletos y se robó 40 bases. No demostró mucho poder - solo tres jonrones - pero recuerden que él había jugado muy poco béisbol fuera de UCLA y apenas una temporada con los Monarchs. Spider Jorgensen, compañero de equipo en Montreal y Brooklyn, le dijo a Peter Golenbock en su libro "Bums," que "la mayoría de los jugadores más viejos... nunca pensaron que él podía batear, porque era un jugador con poco físico. Ellos solían lanzarle rectas pegadas, y él siempre las peleaba... pero siempre podía batear los lanzamientos quebrados".

Quizás el béisbol era la parte más fácil. Antes del primer juego de Montreal, el presidente de la Liga Internacional Frank Shaughnessy le advirtió a Rickey que no trajera a Robinson a Jersey City o "vas a causar un disturbio racial". (Eso no ocurrió). Los fanáticos en Baltimore amenazaron con boicotear si los Reales colocaban en juego a Robinson. (El estadio se llenó). El manager de Baltimore Tommy Thomas, ex lanzador de Grandes Ligas, le ordenó a sus lanzadores que golpearan a Robinson. (Lo hicieron). El libro de Tygiel reporta que el equipo de Newark de los Yankees también intentó golpear a Robinson. (Fue golpeado siete veces esa temporada, lo que lo ubicó cuarto en ese renglón en la liga). Tuvo que lidiar con el abuso de parte de los fanáticos. Wright, quien comenzó la temporada con Montreal, no pudo lidiar con la presión y fue enviado al equipo Clase C antes de volver a las Ligas Negras en 1947.

Los Reales ganaron el banderín con 19 partidos de ventaja. En la Pequeña Serie Mundial, Montreal venció a Louisville por el campeonato, siendo Robinson el líder del camerino. La victoria final llegó en Montreal. Los fanáticos le hicieron una ovación de pie y pidieron que saliera del camerino, estallando en aplausos cuando salió al terreno. Cuando finalmente volvió al camerino y salió del estadio, tuvo que lidiar con otra multitud de seguidores antes de que un motociclista finalmente lo rescatara y lo llevara a su hotel. "Fue probablemente el único día en la historia que un hombre negro tuvo que salir corriendo para evitar una multitud que lo adoraba, en vez de querer lincharlo", según escribió Sam Maltin del diario Pittsburgh Courier.

Él estaba listo para las Grandes Ligas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO