Los Tigres de Detroit tuvieron una buena victoria el lunes, gracias al cuadrangular de dos carreras de Ian Kinsler ante el relevista de los Marineros de Seattle Mark Lowe con dos outs en la octava entrada que llevó a los Tigres al triunfo 5-4. Los Tigres juegan para 46-46, y con la cercanía de la fecha límite de cambios, ellos están en una gran disyuntiva: ¿Vender, comprar o quedarse quietos?

Se encuentran a 10 juegos de los Reales en la Central LA pero apenas a cuatro juegos detrás de los Mellizos y los Astros en la contienda por el comodín. Bob Nightengale del USA Today reportó el lunes que se espera que los Tigres sean vendedores:

Los Tigres, de acuerdo a varias personas dentro y fuera de la organización y que están familiarizados con su estrategia, planificar poner al as David Price y el toletero de poder Yoenis Céspedes en el mercado de cambios.

Pero cuando se contactó el lunes al presidente y gerente de los Tigres Dave Dombrowski le dijo al diario USA TODAY Sports que no han tomado una decisión final.

"En este punto", le dijo Dombrowski al USA Today, "nuestro enfoque es tratar de ganar ahora mismo. Estamos tratando de hacer todo lo que podamos para tratar de calificar para los playoffs. Las cosas pueden tomar un giro dramático en un periodo de 10 juegos. Pero tenemos que jugar bien, en algún punto, de forma consistente.

"Estamos en un punto en el que tenemos que hacer lo que sea mejor en nuestro corazón para la franquicia".

¿Qué es mejor para los Tigres? Price y Céspedes, agentes libres luego de la temporada, serían dos de las fichas de cambio más valiosas en el mercado y podrían ayudar a reformar un sistema de fincas que Keith Law ubicó entre los peores del béisbol antes de la temporada y que no colocó a un solo prospecto en la lista de los mejores 50.

Es poco probable que los Tigres firmen a alguno de ellos, especialmente porque ya tienen varios contratos grandes en su presupuesto: la extensión de Miguel Cabrera por $248 millones no comenzará hasta el 2016; Justin Verlander se ganará $28 millones por temporada en las siguientes cuatro temporadas; Víctor Martínez se ganará $18 millones anuales entre el 2016 y el 2018; y Aníbal Sánchez y Kinsler están firmados hasta por lo menos el 2017.

Además vale la pena discutir:

• Los Tigres, que han logrado cuatro banderines divisionales consecutivos, fueron construidos para ganar este año. Ellos trajeron en cambio a Price el año pasado no solo para la temporada 2014 sino para reemplazar al lanzador Max Scherzer, que se esperaba se fuera mediante la agencia libre. Ellos firmaron de vuelta a Martínez en la temporada baja y cambiaron a Rick Porcello por Céspedes. Dada la edad de la mayoría de sus jugadores principales, no es un equipo que luzca como que vaya a tener un futuro brillante.

• El dueño Mike Ilitch, quien compró el equipo en 1992, está desesperado por un campeonato de Serie Mundial y ya tiene 86 años. No puedo imaginarme que esté dispuesto a una reconstrucción.

• Los Tigres juegan para .500 ahora mismo y no lucen como un equipo que vaya a meterse en una racha, especialmente considerando que Verlander ha lucido mal con efectividad de 6.62 en seis salidas luego de su regreso de la lista de lesionados; Alfredo Simón, quien tuvo problemas nuevamente el lunes, ha lucido terrible últimamente, con 34 carreras permitidas en sus últimas 28 1/3 entradas; y Cabrera estará en la lista de lesionados por varias semanas más.

En ultimada instancia, Dombrowski tiene que evaluar el equipo apropiadamente. Los Tigres tienen un diferencial de carreras de menos-19 esta temporada. Aunque el banderín divisional no está totalmente fuera de alcance, es poco probable que le den alcance a los Reales, aunque les quedan 12 partidos ante ellos en la temporada. Al llegar a los partidos del lunes, FanGraphs le daba a los Reales un 77 por ciento de probabilidades de ganar la división y a los Tigres un 8 por ciento (casi el mismo porcentaje de Mellizos e Indios). Baseball Prospectus tiene a los Reales con un 82 por ciento y los Tigres con un 6 por ciento. No había nada que sugiriera que los Tigres iban a lucir tan mal; antes de la temporada, los sistemas de proyecciones predecían que ellos ganarían poco más de 80 partidos. Ellos están jugando para .500 porque ese es el verdadero nivel de talento en este equipo.

Por supuesto, en la parte trasera de la mente de Dombrowski está este dato: En esta misma fecha el año pasado, los Reales jugaban para 48-49, a siete juegos de los Tigres en la división y a 3 1/2 juegos del segundo comodín. Los Reales pudieron haber cambiado a James Shields; en cambio, se quedaron con él y jugaron para 41-24 el resto del camino y se quedaron con uno de los comodines. Si los Tigres pueden ganar uno de los comodines, probablemente tendrían en el montículo a Price para ese juego, y eso les daría algo de oportunidad. Y como los Reales probaron el año pasado, cualquier cosa puede ocurrir luego de eso.

Así que ¿qué deben hacer los Tigres? Una encuesta informal de fanático de los Tigres en Twitter pareció inclinarse a vender. Aquí algunas de las opiniones:

Rachel (@SOUVLAKI): "Necesitan hacer cambios. Demasiados huecos en el equipo + hay que salir de los que estén en su último año"

Jimmy Schwartz (@Jimbocity84): "cámbienlos. La oportunidad está ahí para justificarlo con los fanáticos ante la ausencia de miggy, no vamos a tener oportunidades como estas en el futuro"

Shane O'Connor (@shoc81): "Vendan. El sistema de fincas está en el suelo ahora mismo. Pueden conseguir algunas piezas grandes para comenzar a sustituir a Cabrera, Verlander, Víctor"

Collin Kearney (@ckear0917): "Refuerzos. No estamos demasiado lejos de lograr una corrida seria. Tenemos muchos juegos pendientes ante los #Reales. Esto no se ha acabado. #Creemos"

Zack Lackey (@zacklackey): "Probablemente deben quedarse quietos. No estoy seguro que podamos hacer mejor las cosas con el prospecto que consigamos por Price. No vamos a alcanzar a los Reales".

Mi opinion rápida: Este equipo no va a alcanzar a los Reales. Creo que esos 12 juegos que quedan entre ellos solo servirán para separarlos más. Si Cabrera estuviese saludable y Verlander no fuese una sombra de lo que fue, habrían más razones para sentirse optimistas. Pero con el actual estado de la rotación y un bullpen poco menos que confinable, no veo a este equipo con una corrida similar a la de los Reales el año pasado.

Sin embargo, uno odia tener que rendirse en la temporada. No es como que los Mellizos y los Astros, actuales ocupantes de los comodines en la Liga Americana, estén asegurados de poder jugar al mismo nivel el resto del camino. El estado de su finca significa que los Tigres no tienen los elementos para conseguir a un chico como Johnny Cueto, así que yo probablemente me quedaría quieto y esperaría llegar al juego de comodines donde Price podría darme alguna oportunidad. Los Tigres tuvieron una gran corrida por cuatro años. No estoy seguro de que se vaya a extender a un quinto año en fila, pero hay que darles la oportunidad.

Pero si juegan para 3-7 en los siguientes 10 juegos, es mejor que Dave Dombrowski comience a quemar esas líneas telefónicas para el 31 de julio.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Detroit Tigers

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ya se anunciaron las alineaciones y los lanzadores abridores del Juego de Estrellas, así que le echaremos un vistazo a algunas de las estrategias que podrían utilizar los managers Ned Yost y Bruce Bochy en el partido del martes. Yo sé, las palabras "estrategia" y "Juego de Estrellas" no suelen ir en la misma oración. Pero podemos pretender que los managers van a intentar jugar para ganar el partido en vez de enfocarse solamente en utilizar cada jugador en su plantilla.

La alineación de la Liga Americana:

Mike Trout, CF

Josh Donaldson, 3B

Albert Pujols, 1B

Nelson Cruz, DH

Lorenzo Cain, RF

Adam Jones, LF

Salvador Pérez, C

José Altuve, 2B

Alcides Escobar, SS

Dallas Keuchel, P

Keuchel terminó siendo una fácil decisión como abridor para Yost, considerando que Sonny Gray lanzó el domingo y el manager de los Medias Blancas Robin Ventura no quería que Chris Sale lanzara. Keuchel tiene marca de 11-4 con efectividad de 2.23, un abridor que tiene los méritos para estar en ese puesto, ya que lidera la Liga Americana en entradas lanzadas y está segundo en efectividad. Es un especialista en provocar rodados, pero además ha aumentado su tasa de ponches esta temporada, lo que lo ha llevado de ser un buen abridor a un as.

Bryce Harper and Mike TroutUSA TODAY Sports, Getty ImagesHarper y Trout serán los líderes de sus respectivas ligas en el partido del martes.
Yost hizo una cosa inteligente con su alineación, al colocar sus cuatro mejores bateadores en los primeros cuatro puestos, en vez de hacer algo tonto como poner a Escobar como primer bate. Pero aún asi, es una de las alineaciones de la Liga Americana más débiles de los últimos años, ya que Pérez tiene un OBP de apenas .273 y poco poder en la parte inferior de la alineación. Sin embargo, el mayor problema es que los nueve bateadores son derechos. Eso le permitirá a Bochy colocar una hilera de lanzadores derechos temprano en el juego hasta que entren las reservas: el abridor Zack Greinke y entonces chicos tales como Gerrit Cole, Jacob deGrom, A.J. Burnett y Shelby Miller. Incluso sin Max Scherzer, quien lanzó el domingo, esa es una muy buena ventaja temprana para la Liga Nacional.

Una movida inteligente de Yost podría ser que Trout juegue todo el partido. La Liga Americana solo tiene dos jardineros sustitutos en su roster en Brett Gardner y J.D. Martínez, así que si te interesa conservar la ventaja de local para la Serie Mundial, deberías tener a tu mejor jugador en el terreno las nueve entradas. La movida alternativa es tener al sustituto de los Medias Rojas Brock Holt en los jardines, pero utilizarlo de esa manera no concuerda con el propósito de tenerlo en el equipo, que es ahorrarlo para utilizarlo en la parte final del partido para tener flexibilidad estratégica.

Pongámoslo de esta manera: ¿Quieres ver a Holt enfrentarse a Aroldis Chapman en la novena entrada en un juego por una carrera o a Trout? Utiliza a Trout en todo el juego.

Yost tiene siete lanzadores relevistas disponibles, así que será interesante vr si los utiliza luego de las primeras entradas - quizás chicos tales como Brad Boxberger y Wade Davis and Zach Britton y Kelvin Herrera no son nombres comunes para el fanático promedio, pero ese es un grupo impresionantes de jugadores con buena velocidad. Por otro lado, si Yost puede sacarle cinco o seis entradas a sus lanzadores abridores, podría tener más opciones de pareos zurdo-derecho en las entradas finales, con Britton, Glen Perkins y Héctor Santiago disponibles del lado izquierdo.

Alineación de la Liga Nacional:

Andrew McCutchen, CF

Todd Frazier, 3B

Bryce Harper, RF

Paul Goldschmidt, 1B

Buster Posey, C

Anthony Rizzo, DH

Jhonny Peralta, SS

Joc Pederson, LF

DJ LeMahieu, 2B

Greinke, P

Es difícil argumentar contra la decisión de utilizar a un lanzador con efectividad de 1.39, una decisión que se tornó en una más fácil para Bochy una vez que Scherzer lanzara el domingo y tuviese que ser reemplazado en el roster. Greinke llega al partido con cinco aperturas consecutivas sin permitir carreras, una racha de 35.2 entradas en blanco. Los derechos le batean .194 a Greinke con 58 ponches y cuatro boletos. Buena suerte.

La alineación de la LN es ciertamente más fuerte y más balanceada, con cuatro zurdos y poder en los primeros ocho puestos en el orden al bate. Será interesante ver como Bochy mueva sus fichas. Adrián González es el primera base sustituto, pero yo utilizaría a Goldschmidt en todo el juego y pondría a González a sustituir a Rizzo o, mejor aún, a batear como emergente en alguna situación clave. Por ejemplo, podría batear por el poco efectivo con el bate LeMahieu en una situación importante o por el torpedero sustituto Brandon Crawford, sabiendo que tiene un tercer campocorto disponible en Troy Tulowitzki. Yo además utlizaría a Harper todo el juego.Sí, ya sé, estoy soñando. Pero ¿es realmente importante asegurarse que Ryan Braun esté activo en el partido?

La otra ventaja que Bochy tiene es que puede usar a Clayton Kershaw y Madison Bumgarner, sus abridores zurdos saliendo del bullpen, una ventaja óptima cuando la Liga Americana comience a utilizar a sus reservistas zurdos -- Gardner, Prince Fielder, Jason Kipnis, Mike Moustakas y Stephen Vogt. Básicamente, si Bochy maximiza el uso de su roster para ganar en vez de solo rotar sus jugadores, va a tener la habilidad de provocar varios choques de pitcheo del mismo lado del plato.

Sin duda Bochy va a dejar al cerrador y héroe local Chapman para la novena entrada, pero veremos cómo le salen sus movidas en la séptima y octava entrada. El cerrador de los Cardenales Trevor Rosenthal viene de desperdiciar rescates consecutivos ante los Piratas. ¿Tendrá Bochy alguna reserva en utilizarlo? ¿Se inclinará a utilizar a Francisco Rodríguez o Jonathan Papelbon en vez de uno de sus abridores?

Lógicamente, con todo este buen pitcheo, debemos esperar un partido de baja anotación con muchos ponches. El Great American Ball Park es un buen estadio para conectar cuadrangulares, asi que es posible que al final se pueda decidir por cual equipo logre conectar alguna recta de 95 mph. Mi apuesta es que la Liga Nacional, con Harper y Goldschmidt bateando cuadrangulares y Chapman ponchando a Holt para cerrar la victoria 3-2.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CINCINNATI - Jugadores sembrados, llaves, jugadas al final del reloj... parecía una unión entre el Festival de Cuadrangulares y el torneo de la locura de marzo de la NCAA. Me quedé esperando que Josh Tesh saliera a cantar su canción "One Shining Moment" en un piano entre bateadores. Al final, los fanáticos de Cincinnati tuvieron su momento para recordar cuando su héroe local Todd Frazier remontó para vencer a Joc Pederson en duelo memorable en el Festival de Cuadrangulares.

Pederson bateó primero en la final, y conectó 14 cuadrangulares, incluyendo seis en línea en un periodo asombroso de 35 segundos donde conectaba puras líneas laser y batazos monstruosos hacia el jardín derecho. Parecía que el chico que había dicho temprano en el día que no había conectado su primero cuadrangular hasta que estuvo en segundo año de secundaria se coronaría como campeón cenicienta del festival.

Bajo el nuevo formato, Frazier tenía cuatro minutos, con 30 segundos adicionales posibles de bono si lograba conectar por lo menos dos jonrones de 425 pies. Pero tuvo un lento inicio con su hermano Charlie como lanzador, con apenas dos jonrones en la marca de los 3:15 en el reloj. Luego conectó tres en rápida sucesión, pero pidio su tiempo muerto restandole 2:35 y con cinco cuadrangulares logrados.

En ese entonces los fanáticos de los Rojos comenzaron a aplaudir y a gritar como si estuviesen en un partido de baloncesto. "Let's go Frazier (Vamos, Frazier)" ... clap-clap-clap ... "(Vamos, Frazier)" ... clap-clap-clap. Frazier no conectó su sexto jonrón hasta que quedaban 1:58 en el reloj. Definitivamente era el momento para lo que mi colega Tim Keown cataloga como una práctica de bateo aeróbica. Boom, boom, boom. Frazier llegó a 13 jonrones, restándole 33 segundos, hizo dos outs y luego empató con Pederson restando 10 segundos. Su swing final se quedó corto en la franja de advertencia, pero se había ganado su tiempo de bono.

Solo necesitaba uno más para ganarlo todo y lo hizo con su primer swing del tiempo adicional. Entonces la fanaticada enloqueció.

"Un impacto grande", dijo Todd Frazier sobre la multitud. "El escuchar el rugir de la fanaticada, corear mi nombre, la adrenalina. Y esos últimos minutos de cada ronda realmente me impulsaron a empujar la pelota más fuera del parque".

Frazier celebró con Charlie y Jeff, otro hermano que jugó nueve partidos con los Tigres en el 2010, y con su compañero en los Rojos Aroldis Chapman. El Festival de Cuadrangulares recibe muchas críticas, pero no le digan a los fanáticos en el Great American Ball Park que no fue un evento entretenido y divertido.

Definitivamente el nuevo formato fue una mejoría. Cada bateador tuvo cuatro minutos para conectar la mayor cantidad de cuadrangulares posibles, y se les permitía una pausa de 45 segundos para tomarse un respiro, secarse el sudor y recordarle a su lanzador que le pusiera la pelota en donde le gusta. Cada choque fue como un mini torneo, lo que significa que no tuvimos que pasar por los ocho bateadores para saber quién pasaba de ronda. El reloj significó un modo más rápido de batear para cada jugador, sin que hubiese un pase constante de toallas cada tres lanzamientos como si fuese Rafael Nadal jugando un partido de cinco sets en un calor de 90 grados en el Abierto de EEUU.

En la primera Ronda, Frazier se midió al dos veces campeón Prince Fielder de los Vigilantes de Texas, quien bateó primero y conectó 13 jonrones, un total que lo hubiese empatado en la segunda mayor cantidad de la Ronda. Pero no fue suficiente ya que Frazier enloqueció a la multitud al empatar con Fielder con dos jonrones en sus últimos 30 segundos y luego sobrepasarlo con su 14º jonrón en el tiempo de bonos. Con cada cuadrangular la fanaticada aumentaba de volumen sus gritos hasta que celebraron como si Pete Rose hubiese pegado sus apuestas.

En la segunda ronda, Frazier se midió ante Josh Donaldson, quién conectó nueve cuadrangulares, lo que dejó la puerta abierta para el Toddfather. Con seis jonrones restándole 1:49, utilizó su tiempo muerto. Con Charlie, quien jugó seis temporadas en las menores, Frazier llegó a ocho bambinazos restando 1:08, pero se notaba algo cansado, al conectar un par de rodados, junto con otros lanzamientos fáciles en la recta final. Pero entonces conectó su noveno cuadrangular contra el cristal que cubre el restaurante en el jardín central y luego llegó a 10 en la sentencia para moverse a la final. Jeff Frazier saludó a Charlie con un choque de pechos. En el Festival de Cuadrangulares, tu eres tan bueno como lo es tu lanzador. Un poco de amor entre hermanos también ayuda.

(Sí, hubo algunas quejas en Twitter que el clan Frazier no estaba esperando a que la pelota aterrizara antes de hacer el siguiente envío. Por regla, "Un lanzador no puede hacer un lanzamiento hasta que la pelota bateada llegara al terreno, fuese atrapada o cayera en territorio foul. Yo podría hacer una broma sobre Cincinnati y el rompimiento de las reglas pero sería un golpe bajo de mi parte).

En la otra semifinal, Joc Pederson superó a Albert Pujols, 12 a 11, con Pujols fallando sus últimos dos swings con oportunidad de empatar. El impresionante despliegue de poder de Pederson no debió ser sorpresa ya que entró al Festival con el promedio de distancia de cuadrangulares entre los ocho toleteros - y conectó el batazo más largo de la noche, un bambinazo de 487 pies en la primera ronda. Hubiese sido una gran historia si el novato se llevaba la victoria. Pero en cambio terminamos con una historia mejor.

Es hora de cortar la red, Todd.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hunter PenceThearon W. Henderson/Getty Images
El swing de Hunter Pence está bien, gracias por preocuparse.

Pence no necesitó participar en juegos de rehabilitación en liga menor para prepararse para su regreso a las mayores luego de perderse 30 juegos por una lesión en la muñeca. El jardinero derecho de los Gigantes de San Francisco conectó hit y remolcó dos carreras (además de lograr una atrapada en zambullida que se convirtió en una doble matanza) en la victoria sobre los Mets de Nueva York el martes en la noche.

Pence batea .280 con 15 RBIs en 19 juegos esta temporada, y para sorpresa de nadie, los Gigantes han jugado mejor con él en su alineación. Tienen marca de 13-5 cuando él inicia el partido, 30-37 cuando no está.

A pesar de lo raro que puede lucir Pence en el terreno en algunas ocasiones, él suele tomarse muy en serio su swing. Y sin importar si está bateando bien o mal, su swing usualmente no se siente como a él le gustaría.

"Batear es algo muy difícil", dijo Pence en marzo. "La belleza de eso es que uno nunca logra dominarlo del todo. Uno tiene que lidiar con muchos fallos. A lo largo de 162 partidos, yo diría que hay un periodo de dos o quizás tres semanas en las que me siento bien. Pero el resto del tiempo, no me siento bien y tengo que batallar con eso".

Pence se encuentra entre varios portavoces de un producto llamado Zepp junto con Mike Trout, Josh Donaldson, Giancarlo Stanton y David Ortiz (Zepp tiene acuerdos con, entre otros, Ripken Baseball y la Asociación de Jugadores de MLB (MLBPA, por sus siglas en inglés) mientras intenta posicionarse entre jugadores de béisbol de todas las edades).

"Nosotros queremos tener lograr capturar información de un atleta para luego mostrársela y ayudarlo a mejorar", dijo Jason Fass, quien fundó la empresa y ha sido su principal ejecutivo desde 2002.

El aparato es una montura verde lo suficientemente pequeña para sostenerla entre el pulgar y el índice y que se puede colocar en la parte inferior del bate. Ayuda a medir la velocidad del bate y el ángulo en el que el bateador ataca la pelota. Artículos previos lo han descrito como el futuro de las métricas analíticas en el béisbol, y que tiene el potencial de ser extremadamente útil para jugadores de béisbol y de sóftbol, al igual que en otros deportes a medida que la tecnología se vaya desarrollando.

"Yo no creo que hayamos podido descubrir y utilizar al máximo todos los recursos en cuanto a la cantidad de información que ahora se puede recopilar en el swing de uno", dijo Pence, cuyo más reciente uso de la herramienta fue en los entrenamientos primaverales antes de su lesión (se pueden encontrar videos de su uso en el portal web de la compañía). "Habrán ocasiones en las que te sientes bien, y en esos momentos, es bueno usar el 'Zepp' con el swing. Uno tiene esa información, y si en algún momento no te sientes bien, puede volver al swing que hacías cuando te sentías bien y mirarlo. Y entonces gracias a la información puedes ver si hay diferencias, tanto físicas como mecánicas.

"Digamos que te sientes mal. Yo estoy mirando a ver si el swing es diferente. Si hay alguna diferencia, tengo la confianza de que puedo volver a hacer el swing que hacía cuando me sentía bien".

Como hemos visto antes, el espacio dentro de la cabeza de Pence es un lugar muy interesante donde estar.

Las señales de que Hunter Pence había vuelto por sus fueros la temporada pasada no han sido vistas con la misma frecuencia esta temporada. Le preguntamos a Pence cuál señal él quisiera que fuese la que mejor representa su swing.

"Me gustaría que fuese, 'El swing de Hunter Pence hace que el café tenga miedo'", dijo riéndose Pence. "Pero idealmente, sería, 'El swing de Hunter Pence consigue muchos hits".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yo soy lo suficientemente viejo como para recordar cuando el Juego de Estrellas se trataba de las estrellas. Oh, los fanáticos votaban por los abridores, pero había que trabajarlo en ese entonces - ir a un partido, llenar una boleta, entregar la misma luego de acabar el juego en vez de dejarla debajo de tu asiento - en ese entonces casi siempre se hacía un buen trabajo. ¡No habían jugadores como Omar Infante! Seguro, no es que los rosters estuviesen repletos de estrellas - cuando yo fui al juego de 1979 en el Kingdome, los rosteros de los equipos tenían jugadores como Jeff Newman, Dave Lemanczyk, Sid Monge, Don Stanhouse, Craig Reynolds y Mike LaCoss - pero uno siempre sentía que estarían allí los nombres más grandes en el deporte.

Alex Rodriguez
Jim McIsaac/Getty Images"Especialmente por todo lo que me ha pasado... sería algo especial", dijo A-Rod sobre la posibilidad de ir al Juego de Estrellas.
Si eras un Todos Estrellas, eras un Todos Estrellas. Pete Rose llegó en 15 ocasiones en un periodo de 16 temporadas. Mike Schmidt llegó en 10 de 12 años durante su mejor época. George Brett llegó en 13 temporadas al hilo, Rod Carew en 18 campañas consecutivas, Johnny Bench en 12. ¿Acaso ellos fueron siempre los mejores en su posición al llegar el receso? Probablemente no. Pero ellos eran los mejores nombres en el deporte.

Así llegamos a, Alex Rodríguez. Andrew Marchand de ESPNNewYork reporta que Rodríguez desea mucho el ir al Juego de Estrellas. "De donde yo estaba hace un año a ahora, quiero decir que es el sueño de cada jugador el llegar al Juego de Estrellas", dijo A-Rod. "Y yo no soy la excepción. Especialmente con todo lo que me ha ocurrido, el poder ser incluído en algo como eso, sería increíblemente especial".

Ciertamente Rodríguez ha sido una de las historias más intrigantes del 2015. ¿Cuáles eran las probabilidades - viniendo de su suspensión de un año, de una cirugía de cadera - que él pudiese contribuir como lo ha hecho hasta ahora a los 39 años (cumplirá 40 en este mes)? El pensamiento en los entrenamientos primaverales era que a lo mejor sería usado como designado en un comité contra los zurdos, quizás siendo usado de forma sustituta en la primera o la tercera base.

En cambio, ha sido uno de los mejores bateadores de la Liga Americana, con números de .280/.381/.506 con 15 jonrones y 45 RBIs. Se ubica en el 10º puesto en la liga en la métrica avanzada llamada wRC+, que considera las estadísticas ofensivas de un jugador y las ajusta por su efecto de estadio local. Se encuentra octavo en porcentaje de embasamiento y octavo en wOBA. Como reporta Steve Martínez de ESPN Datos, A-Rod lidera a todos los bateadores designados en jonrones, remolcadas, boletos, y está empatado en el primer puesto en WAR y extrabases.

Así que, basado solo en méritos, definitivamente se merece ser considerado.

Aparte de eso: Me encantaría ver a A-Rod en un Juego de Estrellas más. OK, incluso si lo detestas más que lo que detestabas el leer a Joseph Conrad en tu clase de inglés de grado 11, tienes que admitir que él es uno de los jugadores más grandes que haya existido jamás en este deporte. Sí, lo sé; mintió, utilizó sustancias, mintió un poco más, usó más sustancias, se comió las palomitas de maíz de Cameron Diaz. Muchos de tus jugadores favoritos utilizaron sustancias; el problema es que no sabemos quiénes más lo hayan hecho.

Pero ¿no sería divertido ver a A-Rod tomar un turno en Cincinnati? Quiero decir, sin ofender a algunos de los jugadores que quizás sean seleccionados como suplentes -- Stephen Vogt, Mike Moustakas, Brett Gardner, Kevin Kiermaier -- pero, ¿a quién preferirías tener enfrentándose a Aroldis Chapman o bateando de emergente ante Madison Bumgarner? Todos ellos son buenos jugadores, y que están teniendo buenas temporadas. Pero no son exactamente jugadores que uno tenga que obligatoriamente ver por TV.

Muchos podrían argumentar que el Juego de Estrellas no es un reconocimiento a la carrera de un jugador. Pero en ocasiones sí lo es. Derek Jeter fue electo el año pasado cuando bateaba .272 con dos jonrones al llegar el receso. Willie Mays fue electo al equipo de la Liga Nacional en su última temporada, cuando bateaba .211. Cal Ripken llego en sus temporadas finales, a pesar de no haber sido tan productivo. Ozzie Smith estaba bateando .250 con tres impulsadas y fue electo al equipo en 1995 como sustituto. Y esa ni siquiera fue su temporada final.

Lo sé. Esos eran jugadores adorados. A-Rod no lo es. No puedo argumentar en contra de eso. Pero si quieren drama, encuentren la forma de colocar a Rodríguez en ese roster de 34 jugadores.

Quizás quieras abuchearlo. Pero estarás observándolo.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Rodriguez, Alex

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bryant, Pederson Getty Images
Joc Pederson de los Dodgers de Los Angeles y Kris Bryant de los Cachorros de Chicago están en medio de una candente lucha por el premio de Novato del Año de la Liga Nacional. Pederson batea .248/.388/.542 con 19 jonrones, 36 remolcadas y 40 anotadas y se ubica séptimo en la LN en OPS. Mientras Bryant batea .278/.382/.482 con 10 cuadrangulares, 42 impulsadas y 40 anotadas, y está en el puesto 13 en OPS en la LN. Pederson tiene la ventaja en WAR -- 3.3 a 2.1 - gracias a un par de juegos adicionales y una ventaja defensiva, pero esta promote ser una contienda cerrada toda la temporada, y más intrigante aun por el hecho de que ambos se proyectan como futuras superestrellas por mucho tiempo, jugadores que podrían ser anclas de las alineaciones de sus equipos en postemporada.

¿Cuáles son las batallas más interesantes para Novato del Año de todos los tiempos? Remontémonos a 1947, cuando Jackie Robinson ganó el primer premio de Novato del Año, y lo sabrán. Nos enfocaremos en valor y producción, así que estas contiendas que vamos a mencionar no son necesariamente las más votaciones más cerradas de todos los tiempos, pero si son unas que lucen como buenos debates, al menos con el pasar del tiempo.

10. Liga Americana 1977

Mitchell Page: .307/.405/.521, 21 HR, 75 RBI, 6.0 WAR

Eddie Murray: .283/.333/.470, 27 HR, 88 RBI, 3.3 WAR

Page era un jardinero para un mal equipo de Oakland, Murray era un primera base/designado para un equipo de Baltimore que ganó 97 juegos. Page se robó además 42 bases contra cero de Murray. Luce como que fue el fácil ganador, pero ese no fue el caso: Murray ganó el premio con 12 votos de primer lugar contra nueve de Page (y Bump Wills y Dave Rozema recibieron además un total combinado de seis votos de primer lugar.) ¿Cuál fue la diferencia? Quizás el éxito de Baltimore o el hecho de que Murray tenía 21 años y Page 25.

Como escribió alguna vez Bill James, "El premio de Novato del Año se otorga mediante una nebulosa combinación de actuación y potencial, con el entendimiento general de que se basa en un 90 por ciento en rendimiento". Aunque claramente Page tuvo una mejor temporada, creo que los votantes no miraron mucho más allá del total de jonrones y remolcadas y se fueron con Murray. O quizás ellos sintieron algo, ya que Murray llegó hasta el Salón de la Fama mientras la carrera de Page se desapareció rápidamente, quizás porque nunca aprendió a relajarse.

9. Liga Nacional 2003

Dontrelle Willis: 14-6, 3.30 ERA, 160.2 IP, 142 SO, 4.4 WAR

Brandon Webb: 10-9, 2.84 ERA, 180.2 IP, 172 SO, 5.9 WAR

Willis subió a principios de mayo y tuvo marca de 8-1 con efectividad de 2.26 en sus primeras 10 aperturas y siguió con ese impulso, hasta llegar a la postemporada y con algo de carisma para ganar el premio, aunque claramente Webb tuvo una mejor temporada. Willis ganó 22 juegos en 2005 pero fue Webb quien se convirtió en un mejor lanzador, ya que ganó el Cy Young Award y en dos ocasiones terminó segundo antes de lastimarse el hombro.

8. Liga Americana 1951

Minnie Miñoso: .326/.422/.500, 10 HR, 76 RBI, 5.5 WAR

Gil McDougald: .306/.396/.488, 14 HR, 63 RBI, 4.6 WAR

Miñoso comenzó la temporada con los Indios pero fue cambiado a los Medias Blancas luego de ocho juegos como parte de un triple cambio - el único jugador que los Indios recibieron en la transacción fue el relevista Lou Brissie, quien solo duraría dos temporadas más en las mayores. El miembro del Salón de la Fama Hank Greenberg era el gerente de Cleveland en ese momento, y fue una de las muchas malas movidas en esa década que eventualmente causaron que Cleveland dejara de ser una de las potencias en la Liga Americana.

De todas formas, Miñoso se robó además 31 bases, anotó 112 carreras y terminó cuarto en la votación del JMV - por encima de McDougald, quien terminó noveno - pero fue el jugador del cuadro de los Yankees quien se llevó el premio con 13 votos contra 11 de Miñoso. Sin mencionar al chico de 19 años llamado Mickey Mantle, quien bateó .267 con 13 jonrones.

7. Liga Americana 2006

Justin Verlander: 17-9, 3.63 ERA, 186 IP, 124 SO, 4.1 WAR

Jonathan Papelbon: 35 SV, 0.92 ERA, 68.1 IP, 75 SO, 5.0 WAR

Francisco Liriano: 12-3, 2.16 ERA, 121 IP, 144 SO, 4.6 WAR

Jered Weaver: 11-2, 2.56 ERA, 123 IP, 105 SO, 4.8 WAR

Esta contienda fue una divertida ya que hubo cuatro lanzadores que podían llevarse el premio. La votación terminó exactamente en el orden que los coloqué. Y no fue una carrera cerrada, ya que Verlander se llevó 26 de los 28 votos de primer lugar. Creo que el hecho de que lanzó más entradas mientras Liriano y Weaver tuvieron temporadas abreviadas fue la diferencia. Además los Tigres fueron el equipo sorpresa en el béisbol ese año, al llegar a la postemporada luego de ganar apenas 71 juegos la temporada anterior.

6. Liga Nacional 2007

Ryan Braun: .324/.370/.634, 34 HR, 97 RBI, 2.0 WAR

Troy Tulowitzki: .291/.359/.479, 24 HR, 99 RBI, 6.8 WAR

Los números ofensivos de Braun son aún más impresionantes si se considera que los logró en apenas 113 partidos y eso lo impulsó a una carrera victoria ante Tulowitzki, 128 puntos contra 126, aunque Tulo fue el vencedor por amplio margen en WAR. ¿Qué se perdieron los votantes? Ellos ignoraron por completo la defensiva. Braun jugaba la antesala y era horrible, con porcentaje de fildeo de .895. Al repasar la historia del premio de Novato del Año, puedo decir que la defensiva es más ignorada en este premio que lo que lo es en el premio de JMV.

5. Liga Nacional 2013

José Fernández: 12-6, 2.19 ERA, 172.2 IP, 187 SO, 6.7 WAR

Yasiel Puig: .319/.391/.534, 19 HR, 42 RBI, 4.9 WAR

Esta contienda provocó muchos debates en la recta final, lanzador versus bateador, con Puig colocando grandes números tras haber sido subido a mediados de año. Al final, la votación no fue cerrada, ya que Fernández recibió 26 de los 30 votos de primer lugar. En cuanto al WAR, los votantes tuvieron razón.

4. Liga Americana 1987

Mark McGwire: .289/.370/.618, 49 HR, 118 RBI, 5.1 WAR

Kevin Seitzer: .323/.399/.470, 15 HR, 83 RBI, 5.5 WAR

Conozco algunos fanáticos de los Reales que siguen molestos con esta votación. Sería interesante ver como esto se desarrollaría hoy en día. ¿Acaso la ligera ventaja de Seitzer en las métricas avanzadas le ayudaría a sobrepasar los monstruosos números de poder de McGwire? Probablemente no. En 1987, la cosa tampoco fue cerrada: McGwire fue el ganador unánime. (En ralidad, Devon White, con su excelente defensiva en el jardín central, los superó a ambos con WAR de 5.6.) Esta fue además una de las mejores clases de novatos de la historia de MLB: Además de McGwire, tuvimos a Greg Maddux, Tom Glavine, Fred McGriff, Rafael Palmeiro, David Cone, Chuck Finley, Paul O'Neill, Jay Bell, Ken Caminiti, Ellis Burks, B.J. Surhoff, White, Mike Greenwell, Benito Santiago, Randy Myers ... grupo impresionante y estelar a lo largo del camino.

3. Liga Nacional 1967

Tom Seaver: 16-13, 2.76 ERA, 251 IP, 176 SO, 6.0 WAR

Gary Nolan: 14-8, 2.58 ERA, 226.2 IP, 206 SO, 6.3 WAR

Esta luce interesante. Seaver era un lanzallamas de 22 años con los Mets. Nolan era un lanzallamas de 19 años con los Rojos que acababa de tener una de las mejores temporadas para un adolescente, liderando la LN en ponches por cada nueve entradas y ubicándose segundo en WAR de lanzadores. ¿Por quién votarían? Los votantes se fueron con Seaver. Quizás hubo algo sobre él en ese momento, o quizás por el hecho de que jugaba en Nueva York (aunque los Mets no eran buenos), o quizás fue por el hecho de que ganó más partidos. Nolan terminó tercero en la votación, detrás del novato de 29 años con los Cardenales llamado Dick Hughes, quien tuvo marca de 16-6, 2.67. Nolan terminó lastimado, pero en ese momento hubiesemos tenido que usar una moneda al aire para decidir quien tuvo la mejor carrera.

2. Liga Nacional 2010

Buster Posey: .305/.357/.505, 18 HR, 67 RBI, 3.9 WAR

Jason Heyward: .277/.393/.456, 18 HR, 72 RBI, 6.0 WAR

Lo gracioso de esto es que dos votantes le dieron su voto de primer lugar a Gaby Sánchez --WAR de 0.4. Ouch. De todas formas, Heyward era el fácil ganador por la vía del WAR pero los votantes se fueron con Posey, ya que recibió 20 votos de primer lugar en comparación con los nueve de Heyward. Yo no recuerdo los datos específicos de porque Posey se llevó el premio; los Gigantes llegaron a la postemporada, pero también los Gigantes llegaron. Heyward se pasó toda la temporada en las Grandes Ligas, contrario a Posey, así que quizás los votantes se impresionaron con la producción de Posey en un periodo de tiempo menor. Quizás a ellos les gusto más la posición de Posey (detrás del plato o simplemente ignoraron, una vez más, la defensiva que daba Heyward.

1. Liga Nacional 1968

Johnny Bench: .275/.311/.433, 15 HR, 82 RBI, 5.0 WAR

Jerry Koosman: 19-12, 2.08 ERA, 263.2 IP, 178 SO, 6.0 WAR

He aquí una complicada: jugador de posición versus un lanzador. Era el Año del Lanzador, pero los números de Koosman eran impresionantes comoquiera. Además completó 17 juegos y lanzó siete blanqueadas. Bench tenía 20 años pero era un fenómeno en liga menor, y, bueno, tenía un gran brazo. Llenaba a cabalidad los requisitos para ser receptor en Grandes Ligas. Y en 1968, 15 jonrones y 82 impulsadas eran buenos números. La votación fue cerrada: 10.5 votos para Bench, 9.5 para Koosman (solo se votaba por primer lugar en ese entonces). Es interesante volver atrás y mirar los premios de Novato del Año para ver cuáles los votantes "acertaron" - en el sentido de quien tuvo la mejor carrera (como Murray sobre Page). Por ejemplo, en 1965, Jim Lefebvre venció a Joe Morgan por el premio de Novato del Año en la LN, dos intermedistas. Claramente Morgan tuvo la mejor temporada. Esa fue una votación que fallaron los votantes.

Pero esta fue una que los votantes acertaron incluso a pesar que Koosman tuvo ligeramente una mejor temporada.

Una nota final que vale la pena mencionar: Fred Lynn y Jim Rice no solo fueron compañeros en los Medias Rojas en 1975 sino que también terminaron 1-2 en la votación de Novato del Año de la LA y 1-3 en la votación del JMV. Pero Lynn, quien ganó ambos premios, fue ciertamente el mejor jugador, WAR de 7.4 contra 3.0... aunque Rice fue el que terminó en el Salón de la Fama.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Carlos MartinezHannah Foslien/Getty Images
La pregunta de $325 millones en esta temporada baja era si el jardinero de los Marlins de Miami Giancarlo Stanton podría recuperarse de la horrible lesión en la cara que terminó temprano con su temporada 2014 y reestablecerse como uno de los bateadores más poderosos en el béisbol. Lo ha hecho, y en gran forma.

Luego de 70 partidos, Stanton lidera las mayores con 25 jonrones y 64 remolcadas y se ubica entre los primeros 10 en el deporte con 3.4 victorias sobre reemplazo. Lleva ritmo para sobrepasar fácilmente los mejores totales de su carrera en cada una de esas estadísticas.

Pero el choque del martes en la noche, ante los Cardenales de San Luis, y su impresionante abridor de 23 años Carlos Maríinez, es uno interesante, porque coloca al toletero de los Marlins contra el tipo de lanzador que ha podido dominarlo con un plan de juego apropiado - el lanzador derecho de poder.

Martínez llega al partido con efectividad de 2.80, y una combinación de lanzamientos que incluye una recta que promedia 94.6 mph (10º mejor entre los lanzadores abridores) y un amplio repertorio de lanzamientos rompientes efectivos. Además tiene la voluntad de hacer algo que podría causarle problemas a Stanton, lo que comentaremos en breve.

Demasiado poder

Lo que hace a Stanton tan bueno es que masacra los pitcheos que se quedan encima del plato. Tiene 23 jonrones ante lanzamientos hechos dentro de la zona. Nadie más tiene más de 20.

Como dijo el narrador de los Marlins Rich Waltz luego de observar a Stanton conectar cuadrangular ante el abridor de los Mets de Nueva York Jonathon Niese hace un par de semanas, "Nosotros nos maravillamos cada vez que conecta la pelota. Es divertido observarlo. No nos cansamos de ello".

Stanton tiene tres de los cinco cuadrangulares más largos en las mayores esta temporada y cinco de los primeros 10. Ha dominado a los lanzadores zurdos al conectarle ocho jonrones y slugging de .827 en 52 turnos.

Stanton tiene 17 jonrones y la segunda mejor tasa de cuadrangulares de cualquier bateador derecho ante lanzadores derechos esta temporada (solo detrás de Albert Pujols).

Una debilidad

Una cosa que es cierta al observar a Stanton esta temporada: Cuando se mide a un lanzador derecho que lance la pelota rápida adentro y que luego tire un lanzamiento rompiente, Stanton no luce tan bien.

Échenle una mirada a los tres turnos (los pueden ver aquí, aquí y aquí), en los que Stanton se midió al abridor de los Mets Matt Harvey, al cerrador de los Mets Jeurys Familia y al relevista de los Yankees de Nueva York Dellin Betances.

Y si afirman que esos tres lanzadores han hecho quedar mal a muchos bateadores esta temporada, tienen razón. Pero ellos no son los únicos en trabajar esta estrategia de forma efectiva. Otros que ejecutan una estrategia similar ante Stanton incluyen a Rubby De La Rosa (quien entró a esta semana con efectividad de 4.96) y el lanzador de 42 años LaTroy Hawkins (quien tiene efectividad de 6.55 en sus primeras 11 entradas).

"Él está más sobre sus talones", dijo un observador veterano de béisbol, al apuntar el aspecto técnico que podría estar causando ese tipo de resultado. "Él solía estar más sobre sus pies".

Giancarlo Stanton zonas de poderESPN Stats & InformationGiancarlo Stanton ha lucido en grande esta temporada, pero tiene algunos huecos ante los derechos.

Los números

Los números de Stanton son asombrosos en muchas formas. Pero como cualquier otro bateador, tiene algunos huecos. Y los mismos se han hecho un poco más grandes en un par de áreas.

Miren los números en la gráfica que aparece abajo. Ellos muestran que la producción de Stanton baja ante los lanzadores derechos que tiran con gran poder, que lo atacan con bolas rápidas altas y pegadas y con lanzamientos rompientes en el borde exterior y fuera de la esquina exterior de la zona.

Independientemente de esto último, un escucha notó que Stanton siempre ha tenido problemas con lanzamientos rompientes afuera. Pero ahora se encuentra en un nivel extremo. Ha hecho swing a 61 pitcheos de parte de derechos esta temporada y ha fallado 45 (una tasa del 74 por ciento, aumentando el 61 por ciento que tuvo del 2010 al 2014.)

El hombre en la loma

Martínez estuvo catalogado entre los mejores prospectos del deporte en el 2014 y dio el paso hacia el estrellato en el 2015. Martínez ha logrado efectividad de 0.89 con 42 ponches en 40 1/3 entradas en sus pasadas seis salidas. Permitió dos carreras o menos en cada una de ellas.

En esas seis salidas, los derechos le batearon para .186 y tuvieron lo que los servicios de estadísticas consideran como "bolas bateadas duro" en apenas un seis por ciento del tiempo, muy por debajo del promedio de Grandes Ligas del 14 por ciento para un derecho ante bateadores derechos. Martínez se ha enfrentado a 170 bateadores derechos esta temporada. Solo dos le han conectado cuadrangular.

Una cosa que ha impulsado el éxito de Martínez: No tiene miedo de lanzar su recta pegada.

De hecho, esta temporada, los tres abridores derechos que lanzan su recta en el tercio interior del plato con mayor frecuencia son Nick Martínez (no tiene relación alguna con Carlos), Félix Hernández y -- adivinaron -- Carlos Martínez.

El segundo lanzamiento que utiliza más Martínez ante un bateador derecho es el slider, el pitcheo que suele utilizar para retirar a los bateadores con dos strikes. Ha ponchado a 27 bateadores derechos con ese lanzamiento, el sexto total más alto en las mayores (los cinco que están por encima de él son Chris Archer, Tyson Ross, Jason Hammel, Max Scherzer y Michael Pineda).

Una cosa a tener en cuenta: Martínez lanza su slider en la esquina exterior con menos frecuencia que cualquier otro lanzador en el béisbol. Y los números de Stanton indican que puede conectar un slider que se quede en el medio. Conectó uno en Colorado hace un par de semanas y lo envió a 484 pies de distancia.

A jugar

El escenario está listo para un juego de intrigas entre este bateador y este lanzador el martes en la noche.

Lo primero a observar sera si Martínez está dispuesto a lanzar pegado.

"Se requiere coraje en un lanzador y un receptor para atacar a Stanton ahí con convicción porque todo el mundo sabe lo talentoso que es él y nadie quiere golpearlo", dijo un escucha veterano.

Lo segundo será la habilidad de Martínez de evitar cometer un error. Si comete uno, existen buenas probabilidades de que termine viendo la pelota lanzada a Stanton entrando en órbita.

Como dice el analista de Baseball Tonight Doug Glanville: "Cuando le lanzas la pelota a la zona donde está caliente, es decirle adiós a la pelota. Esa bola va a salir al espacio".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Max Scherzer podría estar jugando un juego de "¿puedes superar esto?" consigo mismo para beneficio de os Nacionales de Washington, porque apenas una salida después de haber ponchado a 16 Cerveceros mientras permitía un solo hit, Scherzer tiró el primer partido sin hits de su carrera a expensas de los Piratas de Pittsburgh, venciéndolos 6-0.

Scherzer fue casi perfecto al máximo, al retirar los primeros 26 bateadores y llevando a dos strikes a José Tábata. Casi casi, y se quedó tan cerca, pero Scherzer lanzó demasiado pegado a Tábata en su séptimo envío del turno en conteo de 2-2, golpeando al jardinero reservista en el protector del codo para perder la oportunidad de completar el primer juego perfecto en el béisbol desde la improbable trifecta de juegos perfectos logrados por Philip Humber, Matt Cain y Félix Hernández en 2012.

La defensiva siempre juega un rol clave en cualquier juego de este tipo, y el partido del sábado no fue la excepción a pesar que este equipo de los Nacionales se ubica en el último lugar en la LN en Eficiencia Defensiva con porcentaje de apenas .661 de convertir las pelotas en juego en outs. La joyita que salvó el partido fue la del intermedista Danny Espinosa para retirar a Pedro Álvarez para cerrar la octava: Con la formación especial a la defensiva puesta para Alvarez, que gusta de jalar la pelota, Espinosa tuvo que moverse mucho hacia su derecha, hacia la segunda base para atrapar una pelota que ya había sobrepasado a Ian Desmond. Espinosa tuvo que recurrir a toda la fuerza de su brazo para sacar de out a Alvarez - y lo logró.

El partido sin hits mejoró la marca de Scherzer a 8-5 y reforzó su caso para colocarse por encima de Gerrit Cole de Pittsburgh por el honor de abrir el Juego de Estrellas por la Liga Nacional ahora que su efectividad anda por 1.76. El apoyo ofensivo - algo que está más allá del control de Scherzer - no ha sido consistente, con los Nacionales anotando apenas 3.8 carreras por juego para él. Fue el sexto juego de la temporada para Scherzer en esta temporada con 10 o más ponches, todos ellos en sus últimos 10 turnos. Con una tasa de ponches de 33.5 por ciento en esa racha, está prácticamente ponchando a un bateador cada tres turnos. Dondequiera que lance en ese partido, se aprovecha de tres a seis bateadores de los que enfrenta.

Scherzer p

udo haber dejado una mala primera impresión con su argumento para que acaben las discrepancias entre las ligas en cuanto al uso del bateador designado, pero vale la pena decir que no tiene otras razones para lamentarse de su decisión de moverse al más viejo de los circuitos. Ahora, el no solo se está quejando ocasionalmente, sino que está elevando su queja formal, y las únicas personas que lamentan eso son los 29 equipos que no lo pueden tener en su roster.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Existe un novato caliente en Chicago que está haciendo mucho alboroto en esta temporada. Tiene poder, está un poco crudo y apenas está comenzando a aprovechar su potencial - pero ya ha demostrado lo suficiente como para creamos que tiene un futuro brillante.

Por supuesto, estoy hablando de Carlos Rodón.

Carlos Rodon
Ronald Martinez/Getty ImagesEn la quinta apertura de su carrera, Carlos Rodón mostró señales de lo que puede hacer, al ponchar 10 contrarios y permitir una sola carrera en seis entradas.
El zurdo de 22 años de los Medias Blancas de Chicago finalmente tuvo la actuación que habíamos estado esperando de él luego de un par de apariciones jugosas en los entrenamientos primaverales. En su quinta apertura de su carrera, Rodón ponchó a 10 contrarios mientras permitía apenas una carrera en seis entradas en la derrota de los Medias Blancas 2-1 ante los Vigilantes de Texas en 11 entradas.

Rodón, tercera selección general en el sorteo de junio pasado salido de North Carolina State, es un chico que utiliza más la recta y el slider, se sienta en las 91-94 mph con su recta y llega hasta las 96 cuando lanza la recta de cuatro costuras en la zona; lanza un slider duro que se zambulle con movimiento tardío, o una versión más dura que hace que corte bajito y que utilizada pegada ante los derechos.

El slider de Rodón tuvo a los escuchas salivándose por él luego de una fuerte temporada en su segundo año universitario - y fue catalogado como un cotizado prospecto al entrar al 2015 - pero su desempeño inconsistente en su tercer año llevó a los Astros de Houston y Marlins de Miami a seleccionar a dos lanzadores de escuela secundaria por encima de él. Los Medias Blancas seleccionaron felizmente a Rodón, y llegó a las mayores luego de apenas 34 entradas en liga menor.

La clave para él es meterse con el slider en conteo de strike, ya que no tiene el control de su recta para colocarse encima de los bateadores de forma más consistente - y por ende los 22 boletos que ha dado en 34T entradas. Los bateadores le conectan apenas .132 ante el slider, ponchando 27 contrarios en 63 apariciones en el plato que terminaron con ese turno. Pero ellos le batean .368 a la recta, con más boletos que ponches.

Ante los Vigilantes el jueves, Rodón tuvo la ventaja de medirse a una alineación con cinco zurdos. Lanzó strikes en su primer pitcheo a 14 de los 26 bateadores que enfrentó. De forma impresionante, sus 10 ponches fueron abanicando - nueve de ellos ante slider. Rodón está lejos de ser un lanzador pulido, y la mayoría de los analistas cree que va a necesitar desarrollar un cambio, el que ahora mismo solo lanzar en par de ocasiones por partido, para que los contrarios no puedan esperar su recta. Sin embargo, este tipo de actuación es algo con lo que los fanáticos de los Medias Blancas pueden soñar.

El surgimiento y la mejoría de Rodón son importantes para las esperanzas de playoffs de Chicago. Los Medias Blancas juegan para 24-28 - un inicio que el vicepresidente del equipo Kenny Williams catalog como "una verguenza" el otro día, lo que quizás era más un reflejo de las expectativas poco realistas de la oficina central que de la actuación real del equipo - pero la División Central de la Liga Americana sigue abierta para cuaqluiera. Chicago necesita que su fortaleza sea su rotación: Chris Sale está de vuelta lanzando como un contendiente al Cy Young, pero Jeff Samardzija y José Quintana no han lucido tan bien como lo hicieron en el 2014. Aun así, ese trio, un Rodón decente y John Danks como el quinto abridor tiene el talento para ser tan bueno como cualquier otra rotación en la liga.

Los Medias Blancas necesitan que su rotación comience a ser dominante porque, tal y como vimos en la derrota del jueves, ellos no son un buen equipo ofensivo ahora mismo. Ellos están en penúltimo lugar en la LA en carreras anotadas por razones obvias: Ellos son últimos en cuadrangulares (a pesar de jugar en un estadio bueno para jonroneros), y solo los Reales de Kansas City han recibido menos boletos. Los mejores equipos de los Medias Blancas bajo Williams y Rick Hahn siempre han dependido en grande del poder. José Abreu no se ha calentado hasta el momento-- .280, nueve cuadrangulares - pero no estoy seguro que se vaya a calentar. Con apenas 11 boletos y 39 ponches, él está buscando más como un bateador demasiado agresivo al que se le puede lanzar; él es bueno, pero uno tiene que preguntarse si los números de la pasada temporada fueron una aberración. Y entonces está el firmado como agente libre Melky Cabrera, quien ha sido un completo desastre con números de .235/.272/.267 que incluye apenas cinco extrabases. El torpedero Alexei Ramírez tiene un porcentaje de embasamiento de .244.

Ouch.

No obstante, los Medias Blancas se encuentran a 7½ juegos del primer lugar, pero eso es mejor a como estaban hace un par de semanas, cuando muchos ya estaban dándole el banderín divisional a los Reales o a los Tigres de Detroit. Entonces los Minnesota Twins siguieron ganando. Y ahora los Reales han perdido siete de sus últimos nueve y los Tigres han caído en siete ocasiones seguidas. Los Indios de Cleveland, luego de vencer a los Reales el jueves, han mejorado su marca a un juego por debajo de los .500 tras jugar para 12-4 en sus últimos 16 encuentros.

FanGraphs califica a Cleveland como el favorito para ganar la división en su página de Probabilidades de Playoffs. Ese es un reflejo tanto de la fuerza potencial de la rotación y la alineación de los Indios como que no están convencidos de los Mellizos, y de ver a los Reales como un equipo con una rotación con problemas y una ofensiva mediocre que solo tuvo un gran mes de abril.

Las probabilidades de los Medias Blancas siguen siendo bajas, apenas 2,5 por ciento de ganar la división y el 6,2 por ciento de llegar a los playoffs. No creo que el equipo sea tan bueno como cree Williams, pero podemos ver un escenario donde ellos mejoren. Parte de esto incluye un zurdo novato que aprenda sobre la marcha y asimile el conocimiento rápidamente.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No les voy a decir algo que probablemente no sepan, pero aquí les va comoquiera: el bullpen es muy importante en un equipo. Y quizás más ahora que nunca antes. Especialmente en la Liga Americana, donde solo los Atléticos de Oakland se encuentran a más de siete juegos de diferencia del primer lugar de su división.

Una gran razón para el éxito temprano de los punteros Astros de Houston y los Mellizos de Minnesota ha sido su bullpen. Con los Astros, es fácil de verlo en los números: Ellos tienen efectividad colectiva en su bullpen de 2.23, la tercera mejor en las mayores solo detrás de los Reales de Kansas City y los Cardenales de San Luis. Con los Mellizos, no es tan obvio que su bullpen ha sido clave: La efectividad de su bullpen de 3.72 los ubica en el puesto 18 en todo el béisbol.

Minnesota's Glen Perkins
AP Photo/Jim MoneEl cerrador de los Mellizos Glen Perkins se ha ido perfecto, de 16-16, en oportunidades de salvamento esta temporada.
Pero existe otra manera de evaluar un bullpen, utilizando una métrica llamada Probabilidad de Victoria Añadida (WPA por sus siglas en inglés). El WPA simplemente evalúa el resultado de cada aparición en el plato y le da valor al lanzador o al bateador dependiendo de cómo ese resultado cambia las probabilidades de que cada equipo gane ese partido. En otras palabras, un hit en un juego empatado en la novena entrada cambia más las probabilidades de un hit en la sexta entrada en un juego 8-2.

Me resisto a llamarlo una manera de evaluar el "clutch", pero en las formas en que vemos el clutch, nos sirve como un buen indicador. ¿Quién es bueno en partidos cerrados y quién es bueno al final de partidos cerrados?

Es ahí donde sobresale el bullpen de los Mellizos. No solo que el cerrador Glen Perkins no ha desperdiciado un salvamento - como los Astros, los Mellizos tienen marca de 27-0 cuando llegan con ventaja a la novena entrada - sino que los Mellizos han perdido apenas un solo juego en toda la temporada luego de llegar a la sexta entrada o más allá con ventaja. Así que el relevo medio, cuando se le entrega una ventaja, ha sido excelente. Comparen eso con los Marineros de Seattle, quienes tienen efectividad colectiva en su bullpen de 3.73. Los Marineros han sufrido cinco derrotas cuando tienen ventaja luego de cinco entradas, y el bullpen tiene marca de 6-13 comparado con el record de Minnesota de 8-6.

Los records de victorias y derrotas de un bullpen pueden ser engañosos si tienes una ofensiva que nunca anota en juegos empatados, razón por la cuál el WPA puede ser un mejor indicador. Un buen bullpen preserva las ventajas en partidos cerrados o aguanta a los contrarios en partidos empatados para darle más oportunidades a la ofensiva. Al entrar a los partidos del lunes, de acuerdo con los números de FanGraphs, los Mellizos lideraban las mayorres en WPA del bullpen con 3.75, mientras que los Marineros se ubicaban en el puesto 26 con menos-1.39.

He aquí los primeros siete equipos en WPA antes de los partidos del lunes, aquellos con por lo menos WPA de 2.0:

1. Mellizos -- 3.75

2. Cardenales -- 3.59

3. Astros -- 2.84

4. Tigres -- 2.73

5. Yankees -- 2.56

6. Reales -- 2.54

7. Gigantes -- 2.15

Todos estos equipos juegan por encima de los .500.

Los Azulejos de Toronto tienen un diferencial de carreras mejor que el de los Mellizos: más-25 contra más-21, y aun así juegan para 23-29 comparado con el 30-19 de Minnesota. ¿Adivinen cuál bullpen está último en las mayores en WPA? Los Azulejos tienen marca de 21-0 cuando llegan con ventaja a la novena entrada; su problema ha sido en las entradas del medio. Los Atléticos tienen un diferencial de carreras de más-1; ellos tienen record de 0-6 en entradas extras y están en el puesto 29 en WPA. Los Indios de Cleveland se ubican novenos en efectividad del bullpen pero están en el puesto 27 en WPA.

Para ver el tipo de indicador que es el WPA del bullpen para determinar el éxito de un equipo, he aquí donde se ubicaron los equipos que llegaron a playoffs en cada una de las pasadas tres temporadas:

Equipos de playoffs en el 2014

Reales - 1º

Orioles - 3º

Angelinos - 4º

Cardenales - 5º

Gigantes - 8º

Nacionales - 9º

Piratas - 12º

Atléticos - 16º

Dodgers - 18º

Tigres - 19º

Equipos de playoffs en el 2013

Piratas - 1º

Vigilantes* -- 2º

Bravos -- 3º

Rojos - 6º

Atléticos - 7º

Cardenales - 10º

Dodgers - 12º

Medias Rojas - 13º

Indios - 14º

Tigres - 15º

Rays - 16º

*perdieron juego de desempate con los Rays

Equipos de playoffs en el 2012

Orioles - 1º

Vigilantes - 2º

Bravos -- 3º

Atléticos -- 5º

Yankees -- 8º

Rojos -- 9º

Nacionales -- 14º

Gigantes -- 16º

Tigres -- 18º

Cardenales -- 22º

Un equipo puede sobrevivir con un bullpen mediocre, pero la mayoría de los equipos en playoffs tienen un bullpen fuerte. Los Tigres se las arreglaron para ganar la Central LA en las tres temporadas sin un gran bullpen pero tenían muchas fortalezas en otras áreas. Los Cardenales del 2012 llegaron a los playoffs con un bullpen pobre, pero ese equipo llegó a la postemporada con apenas 88 victorias.

He aquí mi punto: Quizás los Mellizos no tienen talento para sostener ese porcentaje de victorias de .612. Pero un gran bullpen puede cubrir muchos otros problemas. Vean a los Reales del año pasado. O los Piratas del 2013, quienes ganaron 94 partidos a pesar de terminar novenos en la LN en carreras anotadas y sin un abridor que llegara a las 200 entradas. ¿O recuerdan a los Orioles del 2012? Ese equipo tuvo marca de 75-1 cuando tenían ventaja luego de ocho entradas, y en entradas adicionales su record fue un impresionante 16-2.

He aquí una nota final: Los Astros lideran las mayores en porcentaje de ponches en el bullpen. ¿El último en esa lista? Los Mellizos. Así que eso significa que los Mellizos podrían sufrir pronto un retroceso, ¿cierto? Bueno ese bullpen de los Orioles en el 2012 se ubicó en el puesto 25 en tasa de ponches. Los Gigantes llegaron en el puesto 27 tanto en 2012 como en 2014, y en ambas campañas ganaron la Serie Mundial.

No estoy totalmente seguro de donde nos deja eso. Más allá de poder decir que el predecir el éxito de un bullpen es bastante difícil. Quizás los Mellizos y los Astros comiencen a dejar escapar ventajas. Quizás los Indios y los Azulejos comiencen a lucir mejor en la parte final de sus partidoos. Quizás Fernando Rodney logre comenzar a despuntar. ¿Quién sabe? Yo solo sé que el bullpen que logre salir mejor en esta congestionada y convulsa temporada en la Liga Americana es el que tiene mejores oportunidades de llegar a la postemporada.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El año pasado, tuvimos dos grandes dúos dinámicos en las mayores, ya que Miguel Cabrera y Víctor Martínez de los Tigres y José Bautista y Edwin Encarnación de los Azulejos llegaron entre los primeros 10 en las mayores en wOBA (promedio sopesado de embasamiento). Este año no tenemos un par dominante como ese, ya que Miggy extraña a su compañero y jugadores tales como Bryce Harper, Nelson Cruz y Mike Trout no tienen a alguien que les secunde con el bate. Asi que ¿cuál es la mejor pareja ofensiva en el béisbol ahora mismo? La respuesta podría sorprenderles.

5. Adrián González/Joc Pederson, Dodgers de Los Angeles

Estaba un poco reacio a incluir a este par porque creo que están a punto de tener un retroceso. Pero ahora mismo, ellos son la única dupla en la que ambos tienen un wOBA superior a los .400, con González ubicándose tercero en las mayores con .447 y Pederson 13º con .405.

El OPS de González es unos 200 puntos superior a donde estuvo en las pasadas tres temporadas. ¿Qué ha estado haciendo? Masacrando pelotas. Del 2012-14, bateó .310 y tuvo slugging de .505 ante las rectas. En esta temporada, batea .414 y con slugging de .759, con seis de sus 10 jonrones ante ese pitcheo.

Los primeros dos meses de Pederson en las mayores han sido impresionantes, demostrando una forma de batear paciente que le ha dado muchos boletos y muchos ponches mientras ha logrado números de .263/.392/.553. Seis de sus 12 jonrones han sido ante lanzamientos rompientes o cambios, algo impresionante para un bateador joven. Los sistemas de proyección no prevén que mantenga ese ritmo, y proyectan que termine con números de .240/.330/.440. Como logre hacer los ajustes va a ser algo interesante de observar. Sin embargo, si comienza a tener algo de problemas, se podría reemplazar en esta lista con Yasiel Puig cuando vuelva.

4. Matt Carpenter/Matt Holliday, Cardenales de San Luis

Este es un dúo diferente ya que se han combinado para apenas 11 jonrones - siendo Carpenter el toletero con ocho mientras Holliday tiene apenas tres - pero los tocayos Matt se embasan, y de eso es que se trata este juego. Holliday está quinto en las mayores con porcentaje de embasamiento de .433 y Carpenter está en el puesto 20 con .389. Ellos se ubican en el puesto No. 12 y 24, respectivamente, en las mayores en wOBA, ya que Carpenter ha añadido 17 dobles. Además Holliday ha sido más agresivo que nunca con pitcheos en la zona de strike mientras ha buscado menos lanzamientos fuera de la zona. Holliday lleva ritmo para conseguir su 10ª temporada consecutiva con unos números ajustados por estadio que son un 30 por ciento superiores al promedio de la liga, algo que solo otros 13 bateadores han logrado. Se le puede llamar el Sr. Consistencia.

3. Michael Brantley/Jason Kipnis, Indios de Cleveland

Quizás sea la pareja más subestimada aquí. Brantley tuvo su temporada de salto al estrellato en el 2014, cuando bateó .327 con 20 jonrones y terminó tercero en la votación del JMV de la LA. Y ha mantenido ese ritmo hasta ahora en el 2015 y se ha convertido en un bateador parecido a George Brett en el plato, con números de .316/.394/.503, 22 boletos y apenas 11 ponches junto con sus números de poder mediano (cinco jonrones, pero con 17 dobles, líder en esa estadística en la liga). Su tasa de ponches es la más baja de cualquier jugador regular en las mayores ya que apenas se ha ponchado en 17 ocasiones en toda la temporada.

Kipnis tuvo problemas en un 2014 plagado de lesiones y entonces tuvo un lento inicio en abril, lo que hizo que muchos se preguntaran que le había pasado al estelar jugador del 2013. Pero ya no existen preocupaciones ya que batea .449/.532/.738 en mayo, con cuatro jonrones, 13 dobles y tres triples. En los pasados 20 años, solo tres jugadores han tenido un promedio de bateo tan alto -- Lance Berkman en 2008 y Todd Helton y Bengie Molina en 2000, cuando Helton bateó .512.

Brantley está probando que esa pasada temporada no fue casualidad y estoy convencido de que Kipnis es un legítimo aspirante al cetro de bateo y con potencial de llegar a los .400 en porcentaje de embasamiento. En general, su tasa de ponches ha bajado casi un 9 por ciento en relación a dos temporadas atrás. Más pelotas en juego equivale a más hits y contacto más sólido significa más extrabases. Kipnis se ubica 10º en las mayores en wOBA y Brantley se ubica 22º.

2. Josh Donaldson/Edwin Encarnación/José Bautista, Azulejos de Toronto

Pienso que se puede escoger cualquier combo que quieran aquí - rayos, pueden poner en la ecuación incluso a Russell Martin, quien está superando en bateo a Encarnación y Bautista ahora mismo. Donaldson ha jugado como candidato al JMV con números de .314/.374/.590, 13 jonrones y 35 impulsadas. Sí, la pelota ha salido disparada del Rogers Centre esta temporada, pero Donaldson sigue ubicado en el puesto 11 en las mayores en wRC+ ajustado por estadio.

Encarnación tiene 12 jonrones, pero batea apenas .225 con porcentaje de embasamiento de .309. Bautista batea .230/.368/.475 con siete jonrones mientras batalla con molestias en el hombro. Uno de esos tipos tendrá que comenzar a batear mejor para justificar esa posición. La tasa de ponches de Encarnación causa algo de preocupación, ya que se ponchó en 82 ocasiones en 128 juegos el año pasado, así que ya se ha ponchado más de la mitad de ese total.

1. Anthony Rizzo/Kris Bryant, Cachorros de Chicago

Sí, Bryant es así de bueno, y tan temprano, y él solo va a ser más peligroso a medida que progrese la temporada. Rizzo se convirtió en una estrella la pasada temporada y ha lucido mejor en el 2015. Ambos se embasan y tienen poder. Uno batea a la zurda y el otro a la derecha. Rizzo está quinto en las mayores en wOBA y Bryant anda en el puesto 25. Ellos se ubican 3º y 16º en porcentaje de embasamiento y ambos podrían llegar a los 30 jonrones. Sí, el total de ponches de Bryant es demasiado alto, pero mientras se embase, eso simplemente lo convierte en una versión a la derecha y más atlética de Jim Thome: muchos ponches, pero muchos boletos y muchos jonrones.

Oh... y apenas tienen 25 y 23 años.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO